Syndicate content

Oriente Medio y Norte de África

Estudio ayuda a comprender la práctica del matrimonio infantil en el Líbano

Susan Bartels's picture
También disponible en: Inglés
El matrimonio infantil ha surgido como una estrategia negativa de supervivencia entre las familias sirias que han sido obligadas a desplazarse al Líbano debido al actual conflicto en Siria. Esta práctica tiene profundas consecuencias no solo para las niñas y su bienestar físico, sicológico y socioeconómico, sino también para sus hijos, familias y comunidades, y de manera más general para el desarrollo mundial. Hasta la fecha, se han realizado escasos estudios destinados a determinar intervenciones eficaces para enfrentar el matrimonio infantil en situaciones humanitarias. Queen’s University (i) y el Centro de Recursos para la Igualdad de Género-ABAAD, (i) con el apoyo de la Iniciativa de Investigaciones sobre Violencia Sexual (SVRI) y el Grupo Banco Mundial, se encuentran investigando los factores que contribuyen al matrimonio infantil en el contexto de la crisis de refugiados sirios. A través de enfoques participativos, se identificarán estrategias basadas en la comunidad que ofrecerían otras opciones a las familias sirias, diferentes al hecho de casar a sus hijas a una edad prematura.

El impacto mundial del matrimonio infantil

 
Foto: Colleen Davison
El matrimonio infantil es una cuestión mundial de enorme importancia. Según estimaciones del Fondo de Población de las Naciones Unidas, 142 millones de niñas contraerán matrimonio a temprana edad en todo el mundo (i) entre 2011 y 2020, y una cifra adicional de 151 millones de niñas se casarán en la década posterior, lo que equivale a 39 000 niñas cada día. Las niñas casadas tienen alto riesgo de embarazos precoces y complicaciones en el parto, como parto prematuro, parto obstruido o prolongado y mortalidad materna. Los bebés hijos de madres jóvenes corren también un mayor riesgo de presentar bajo peso al nacer, muerte fetal intrauterina y mortalidad neonatal. De hecho, se cree que esta forma de violencia por razón de género impidió lograr avances en los objetivos de desarrollo del milenio 4 y 5 impulsados por las Naciones Unidas, (i) cuyas metas son reducir en dos terceras partes la mortalidad de niños menores de 5 años y reducir un 75 % la tasa de mortalidad materna, respectivamente.
 
El impacto de casarse a una temprana edad va más allá de las consecuencias en materia de salud. A medida que las niñas casadas asumen sus responsabilidades de esposas, con frecuencia no pueden continuar con su educación formal y, por tanto, su nivel de alfabetización y su potencial de ingresos en el futuro se ven limitados. Además, las niñas suelen casarse con hombres mayores y esta diferencia de edad contribuye a desigualdades poco saludables al interior del matrimonio, agravando las inequidades de género que afectan la capacidad de las mujeres para negociar la adopción de decisiones compartidas. Por consiguiente, las experiencias de violencia física, sicológica y sexual predominan más entre las niñas que se casan a temprana edad que entre aquellas que contraen matrimonio siendo adultas.

Guía de las Reuniones Anuales de 2016

Donna Barne's picture

Ministros de 189 países se reunirán en la ciudad de Washington durante la semana que comienza el 3 de octubre con ocasión de las Reuniones Anuales del Grupo Banco Mundial y el FMI. Transmitiremos 22 eventos, de los cuales al menos 10 se realizarán en diferentes idiomas, sobre temas tales como la necesidad de la cooperación mundial para abordar los riesgos e incentivar el crecimiento económico y el comercio. El lunes, el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, dará a conocer su visión de cómo poner fin a la pobreza extrema durante un evento transmitido en nuestra plataforma El Banco Mundial en vivo. El martes, la directora ejecutiva de Oxfam International, Winnie Byanyima, y expertos del Banco Mundial analizarán un informe sobre la pobreza y la desigualdad publicado recientemente. El miércoles, el nuevo primer economista del Banco Mundial, Paul Romer, (i) y el presidente Kim se referirán a los desafíos que enfrenta el mundo en materia de desarrollo. El jueves, jefes de Estado y ministros junto al presidente Kim participarán en la Cumbre sobre el Capital Humano y se comprometerán a reducir la malnutrición crónica infantil en sus respectivos países. El viernes, S.M. la reina Máxima de los Países Bajos (i) y otros panelistas de alto nivel examinarán tanto el progreso en materia de inclusión financiera como los esfuerzos realizados por los bancos para disminuir los riesgos que podrían revertir tales avances. Usted puede ver a continuación un adelanto de todos los eventos que se transmitirán durante la semana:

¿Cómo logramos dar acceso a la energía a los desplazados?

