Syndicate content

África

No es el “Cómo”; sino el “Por Qué”

Shanta Devarajan's picture
También disponible en: English
 

Casi no pasa una semana sin que escuche la frase: “no es el qué; sino el cómo”.  En el caso de la reforma de los subsidios a la energía en Oriente Medio y Norte de África (MENA), por ejemplo, la discusión no se ha centrado en si se deben reformar los subsidios (todos están de acuerdo en que los subsidios tienen que ser cambiados), sino en cómo se debe realizar tal reforma. Similares son las observaciones respecto a las regulaciones empresarialesla educaciónla agricultura o la salud.  Confieso que yo mismo he escrito cosas parecidas. Y hay numerosas propuestas semejantes en este blog.  

 Se necesitan reformas porque lo que existe en estos momentos es una política o un arreglo institucional que ha llegado a ser contraproducente. Pero antes de sugerir cómo cambiar esta situación, debemos preguntarnos por qué existe en absoluto esa política, por qué ha durado tanto tiempo y por qué no ha sido modificada. Sabemos, que estas políticas no surgieron por accidente, ni tampoco han permanecido porque alguien olvidó cambiarlas. Y es poco probable que sean modificadas solo porque un responsable de formular políticas lea un libro, artículo o una publicación en un blog titulada “Cómo reformar…”.

No es el “Cómo”; sino el “Por Qué”

Shanta Devarajan's picture

Casi no pasa una semana sin que escuche la frase: “no es el qué; sino el cómo”.  En el caso de la reforma de los subsidios a la energía en Oriente Medio y Norte de África (MENA), por ejemplo, la discusión no se ha centrado en si se deben reformar los subsidios (todos están de acuerdo en que los subsidios tienen que ser cambiados), sino en cómo se debe realizar tal reforma. Similares son las observaciones respecto a las regulaciones empresariales, la educación, la agricultura o la salud.  Confieso que yo mismo he escrito cosas  parecidas. Y hay numerosas propuestas semejantes en este blog.  

 Se necesitan reformas porque lo que existe en estos momentos es una política o un arreglo institucional que ha llegado a ser contraproducente. Pero antes de sugerir cómo cambiar esta situación, debemos preguntarnos por qué existe en absoluto esa política, por qué ha durado tanto tiempo y por qué no ha sido modificada. Sabemos, que estas políticas no surgieron por accidente, ni tampoco han permanecido porque alguien olvidó cambiarlas. Y es poco probable que sean modificadas solo porque un responsable de formular políticas lea un libro, artículo o una publicación en un blog titulada “Cómo reformar…”.

Analizar más en detalle las tendencias y diferencias por región de los datos sobre la juventud

Hiroko Maeda's picture

El 12 de agosto se celebró por decimoquinta vez el Día Internacional de la Juventud, lo que me llevó a pensar sobrequé tipo de datos tenemos sobre los jóvenes. La Organización de las Naciones Unidas define a la juventud (i) como la población de entre 15 años y 24 años.
 
Se trata de un grupo que se encuentra en una etapa de transición entre la infancia y la adultez. Dado que este periodo (entre los 15 y 24 años) afecta a la vida adulta de manera más directa que la niñez, los datos relacionados con los jóvenes pueden ayudar a comprender cómo podemos abordar mejor las oportunidades y desafíos futuros de este segmento de la población

"Las posibilidades potenciales de cualquier niño son lo más fascinante y estimulante de todo lo creado."
– Ray Wilbur, educador estadounidense



​¿Dónde están las mayores concentraciones de población juvenil?
 

En 2013, las personas que nacieron entre 1989 y 1998 eran 1200 millones, lo que representaba el 17 % del total de los habitantes del planeta. Aunque la población mundial sigue aumentando, la población juvenil se ha reducido gradualmente después de alcanzar su nivel máximo en 2010. En los países de ingreso alto, este segmento disminuyó en 6 millones entre 2010 y 2013, como reflejo de la tendencia al envejecimiento de los habitantes en dichas naciones.

