Syndicate content

Por qué llegar a la escuela no es suficiente: una mirada a lo que pasa en las aulas en Haití

Juan Baron's picture
Esta página en: English | Français
Esta pagina en: Haitian Kreyol


En Haití, cerca del 90% de los niños en edad de ir a la escuela primaria están matriculados en la escuela. Aunque aún no se alcanza la matrícula universal en la escuela primaria, esta cifra representa una mejora sustancial con respecto a hace dos décadas. Matricularse en la escuela es solamente el primer paso en la acumulación de capital humano ya que muchos niños y niñas repetirán grados y la mitad de estos dejarán la escuela antes de terminar la escuela primaria; esto sin haber desarrollado habilidades básicas de matemáticas y lectura. Pero, ¿por qué ir a la escuela representa tan poco en términos de aprendizaje?
El gobierno de Haiti, apoyado por el Banco Mundial y el Fondo Estratégico para la Evaluación de Impacto, realizó un estudio de observación de aula para comenzar a responder a esta pregunta. Para ello, los observadores de las clases usaron el método de observación de aula de Stallings en una muestra aleatoria de 97 escuelas en el norte de Haití (una de la regiones más pobres del país). Los resultados de ese estudio (disponible aquí en inglés y francés) identifican algunos elementos importantes sobre lo que pasa en las aulas Haiti:
  • Los docentes están las aulas y están enseñando: 67% del tiempo en el aula lo dedican a la enseñanza, lo cual es entre 10 y 15 puntos porcentuales más alto que en otros países de América Latina y el Caribe, como puede verse en el gráfico abajo. Estos resultados para el norte de Haití son consistentes con otros resultados que muestran que la ausencia de docentes en las aulas es menor que en otros países en vías de desarrollo. Las bajas tasas de ausentismo de los docentes y las altas tasas de tiempo que se usa para la enseñanza son explicadas en parte por los incentivos, más bien particulares, que enfrentan los docentes en Haití. Aproximadamente, 80% de las escuelas de nivel primario son privadas, y en éstas los docentes son contratados de manera directa y rinden cuentas al director de la escuela. Aún en las escuelas públicas, donde los docentes tienen trabajos asegurados, el pago de sus salarios a tiempo no está asegurado, y puede que esto contribuya a presentarse a dar clase con la esperanza de que el pago del salario vendrá en algún momento.
  • Pero, sus métodos de enseñanza son poco efectivos: La mayoría del tiempo de clase es usado impartiendo cátedra magistral o haciendo que los estudiantes repitan en voz alta y al mismo tiempo; los estudiantes simplemente repiten lo que el docente explica. En muy pocos casos, los docentes dan retroalimentación a los estudiantes sobre si sus respuestas son correctas o incorrectas, y pocas veces el docente se interesa en la falta de respuesta por parte de algunos estudiantes. Estos métodos tienen una efectividad limitada para enseñar las habilidades cognitivas fundamentales a los niños y niñas, en particular los más pequeños.
     
  • Al igual que el método de enseñanza, la falta de claridad en el idioma de enseñanza es un desafío: En Haití, la lengua madre es el criollo haitiano, en lugar del francés, y la política oficial del ministerio es comenzar con el criollo leído y escrito en el primer grado. Sin embargo, se observó que el uso del francés era tres veces más alto que el del criollo en las clases observadas de primer grado (34% y 12%). Esta situación genera desafíos para el entendimiento y para el aprendizaje ya que los estudiantes y los docentes parecen tener un bajo nivel de competencia en francés; solamente la mitad de las clases de lectura y de escritura de francés en los grados 4to a 6to son enseñadas en francés.
     
  • Como resultado, muchos estudiantes no ponen atención en clase y no están obteniendo lo que podrían de la misma. Solamente 35% del tiempo de clase es usado para la enseñanza con todos los estudiantes poniendo atención, lo cual es inferior que muchos países en América Latina y el Caribe. El resto del tiempo, se observaron estudiantes jugando, durmiendo, o mirando hacia el techo. El estudio encuentra que los estudiantes en aulas que dedican más tiempo a la enseñanza con todos los estudiantes poniendo atención tienen habilidades de lectura más desarrolladas; esto sugiere que los docentes que tienen la capacidad de trabajar con todos los estudiantes y evitar las distracciones pueden aumentar el aprendizaje de sus estudiantes.
Nota: Los promedios de tiempo de enseñanza y de tiempo con estudiantes distraídos no son representativos para el caso de Haiti. Vea los detalles en el estudio

Más allá de los obstáculos que los niños y niñas, y sus familias, enfrentan para acceder a una escuela (por ejemplo, el costo directo y de oportunidad, los desastres naturales, la falta de salud y nutrición, el transporte, etc.) es aún más desesperanzador saber que cuando estos obstáculos han sido superados para llegar a la escuela, ellos y ellas no se están beneficiando de este derecho tanto como podrían.  Los resultados subrayan la importancia de apoyar a los docentes para desarrollar sus habilidades pedagógicas y de contenido para la enseñanza efectiva como una manera crítica de aumentar los resultados educativos de los estudiantes.

El Gobierno, con el apoyo coordinado de socios nacionales e internacionales, está en el proceso de desarrollar un política de formación docente que tiene el potencial de mejorar los resultados educativos del país; esto si se diseña y se implementa efectivamente. La parte crucial en esta frase es “si”: la evidencia de evaluaciones rigurosas nos dice que los métodos tradicionales de formación docente tienen poco impacto sobre las habilidades del docente. El reto es particularmente grande en Haití, donde la gran mayoría de los docentes no tienen estudios post-secundarios, y en muchos casos ni siquiera secundarios. Sin embargo, programas de formación continua docente que sean prácticos, específicos y permanentes pueden aumentar la efectividad de los docentes (para una revisión ver aquí). Apoyar a los docentes para que enseñen de una manera más efectiva será un gran paso para hacer la experiencia escolar más satisfactoria para los niños y niñas que ponen tanto esfuerzo para llegar cada día a la escuela. Esto se puede lograr aprendiendo de otros sistemas pero desarrollando estrategias adaptadas al contexto, los desafíos, y las necesidades del sistema.
Camille Simardone contribuyó a este artículo.

Añadir nuevo comentario