Syndicate content

Sudán del Sur

Trabajemos juntos para prevenir la violencia y proteger a las poblaciones más vulnerables de la fragilidad

Franck Bousquet's picture
El Foro sobre Fragilidad 2018 reunió a participantes de 90 países y 400 organizaciones para explorar enfoques de desarrollo, humanitarios y de seguridad que permitan promover la paz y la estabilidad en el mundo. © Banco Mundial
El Foro sobre Fragilidad 2018 reunió a participantes de 90 países y 400 organizaciones para explorar enfoques de desarrollo, humanitarios y de seguridad que permitan promover la paz y la estabilidad en el mundo. © Banco Mundial

La semana pasada Gobiernos y organizaciones se congregaron en el Foro sobre Fragilidad 2018, organizado por el Banco Mundial, y la comunidad internacional dio un importante paso en la lucha contra la fragilidad. Al escuchar a los afectados, pudimos comprender mejor el problema y pensar de manera colectiva qué deberíamos hacer para poner fin a las situaciones de fragilidad.
 
Hubo consenso en que se trata de una responsabilidad de todos actuar de forma urgente sobre la base de un mejor entendimiento del problema y de lo que significa para las comunidades vulnerables. Todos hemos sido testigos del sufrimiento de los afectados. En lugares como Siria, Myanmar, Yemen y Sudán del Sur, muchas personas están perdiendo sus vidas, dignidad y medios de subsistencia. Se espera que más de la mitad de los pobres del mundo viva en entornos frágiles para 2030; no podemos poner fin a la pobreza a menos que promovamos la estabilidad, la prosperidad y la paz en estos sitios devastados por conflictos y crisis.

La protección social para la adaptación se puede usar para enfrentar las crisis y reforzar la resiliencia

Michal Rutkowski's picture
En un mundo con cada vez mayores riesgos, los sistemas de protección social ayudan a las personas y las familias a enfrentar las guerras civiles, los desastres naturales, el desplazamiento y otras crisis. © Farhana Asnap/Banco Mundial.

Las crisis se están convirtiendo en una nueva normalidad en el mundo de hoy. En los últimos 30 años, los desastres naturales causaron la muerte de más de 2,5 millones de personas y casi unos USD 4 billones en daños en el mundo. Los fenómenos naturales adversos provocaron, solo en 2017, pérdidas por unos USD 330 000 millones, convirtiéndose en el año más costoso en la historia. El cambio climático y los cambios demográficos, así como otras tendencias mundiales, podrían también crear riesgos de fragilidad. Actualmente, los conflictos generan el 80 % de las necesidades humanitarias, y se espera que la proporción de personas extremadamente pobres que viven en situaciones afectadas por conflictos aumente a más del 60 % en 2030.

Dar voz a los pobres: agregar un toque humano a los datos de pobreza en Sudán del Sur

Utz Pape's picture

Solo humanizamos lo que está sucediendo en el mundo y en nosotros mismos cuando hablamos de ello, y es al hablar que aprendemos a ser humanos. - Hannah Arendt
 
Todos sabemos que medir la pobreza es crucial para monitorear los avances y elaborar respuestas normativas eficaces. Pero los números esconden el dolor y el sufrimiento que padecen las personas para llegar a fin de mes. Tomemos el caso de Sudán del Sur. El país ha atravesado tiempos muy agitados, experimentando algunas crisis entre 2015 y 2016. El derrumbe de un frágil acuerdo de paz que condujo a una nueva confrontación militar y la caída simultánea de los precios internacionales del petróleo privaron a Sudán del Sur de su principal fuente de divisas. Esto desencadenó una severa crisis fiscal y económica, que llevó a que los precios subieran desmesuradamente, según los datos registrados en nuestro panel de precios del mercado en tiempo real. (i) Garantizar los medios de subsistencia se ha convertido en algo cada vez más difícil: una nueva cifra récord del 66 % de la población vive ahora en la pobreza.
 
Este porcentaje del 66 % ciertamente resume el nivel de pobreza del país, lo cual es indiscutiblemente útil para las comparaciones y los análisis que fundamentan las políticas y los programas. Sin embargo, esta cifra no revela las dificultades que atraviesan las familias a diario. Para capturar este aspecto y darle un toque humano a la cifra abstracta de la pobreza, hemos comenzado a recoger breves testimonios en video (i) de personas que viven en Sudán del Sur como parte de la encuesta de alta frecuencia:

Capacitación dirigida a las mujeres: Enseñanzas extraídas de la Iniciativa para las niñas adolescentes

Sarah Haddock's picture

La crisis mundial del empleo ha impulsado el interés en todo el mundo sobre cómo mejorar la calidad de los programas de capacitación para preparar a las personas para el empleo productivo. La Iniciativa para las niñas adolescentes (AGI) (i) ha logrado algunos de los mejores resultados hasta la fecha entre los programas de capacitación que se han evaluado rigurosamente, por lo tanto tiene sentido preguntarse qué hizo posible que sus proyectos piloto fueran exitosos.
 
Entre 2008 y 2015, implementamos proyectos piloto en ocho países, con el objetivo de apoyar la transición de las jóvenes al mundo laboral. La AGI constituyó la primera experiencia de trabajo del Banco con este segmento de la población —adolescentes y mujeres jóvenes— en el tema de la capacitación y el empleo. Aprendimos mucho en el camino, y lo hemos recopilado en una Guía de recursos, (i) que está disponible en línea, para compartir nuestros aprendizajes con otros equipos.

