Syndicate content

¿Cómo financiar los servicios de atención de salud para los refugiados?

Adanna Chukwuma's picture
También disponible en: English | Français 
El refugiado sirio, Ali Radi, besa a su hija, Cham, mientras espera ser atendido por una enfermera en el centro de salud primaria Howard Karagheusian, en Beirut (Líbano), el 23 de marzo de 2016. Ali llevó a su esposa y a sus dos hijos al centro sanitario para vacunar a Cham. Fotografía: © Dominic Chavez/Banco Mundial

Haya despertó asustada y sin aliento. Desde niña sufre de asma, por lo que el polvo y la humedad de la habitación no le permitieron respirar bien. Sintió su pecho apretado y, a la luz de las velas, notó que sus dedos se ponían azules. En Siria, Haya tenía acceso a seguro médico y recibía los medicamentos que necesitaba tomar a diario para mantener despejadas sus vías respiratorias. Pero ella y su familia huyeron de Alepo, estableciéndose en un campamento de refugiados [en Líbano] cerca de la frontera con Siria. Mientras los trabajadores sanitarios entregaban atención gratuita a los pacientes con enfermedades infecciosas en el campamento, los enfermos con afecciones crónicas, como Haya, eran remitidos al hospital público más cercano. Pero al no tener los medios para pagar la atención médica o no poder trabajar en el país que la acogió, Haya se quedó sin medicamentos y sin aliento.

Historias de éxito: Premio de Reportajes sobre Mujeres Emprendedoras patrocinado por la iniciativa We-Fi

Priya Basu's picture
 
Amanda Burrell, Documentary Filmmaker. © World Bank
Amanda Burrell, documentalista, recibiendo el premio.© 2018 One World Media Awards


Las mujeres ocupan un lugar destacado en los esfuerzos de la iniciativa “Water Wise Women” (Mujeres conocedoras del agua) de Jordania, que tiene como objetivo abordar los graves problemas existentes en los servicios de abastecimiento de agua y de saneamiento. El programa, coordinado por el Gobierno alemán, capacitó a más de 300 mujeres para que se convirtieran en plomeras y creó una cooperativa de mujeres que participa en licitaciones de contratos comerciales en escuelas, mezquitas y organismos públicos.
 
Un breve documental (i) producido por Al Jazeera expone cómo estas mujeres no solo están desafiando los estereotipos al prosperar como plomeras, una profesión predominantemente masculina, sino también al implementar diversas técnicas de gestión del agua en sus comunidades.
 
Cada grupo de “Water Wise Women” recibe capacitación para eliminar las filtraciones de agua y mejorar la higiene. Las mujeres participantes reciben cajas de herramientas y financiamiento para difundir información en sus comunidades y llegar por lo menos a una cantidad de entre 20 y 25 mujeres.
 
El filme acaba de ganar el Premio de Reportajes sobre Mujeres Emprendedoras patrocinado por la Iniciativa de Financiamiento para Mujeres Emprendedoras (We-Fi) y que forma parte de los “One World Media Awards 2018”. Esta es la primera vez que los “One World Media Awards” incluyen una categoría para reportajes sobre iniciativas empresariales de mujeres. En el premio de reportajes pueden participar trabajos periodísticos audiovisuales, digitales o impresos que exponen el tema de las mujeres emprendedoras en los países en desarrollo. Los reportajes pueden relatar historias sobre emprendedoras exitosas, o abordar los desafíos que enfrentan las mujeres cuando tratan de iniciar o hacer crecer sus negocios, o destacar la función crítica que desempeñan las mujeres emprendedoras en el desarrollo económico al impulsar el crecimiento y crear empleos. 

La importancia de la tecnología financiera, el uso de las cuentas y la innovación para lograr la inclusión financiera

H.M. Queen Máxima's picture
Soahanginirina Razafindrahanta, a teller at a Baobab bank outlet counting out money for a customer in Antananarivo, Madagascar. © Nyani Quarmyne/International Finance Corporation
©  Nyani Quarmyne/IFC

Durante casi una década, la comunidad internacional y los Gobiernos nacionales han llevado a cabo esfuerzos conjuntos para aumentar la inclusión financiera, creando un sistema financiero que funcione para todos y abra las puertas a una mayor estabilidad y un progreso equitativo.
 