Liliana Elisabeta Benitez's picture
También disponible en: Inglés
Vista aérea del campamento de refugiados de Zaatari en Jordania. Foto: Departamento de Estado de EE. UU.

“Abandonarás todo lo que más has amado: esa es la primera flecha que dispara el arco del exilio”, escribió Dante en su libro La Divina Comedia.

Para la mayoría de los 65 millones de personas desplazadas, que se estima existen hoy en el mundo, la vida es una lucha cotidiana. Después de sobrevivir a una travesía tumultuosa con la esperanza de comenzar de nuevo, ¿cómo una persona desplazada puede empezar a sanar sus heridas y echar raíces en una tierra nueva y extraña?

Djibouti: el lugar donde confluyen el desplazamiento forzado y la migración

Varalakshmi Vemuru's picture
En el contexto de una próxima reunión de alto nivel de la ONU para analizar los grandes desplazamientos de refugiados y migrantes, este blog ofrece una perspectiva en terreno acerca de la situación de Djibouti con respecto a los flujos de refugiados y migrantes. Para preparar el Proyecto de respuesta de desarrollo a los impactos del desplazamiento, visité el campo de refugiados de Ali Addeh en la región de Ali Sabieh, que ha albergado principalmente a refugiados de Somalia durante más de dos décadas. También visité la ciudad de Obock, que ha acogido a refugiados de Yemen en el campo de refugiados de Merkazi después de la crisis de 2015, y tomé contacto con migrantes del Cuerno de África que viven en la ciudad.
En Ali Addeh, se aprecian dos realidades sorprendentes. La primera se relaciona con las sequías que hicieron disminuir la cantidad de ganado que poseían los pastores de las comunidades de acogida locales. Esto los dejó más vulnerables y empobrecidos que los refugiados en los campamentos. Una refugiada que buscaba leña hizo hincapié en que las comunidades de acogida locales necesitaban urgente apoyo e intervenciones de desarrollo.
El puerto de Obock, punto de partida del viaje. (Foto: Benjamin Burckhart)

La segunda realidad se relaciona con la ausencia casi total de hombres y mujeres de entre 16 y 30 años de edad, tanto en los campos de refugiados como en las comunidades de acogida. En las conversaciones que sostuve, quedó claro que este grupo al ver las pocas oportunidades económicas en el entorno local se había trasladado a la capital en búsqueda de empleos informales, poco calificados y con baja remuneración. Cuando hicimos un seguimiento de estos jóvenes, encontramos que muchos quedaron varados en “Balbala”, un barrio precario contiguo a Djiboutiville, la ciudad capital. Sus pocas habilidades y la falta de recursos los habían dejado más vulnerables que antes. Algunos, por supuesto, habían continuado el viaje hasta Obock para explorar la posibilidad de viajar a Oriente Medio y Europa.

Sensibilizar acerca de los desafíos del desarrollo mediante la realidad virtual

Bassam Sebti's picture


Cuatro niños y sus padres están alrededor de una bandeja de metal redonda. En ella, hay platos llenos de fideos instantáneos, humus, lebne [yogur colado], aceitunas y berenjenas en escabeche. Miro a la izquierda y hay una tetera de plata. Miro a la derecha y veo una bolsa plástica con pan pita.
 
La bandeja está sobre un piso de cemento sin terminar y cubierto con un montón de frazadas de invierno. Las paredes de ladrillos están tapadas parcialmente con sábanas, mientras que piezas de ropa de invierno cuelgan en una cañería de agua.
 
Levanto mi cabeza y veo un foco que pende de un cielo raso de cemento inacabado. Cuando miro hacia abajo, veo a una bebé pequeña que se me acerca para tratar de tocar mis ojos, hasta que me doy cuenta que no estoy realmente ahí y que ella solo está tratando de palpar la cámara de 360 grados.
 