¿Alguna vez dijiste #SoyEmprendedor? ¡Comparte tu historia!

Valerie Lorena's picture


El viaje en barco desde Port Elizabeth a Kingstown, en el país caribeño de San Vicente y las Granadinas, es un trayecto de una hora que los lugareños hacen varias veces al día. Durante uno de estos viajes cotidianos, el barco de Kamara Jerónimo, un joven pescador sanvicentino, se quedó sin gasolina aproximadamente a seis millas de la ciudad de Bequia,  lo que se conoce localmente como el "Canal de Bequia". Mientras esperaba ayuda, bajo el sol inclemente y en medio de fuertes ráfagas de viento, nació la idea de desarrollar un barco movido por energía solar y eólica. Poco después, la idea se convirtió en prototipo; el barco movido por tecnología "verde" estaba en el agua, y su joven creador –de apenas 20 años-  se convirtió en ganador de concursos internacionales de innovación y en un modelo a seguir para otros jóvenes del Caribe.

En México, Daniel Gómez, un joven ingeniero, dirige una compañía multimillonaria de bio-diesel, originalmente concebida como un proyecto de investigación para su clase de química en la escuela secundaria. Gómez y sus socios - Guillermo Colunga, Antonio López, y Mauricio Pareja - fundaron SOLBEN (Soluciones en Bioenergía) poco después de cumplir 20 años.

Aunque Daniel y Kamara tienen diferentes niveles educativos, comparten una habilidad importante: la capacidad de identificar un problema, desarrollar una solución innovadora, y llevarla al mercado. En otras palabras, ser un empresario, una opción de ser económicamente activo que parece estar funcionando. Y no solo para unos pocos.

Los jóvenes de 15 a 29 años representan más de un cuarto de la población total del mundo. En promedio, tienen niveles de educación superior, se casan y comienzan familias más tarde que las generaciones de sus padres. Además, son conocidos por tener –más que nunca- acceso a, y conocimiento de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Estancada por largo tiempo, la economía mundial se pone en marcha de nuevo

Jim Yong Kim's picture


La economía mundial está saliendo finalmente de la crisis financiera. A nivel mundial, el crecimiento estimado fue de 2,4 % en 2013, y se espera que aumente a 3,2 % este año. Esto se debe en gran parte a un mejor desempeño de los países de ingreso alto. Se pronostica que las economías avanzadas registren un crecimiento récord de 1,3 % en el año que acaba de terminar, y que luego aumente a 2,2 % en 2014. Mientras tanto, es probable que los países en desarrollo crezcan 5,3 % este año, lo que representa un incremento del crecimiento estimado de 4,8 % en 2013.

La economía mundial puede ser vista como un avión bimotor que voló por cerca de seis años con un solo motor: el mundo en desarrollo. Finalmente, el otro motor –los países de ingreso alto– que estaba detenido se puso en marcha. Este cambio, que se detalla en el informe Perspectivas económicas mundiales 2014  del Banco Mundial, dado a conocer el martes pasado, significa que las naciones en desarrollo ya no son el impulsor principal de la economía mundial. Si bien es posible que hayan terminado los días de auge de mediados de la década de 2000, el crecimiento en el mundo emergente se mantiene muy por encima de los promedios históricos.
 
Los países de ingreso alto siguen enfrentando importantes desafíos, pero el panorama ha mejorado. Varias economías avanzadas aún tienen grandes déficits, pero algunas de ellas han adoptado estrategias a largo plazo para poder controlarlos sin impedir el crecimiento.

También hay un optimismo cauteloso en torno a la zona del euro, donde el crecimiento se recuperó a mediados de 2013, y probablemente se expanda un 1,1 % en 2014 tras dos años de recesión. Teniendo en cuenta las dificultades de Europa en los últimos seis años, incluso un crecimiento modesto transmite un mensaje de esperanza. En Estados Unidos, a pesar de un informe decepcionante sobre el empleo en diciembre, la gran mayoría de los datos económicos parecen sólidos, y esperamos que el crecimiento aumente de 1,8 % en 2013 a 2,8 % este año.

Que coman dinero

Shanta Devarajan's picture
Esta página en: English | Français

Este blog fue publicado originalmente en inglés aquí: "Future Development"

The Economist tiene un excelente artículo (i) esta semana acerca de darles transferencias de efectivo condicionadas o no condicionadas a los pobres para aliviar su pobreza.  Llamándolo “posiblemente la mejor pieza de periodismo sobre transferencias de efectivo que he visto hasta ahora”, Chris Blattman, (i) —uno de los investigadores cuya investigación ha aportado grano a este molino— se lamenta de que esta manera de escribir “tiende a hacer que el comité del Pulitzer se quede dormido en cama”.  Puede ser así, pero la idea es potencialmente transformadora.

Ya se estableció (i) desde hace algún tiempo que las transferencias de efectivo condicionadas para enviar a los niños al colegio o llevarlos a una revisión médica mejoran los resultados en salud y educación. Más recientemente, algunos estudios (i) muestran que las transferencias de efectivo no condicionadas podrían tener el mismo efecto. El trabajo (i) de Chris demuestra que darles efectivo a los jóvenes desocupados conduce a mayores ganancias de negocios que si se usara el dinero para realizar cursos de formación profesional para estas personas.