Syndicate content

Sondeando el aprendizaje móvil alrededor del mundo (parte uno y dos)

Carla Jimenez Iglesias's picture

lo que constituye un ‘aparato móvil’ puede estar algunas veces en el ojo del que lo mira"Sondeando el aprendizaje móvil alrededor del mundo (parte uno)

Hace cerca de cuatro años, el programa del Banco Mundial infoDev aseguró el financiamiento para hacer un ‘sondeo global del uso de móviles en la educación en países en vías de desarrollo’, con base en la creencia de que la creciente disponibilidad de los pequeños dispositivos conectados, más conocidos como ‘teléfonos móviles’, iba a tener cada vez mayor relevancia para los sistemas escolares alrededor del mundo. Cuando vimos lo que estaba ocurriendo en este sentido en la mayor parte del mundo, observamos que (aún) no estaba pasando nada efectivamente, y así concluimos que no sería todavía demasiado útil hacer un sondeo global de conocimiento experto sobre la potencial relevancia futura del uso de teléfonos móviles en la educación. Por esto, así como por lamentables retrasos burocráticos internos, terminamos abandonando este proyecto de investigación, con la esperanza de que otros pudieran continuar un trabajo similar cuando el tiempo fuese propicio. (El financiamiento se reprogramó para apoyar a EVOKE, el ‘juego serio’ en línea del Banco Mundial. La segunda versión del mismo está programada para lanzarse en setiembre en portugués e inglés, tanto para PCs como para móviles, con un énfasis especial en Brasil.) Unas cuantas organizaciones involucradas en la Alianza de m-Educación, un esfuerzo internacional de colaboración en el que participa el Banco Mundial para explorar intersecciones de punta entre móviles, educación y desarrollo, y para promover el uso compartido de conocimiento colectivo, recién ha publicado unos breves ensayos que han logrado gran parte de lo que se quiso hacer con este tipo de sondeos. Echaremos una mirada a estos esfuerzos esta semana en el blog EduTech: el primero de ellos es dirigido por UNESCO, el segundo  por la Fundación Mastercard, que trabaja con la Asociación GSM.

Este mes, nuestra (especie de) página hermana, Debate EduTech, se ha concentrado en el lanzamiento de una serie de ensayos en progreso (working papers) de la UNESCO, que intentan proveer visiones de conjunto regionales a iniciativas en varios lugares del mundo, así como ensayos temáticos, que prestan atención al uso de tecnologías móviles para apoyar a los(as) docentes y a su desarrollo profesional.

Los dos últimos ensayos, publicados al final de la semana anterior (son doce en total), sintetizan los mensajes clave de las lecciones identificadas en los primeros diez documentos, y proveen además algo de contexto y perspectiva. Aunque los ensayos no pretenden ser exhaustivos, ellos ofrecen la mejor mirada de conjunto hasta el momento respecto de lo que está ocurriendo ‘en la base’ con iniciativas que utilizan tecnologías móviles ‘nuevas’, tales como teléfonos y tabletas, un tema comúnmente explorado aquí en el blog EduTech también.

UNESCO rastrea su interés en este tema hasta “una observación simple, pero profunda: hoy día hay un número sorprendente de 5.9 billones de suscripciones de teléfonos móviles en un planeta con 7 billones de personas… Si los  teléfonos móviles, por mucho la tecnología de la información y comunicación (TIC) interactiva más omnipresente del planeta, pueden ser utilizados para ayudar a llevar y mejorar la educación, entonces tendrían un tremendo potencial de asistir en el aprendizaje de personas por todo el mundo.” Al mismo tiempo, señala que “solo porque una tecnología particular esté tenga un uso generalizado, no necesariamente es apropiada para la educación.

Seguramente muchas madres y padres, y aún maestros(as) experimentados(as) se sienten incómodos cuando escuchan las palabras ‘teléfono móvil’ y ‘educación’ en una misma frase.”

