Syndicate content

crédito

Datos muestran aumento del crédito interno en países en desarrollo

Buyant Erdene Khaltarkhuu's picture

El acceso a financiamiento, la disponibilidad de crédito y el costo de los servicios son elementos clave en el desarrollo financiero. El crédito financia la producción, el consumo y la formación de capital, lo que a su vez se transforma en actividad económica. La disponibilidad de crédito para los hogares, las empresas privadas y las entidades públicas muestra el crecimiento del sector bancario y financiero en todo el mundo.

En este blog de preguntas y respuestas analizamos las tendencias de los datos sobre el crédito interno compilados en los Indicadores del desarrollo mundial (WDI) 2014, (i) y qué revelan esos datos acerca del cambiante panorama financiero en los países en desarrollo.  
 
P: ¿Qué es “el crédito interno otorgado por el sector financiero"?
R: El crédito interno otorgado por el sector financiero es el crédito que se concede a varios sectores. El sector financiero incluye a las autoridades monetarias, como el banco central (la entidad que controla el suministro de la moneda de un país), bancos de depósitos (bancos comerciales) y otras instituciones financieras. En algunos países, los Gobiernos pueden mantener las reservas internacionales como depósitos en el sistema financiero en lugar de tenerlas en el banco central. Dado que los créditos al gobierno central son una partida neta (créditos al gobierno central, menos depósitos del gobierno central), la cifra puede ser negativa, dando como resultado una cantidad negativa para el crédito interno otorgado por el sector financiero.

Colombia: innovadora respuesta a los desastres naturales

Gloria M. Grandolini's picture

Also available in English


Desastres naturales

Terremotos, tsunamis, huracanes, inundaciones o sequías son lo mismo en todo el mundo, se trate de México, Colombia, Haití o Pakistán, estos son eventos o “desastres” naturales de variada intensidad. Lo que varía son sus efectos y consecuencias. El agua y la tierra convertidos en enemigos mortales de las poblaciones, con altísimo costos en vidas y bienes.

Entre 1970 y 2010, los desastres asociados a fenómenos naturales causaron en el mundo más de 3,3 millones de muertes y 2,3 billones de dólares en pérdidas materiales – un poco más del PIB de Brasil en 2010.