Syndicate content

Reino Unido

Eliminar las barreras que obstaculizan movilizar las inversiones sostenibles

Ceyla Pazarbasioglu's picture
Plenario de clausura del Foro de Inversores. © Banco Mundial

“El capital privado en muchos casos es una fuente importante de financiamiento sostenible. Las finanzas públicas por sí solas podrían no ser suficientes para satisfacer la demanda de financiamiento sostenible a medida que la economía global crece e impone cargas crecientes sobre nuestros recursos y ecosistemas. Movilizar la inversión privada en áreas como infraestructura sostenible, tecnologías sostenibles e innovaciones en el modelo de negocios, entre otros, puede resultar en sustanciales beneficios ambientales, sociales y económicos”.
 
Este resumen del Informe sintético sobre financiamiento sostenible del G20 fue el tema central del Foro de inversores, que tuvo lugar en paralelo a la Cumbre del G20 en Buenos Aires en noviembre. El evento, organizado por el Banco Mundial y el Gobierno de Argentina, reunió a inversores con más de USD 20 billones en activos, así como partes interesadas y representantes de gobiernos del G20. El objetivo fue identificar pasos tendientes a impulsar inversiones sostenibles y a largo plazo del sector privado que enfrenten los desafíos del desarrollo y promuevan el crecimiento económico en aquellas partes del mundo que más lo necesitan.

Los actuales impactos de "alentar" a las personas a pagar sus impuestos

Oscar Calvo-González's picture
© Maria Fleischmann/World Bank
© Maria Fleischmann/Banco Mundial

La sostenibilidad es el santo grial del desarrollo. Muchas intervenciones logran un impacto positivo en el corto plazo, pero de alguna manera no logran ser sostenidas en el tiempo. Por esta razón vale la pena prestarle atención a la experiencia guatemalteca descrita en este blog, que nos enseña cómo las ciencias del comportamiento pueden conducir a un cambio duradero y sostenible.

Todo comenzó en 2012 en Reino Unido con cambios simples en las cartas recordatorias enviadas a los contribuyentes morosos en el pago del impuesto sobre la renta. Los cambios fueron muy exitosos, induciendo pagos por £4.9 millones (alrededor de $6.5 millones) en una muestra de casi 120,000 contribuyentes morosos, que no se habrían recaudado sin la intervención. La entonces joven institución llamada “Behavioural Insights Team” (BIT) se daba a conocer en el mundo entero con esta intervención efectiva y de muy bajo costo que se basó en modificar los mensajes de las cartas que ya recibían los contribuyentes morosos. El mensaje que tuvo mayor efectividad decía: “9 de cada 10 personas en el Reino Unido pagan sus impuestos a tiempo. Usted forma parte de una pequeña minoría que aún no ha pagado”. Los expertos de las ciencias del comportamiento han podido demostrar que contarle a la gente lo que la mayoría hace, sobre todo cuando se trata de un comportamiento positivo, es una buena técnica para cambiar el comportamiento.

El director hace la diferencia

Jaime Saavedra's picture
Los directores tienen que lidiar con los desafíos personales y académicos de cientos de estudiantes. (Foto: Sarah Farhat / Banco Mundial)​


Todas las escuelas son distintas. No hablo del edificio, del número de estudiantes, ni del enfoque pedagógico que siguen. Hablo del espíritu de la escuela. Al entrar a un buen colegio, uno a veces ve que todo está bien organizado y limpio. Los estudiantes se ven ocupados, y al mismo tiempo, felices. No necesariamente se observa disciplina estricta, idealmente, uno ve un caos organizado.

Cuando una escuela funciona bien, en gran medida se debe a que existe un buen director. El buen director establece una visión y objetivos para la escuela, y puede hacer de ella un espacio efectivo de desarrollo profesional y personal para los maestros, y un espacio de crecimiento, creatividad y descubrimiento para los alumnos.