La serie de ensayos en progreso de la UNESCO sobre el aprendizaje móvil busca describir y analizar un buen número de iniciativas alrededor del mundo que caen bajo la categoría general de ‘aprendizaje móvil’, la mayor parte de cual presenta el uso de teléfonos móviles para alcanzar una gran variedad de diferentes objetivos en el sector educación. Cada ensayo presta atención a lo que está sucediendo en diferentes regiones del mundo; investiga lo que podrían ser algunas de las implicaciones de diversas políticas, actividades y prácticas emergentes, con un particular interés en el potencial impacto del aprendizaje móvil en maestras(os) y en prácticas educativas. Los(as) autores(as) del informe reconocen que aún es temprano para hablar de dicho aprendizaje, pero esperan que, al sumergirse en las páginas de los 12 informes, los(as) lectores(as) puedan tener atisbos de lo que podría venir.

Los ensayos mismos son bastante variados en sus enfoques, formatos y contenido, pero, tomándolos todos en conjunto, UNESCO ha identificado cinco tendencias clave que vale la pena considerar (por favor note que las palabras provienen de UNESCO; las hemos marcado con negrita para enfatizar):

1. Muchas madres y padres de familia, docentes e incluso estudiantes miran las tecnologías móviles como fuera de lugar en la educación y potencialmente dañinas para los(as) estudiantes, a pesar del hecho de que los aparatos móviles se consideran como medios para mejorar y ampliar oportunidades de aprendizaje.

2. Actualmente existe una escasez nacional, regional y local de políticas educativas que reconozcan el aprendizaje móvil, o mucho menos que acojan su potencial para ayudar a los(as) estudiantes y maestros(as) a trabajar más efectivamente.

3. La tecnología móvil puede proveer oportunidades educativas enriquecedoras a estudiantes que tradicionalmente carecen de acceso a educación de alta calidad.

4. Dado que la tecnología móvil continúa haciéndose trecho en la educación, será necesario que los(as) diseñadores(as) de políticas garanticen que los programas contribuyan a rectificar las inequidades educativas y a reducir la brecha digital, no a aumentarla.

5. Para que el aprendizaje móvil impacte en la educación de manera sustantiva, las(os) educadoras(es) y diseñadores(as) de políticas tendrán que forjar nuevas alianzas con industrias y grupos de interés que no han estado históricamente involucrados en la enseñanza y el aprendizaje.

Para quienes estén interesados(as) en aprender más sobre los usos de teléfonos móviles y aparatos relacionados, basándose en lo que puede observarse por todo el mundo hoy en día, se recomienda altamente la lectura de esta serie de ensayos, dadas su diversidad geográfica y la amplitud (si bien no profundidad) de las iniciativas que consideran.

---

Hemos leído todos los ensayos varias veces. En caso de que sean de algún interés para audiencias más grandes (en especial en lugares donde podrían contribuir a generar interés general en el tema, y a resaltar esta iniciativa particular de UNESCO), ofrecemos la siguiente serie de comentarios breves, basándonos en una comprensión somera de lo que en ellos aparece:

A pesar del interés creciente en el potencial del ‘aprendizaje móvil’ en el pasado lustro alrededor del mundo, aún hay muy poca actividad efectiva cuando se le compara con el uso de otros aparatos TIC, como computadores personales o laptops. Siendo esto así, diversas iniciativas están de hecho emergiendo más allá de las series de ‘prospectos habituales’ que se presentan en reportajes relacionados y presentaciones sobre el tema. Hemos seguido bastante de cerca el tema del ‘aprendizaje móvil’, y estamos encantados de encontrar  que muchas de las iniciativas mencionadas, no  las conocíamos previamente.

