Syndicate content

comercio

México: Los trabajadores de las maquilas son víctimas de las crisis por partida doble

Daniel Lederman's picture

Factory worker in Latin America

El mundo está cada vez más interconectado y no hay mejor ejemplo de ello que la frontera entre México y Estados Unidos. Cubierta de fábricas, la división entre los dos países se hace menos clara debido a un acuerdo global de comercio, cadenas internacionales de producción y otros lazos económicos y sociales. En el lado mexicano de la frontera, cerca de 3.000 fábricas importan componentes y materias primas, los trabajadores ensamblan productos y la mayoría de los bienes terminados tiene como destino a Estados Unidos.

La pregunta es: ¿beneficia esto a los trabajadores mexicanos?

África: en busca del milagro económico brasileño

Susana Carrillo's picture

Also available in English

África: en busca del milagro económico brasileño

Durante el último semestre del 2011, la relación entre África y Brasil continuó floreciendo, como parte del “reencuentro” histórico de ambos gigantes en lo comercial, cultural y económico. Más concretamente, los gobiernos africanos pidieron más financiamiento al país carioca para la implementación de proyectos de desarrollo, según indican los datos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES).

Entre los motivos que se perfilan determinantes para el devenir de esta relación, está el hecho de que Brasil se ha asentado como la sexta economía mundial (después de China, Estados Unidos, Francia, Alemania y Japón), y a la vez se ha posicionado como proveedor importante de cooperación Sur-Sur. A este escenario se suman los reajustes en los flujos comerciales que la crisis económica en países del hemisferio norte está provocando.

Brasil y África Sub-Sahariana: socios transatlánticos

Susana Carrillo's picture

Brasil y Africa, nuevos socios

Brasil y África Sub-Sahariana estuvieron unidos una vez por la trata de esclavos y otros lazos comerciales transatlánticos. Más de dos siglos después, como si trataran de paliar ese oscuro episodio, las dos regiones vuelven a mirarse, esta vez para intercambiar conocimiento e impulsar sus economías y el desarrollo de sus países.

Siguiendo las huellas del crecimiento que ha llevado a Brasil a convertirse en un actor clave internacional, los países del África Sub-Sahariana buscan conocimientos sobre exportaciones agrícolas –el clima de ambas regiones es similar-, a la vez que establecer nuevos vínculos comerciales y explorar las inversiones privadas.