El Financiamiento Climático – Lecciones de Vanguardia

Thomas Kerr's picture


El cambio climático presenta riesgos graves y cada vez más palpables en el sistema económico mundial, según una serie de estudios recientes que muestran el impacto que el cambio climático ya está teniendo en los medios de vida y el sector empresarial. Por ejemplo, el clima extremo, que puede ser exacerbada por el cambio climático, ha causado pérdidas económicas de 2,6 mil millones de dólares entre 1980 y 2012.
Hacer frente a estos riesgos constituye un imperativo económico y social. Al mismo tiempo, presenta oportunidades. Las inversiones climáticamente inteligentes, por ejemplo en infraestructuras limpias y eficientes, en la energía limpia, la agricultura resiliente, y los recursos hídricos, ofrecen rentabilidades estables y atractivas para los inversionistas y las comunidades, siempre que las condiciones sean adecuadas.
A finales de agosto estuve en Lima para la Semana del Financiamiento Climático, organizada por el Gobierno peruano, donde encontré muchas razones para ser optimista de que podemos convertir el desafío del cambio climático en una oportunidad económica. Este artículo comparte algunos temas clave que me llevé del evento.

Cómo detener el ébola y los próximos brotes del virus

Jim Yong Kim's picture

Por tercera vez en sus 66 años de historia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado una emergencia de salud pública a nivel global. Esta vez se trata del brote del virus del Ébola en tres países de África occidental: Guinea, Liberia y Sierra Leona. Después de la terrible experiencia de los últimos meses, los Gobiernos y las comunidades de estas tres naciones están buscando desesperadamente señales de que la enfermedad se puede detener.

Como médicos, que comprendemos bien tanto la situación del continente africano como el control de las enfermedades infecciosas, estamos seguros de que el plan de respuesta al ébola, que llevan adelante los países y la OMS, puede contener este brote y acabar con él en cuestión de meses. Tengamos presente también que no se trata solo de un problema de África, sino también de una cuestión humanitaria que casualmente ocurre en una pequeña parte de ese continente.

Impulsar la revolución de la energía renovable en África

Makhtar Diop's picture
También disponible en: English | Français | العربية
 

El presidente Obama y su gabinete se reunirán con los presidentes, primeros ministros y líderes empresariales africanos durante la primera Cumbre de Estados Unidos y África, que se realiza en la ciudad de Washington. Uno de los temas más importantes que se debatirá es cómo los Gobiernos y los ciudadanos pueden tener acceso a energía eléctrica asequible en todo ese continente.

Veamos los hechos: 1 de cada 3 africanos (unos 600 millones de personas) y, aproximadamente, 10 millones de pequeñas y medianas empresas no tienen acceso a electricidad. Aquellos hogares y empresas que tienen la suerte de contar con servicio de luz eléctrica pagan tres veces más que sus pares en Estados Unidos y Europa; es más tienen que soportar cortes de energía habituales que generan pérdidas a sus países de entre 1 % y 4 % del producto interno bruto (PIB) cada año.

Mejorar las mediciones de la mortalidad materna mediante el fortalecimiento de los sistemas de registro civil y estadísticas vitales

Samuel Mills's picture



El Grupo Interinstitucional de Estimaciones de Mortalidad Materna (MMEIG, por sus siglas en inglés) dio a conocer hoy un informe sobre estas estimaciones a nivel mundial y nacional para 2013. En el mundo, la tasa de mortalidad materna (MMR, por sus siglas en inglés) se redujo de 380 muertes por cada 100 000 nacidos vivos en 1990 a 210 en 2013.

Fracasos en mi carrera: Me puse una meta, fracasé, me sigo fijando metas

Jim Yong Kim's picture



Esta publicación es parte de LinkedIn Influencers, una serie en que diversas personalidades comparten cómo transformaron los reveses en éxitos. Leer todas las historias aquí. (i)

Creo firmemente en el establecimiento de metas muy ambiciosas con el fin de impulsar a las comunidades y los países a adoptar medidas sobre cuestiones importantes. En 2003, cuando estaba en la Organización Mundial de la Salud (OMS), (i) adoptamos una meta denominada “3x5”, mediante la cual nos comprometimos a tratar a 3 millones de personas contagiadas con VIH/sida en el mundo en desarrollo a más tardar en 2005. (i)


Pages