Existe una enorme variedad de fenómenos de una región a otra, y también al interior de las regiones. En Asia, parece que mucho de lo que está ocurriendo se da en un nivel educativo terciario o superior. En Europa, algunos programas destacados se completaron de hecho antes de que comenzaran seriamente actividades similares en otras partes del mundo. Allí la Comisión Europea ha jugado por muchos años un importantísimo rol en el financiamiento de proyectos de aprendizaje móvil, siendo el Reino Unido un verdadero líder a través de proyectos como MoLeNET, con algunas actividades notables en Dinamarca y Holanda. En América del Norte, solo 14 estados y provincias canadienses reportaron esfuerzos tendientes a contribuir al aprendizaje móvil de diversas maneras. En América Latina existen varios proyectos prominentes en países como Argentina, Colombia, Chile y Paraguay (las iniciativas de Brasil son notorias por su ausencia), mientras que en África y el Medio Oriente la mayoría de las iniciativas son realmente escasas; por lo general se trata de proyectos piloto centrados en textos, o bien de intervenciones centradas en la oferta de productos. Una excepción importante la constituye Sudáfrica, hogar de prácticas y conceptualizaciones de avanzada en temas de aprendizaje móvil.

A pesar de muchas tendencias comunes, identificadas de un país a otro, algunos temas específicos parecían tener más importancia en regiones específicas. Por ejemplo: En América del Norte, la escalabilidad parece ser una consideración real en muchos lugares, como lo son asuntos relativos a una buena cantidad de importantes efectos negativos del uso de teléfonos móviles (por ejemplo, intimidación cibernética o cyberbullying, mensajes de texto con contenidos sexuales, copiar en  pruebas y exámenes). Los asuntos de desechos electrónicos  (e-waste) solo fueron mencionados notablemente en el contexto latinoamericano. En Asia hubo una mención específica de los peligros del abuso en el uso. Este enfoque es consistente con un más amplio tratamiento de asuntos de tecnologías educativas en muchos países asiáticos. La discusión de los aparatos móviles en Europa quizás fue la que trascendió en mayor medida el tema de los teléfonos móviles meramente. Tal vez debido a las actividades relativas a la ‘Primavera Árabe’, el reporte de África y Medio Oriente resaltó, más de lo que hizo cualquier otra región, el impacto positivo potencial del acceso a redes sociales a través de teléfonos móviles. (Estos reportes regionales también fueron los únicos que consideraron asuntos relacionados con recursos educativos abiertos). Es difícil decir hasta qué punto estas áreas de enfoque estaban relacionadas de manera efectiva con tendencias, con los bagajes e intereses específicos de los(as) autores(as) de cada reporte individual, con la información disponible en el momento, o bien con limitaciones de espacio. Sin embargo, consideramos que esta variedad de enfoques es realmente interesante.

En comparación con muchas otras iniciativas de tecnología educativa más tradicionales, BYOT (bring your own technology -- trae tu propia tecnología) es una característica importante de muchos programas de aprendizaje móvil. Esto contribuye a bajar costos, pero también trae a colación algunos asuntos de equidad muy reales en relación con el acceso. Fue muy estimulante observar que los asuntos de equidad recibieron una importante atención en casi todos los reportes.

Nos habría encantado ver una simple lista de todas las actividades incluidas en los sondeos. Hasta donde sabemos, esto representaría la lista global más completa de los diversos proyectos de aprendizaje móvil, y los lugares donde estas iniciativas están tomando lugar. Una lista tal contribuiría al sondeo del avance de los desarrollos que se dan en esta área. (Quizás esta lista esté por venir, o quizás alguien más, acaso un estudiante emprendedor, lo hará en respuesta a este post en el blog. Si no fuese así, simplemente construiremos una nosotros(as) mismos(as) y la haremos disponible en algún lugar en la web.)
A pesar del ruido de la ‘novedad’ alrededor del aprendizaje móvil en algunas latitudes, una gran cantidad de los proyectos que fueron sondeados mostraba usos prácticos ‘poco sexys’ de los aparatos, para así permitir a los(as) usuarios(as) hacer cosas como mirar los programas y calendarios de los cursos, notificar a las madres y padres sobre asistencia, notas, etc.

El dato más memorable que los tres extrajimos de nuestra lectura de los 12 ensayos es éste: “En África, el continente que afronta las necesidades educativas más apremiantes, se espera que el número de suscripciones a teléfonos móviles, que constituyó un total de 600.000 en 1995, sobrepase los 735 millones antes del fin de 2012.” (Quizás valga la pena notar que la última tecnología en esparcirse así de rápido en África fue la AK-47). No estamos seguros(as) de si es o no verdad, pero ahora que fue mencionado en una publicación de UNESCO, esperamos escuchar de esto repetidamente en artículos de prensa y presentaciones en conferencias.

