Syndicate content

conflicto

Superar la brecha entre las acciones humanitarias y de desarrollo en la respuesta para la hambruna

Franck Bousquet's picture
 UNICEF
Un grupo de personas espera para conseguir agua en un pozo proporcionado por UNICEF en el campamento Muna Dalti para desplazados internos, ubicado en Maiduguri en el estado de Borno (Nigeria), el jueves 2 de marzo de 2017.
Crédito: UNICEF.

La semana pasada representé al Grupo Banco Mundial en una sesión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) (i) sobre la respuesta a la hambruna en Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen. En estos cuatro países, más de 20 millones de personas padecerán hambre o estarán en peligro de ser afectadas por este problema en los próximos seis meses, y se necesitan medidas urgentes para evitar que la situación se agrave aún más.
 
El Consejo de Seguridad podría parecer un lugar poco usual para que esté presente una institución de desarrollo como el Banco Mundial, especialmente cuando se aborda una crisis humanitaria como la hambruna.

¿Papeles, por favor?”: por qué es importante que los refugiados y desplazados a la fuerza puedan probar su identidad

Bronwen Manby's picture
También disponible en: English
Un refugiado llena un formulario en el centro de registros de ACNUR en Trípoli, Líbano.
© Mohamed Azakir/Banco Mundial.

Si lo obligaran a huir para salvarse en medio de bombas que caen o en el momento en que se acerca un huracán, ¿qué llevaría consigo usted, además de sus niños y sus seres queridos? Sería aconsejable que empaque en primer lugar sus documentos de identidad. Los certificados de nacimiento, cédulas nacionales de identidad, pasaportes, permisos de residencia, e incluso una licencia de conducir, son documentos que le permitirán probar quién es usted ante las autoridades del país al cual huye y a las autoridades en su país natal cuando pueda regresar.

El agua y la guerra: la dinámica turbulenta entre el agua y la fragilidad, los conflictos y la violencia

Claudia W. Sadoff's picture
También disponible en: English
Vea la infografía completa aquí. (i)

En los últimos dos años ha llovido muy poco en Somalia. Las consecuencias son trágicas y bien conocidas: pozos secos; ganado muerto; malas cosechas; migración; gran cantidad de personas que necesitan con urgencia asistencia humanitaria. La situación se repite en Yemen, Sudán, Kenya, Etiopía y Nigeria. Sin embargo, la falta de lluvias no es el único problema hídrico que causa estragos. Las inundaciones, las enfermedades transmitidas por el agua y los conflictos transfronterizos por los recursos hídricos pueden causar gran sufrimiento humano y perturbaciones en los sistemas políticos, económicos y ambientales.

Al tiempo que movilizamos rápidamente recursos para enfrentar el hambre, también debemos preguntarnos por qué la crisis hídrica se sigue produciendo. El agua siempre ha sido una fuente de riesgos. Siempre se han producido sequías e inundaciones, y con el cambio climático podemos esperar que estas sean más frecuentes y más graves. Pero las crisis de la magnitud que vemos hoy en los países afectados por la sequía no surgen solo de estos acontecimientos naturales: son producto de nuestro fracaso en la gestión de estos riesgos de larga data. Cuando las instituciones no se preparan, no pronostican o no responden a los riesgos relacionados con el agua, un pozo seco, un brote de cólera o una inundación pueden tener consecuencias mucho mayores en términos humanos, políticos y económicos.

Es un ave... Es un avión... ¡Es un dron comestible de ayuda humanitaria!

Magdalena Mis's picture

También disponible en: English


Los diseñadores de los drones comestibles mediante los cuales se transportan alimentos, agua o medicinas dijeron el lunes que estos podrían en un futuro próximo llegar a ser indispensables en emergencias humanitarias, ya que permitirían repartir suministros para salvar vidas en zonas remotas afectadas por desastres naturales o conflictos.

¿Por qué nos negamos a ver el desarrollo y los avances humanos? Steven Pinker, de Harvard, tiene una explicación

Dani Clark's picture

Steven Pinker, de la Universidad de Harvard, pinta un cuadro esperanzador con datos. Él cree que una revolución humanitaria ha estado en curso durante generaciones. “Nuestra especie tiene una historia de violencia”, señaló el famoso sicólogo y escritor en el Banco Mundial, pero la humanidad es menos violenta de lo que ha sido en el pasado. Estamos viviendo la era más pacífica en toda la historia. Tomando como base su exitoso libro de 2011 “The Better Angels of our Nature: Why Violence Has Declined” (Los mejores ángeles de nuestra naturaleza: Por qué la violencia ha disminuido), Pinker mostró gráfico tras gráfico para probar esa afirmación.

