Syndicate content

Add new comment

Potenciar las habilidades socioemocionales de los estudiantes en México

Pablo Peña's picture
Also available in: English
El número y el alcance de las intervenciones destinadas a promover las habilidades socioemocionales continúan aumentando. Foto: Curt Carnemark / World Bank

Las habilidades socioemocionales (también llamadas habilidades no cognitivas, del carácter o interpersonales) han ocupado recientemente el centro del debate (PDF, en inglés) sobre cómo mejorar los resultados educativos. Cada vez hay más pruebas (PDF, en inglés) de que estas habilidades son tan importantes como la inteligencia para determinar el éxito académico y profesional. Existen algunas evidencias que indican que las habilidades socioemocionales pueden potenciarse.

El número y el alcance de las intervenciones destinadas a promover las habilidades socioemocionales continúan aumentando. Sin embargo, persisten muchas interrogantes acerca de en qué medida estas habilidades son maleables, cómo se pueden cultivar mejor y cuáles son las formas más apropiadas para medirlas. Las pruebas disponibles provienen de intervenciones que tienen objetivos, enfoques, escalas y contextos diferentes, por lo que es imposible generalizar sus resultados. Todavía hay mucho que aprender en este campo.

Organizaciones comprometidas con el cultivo de las habilidades socioemocionales están logrando avances graduales en la evaluación de su impacto. Las herramientas necesarias para medir estas habilidades y evaluar su impacto se encuentran en una primera etapa de desarrollo. A diferencia de ciertos resultados académicos, las habilidades socioemocionales no se pueden observar directamente. Como variables, los profesionales usan resultados basados en cuestionarios de autoevaluación que pueden estar sujetos a sesgos. Por lo tanto, investigadores están desarrollando vías alternativas para medir las habilidades socioemocionales usando tareas o juegos. Un buen ejemplo de estos esfuerzos es este estudio (PDF, en inglés) realizado en Turquía.

El rol de los maestros es un aspecto crucial en el aprendizaje socioemocional. Es posible que las prácticas pedagógicas y las cualidades de los maestros pueden tener diferentes efectos en los estudiantes. Un estudio (PDF, en inglés) realizado en EE. UU. concluyó que los impactos de los profesores en el aprendizaje socioemocional y el rendimiento académico son en gran medida independientes. Las cualidades que posee un maestro para lograr un buen rendimiento académico no necesariamente serán las mismas que le permitan potenciar las habilidades socioemocionales en los estudiantes.

Evaluación de Enseña por México

La organización Enseña por México es miembro de Teach For All, (en inglés) una red mundial de 47 organizaciones independientes cuya labor se inspira en los enfoques de Teach For America (en inglés) y Teach First (UK) (en inglés). Enseña por México realiza una convocatoria abierta anual a través de la cual recluta a jóvenes egresados de la universidad con capacidad de liderazgo para que enseñen en escuelas de bajo rendimiento durante dos años. Los seleccionados reciben capacitación para ser maestros y líderes efectivos. Se espera que ellos hagan una diferencia en el salón de clases. En teoría, los estudiantes que están expuestos a estos instructores tienen mayor probabilidad de cambiar sus habilidades socioemocionales de manera positiva.
En nuestro estudio, nos concentramos en el impacto en el corto plazo de Enseña por México. Las escuelas de tratamiento —aquellas que tuvieron acceso a un instructor capacitado— fueron seleccionadas de manera conjunta por autoridades educativas y Enseña por México sobre la base de necesidades de personal. Las escuelas de control —no afectadas por el estudio— se eligieron porque tenían características similares a las escuelas de tratamiento (número de estudiantes y maestros, rendimiento académico).

La muestra del análisis incluyó 92 escuelas de tratamiento y 236 escuelas de control. Ambos grupos de escuelas fueron visitados al inicio y al final del ciclo escolar 2016-17. Adoptamos una técnica estadística de diferencia en diferencias, comparando las escuelas de tratamiento y las escuelas de control al inicio (parámetro de referencia) y al final (parámetro final) del ciclo escolar.