Los ‘sentimientos anti-teléfonos móviles’ presentan barreras significativas para la adopción de prácticas de aprendizaje móvil alrededor del mundo; esta observación fue particularmente fuerte en los reportes regionales de África y el Medio Oriente.

Estas fueron solamente unas cuantas de nuestras reacciones iniciales ante los reportes. Esperamos con entusiasmo tener más ensayos de esta serie por parte de UNESCO en los próximos meses. Como estos trabajos en proceso, UNESCO y los(as) autores(as) individuales ciertamente recibieron con apertura los comentarios y la retroalimentación. Siéntase libre de utilizar la sección de comentarios más abajo, o mejor aún, de comentar directamente en las secciones relativas al tema en el sitio EduTechDebate propiamente.

 

Serie de ensayos de UNESCO sobre aprendizajes móviles
[Todos los documentos están en inglés y en formato pdf]

Global

Turning on Mobile Learning: Global Themes
Mobile Learning for Teachers: Global Themes

Africa and the Middle East

Turning On Mobile Learning in Africa and the Middle East: Illustrative Initiatives and Policy Implications
Mobile Learning for Teachers in Africa and the Middle East: Exploring the Potential of Mobile Technologies to Support Teachers and Improve Practice

Asia

Turning On Mobile Learning in Asia: Illustrative Initiatives and Policy Implications
• Mobile Learning for Teachers in Asia: Exploring the Potential of Mobile Technologies to Support Teachers and Improve Practice

Europe

Turning On Mobile Learning in Europe: Illustrative Initiatives and Policy Implications
Mobile Learning for Teachers in Europe: Exploring the Potential of Mobile Technologies to Support Teachers and Improve Practice 

Latin America

Turning On Mobile Learning in Latin America: Illustrative Initiatives and Policy Implications
Mobile Learning for Teachers in Latin America: Exploring the Potential of Mobile Technologies to Support Teachers and Improve Practice

North America

Turning On Mobile Learning in North America: Illustrative Initiatives and Policy Implications
Mobile Learning for Teachers in North America: Exploring the Potential of Mobile Technologies to Support Teachers and Improve Practice  

 

Su perspectiva sobre los móviles depende de su punto de vista


Sondeando el Aprendizaje Móvil alrededor del mundo (parte dos)

Esta semana nos encontramos a la búsqueda de dos series de nuevos reportes que provean perspectivas en el área del ‘aprendizaje móvil’, especialmente el uso de aparatos manuales, tales como teléfonos móviles, para contribuir a alcanzar diversos objetivos educativos. Anteriormente dedicamos un post a doce nuevos reportes de UNESCO que proveen un cuadro general de lo que está aconteciendo en diferentes regiones del mundo en esta área. Formando el Futuro: Realizando el potencial del aprendizaje informal a través de aparatos móviles [pdf], un ensayo publicado la semana anterior en el evento de e-Aprendizaje en Benin, constituye un buen complemento a la serie de trabajos en proceso de UNESCO. Los ensayos de UNESCO proveen colectivamente de algunas perspectivas muy útiles en cuanto a la oferta, al sondear programas de ‘m-aprendizaje’  ( aprendizaje móvil) notables que se están llevando a cabo en todo el mundo. Por su parte, Formando el Futuro examina el lado de la demanda de la ecuación:

“A fines del año 2011, algunos(as) investigadores(as) se dirigieron a cuatro mercados emergentes distintos –Ghana, Marruecos, India y Uganda- y consultaron a 1200 personas con edades entre 15 y 24 años sobre sus vidas cotidianas, sus ambiciones, su educación, la manera en que utilizan el teléfono móvil ahora y cómo éstos podrían contribuir a alcanzar sus aspiraciones en el futuro. Al mismo tiempo, cerca de 250 personas de estos países tomaron parte en discusiones detalladas dentro de sesiones de grupo en las cuales, con gran generosidad, compartieron sus esperanzas, preocupaciones y creencias con nosotros(as).”
 