Los jóvenes y la consolidación de la paz: una “función de teatro” a la vez

Bassam Sebti's picture

 

Según Aristóteles “los buenos hábitos adquiridos en la juventud marcan la diferencia”, y ¡qué gran diferencia está haciendo un grupo de jóvenes libaneses (hombres y mujeres) que abogan por la paz!

Sus edades fluctúan entre los 16 años y los 25 años. Son pobres y están desempleados. En el pasado lucharon, literalmente, unos contra otros en Trípoli, una ciudad libanesa dividida por grupos sectarios. Los suníes del barrio de Bab al-Tabbaneh y los alauíes del barrio de Jabal Mohsen se enfrentaron en reiteradas ocasiones.

Pero a comienzos de 2015, el Gobierno declaró un cese al fuego que puso fin a las series interminables de feroces enfrentamientos y restauró la calma en la ciudad.

En ese momento fue cuando representantes de una organización sin fines de lucro libanesa, que promueve la paz mediante el arte, fueron hasta Trípoli para realizar un tipo diferente de “reclutamiento”: uno en favor de la paz. March (i) congregó a los jóvenes para que fueran parte de ¡una obra de teatro!

El grupo organizó audiciones en las que pudieron participar más de 100 jóvenes de los dos barrios, y 16 de ellos fueron seleccionados: ocho de cada “bando”. La idea era simple: escribir y producir una comedia que se basara en sus vidas, y que fuera interpretada por aquellos que quisieran ser actores y presentada en todo Líbano. El proyecto los juntó e hizo que dejaran de ser actores de la guerra para convertirse en actores de teatro.

Una historia de resiliencia: Desde un viaje en un bote de goma en el mar a nadar en las Olimpíadas de Río

Bassam Sebti's picture


Un frío día en octubre de 2015, Rami Anis, de 24 años de edad, se subió a un bote de goma en el mar Egeo en Turquía. Su destino era Europa, y su meta era tener una vida mejor lejos de la guerra y el sufrimiento.

Al mirar a las personas que lo rodeaban en el bote, se horrorizó. Eran niños, hombres y mujeres. Nunca dejó de pensar que era probable que no lo consiguieran, aun cuando él es un nadador profesional.

“Porque con el mar no puedes jugar”, dijo el refugiado sirio.

Pero el 11 de agosto, en vez de estar preocupado de nadar en el mar, Rami participará en las competencias de natación en las olimpíadas. Él arribó de manera segura a Bélgica después de días de realizar un viaje desgarrador, desde Estambul a Esmirna; y luego de Esmirna a Grecia, antes de emprender una caminata a través de Macedonia, Serbia, Croacia, Hungría, Austria, Alemania y, finalmente, llegar a Bélgica.

Rami competirá en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016, como integrante del equipo olímpico de refugiados —el primero de su tipo— y marchará con la bandera olímpica inmediatamente antes de la nación anfitriona, Brasil, durante la ceremonia de apertura.

Programa de telerrealidad árabe pone a prueba la sensibilidad y la empatía de los participantes

Bassam Sebti's picture



Es el mes del Ramadán y los canales de TV árabes están engalanados con programas que incluyen desde populares telenovelas que se repiten hasta shows de cocina y de concursos, pero hay uno que está en boca de todos.

Al Sadma, o “El choque”, es una versión en árabe del famoso show estadounidense What Would You Do, un programa de telerrealidad de bromas. Pero este no es como muchos otros programas de telerrealidad de mal gusto que aplican el miedo (i) e incluso el terror; (i) se trata de un programa en que se aborda la moralidad y se analiza la sensibilidad de los participantes.

Se necesita una respuesta humanitaria y de largo plazo para la crisis mundial de refugiados

Jim Yong Kim's picture
Denham and his family have been refugees living in this tent for the last four years. © Dominic Chavez/World Bank


Los principales riesgos mundiales no se limitan a las fronteras de un país. Esto queda claro al observar el caso de la actual crisis de refugiados, cuya magnitud no tiene precedentes y que afecta a personas y lugares lejos de donde ocurren las guerras civiles, los conflictos y las situaciones de fragilidad. (i) El voto de los habitantes del Reino Unido en favor de abandonar la Unión Europea mostró, en parte, el alcance de los impactos del desplazamiento forzado y la inestabilidad que este fenómeno provoca.


Pages