¿Esclavitud avalada por el Estado? Abolida en todas partes. ¿Pena capital? Abolida en casi todos los lugares. En una gran mayoría de los países, ya no hay duelos, deportes sangrientos, tortura judicial, prisión para los deudores o caza de brujas. Y un “datito” muy interesante: la probabilidad de que una persona en Inglaterra sea asesinada en la actualidad es ínfima (1/50) en comparación con la Edad Media.

Gráficos: ¿de dónde provienen los refugiados y dónde son acogidos?

Tariq Khokhar's picture

El nuevo informe "Las víctimas de desplazamiento forzado", dado a conocer hoy, brinda una nueva perspectiva sobre la crisis mundial y la manera en que los organismos humanitarios y de desarrollo pueden trabajar juntos para ayudar a las personas afectadas. El documento se basa en fuentes como el informe ”Tendencias Globales en 2015” publicado por ACNUR, (PDF) en el cual se indica que 9 de cada 10 de los refugiados en el mundo provienen de 20 países, y que 9 de cada 10 son acogidos en alrededor de 40 países.

 

Obstáculos para el desarrollo: ¿qué datos sobre la fragilidad, los conflictos y la violencia están disponibles?

Edie Purdie's picture

Esta publicación forma parte de una serie de blogs (i) relativo a  los objetivos de desarrollo sostenible y los datos de la edición 2016 de los Indicadores del desarrollo mundial .

Más de 500 000 personas fueron víctimas de homicidios intencionales en 2012, mientras que en 2014 hubo más de 100 000 muertos producto de la guerra. Los episodios de este tipo de violencia y conflicto pueden revertir los esfuerzos de desarrollo y desmantelar rápidamente los logros obtenidos durante un largo tiempo, junto con las dimensiones social, física, y de economía política.

Refugiados sirios: la salud mental en crisis

Omer Karasapan's picture

También disponible en: English | العربية | Français

 kafeinkolik © Shutterstock


La guerra civil siria está ingresando a su sexto año sin una solución a la vista: incluso la tregua de febrero se puede derrumbar a medida que se intensifica la batalla por Aleppo. La cantidad de refugiados y víctimas aumentará, mientras los civiles huyen de la violencia. Debido a los bombardeos aéreos, los carro bombas, la guerra química, (i) la brutalidad sin parangón del grupo Estado Islámico (i) y el constante trauma de los combates urbanos, la guerra de Siria ha causado medio millón de muertos, (i) más de 4 millones de refugiados (i) y alrededor de 7 millones de desplazados dentro del país. (i)

Promover las oportunidades de inversión en los mercados frágiles

Joaquim Levy's picture
La expansión de la central termoeléctrica de Azito en Côte d’Ivoire permitirá aumentar el acceso a la electricidad y ayudar a mantener el crecimiento económico del país. © Rebecca Post/IFC.
La expansión de la central termoeléctrica de Azito en Côte d’Ivoire permitirá aumentar el acceso a la electricidad y ayudar a mantener el crecimiento económico del país. © Rebecca Post/IFC.

Se calcula que 1200 millones de personas —casi 1 de cada 5 personas en el mundo— viven hoy en áreas afectadas por conflictos y situaciones de fragilidad. Algunas de ellas han huido de la guerra, mientras que otras han escapado de desastres naturales. Y la mayoría trata de ganarse la vida en entornos muy complejos.

Estos no son números abstractos; se trata de personas reales, con problemas reales. Por lo tanto, necesitamos preguntarnos —tanto en el sector público como en el privado— qué estrategias pueden ayudarlas.

Fragilidad, conflicto y desastres naturales: ¿Un planteamiento único sobre la resiliencia?

Francis Ghesquiere's picture
Un representante de la Unión Europea (EU) evalúa los daños en un edificio de departamentos
en Ucrania. Crédito: UE.

Es una idea simple pero esencial: las guerras y los desastres están vinculados, y los nexos existentes deben ser analizados para mejorar las vidas de millones de personas en todo el mundo.

De manera alarmante, el número total de casos de desastres —y las pérdidas económicas asociadas a estos— continúa aumentando. Esta tendencia ha sido impulsada por el crecimiento de la población, la urbanización y el cambio climático, subiendo los daños económicos de USD 50 000 millones en los años ochenta a entre USD 150 000 millones y USD 200 000 millones anuales en la actualidad. Pero hay otro dato: más de la mitad de las personas que sufren impactos de peligros naturales vive en Estados frágiles o afectados por conflictos.


Pages