El reporte fue elaborado por el Fondo de Desarrollo de la Asociación GSM, con apoyo financiero de la Fundación Mastercard. [Divulgación obligatoria: Uno de los autores de este post, Mike Trucano, trabaja en un grupo de consultoría externa convocada por la Fundación Mastercard, en representación del Banco Mundial.] La Asociación GSM, para quienes no estén familiarizados(as) con ella, representa los intereses de operadores de telefonía móvil (esto es, compañías de teléfonos móviles) en todo el mundo. Los sesgos potenciales serán aquí, entonces, bastante obvios (por su diseño, las asociaciones de industrias promueven productos y servicios ofrecidos por las industrias que ellas representan) y por ello no será sorpresivo el hecho de que el reporte incluya declaraciones como: “Es la creencia de la Asociación GSM que el m-aprendizaje puede y va a proveer de una valiosa fuente de información educativa”. Las operadoras de servicios móviles por sí mismas son una audiencia meta para este reporte, el cual ofrece muchas sugerencias y recomendaciones sobre la manera como dichas firmas podrían considerar ofrecer o apoyar diversos servicios y prácticas de potencial relevancia para personas jóvenes, por medio de aparatos relacionados con las necesidades educativas, los contextos y las aspiraciones individuales que declararon tener. En unos cuantos lugares, contiene jerga y abreviaciones que podrán no ser familiares a audiencias más amplias (por ejemplo, SVA = Servicio de Valor Agregado; ORM = Operadora de Red Móvil, esto es, una compañía que empaca y re-vende tiempo de emisión de otra firma;  “churn”  traducido  para estos efectos como ‘cambiarse’ = cuando un(a) usuario(a) se cambia de un proveedor móvil a otro). Dicho esto, el reporte apunta explícitamente a la ‘comunidad internacional en desarrollo’ como otra audiencia clave. Muchos donantes están explorando el potencial apoyo de iniciativas de m-aprendizaje de varios tipos (de hecho se trata de un ‘nuevo tema en boga’ al interior de diversos grupos donantes y ONGs en el sentido de que, por ejemplo, los telecentros de las comunidades existen desde hace cerca de una década), pero hay una escasa guía útil para ayudar a las personas y organizaciones interesadas en este tema a introducirse de lleno en los temas, separando la esperanza de la promoción, mientras al mismo tiempo reciben perspectivas prácticas en torno a potenciales avances. Tal y como los(as) autores(as) del reporte dicen, “las organizaciones involucradas en el desarrollo y la oferta de servicios de m-aprendizaje deben entender las vidas cotidianas de las personas jóvenes, si quieren crear servicios que mejoren los prospectos de educación y empleo. Desarrollar ese entendimiento es el primer propósito de este reporte, Formando el Futuro.”

---

En palabras sencillas: Es éste un reporte muy bueno, útil en muchos niveles, y debería ser considerado requisito de lectura para personas y grupos interesados en los usos potenciales de teléfonos móviles por parte de personas jóvenes en países en vías de desarrollo, para contribuir a alcanzar algunas necesidades educativas. Si hubiera que destilar los puntos clave del reporte en una sola oración, diríamos algo así: “La mayor parte de las personas jóvenes quiere aprender, tiene teléfonos móviles, ve el potencial de utilizarlos para el aprendizaje, y aquí se presentan algunas consideraciones para grupos que deseen ayudarles a realizar este potencia”. El reporte mismo [pdf] no es demasiado extenso, y su formato hace que su lectura sea sencilla de leer y de digerir (muchos espacios en blanco, viñetas, imágenes). Actualmente se encuentra solo disponible en inglés. Esperando que esto intrigue a la gente lo suficiente como para decidir leer el reporte completo, aquí hay algunas cosas que captaron en particular nuestra atención:

Para muchas personas jóvenes, las instituciones educativas no son la fuente primaria de ‘información educativa’. “Solamente un cuarto de las personas jóvenes que fueron sondeadas nombraron el aula como su fuente primaria de información y educación; esto refleja el hecho de que muchas personas jóvenes abandonaron la educación formal, las actuales limitaciones de la educación, y las limitaciones de la corriente educativa dominante en estos países. Los(as) amigos(as) y la familia eran más importantes como fuentes de información, llegando al 41%, mientras que el 43% recurrían a la televisión.