Este ha sido un desafío difícil. En 2013, cuando nos comprometimos a promover el acceso a los servicios financieros, sostuvimos que tener una meta real con un plazo definido nos permitiría mantener nuestra atención y nos daría un punto de referencia con el que medir los avances.

¿Puede el empleo temporal ayudar a reducir el crimen?

Fabrizio Zarcone's picture

Actividades del Programa de Apoyo Temporal al Ingreso PATI / Banco Mundial 

Con colaboración de Emma Monsalve.

El Salvador fue uno de los países más afectados del mundo durante la crisis financiera del periodo 2008-09. El país sufrió una contracción significativa de la economía (el Producto Interno Bruto disminuyó 3.1 por ciento en 2009) y afectó gravemente la situación del empleo: entre 2008 y 2009 más de 100,000 salvadoreños, es decir 3 por ciento de la fuerza laboral, quedó desempleado o sub-empleado.

Un gran paso adelante para romper el ciclo de pánico y negligencia en la preparación y respuesta ante las pandemias

Tim Evans's picture
También disponible en: English | Français | العربية 

 


Si bien puede parecer precipitado señalar que hemos superado de manera colectiva el legado de pánico y negligencia, tengo la esperanza de que los múltiples esfuerzos a nivel mundial y nacional para fortalecer la preparación ante las pandemias luego del mortal brote de ébola de 2014 en África occidental podrían estar empezando a dar frutos.

El 8 de mayo, se declaró un brote de ébola en la República Democrática del Congo (RDC). El Gobierno de la RDC anunció un plan de respuesta de tres meses de duración por un valor de USD 56,8 millones, y la comunidad internacional actuó con rapidez. Esto contrasta fuertemente con el episodio de hace cuatro años, cuando la comunidad internacional respondió de manera lenta al brote de ébola en tres países de África occidental.

Crecimiento del comercio: un aumento sorpresivo, pero perspectivas precarias

Cristina Constantinescu's picture
También disponible en: English

El comercio se recuperó repentinamente en 2017, luego de un periodo de lento crecimiento y pese a la reciente incertidumbre acerca de las políticas comerciales. El volumen del comercio de bienes y servicios aumentó en un 4,3 % en 2017, la tasa más rápida en seis años (gráfico 1). La recuperación fue generalizada, y las principales contribuciones al crecimiento se produjeron en Asia oriental y la zona del euro. Datos del primer trimestre de 2018, que se acaban de publicar, indican que el rápido crecimiento continúa: el volumen del comercio de mercancías creció en un 4,4 % en el primer trimestre de 2018 en comparación con el primer trimestre de 2017. ¿Cuáles podrían ser las razones de estos acontecimientos?

Figure 1: Growth in World Goods and Services Trade Volume and Real Gross Domestic Product (GDP)	Gráfico 1: Crecimiento del volumen del comercio mundial de bienes y servicios y del producto interno bruto (PIB) real

Para cerrar el ‘círculo’ de la historia, un proyecto de realidad virtual regresa a su lugar de origen

Tom Perry's picture
También disponible en: English
Rupeni Vatugata, de 75 años, con su esposa Losena miran su relato incluido en el filme producido en realidad virtual. (Tom Perry/Banco Mundial)
Rupeni Vatugata, de 75 años, con su esposa Losena miran su relato incluido en el filme producido en realidad virtual. (Tom Perry/Banco Mundial)

Si tuviera que describir en esencia lo que hago, diría que narro historias sobre proyectos de asistencia que se llevan a cabo en la región del Pacífico.

Sin embargo, cuando pienso más detenidamente, veo que mi trabajo consiste más en generar empatía. Busco historias con las que las personas se sientan identificadas, y trato de transmitirlas lo mejor que puedo para provocar compasión, comprensión y, en última instancia, motivar a las personas a actuar de alguna manera.

Pero en esa afirmación falta algo. Mientras las personas cuentan sus historias, estamos —en gran parte inconscientemente— demasiado concentrados en la audiencia final, es decir las personas que verán, leerán o procesarán la información que relatamos.

Puesto de otra manera: en esa afirmación, ¿dónde se ubica la persona cuya historia tengo el privilegio de contar? Una vez que el último fotograma se filma, y el último audio se graba, transcribe y edita, ¿qué pasa con la persona que compartió su vida y nos contó su historia?