Para estimar el impacto de los instructores de Enseña por México en las habilidades socioemocionales de sus estudiantes, usamos cuestionarios que se entregaron a más de 25 000 estudiantes de cuarto a duodécimo grado. Las respuestas de los cuestionarios proporcionaron calificaciones para seis escalas de habilidades socioemocionales: autocontrol, mentalidad de crecimiento, autoeficacia, conciencia social, determinación y locus de control académico. Los resultados mostraron una relación positiva entre las calificaciones en esas seis escalas y el rendimiento académico y el buen comportamiento. Los cuestionarios también proporcionaron datos sobre seis escalas de actitudes o comportamientos relacionados con las habilidades socioemocionales: expectativas educativas, beneficios de la educación percibidos (generales y monetarios), puntualidad y asistencia, tiempo dedicado a hacer tareas y participación en la comunidad. Esas actitudes o comportamientos se pueden considerar como manifestaciones más tangibles de habilidades socioemocionales subyacentes.

También medimos valores y prácticas de enseñanza entre los participantes del programa y maestros que no formaron parte de Enseña por México, usando cuestionarios para los instructores y profesores, y una encuesta para medir la percepción de los estudiantes.

Lecciones aprendidas

Los participantes del programa tienen valores y actitudes de enseñanza diferentes que los de los maestros regulares. Los primeros dan más importancia al desarrollo de la curiosidad de los estudiantes (por sobre las competencias). Creen que es más importante que los alumnos se fijen objetivos ambiciosos (más que objetivos concretos y alcanzables). Participan en actividades extracurriculares, realizan evaluaciones y entregan frecuentemente sus comentarios a los estudiantes. También siguen prácticas que se consideran más propicias para un mejor rendimiento académico, y los estudiantes los perciben como más efectivos. En segundo lugar, encontramos evidencia de mejoras a corto plazo modestas en los estudiantes de séptimo a noveno grado en autocontrol, mentalidad de crecimiento, autoeficacia y conciencia social. También encontramos evidencia de una disminución de las tardanzas y del ausentismo en los alumnos de cuarto a duodécimo grado. Reconocemos que el riesgo principal para la validez de los resultados se relaciona con la selección de las escuelas de tratamiento. Quizás las escuelas de control y las escuelas de tratamiento no son del todo comparables. Sin embargo, no se saben con certeza la magnitud ni los tipos de los posibles sesgos derivados del proceso de selección y que afectan los resultados finales. Una pregunta importante es si los resultados obedecen a la selección o a la capacitación de los participantes. Esa interrogante solo puede responderse usando una evaluación diseñada para ese fin. Dado que la capacitación de los participantes es escasa en comparación con la formación y la experiencia de los maestros regulares, suponemos que los efectos observados se deben en gran parte a la selección. Por último, debe señalarse que los cálculos de la eficacia en función de los costos no formaron parte del alcance del estudio.

Aplicabilidad para otros contextos

La evaluación constituye un ejemplo de cómo el aprendizaje socioemocional se puede medir para evaluar el impacto. También ilustra las relaciones de las escalas socioemocionales con los comportamientos y actitudes que conducen a un mejor rendimiento académico y mayores logros educativos. Además, aborda la cuestión crucial de la flexibilidad. Los resultados indican que las habilidades socioemocionales son adaptables: la exposición a los participantes de Enseña por México se asocia con mejoras en algunas de las habilidades socioemocionales analizadas.

La red Teach For All, así como iniciativas gubernamentales y de otras organizaciones pueden extraer valiosas enseñanzas de sus propios programas sobre la base de este análisis. Hasta donde sabemos, esta es la primera evaluación de impacto a gran escala que se centra en las habilidades socioemocionales en México. Se necesita más investigación y evaluaciones para comprender mejor de qué manera el concepto de “aprendizaje socioemocional” se puede impulsar con mayor eficacia. Este estudio solo examina la materia superficialmente.

El informe completo de la evaluación se puede leer en este enlace.