Syndicate content

College

Great Gatsby Goes to College

Shwetlena Sabarwal's picture


Nick Carraway, the narrator in F. Scott Fitzgerald’s The Great Gatsby, remembers his father saying, “Whenever you feel like criticizing anyone … just remember that all the people in this world haven't had the advantages that you've had.”

What advantages? For starters, wealth, power, and in today’s developed world - college.

In the U.S., the college wage premium has risen rapidly since 1980 – causing a widening earnings gap between the college and non-college educated. Those with a bachelor’s degree earn over $800,000 more in lifetime income, on average, than those with high school diplomas. In the OECD, the college wage premium averages at 28 percent for male, full-time working employees - ranging from 18 per cent in Sweden to 50 per cent in the Slovak Republic. 

As higher education expanded, college wage premiums were expected to decline. So why are they high and, often, increasing?

The consensus seems to point to increased computerization and automation in labor markets. Technology is expanding the demand for the college educated, at the expense of the non-college educated. This ‘job polarization’ in the labor market, manifests as the growth of high-education/high-wage jobs at the expense of middle-education/middle-wage jobs. This is increasingly visible not just in advanced economies, but also in the developing world. According to the Word Development Report 2016 on Digital Dividends, the share of middle-skilled employment is down in most developing countries for which detailed data are available.

Racing to the Top at Economic Students Meet

Joe Qian's picture

lo que constituye un ‘aparato móvil’ puede estar algunas veces en el ojo del que lo mira"Sondeando el aprendizaje móvil alrededor del mundo (parte uno)

Hace cerca de cuatro años, el programa del Banco Mundial infoDev aseguró el financiamiento para hacer un ‘sondeo global del uso de móviles en la educación en países en vías de desarrollo’, con base en la creencia de que la creciente disponibilidad de los pequeños dispositivos conectados, más conocidos como ‘teléfonos móviles’, iba a tener cada vez mayor relevancia para los sistemas escolares alrededor del mundo. Cuando vimos lo que estaba ocurriendo en este sentido en la mayor parte del mundo, observamos que (aún) no estaba pasando nada efectivamente, y así concluimos que no sería todavía demasiado útil hacer un sondeo global de conocimiento experto sobre la potencial relevancia futura del uso de teléfonos móviles en la educación. Por esto, así como por lamentables retrasos burocráticos internos, terminamos abandonando este proyecto de investigación, con la esperanza de que otros pudieran continuar un trabajo similar cuando el tiempo fuese propicio. (El financiamiento se reprogramó para apoyar a EVOKE, el ‘juego serio’ en línea del Banco Mundial. La segunda versión del mismo está programada para lanzarse en setiembre en portugués e inglés, tanto para PCs como para móviles, con un énfasis especial en Brasil.) Unas cuantas organizaciones involucradas en la Alianza de m-Educación, un esfuerzo internacional de colaboración en el que participa el Banco Mundial para explorar intersecciones de punta entre móviles, educación y desarrollo, y para promover el uso compartido de conocimiento colectivo, recién ha publicado unos breves ensayos que han logrado gran parte de lo que se quiso hacer con este tipo de sondeos. Echaremos una mirada a estos esfuerzos esta semana en el blog EduTech: el primero de ellos es dirigido por UNESCO, el segundo  por la Fundación Mastercard, que trabaja con la Asociación GSM.