Incluso aquellos(as) que no tienen teléfonos móviles tienen acceso relativamente fácil a ellos. “Entre las personas jóvenes que sondeamos en los cuatro países seleccionados, el 85% tenía acceso a un teléfono móvil o a una tarjeta SIM… El que una persona joven tenga acceso a un teléfono móvil no quiere decir por sí mismo que sea propietaria del mismo. Algo que quedó claro en las discusiones en sesiones de grupo fue la variedad de arreglos creativos que se hacen para compartir los aparatos”. El intercambio de las tarjetas SIM (el fenómeno de tener una tarjeta SIM, y no un teléfono móvil, para utilizarla en otros aparatos cuando se necesite, de modo que sea la persona, y no su amigo(a), quien incurra en gastos), por ejemplo, era muy común en muchos grupos. El uso de teléfonos móviles inteligentes, los cuales están haciéndose cada vez más accesibles en general, aún es relativamente escaso entre los grupos sondeados. Mientras que la mayor parte de personas jóvenes sondeadas tenían un acceso regular a teléfonos móviles, solamente el 44% habían utilizado internet en algún momento de sus vidas.

Los teléfonos móviles ya están siendo usados informalmente en muchos casos de maneras ad hoc, para apoyar actividades de aprendizaje. La comunicación con amigos(as) sobre tareas, la grabación de lecciones, las discusiones de carácter educativo por medio de mensajes de texto, este tipo de cosas ya están sucediendo, pero no de una manera sistemática vinculada a programas de oferta educativa.

La mayoría de personas jóvenes sondeadas ven un claro potencial en el m-aprendizaje. El desarrollo de habilidades fue citado como la necesidad educativa número uno por los(as) estudiantes; el aprendizaje de lenguajes estuvo en un cercano segundo lugar. Los materiales de lectura también se colocaron en un lugar relativamente alto.

El anonimato del(a) estudiante es un atributo potencial importante en las actividades de aprendizaje que utilizan teléfonos móviles. “[Algunas de las personas sondeadas] dijeron que disfrutarían la oportunidad de aprender anónimamente, en particular aquellas que se sentían inseguras en ambientes como las aulas de clases), mientras que a otras les gustaba el hecho de que pudieran repetidamente acceder a lecciones o información que pudiera ser valiosa, aún si no la comprendieran la primera vez.”

Hay unas pocas barreras muy importantes en el uso de teléfonos móviles. El costo para los(as) usuarios(as) (del aparato mismo, del tiempo de emisión, del acceso a servicios individuales): no es sorprendente que ésta sea potencialmente una barrera clave en la adopción de servicios de m-aprendizaje. La desaprobación potencial de uno de los miembros de una pareja, o bien de otros miembros de la familia, es vista también como una potencial barrera, especialmente para mujeres y chicas jóvenes. La capacidad de utilizar el contenido en aparatos manuales pequeños también fue mencionado como una barrera importante, así como el hecho de que en ocasiones:

‘Otros saben más’ (¿?) Un hallazgo impactante que surgió de la investigación fue que, cuando se trata del potencial del m-aprendizaje para personas jóvenes, en muchos casos personas con mayor edad y capacidad de influencia han llegado a ciertas conclusiones. El reporte cita a un representante de una operadora de telefonía móvil que no veía mucho valor práctico en el uso de teléfonos móviles para el aprendizaje. Como notaban los autores, “opiniones como ésta al interior de la industria de teléfonos móviles podría resultar en una falta de compromiso ante el m-aprendizaje, y en una falta de disposición para apoyar el desarrollo de nuevos servicios. Nuestros(as) investigadores(as) encontraron que las personas jóvenes mismas eran por lo general mucho más positivas.”