Cinco cosas que puede hacer para poner fin a la contaminación por plásticos

Anjali Acharya's picture
Las bombillas son uno de los principales objetos de plástico que se encuentran en el medio marino alrededor del mundo, y estas generalmente no son reciclables. © Kanittha Boon/Shutterstock
Las bombillas son uno de los principales objetos de plástico que se encuentran en el medio marino alrededor del mundo, y estas generalmente no son reciclables. © Kanittha Boon/Shutterstock


Los titulares y las imágenes en las noticias son desalentadores: la muerte de una ballena piloto (i) en una playa tailandesa luego de tragar 80 bolsas plásticas; impactantes fotografías de tortugas atrapadas en anillos de plástico que sirven para mantener unidos los paquetes de latas de soda; una imagen desgarradora de un caballito de mar aferrándose a un bastoncillo de algodón (i) que se viraliza en las redes sociales. Los productos plásticos son arrastrados a diario por la marea en las playas de todo el mundo, desde Indonesia a las costas de África occidental, y los canales y los ríos en las ciudades están cada vez más contaminados con desechos plásticos. 

Sin embargo, el mundo está observando la situación con interés y los países, el sector privado y las comunidades han empezado a actuar, aplicando medidas que incluyen desde prohibiciones e impuestos a numerosos artículos de plástico desechables, inversiones para la recolección de desechos, políticas sobre la reducción de los envases de plástico a operaciones de limpieza de las playas. Estamos tratando de poner fin a la adicción a los productos de plástico, y contribuir a vidas más saludables y un planeta más limpio.

“Nos recuperaremos”: relatos desde Dominica tras el huracán María

Christelle Chapoy's picture


Ocho meses después de que el huracán María azotara la pequeña nación insular de Dominica, hogar de más de 73 000 personas en el cinturón de islas del Caribe oriental, está por comenzar otra activa temporada de huracanes que, según las predicciones de los expertos, será “casi normal o superior a lo normal”. Mientras recorríamos la isla, pudimos comprobar que la naturaleza está comenzando a recuperar terreno, la cubierta forestal está verdeando nuevamente, se han retirado los escombros y desperdicios, y las tiendas han vuelto a abrir sus puertas. Los niños han regresado a la escuela y lentamente la vida de las personas vuelve a la normalidad. El bullicio en las calles de Dominica un viernes por la noche es testimonio de la resiliencia y el espíritu de su población.
 

Hacia una cultura de la prevención: ¡La reducción del riesgo ante desastres comienza en casa!

Jorge Luis Alva-Luperdi's picture


El 31 de mayo es una fecha grabada en la memoria colectiva del Perú. Hoy hace 48 años, este apacible país sudamericano procedía con normalidad... cuando el reloj dio las 3:23 p. m. La vida cambió en un abrir y cerrar de ojos, luego de que un terremoto de magnitud 8.0 azotara las regiones de Ancash y La Libertad. Fue una catástrofe inimaginable. 

El pueblo de Yungay, en Ancash, fue prácticamente arrasado en apenas 45 segundos, el terremoto destruyó hogares, escuelas e infraestructura pública en los 83.000 km2 circundantes al pueblo. El efecto del terremoto desestabilizó los glaciares del Huascarán, ubicados a 15 km de Yungay, desprendiendo millones de metros cúbicos de roca, hielo y nieve que se precipitaron hacia Yungay a 200 km/h. En minutos, el pueblo fue sepultado, junto a casi 25.000 de sus residentes, muchos de los cuales se habían refugiado en la iglesia a orar luego del sismo.

 El “Gran Terremoto Peruano” de 1970 es un hito en la historia moderna de los desastres naturales a nivel global. El saldo fue de alrededor de 74.000 personas muertas; unas 25.600 fueron declaradas desaparecidas; 43.000 heridas y un millón quedaron sin hogar, incluidos miles de niños. Apenas 350 sobrevivieron en Yungay; habían escalado hasta el cementerio elevado del pueblo, un caso curioso donde los vivos buscaron refugio entre los muertos. En otro lugar, un payaso de circo salvó las vidas de 300 niños llevándolos a un estadio local.


Pages