Syndicate content

Mayo 2015

¿Las mejoras en las carreteras de verdad mejoran la calidad de vida?

Eric Lancelot's picture

¿Cómo pueden las carreteras rehabilitadas cambiar la vida de la gente? ¿Cuánto se beneficia la población de los proyectos de infraestructura? Responder a estas preguntas, aparentemente sencillas, es más complicado de lo que parece.

Recientemente, finalizamos una evaluación de impacto de un proyecto de mejora de carreteras municipales, financiado por el Banco Mundial, sobre familias pobres rurales en el Estado de Tocantins, Brasil. Después de 10 años de estudio, ¿cómo podríamos llevar a cabo dicha evaluación? Y, ¿cuáles fueron los impactos que encontramos?

Seguridad, educación y combate a la corrupción, las prioridades de los salvadoreños

Fabrizio Zarcone's picture

¿Qué sucedería si saliéramos a la calle y les preguntáramos a los salvadoreños cuáles creen que son las prioridades de su país? ¡En el Banco Mundial hicimos la prueba! Nos fuimos al Parque Central y a algunas de las universidades de San Salvador, así como a otros municipios fuera de la capital y hablamos con la gente.

No lo hicimos de forma tradicional, con encuestas o entrevistas, sino con dos herramientas algo nuevas para el Banco Mundial: una pizarra y un marcador. Escribimos la frase “El Salvador Necesita…” y nos fuimos a buscar quien quisiera completarla.
También fuimos a las escuelas a hablar con una audiencia nueva para nosotros: los niños. Les pedimos que dibujaran cómo querían que fuera El Salvador en el futuro. Las respuestas revelan un mundo de esperanzas en un contexto no siempre fácil.

#SVnecesita apoyo al comercio

¿Han perdido los jóvenes árabes la fe en la democracia?

Christine Petré's picture


En 2010, justo antes de la primavera árabe, la Encuesta sobre la Juventud Árabe (i) de ASDA'A Burson-Marsteller* identificó un descontento social altísimo entre la juventud de la región. La democracia era entonces la prioridad máxima. El 92 % de los encuestados respondió que “vivir en una democracia” era su mayor deseo. El mismo sondeo realizado hace unos meses muestra una baja notoria en las aspiraciones de democracia.
 

Nepal: De las tareas de socorro a la reconstrucción

Johannes Zutt's picture

Tambien disponible en: English

La casa de Keshav (a la izquierda) y la casa de su madre (a la derecha) antes del terremoto.
La casa de Keshav (a la izquierda) y la casa de su madre (a la derecha) antes del terremoto.

En las aldeas y los pueblos de Nepal, en los primeros días después del terremoto de magnitud 7,8 — ocurrido el 25 de abril—, las familias se protegieron bajo toscos cobertizos hechos de cualquier material relativamente impermeable que tuvieran a mano.
 
Keshav y su familia

Keshav Thapa Magar vive con su esposa, un hijo y dos hijas en el sudeste del valle de Katmandú en Kot Gaon. Él tuvo la misma experiencia con el sismo que el resto de las familias de los 100 hogares que componen su aldea. El villorio está habitado por miembros de los pueblos Newar, Magar, Chhetri y Tamang, que en su mayoría vivían en casas tradicionales de ladrillos hechos de barro o de adobe y piedras antes de que el terremoto las desvastara. El sismo del 25 de abril destruyó la vivienda de Keshav al igual que la de su primo (una casa tradicional como la suya) y la vivienda de concreto, postes y vigas de su madre.

Las reuniones anuales del BM y FMI colocan al Perú al centro de la economía global

Alberto Rodriguez -'s picture

Las reuniones anuales del BM y FMI colocan al Perú al centro de la economía global

Hace poco fui invitado al conversatorio “En una economía de Cristal” realizado en la Universidad San Martin de Porres bajo la agenda de Rumbo a Lima 2015, una serie de eventos previos a las reuniones anuales del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional. El conversatorio, realizado con universitarios, sirvió para dar a conocer más de cerca el rol que tiene el Banco Mundial en el desarrollo del Perú y la importancia de las reuniones anuales para el país.

Tenemos que ser audaces para mejorar el aprendizaje en las aulas

Jim Yong Kim's picture
Un joven estudiante en Côte d'Ivoire muestra su trabajo escolar. © Ami Vitale / Banco Mundial


​La educación es uno de los medios más seguros para poner fin a la pobreza extrema en nuestra época. Pero, 121 millones de niños hoy en día no asisten a la escuela. Es muy difícil llegar a ellos debido a la pobreza, los obstáculos en materia de género, la lejanía y la discapacidad. Tenemos que hacer un nuevo esfuerzo concertado para lograr la escolarización de todos los niños.

Además de este desafío de mejorar la asistencia y el acceso, enfrentamos un problema aún más arduo en el futuro: garantizar el aprendizaje de los estudiantes. Una triste verdad es que la mayoría de los sistemas educativos no redundan en beneficio de los niños más pobres. Según estimaciones, unos 250 millones de menores no saben leer ni escribir, a pesar de que han asistido a la escuela durante años. Esto constituye un fracaso trágico de nuestras aspiraciones en materia de educación para los jóvenes del mundo.

Embarcarse en un nuevo tipo de datos: Los desechos de los equipos electrónicos y eléctricos

Kees Baldé's picture

Todos podemos dar fe de que los equipos electrónicos y eléctricos (EEE) ocupan cada vez más espacio en nuestros hogares y oficinas. Y como la vida útil de los mismos, entre ellos las computadoras, los teléfonos inteligentes, los enrutadores y los monitores, se acorta, dando como resultado montones antiestéticos de aparatos apenas usados, averiados u obsoletos.

Con el tiempo, estos EEE que alguna vez fueron caros y "de gran demanda", son entregados a camiones de desechos electrónicos.

Según un reciente estudio (i) de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), en 2014 se generaron aproximadamente 46 millones de toneladas de residuos electrónicos en todo el mundo. Aunque los dispositivos tecnológicos son parte esencial de nuestra vida diaria en la actualidad, el impacto social de la chatarra electrónica puede ser grave si esta no se administra de acuerdo con normas adecuadas de gestión de desechos.

Por ejemplo, si la basura tecnológica no es tratada cuidadosamente, quienes manipulan estos residuos —que en el mundo en desarrollo serían las mujeres y los niños que trabajan— quedan expuestos a sustancias tóxicas.

El poder de la fe ayuda a poner fin a la pobreza: Cinco conclusiones principales

Sonia Porter's picture
Comprender y aprovechar mejor el rol de la fe en el desarrollo se está convirtiendo en un área de creciente interés y de compromiso dentro del Grupo Banco Mundial. Cinco dirigentes de importantes organizaciones confesionales y religiosas participaron en nuestra sede en la ciudad de Washington el mes pasado en una dinámica mesa redonda con el presidente Jim Yong Kim acerca del papel fundamental que estas organizaciones y sus líderes pueden desempeñar para ayudar a poner fin a la pobreza extrema a más tardar en 2030.

Pages