Aún siendo específicamente dirigidas a la industria, algunas de las recomendaciones clave que emergían del reporte podrían también ser de interés para otros grupos que estén explorando el uso de teléfonos móviles como parte de diversas iniciativas educativas en países en vías de desarrollo. Éstas incluyen:

[-] “La industria necesitará apuntar a toda la familia cuando mercadee los servicios de m-aprendizaje, de modo que los protectores parentales” vean su valor y estén dispuestos a prestar sus aparatos para dicho propósito.

[-] “Vincular el m-aprendizaje con actividades que estén actualmente insertas en las vidas de personas jóvenes que tendrán la “atracción inmediata” más fuerte entre los(as) usuarios(as) de teléfonos móviles. Un ejemplo podría ser mezclar la información sobre deportes con la información educativa: en un partido de futbol que está siendo escuchado en un móvil, por ejemplo, durante los medios tiempos podrían presentarse lecciones educativas cortas.”

[-] De manera más controversial, el reporte recomienda que los grupos que ofrecen servicios de m-aprendizaje consideren “incorporar publicidad en servicios de m-aprendizaje para bajar los costos.”

El reporte contiene también una tabla muy útil de las potenciales motivaciones e incentivos para grupos de inversión claves (esto es, estudiantes, madres y padres, proveedores de contenidos, vendedores, operadores de telefonía móvil) y, cuando discute sobre la ‘brecha aspiracional’, hace algunas distinciones útiles entre las personas jóvenes cuyas situaciones educativas son “desfavorecidas”, en comparación con aquellas que son “severamente desfavorecidas.”

---

Nota al margen: Algo que nos habría gustado ver en el reporte fue un vínculo a los instrumentos de sondeo, los protocolos de las sesiones de grupo, las suposiciones y enfoques de investigación que fueron usados para apoyar la escritura de este reporte. (Los datos efectivos recolectados habrían sido también bienvenidos.) Esto pudo haber sido útil no sólo porque nos habría dejado más cómodos al aceptar algunos de los hallazgos de este reporte, sino porque hacerlo habría permitido que otros grupos se apoyaran en este tipo de investigación, la complementarán  y a continuar la investigación sobre estos hallazgos. Quizás la Fundación Mastercard o la Asociación GSM tengan planes de hacer este tipo de cosas en algún lugar de sus sitios web. Si lo hacen, esto no solo sería útil para ayudar a que los(as) lectores(as) de este buen reporte pusieran sus hallazgos en contextos más grandes, sino que también al hacerlo podrían contribuir a hacer presión informal en otras organizaciones para exigir un mayor acceso abierto a las metodologías y a los datos que informan la escritura de reportes como éste.

---

Mucho de lo que se expone en el reporte Formando el Futuro es consistente con cosas que se hemos observado, o intuido, pero sin evidencias suficientes  para respaldar esta intuición, durante nuestro trabajo en los márgenes de varias iniciativas de m-aprendizaje, en el transcurso de la pasada década. Frecuentemente nos encontramos con grupos que tienen ‘mucho contenido educativo de gran valor’, quienes ahora simplemente quisieran portar este tipo de contenido al trabajo en su aparato móvil manual. Este tipo de enfoques orientado hacia la oferta podría funcionar… en ciertos casos… pero siempre hemos sido escépticos a ellos, y lo seguimos siendo. Muchas de las potenciales factibilidades de un teléfono móvil como un potencial aparato personal de aprendizaje son bien recibidas. Si bien la mayoría de personas ve las pequeñas pantallas de los móviles como una desventaja muy clara, ven también algunas ventajas, en especial cuando el(la) usuario(a) puede sentirse cómodo(a) si comete un error, contrario a situaciones cara a cara o a aquellas en las que las actividades se despliegan en un monitor visible a otros, por ejemplo, en un internet café.