Lograr que una escuela funcione bien es una tarea extremadamente compleja. Requiere que el director se constituya en un líder pedagógico de decenas de profesores, observándolos en el aula, monitoreando permanentemente su desempeño con sus alumnos y en su contribución al trabajo institucional. Así podrá el director desplegar las capacidades de su cuerpo docente de manera efectiva y darles apoyo en lo que necesiten. Requiere lidiar con cientos de estudiantes y sus retos personales y académicos; y con los padres de familia de esos estudiantes, que tienen sus propias expectativas sobre la escuela. Además, debe lidiar con los retos burocráticos, administrativos y financieros para hacer funcionar la institución. 

Colocar la salud y el empoderamiento de las mujeres en el centro del desarrollo

Kristalina Georgieva's picture
Registered nurses look after newborns at a maternity hospital in Freetown Sierra Leone. © Dominic Chavez/World Bank
Enfermeras cuidan a recién nacidos en un hospital de maternidad en Freetown, Sierra Leona.
© Dominic Chavez/Banco Mundial

La semana pasada, cuando se celebró el Día Mundial de la Población, pensé en la alegría que representan los niños y el derecho de las mujeres a decidir cuándo tener hijos. Es importante para las mujeres, pero también para la sociedad en conjunto. No puede existir desarrollo sostenible si las mujeres no están empoderadas, y no puede haber empoderamiento de las mujeres sin acceso a un conjunto amplio de servicios de salud materna y reproductiva. La planificación familiar es uno de esos servicios.

¿Hacia dónde emigran los talentos del mundo?

Bassam Sebti's picture

"Somos una nación en que seis de nuestros científicos e investigadores acaban de obtener el Premio Nobel, y todos ellos son inmigrantes", dijo recientemente el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tras el anuncio de los ganadores de este galardón.
 
Esto generó mucho interés en internet, y ¿cómo podría no ser así?
 
La noticia no pudo llegar en un mejor momento. No se trata solo de inmigrantes en EE. UU. que han resultado ganadores del Premio Nobel. También el país ha sido señalado como uno de los cuatro países donde cada vez más viven los inmigrantes altamente calificados del mundo, de acuerdo a un nuevo documento del Banco Mundial. Los otros tres países son el Reino Unido, Canadá y Australia.

Bill Gates se refiere a los “factores de cambio” en la movilización de financiamiento para el desarrollo

Donna Barne's picture

World Bank Group President Jim Yong Kim, Bill & Melinda Gates Foundation Co-Chair Bill Gates, and UK Secretary of State for International Development Justine Greening. © Simone McCourtie/World Bank

¿Qué podría constituir un factor de cambio para lograr algunos de los objetivos más difíciles en el mundo, como poner fin a la pobreza y el hambre, y garantizar que todos los niños reciban una educación de buena calidad?

El multimillonario y filántropo Bill Gates (i) visitó el Grupo Banco Mundial, con ocasión de las Reuniones de Primavera, para responder esa pregunta, durante un diálogo que promovió la reflexión sobre cómo usar el financiamiento para el desarrollo para lograr un mayor impacto.

La movilización de las finanzas islámicas ayuda a promover el crecimiento y la prosperidad de las pymes

Bertrand Badré's picture
Shop owners get ready for another day of work in Cairo, Egypt. © Dominic Chavez/World Bank


Tanto en los pueblos rurales más pequeños de Bangladesh como en los grandes y bulliciosos centros urbanos de El Cairo o Estambul, las pequeñas y medianas empresas (pymes) son vitales para las comunidades islámicas de todo el mundo y mantienen a las economías locales en plena forma.
 
Me interesé por primera vez en la posible movilización del financiamiento conforme a los principios del islam para hacer crecer a las pymes cuando encabecé un seminario sobre el tema en 1997. Cerré el círculo casi 20 años después, cuando tuve la oportunidad de hablar la semana pasada en Estambul (Turquía) en la conferencia “Movilizar las finanzas islámicas para promover las pymes”, (PDF, en inglés) organizada por el Grupo Banco Mundial, el Departamento del Tesoro de Turquía, el Banco Islámico de Desarrollo y TUMSIAD, la mayor asociación de pymes del país que agrupa a 10 000 miembros.

