Syndicate content

Oriente Medio y Norte de África

Los jóvenes y la consolidación de la paz: una “función de teatro” a la vez

Bassam Sebti's picture

 

Según Aristóteles “los buenos hábitos adquiridos en la juventud marcan la diferencia”, y ¡qué gran diferencia está haciendo un grupo de jóvenes libaneses (hombres y mujeres) que abogan por la paz!

Sus edades fluctúan entre los 16 años y los 25 años. Son pobres y están desempleados. En el pasado lucharon, literalmente, unos contra otros en Trípoli, una ciudad libanesa dividida por grupos sectarios. Los suníes del barrio de Bab al-Tabbaneh y los alauíes del barrio de Jabal Mohsen se enfrentaron en reiteradas ocasiones.

Pero a comienzos de 2015, el Gobierno declaró un cese al fuego que puso fin a las series interminables de feroces enfrentamientos y restauró la calma en la ciudad.

En ese momento fue cuando representantes de una organización sin fines de lucro libanesa, que promueve la paz mediante el arte, fueron hasta Trípoli para realizar un tipo diferente de “reclutamiento”: uno en favor de la paz. March (i) congregó a los jóvenes para que fueran parte de ¡una obra de teatro!

El grupo organizó audiciones en las que pudieron participar más de 100 jóvenes de los dos barrios, y 16 de ellos fueron seleccionados: ocho de cada “bando”. La idea era simple: escribir y producir una comedia que se basara en sus vidas, y que fuera interpretada por aquellos que quisieran ser actores y presentada en todo Líbano. El proyecto los juntó e hizo que dejaran de ser actores de la guerra para convertirse en actores de teatro.

Una historia de resiliencia: Desde un viaje en un bote de goma en el mar a nadar en las Olimpíadas de Río

Bassam Sebti's picture


Un frío día en octubre de 2015, Rami Anis, de 24 años de edad, se subió a un bote de goma en el mar Egeo en Turquía. Su destino era Europa, y su meta era tener una vida mejor lejos de la guerra y el sufrimiento.

Al mirar a las personas que lo rodeaban en el bote, se horrorizó. Eran niños, hombres y mujeres. Nunca dejó de pensar que era probable que no lo consiguieran, aun cuando él es un nadador profesional.

“Porque con el mar no puedes jugar”, dijo el refugiado sirio.

Pero el 11 de agosto, en vez de estar preocupado de nadar en el mar, Rami participará en las competencias de natación en las olimpíadas. Él arribó de manera segura a Bélgica después de días de realizar un viaje desgarrador, desde Estambul a Esmirna; y luego de Esmirna a Grecia, antes de emprender una caminata a través de Macedonia, Serbia, Croacia, Hungría, Austria, Alemania y, finalmente, llegar a Bélgica.

Rami competirá en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016, como integrante del equipo olímpico de refugiados —el primero de su tipo— y marchará con la bandera olímpica inmediatamente antes de la nación anfitriona, Brasil, durante la ceremonia de apertura.

Programa de telerrealidad árabe pone a prueba la sensibilidad y la empatía de los participantes

Bassam Sebti's picture



Es el mes del Ramadán y los canales de TV árabes están engalanados con programas que incluyen desde populares telenovelas que se repiten hasta shows de cocina y de concursos, pero hay uno que está en boca de todos.

Al Sadma, o “El choque”, es una versión en árabe del famoso show estadounidense What Would You Do, un programa de telerrealidad de bromas. Pero este no es como muchos otros programas de telerrealidad de mal gusto que aplican el miedo (i) e incluso el terror; (i) se trata de un programa en que se aborda la moralidad y se analiza la sensibilidad de los participantes.

Se necesita una respuesta humanitaria y de largo plazo para la crisis mundial de refugiados

Jim Yong Kim's picture
Denham and his family have been refugees living in this tent for the last four years. © Dominic Chavez/World Bank


Los principales riesgos mundiales no se limitan a las fronteras de un país. Esto queda claro al observar el caso de la actual crisis de refugiados, cuya magnitud no tiene precedentes y que afecta a personas y lugares lejos de donde ocurren las guerras civiles, los conflictos y las situaciones de fragilidad. (i) El voto de los habitantes del Reino Unido en favor de abandonar la Unión Europea mostró, en parte, el alcance de los impactos del desplazamiento forzado y la inestabilidad que este fenómeno provoca.

Seis cosas acerca del nuevo marco de adquisiciones del Banco Mundial

Ravi Kumar's picture
Estudiantes en el Líbano. Foto: © Dominic Chavez/Banco Mundial.

Estudiantes en las escuelas públicas que no tienen libros de texto al inicio del año escolar. Centros de salud en los pueblos que no cuentan ni siquiera con los medicamentos más básicos. En estos casos, a menudo, se culpa a los procesos de adquisiciones.

Un sistema de adquisiciones eficiente no es solo una buena idea, constituye una herramienta necesaria para que todos los Gobiernos (nacionales y locales) puedan funcionar de manera adecuada y prestar servicios públicos.

¿Podría un medio de subsistencia como la agricultura ayudar a los refugiados a prosperar y no solo a sobrevivir?

Dorte Verner's picture

También disponible en: English

Refugiados sirios y jardines vegetales, foto Dorte Verner/ @BancoMundial
Refugiados sirios y un huerto de hortalizas en el campamento
Zaatari en Jordania. Foto cortesía de Dorte Verner

Numerosas familias sirias han sido desplazadas por la fuerza y se han dispersado por todo Oriente Medio y otros lugares, y muchas de las personas que huyeron de la guerra me cuentan que han perdido amigos, familiares, y la mayor parte de sus pertenencias.