Conozca a sus usuarios(as)

En discusiones en infoDev, aproximadamente por la mitad de la década, la publicidad  emergente de los teléfonos móviles llevó a algunos de nosotros a pensar en los aparatos pequeños manuales como una suerte de ‘telecentro en el bolsillo’, dadas las creencias sobre muchos usos potenciales de los teléfonos para suplir diversas necesidades entre diversas comunidades. Esto reflejó algo de la retórica que apoya el despliegue de los así llamados telecentros comunitarios, donde se reunirían grupos para acceder a recursos de computación e internet. Algunos telecentros comunitarios hechos bajo ese propósito, sin embargo, al ofrecer solo un tipo de servicio apuntado a una comunidad específica, a menudo tenían problemas con atraer audiencias lo suficientemente numerosas para sostener los proyectos en el tiempo. Teniendo esto en mente, cuando se nos pregunta que cómo recomendaríamos promover el uso de móviles para fines educativos, entonces a menudo aconsejábamos a las personas que esperaran a que otros servicios despegaran antes. (¿Estaremos en ese momento ya? Quizás, y si no, estamos ciertamente muy cerca.) Si usted quiere que la gente use sus teléfonos para fines educativos, habíamos sugerido entonces, podría considerar conseguirlo, utilizando sus teléfonos primero de una manera regular para otros propósitos relevantes para sus vidas diarias (cosas como acceder a oraciones diarias o citas bíblicas, puntajes de partidos u horóscopos, información del clima o chismes de celebridades). Una vez que estén confortables con el medio, y la tecnología, usted podrá hablar de ofrecer aplicaciones relacionadas con educación a públicos meta, y servicios a grupos de potenciales aprendices quienes ya saben cómo utilizar y valorar la tecnología. Ahora, por supuesto, pocas organizaciones de desarrollo estarían dispuestas a,  a ser lo suficientemente osadas o  arriesgadas, para desarrollar servicios de información que permitan acceder, por ejemplo, a los puntajes del último partido o historias de estrellas de Bollywood, como un medio hacia otro fin. Pero los grupos de la industria privada y la sociedad civil por lo general tienen menos reservas en relación con explorar enfoques más ‘ortogonales’. En especial donde se involucran oportunidades para ofrecer actividades de aprendizaje informal a personas jóvenes que están afuera del sistema educativo (donde, seamos honestos, los teléfonos son proscritos como aparatos distractores), la guía de la Asociación GSM para “vincular los servicios de m-aprendizaje con comportamientos existentes, prioridades e intereses de las personas jóvenes, por ejemplo, por medio de actividades deportivas, música o entornos sociales informales” podría ser de especial valor y uso práctico.

“Conozca a sus usuarios(as)” siempre nos ha parecido un buen consejo (y si no, tal vez, a menudo puesto en práctica suficientemente, al interior de ciertos segmentos de la comunidad internacional en vías de desarrollo), y este reporte provee de algunas perspectivas sobre al menos algunos tipos de grupos beneficiarios que a menudo se discuten en términos abstractos por personas bien intencionadas que se encuentran en salas de reunión en lugares como Washington DC o Ginebra ,Tokio o Sillicon Valley, que desean efectivamente y necesitan y aspiran a transformarse, y cómo el uso de teléfonos móviles podría ser relevante para ayudar a alcanzar algunos de estos deseos, necesidades y aspiraciones. Se espera que éste sea solamente el primer reporte entre muchos otros del mismo tipo que reciba una amplia difusión.

También puede ser de su interés: Sondeando el aprendizaje móvil alrededor del mundo (parte I). El uso del teléfono móvil en la educación es un tema comúnmente explorado en el blog EduTech. Este es un link a otros posts que exploran este tema.

Nota: La imagen al principio de este post, de un móvil  rojo con negro al estilo Alexander Calder (“lo que constituye un ‘aparato móvil’ puede estar algunas veces en el ojo del que lo mira"), está protegido por derechos de autor por Andrew Dunn; proviene via Wikimedia Commons y se utiliza según los términos de la licencia genérica Creative Commons Attribution-Share Alike 2.0.
 
La imagen en el medio de este post, una escultura de arte moderno móvil colgante, por Julie Firth (“Su perspectiva sobre los móviles depende de su punto de vista”) fue tomado de Wikipedian Julietchristine vía Wikimedia Commons y es utilizada de acuerdo con los términos de la licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported license.

 

 

Add new comment