Syndicate content

Los maestros y la confianza, los pilares del sistema educativo de Finlandia

Jaime Saavedra's picture
Esta página en: English | Français



En Brasil, Indonesia o Perú, los maestros de las escuelas públicas tienen empleos estables, disfrutan de un alto nivel de protección legal y forman parte de sindicatos que los protegen de los vaivenes políticos. En Finlandia, los maestros públicos también tienen estabilidad laboral y rara vez son despedidos. Son representados por un poderoso sindicato, que tiene gran influencia en los debates sobre políticas educativas. Entonces, ¿por qué los niveles de aprendizaje de los estudiantes en estos países son tan dispares? ¿ Cuáles las diferencias en el rol de los maestros?

1. El prestigio, la selección y la formación de los maestros

En Finlandia, los maestros son muy valorados. La carrera docente es prestigiosa, exigente y está reservada para los más talentosos y esforzados. Sólo una quinta parte de todos los postulantes a programas de educación para maestros de escuela primaria ingresa a las universidades finlandesas. La admisión depende no sólo del rendimiento académico, sino también del interés y la pasión por convertirse en maestro. Esto es muy diferente de lo que ocurre en la mayoría de los países de ingreso bajo e ingreso medio (y en algunos países de ingreso alto, incluido Estados Unidos), donde la admisión en las facultades de educación es relativamente fácil. A veces, incluso, está garantizada.

En Finlandia se invierte mucho en la formación de quienes ingresan las facultades de educación. Dado que la profesión docente requiere una maestría en educación, se requieren cinco años de estudios universitarios para convertirse en un maestro calificado. Los profesores de escuela primaria están a cargo de la mayoría de las asignaturas. Por ello se les forma en ciencias de la educación y eligen además dos o tres materias entre aquéllas que se enseñan en la escuela (por ej., matemáticas, historia, música, literatura, teatro, inglés o finlandés), u otras materias disponibles como filosofía o sociología. Mientras se capacitan, combinan estudios teóricos con estudios prácticos de las distintas materias.  Desde el primer semestre de estudios hay prácticas (prácticum) que se llevan tanto en las facultades universitarias como en escuelas, en las que se aplica en la práctica lo estudiado teóricamente.

Los profesores secundarios están a cargo de asignaturas específicas en cada grado. Para convertirse en expertos en los temas que enseñan, así como en profesionales pedagógicos, estudian sus respectivas materias durante cinco a seis años y deben completar una capacitación práctica durante un año, combinada con pedagogía y ciencias de la educación. Todos los maestros en formación trabajan diariamente con un profesor guía (que supervisa la práctica y tiene a su cargo materias en una escuela regular) y un profesor de educación universitaria (cuyo rol es ser tutor).

Sólo después de varios años de estudio y numerosas horas de experiencia práctica en el aula, es posible convertirse en maestro calificado a y estar preparado para estar a cargo de una clase sin ninguna supervisión. En muchos países pobres o países de ingreso mediano, un recién graduado puede ser enviado a dar clases sin mucha, o ninguna, experiencia real en el aula.

2. La confianza


Una vez que los maestros finlandeses han sido contratados y están en las aulas, tienen gran responsabilidad. Con un capital humano de tan alta calidad, la gestión escolar se puede realizar de manera diferente. El país no cuenta con inspectores o supervisores de aula. En su lugar, los directores actúan como líderes pedagógicos y, en vez de controlar a los maestros, confían en ellos como profesionales con autonomía y responsables del proceso de enseñanza/aprendizaje. Se alienta a los maestros a trabajar en estrecha colaboración con sus colegas, asesorándose y aconsejándose constantemente entre ellos.

Si bien los maestros finlandeses deben seguir el plan de estudios nacional (que se centra en el estudiante y proporciona el marco general y los objetivos de aprendizaje), tienen autonomía para implementarlo. Los alumnos de Finlandia estudian materias con cursos estructurados, pero los maestros además coordinan proyectos para que un mismo tema se aborde a través de diferentes disciplinas. Los estudiantes no tienen que hacer muchas tareas en casa y pasan menos tiempo en la escuela en comparación con sus pares de otros países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Sin embargo, el tiempo se usa de manera eficiente, con recesos (recreos)regulares después de 45 o 90 minutos de clases y durante los cuales los estudiantes generalmente salen del aula.