¿Alguna vez dijiste #SoyEmprendedor? ¡Comparte tu historia!

Valerie Lorena's picture


El viaje en barco desde Port Elizabeth a Kingstown, en el país caribeño de San Vicente y las Granadinas, es un trayecto de una hora que los lugareños hacen varias veces al día. Durante uno de estos viajes cotidianos, el barco de Kamara Jerónimo, un joven pescador sanvicentino, se quedó sin gasolina aproximadamente a seis millas de la ciudad de Bequia,  lo que se conoce localmente como el "Canal de Bequia". Mientras esperaba ayuda, bajo el sol inclemente y en medio de fuertes ráfagas de viento, nació la idea de desarrollar un barco movido por energía solar y eólica. Poco después, la idea se convirtió en prototipo; el barco movido por tecnología "verde" estaba en el agua, y su joven creador –de apenas 20 años-  se convirtió en ganador de concursos internacionales de innovación y en un modelo a seguir para otros jóvenes del Caribe.

En México, Daniel Gómez, un joven ingeniero, dirige una compañía multimillonaria de bio-diesel, originalmente concebida como un proyecto de investigación para su clase de química en la escuela secundaria. Gómez y sus socios - Guillermo Colunga, Antonio López, y Mauricio Pareja - fundaron SOLBEN (Soluciones en Bioenergía) poco después de cumplir 20 años.

Aunque Daniel y Kamara tienen diferentes niveles educativos, comparten una habilidad importante: la capacidad de identificar un problema, desarrollar una solución innovadora, y llevarla al mercado. En otras palabras, ser un empresario, una opción de ser económicamente activo que parece estar funcionando. Y no solo para unos pocos.

Los jóvenes de 15 a 29 años representan más de un cuarto de la población total del mundo. En promedio, tienen niveles de educación superior, se casan y comienzan familias más tarde que las generaciones de sus padres. Además, son conocidos por tener –más que nunca- acceso a, y conocimiento de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

¿Estamos preparados para la próxima epidemia mundial? El público cree que no

Jim Yong Kim's picture
A nurse checks the temperature of a patient at Redemption Hospital in Monrovia, Liberia.  © Dominic Chavez/World Bank


Muchas veces, en los círculos diplomáticos o científicos, el pensamiento convencional es que el público en general no sabe qué le conviene en lo que respecta a la política exterior o al abordaje de las amenazas mundiales. Es demasiado complicado, dicen los expertos; el público no lo entendería. Sin embargo, una nueva encuesta sugiere que muchos integrantes del público entienden muy bien cómo los brotes de enfermedades infecciosas a nivel mundial representan una grave amenaza para sus vidas y para la seguridad económica, y saben qué se debe hacer al respecto.

G-7 reconoce la necesidad de reducir significativamente las emisiones y tomar medidas de inmediato

Rachel Kyte's picture

Disponible en inglés

G7 meeting in Germany. Bundesregierung/Gottschalk
Reunión del G-7 en Alemania en junio de 2015. Bundesregierung/Gottschalk.

Este fin de semana, los líderes del Grupo de los Siete (G-7) se comprometieron (i) a tomar una serie de medidas, lo que constituye el primer paso para reconocer la grave transformación económica que se avecina.

Ellos aceptaron en su conjunto que existe la necesidad de descarbonizar la economía mundial, incluyendo en la cooperación económica lo que los científicos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) nos dijeron el año pasado en su Quinto Informe de Evaluación. Instaron a ser ambiciosos en la cumbre del clima de París de finales de año, algo que no es nuevo, pero reconocieron que, individual y colectivamente, deben tener aspiraciones muy elevadas y que eso significa, al menos, una “transformación del sector de la energía a más tardar en 2050”.


Pages