Jasser, un joven sirio de 24 años de edad, y su familia se vieron obligados a huir en 2012 debido a los bombardeos. Él perdió a su madre y su hermana, su casa, su automóvil y su empleo. Antes de escapar de Siria trabajaba en la agricultura, procesando y produciendo frutas y verduras. Jasser y otros desplazados como él tienen dificultades para encontrar empleo (y obtener visas), generar ingresos y educarse. Todos dicen que quieren regresar a casa en un futuro próximo; todos dicen que quieren trabajar y mantener su dignidad.

Las personas desplazadas de Siria aportan habilidades, creatividad y espíritu empresarial a las comunidades de acogida. Algunas con las que hablé en El Cairo abrieron restaurantes y puestos de comida donde venden sabrosos platos sirios como mahshi, kebab, nabulsiyah, y otros. Algunos de estos refugiados tenían un trabajo similar en Siria, pero otros no. Un vendedor de jugo al estilo de Damasco me dijo que vendía zapatos en su país.

Un estilo de vida más saludable para sociedades más sanas y economías más sólidas

Bassam Sebti's picture

Las bocanadas de humo de cigarrillo rodeaban al niño de 18 meses de edad que permanecía de pie junto a sus abuelos que fumaban sin parar en la sala de estar, mientras que una niña de 3 años sacaba una lata de Pepsi Cola del refrigerador en la cocina. Justo al otro lado, en el comedor, un bebé de 7 meses comía un pastel de chocolate cremoso y dulce, mientras que un montón de otros niños jugaban en el patio del frente de la casa y comían una gran cantidad de barras de chocolate, pasteles y papas fritas y bebían refrescos.

No podía creer lo que veía. Como padre, al observar estas conductas me pareció estar viendo que una muerte lenta y diferentes enfermedades perseguirían a estos niños durante el resto de sus vidas.

Siempre había sido así, pero nunca me había dado cuenta hasta que salí de Iraq y me convertí en padre. Crecí en un lugar donde el estilo de vida poco saludable no era un problema importante. Hay muchas otras cuestiones más urgentes que preocupan a las personas allá —y con razón— que lo que comen y beben.

Refugiados sirios: la salud mental en crisis

Omer Karasapan's picture

También disponible en: English | العربية | Français

 kafeinkolik © Shutterstock


La guerra civil siria está ingresando a su sexto año sin una solución a la vista: incluso la tregua de febrero se puede derrumbar a medida que se intensifica la batalla por Aleppo. La cantidad de refugiados y víctimas aumentará, mientras los civiles huyen de la violencia. Debido a los bombardeos aéreos, los carro bombas, la guerra química, (i) la brutalidad sin parangón del grupo Estado Islámico (i) y el constante trauma de los combates urbanos, la guerra de Siria ha causado medio millón de muertos, (i) más de 4 millones de refugiados (i) y alrededor de 7 millones de desplazados dentro del país. (i)

El buen gobierno sienta las bases para acabar con la pobreza y la corrupción

Sri Mulyani Indrawati's picture
Una mujer conversa con la directora gerente y oficial principal de Operaciones, Sri Mulyani Indrawati, en el distrito de Nyabihu en Rwanda. Foto: © Simone D. McCourtie/Banco Mundial


Por primera vez en la historia, la cantidad de personas que viven en extrema pobreza ha bajado a menos del 10 %. El mundo nunca ha tenido metas tan ambiciosas en materia de desarrollo como sucede hoy. Luego de la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático a fines de 2015, la comunidad mundial está ahora evaluando las mejores y más eficaces vías de alcanzar estos hitos. En esta serie de cinco partes, me referiré a lo que el Grupo Banco Mundial está haciendo y lo que estamos planeando realizar en áreas clave que son cruciales para poner fin a la pobreza a más tardar en 2030: buen gobierno, igualdad de género, conflicto y fragilidad, creación de empleos y, por último, prevención y adaptación al cambio climático.

Hace 20 años, el Banco Mundial consideró que la lucha contra la corrupción (i) constituía una parte integral de la reducción de la pobreza, el hambre y las enfermedades. La decisión fue pionera entonces y sigue vigente hoy en día. La corrupción desvía recursos destinados a los pobres para dárselos a los ricos, genera una cultura de sobornos, y distorsiona los gastos públicos, desalentando a los inversionistas extranjeros y obstaculizando el crecimiento económico.

El impacto del precio del petróleo se siente más allá de las fronteras

Donna Barne's picture
Maquinas extractoras de petróleo en Rusia © Gennadiy Kolodkin/World Bank

Dos informes del Banco Mundial publicados recientemente —uno sobre los productos básicos y otro sobre las remesas— ayudan a comprender la dinámica existente hoy en el mundo. A medida que los precios del petróleo bajaban de más de USD 100 (dólares estadounidenses) por barril en junio de 2014 a apenas USD 27 en los últimos meses, el dinero que enviaban a casa las personas que trabajan en el extranjero en los países productores de petróleo también se reducía. Esta caída es una de las principales razones de la disminución en 2015 de las remesas hacia los países en desarrollo, registrándose la tasa de crecimiento más baja desde la crisis financiera de 2008 y 2009.


Pages