Con excelentes maestros y una inmensa confianza en ellos, todo niño (incluidos aquéllos con algún tipo de discapacidad o necesidad educativas diferentes) puede recibir educación de calidad en una escuela cercana a su casa, en todo el país. Aunque los padres pueden elegir libremente una escuela para sus hijos, la mayoría prefiere los establecimientos más cercanos a sus lugares de residencia. Los maestros son respetados y la autonomía de la que gozan va acompañada de una gran responsabilidad. Ellos, y la sociedad, saben que el futuro de los niños está en sus manos.

¿Este grado de autonomía es factible o deseable en todos los contextos? No. Es eficiente y conduce a altos niveles de aprendizaje cuando se cumplen ciertas condiciones: cuando la selección de maestros es meritocrática y exigente (y la política no juega ningún papel en la selección de maestros o su asignación a determinadas escuelas); cuando el sistema requiere mucha práctica y dedicación  para lograr ser maestro (y la educación es una profesión atractiva para estudiantes con alto potencial), y cuando el avance en la carrera está en función de los logros y el desarrollo profesional (y no sólo de la antigüedad laboral). Si bien han habido avances en algunos casos, en muchos países, las reformas en la carrera docente para establecer esas condiciones están todavía pendientes.

Comments

Unpublished
ENVIADO POR Iñaki S.C. el

Muy interesante. Como comentaba hace tiempo en una entrevista Andreas Schleicher “La calidad de la educación nunca será mejor que la calidad de los profesores”.

Si bien esta afirmacion quizá sea demasiado categórica (puede que haya contextos en los que no existan suficientes maestros y en los que la tecnología pueda aliviar ese déficit), está muy clara la importancia capital de los profesores.

Es necesario invertir más, prepararlos mejor y lograr un perstigio a nivel social (adaptando siempre las soluciones a los contextos y realidades de cada país).

Por otro lado, creo que es importante reflexionar sobre los modos de medir la "eficacia" o el desempeño de los docentes (se podria caer en distintos problemas, como el de confundir la habilidad de preparar para realizar tests de manera exitosa con la capacidad de enseñar, por ejemplo).

Gracias por el artículo.

Unpublished
ENVIADO POR Claudia Ferreyra el

Me gusto este articulo.En Argentina hay mucho por hacer, en infraestructura, en tutorias para alumnos, en lo referente a prestigiar la carrera docente, la sociedad no la considera tanto, y no hay tantos equipos con asistentes sociales y psicopedagogos como se necesitan.Bueno, igual comprto mucho de lo expresado en este articulo.Claudia.

Unpublished
ENVIADO POR Doris Toledo el

Excelente, queda demostrado que la formación del maestro debe ser de calidad, desde su selección se cuida el proceso, eso garantiza que el buen maestro tiene vocación acompañado de formación. En sus manos estará lo más importante y preciado de cualquier sociedad, sus niños y jóvenes.

Unpublished
ENVIADO POR Pilar Honorato el

Que buen artículo. Sabes, en las escuelas rurales he visto más autonomía de los ptofesores y tb motivación. Con pocos recursos logran mucho en, por ejemplo, investigación científica. Creo que, como dice el artículo, la confianza es un tema en la educación.

Unpublished
ENVIADO POR Arturo Fernández Romero el

Es un artículo muy interesante, considerando que los maestros forman a las futuras generaciones, es importante dotarlos de no sólo las competencias técnicas, sino de habilidades socio emocionales que influyen en el comportamiento y liderazgo que ejercen en sus aulas.
Impulsar un cambio en el sistema educativo donde los maestros formen niños y jóvenes en el autoconocimiento, desarrollo de conciencia social, pensamiento crítico para aprender a tomar decisiones, en la colaboración y co-creación.
Es un trabajo de largo plazo, donde cada uno podemos aportar, desde la casa... donde influimos en la educación de nuestros hijos con el ejemplo.

Unpublished
ENVIADO POR obat bius trivam el

I like this article. In England there is a lot to do, in infrastructure, in the tutorial for students, in terms of career teaching prestige, the community does not consider it much, and there are not many teams with social workers and psychopaths needed. Well, I'm still sharing a lot of things that are revealed in this article. Claudia. http://obatbiustrivam.com/

ENVIADO POR Lourdes Renee Pinto Chacon el

Excelente preparacion del maestro Es necesario realizar una mejor seleccion para el obgreso de futuros maestros Hoy el que no pudo ingresar al monento de postular dice" por lo menos sere maestro" Es decepcionante pero aun hay jovenes que toman la carrera magisterial como un trampolin para luego ingresar a otra rama Se debe poner enfasis en la seleccion y mas aun en una mejor preparacion de los mismos

ENVIADO POR Nadya Alvarado el

excelente información esperamos que le sirva a otros países para configurar los estándares de los educadores.