Syndicate content

desastres naturales

Una bola de cristal del Caribe. ¿qué nos puede decir la experiencia de las islas caribeñas acerca de la inversión en resiliencia climática?

Kristalina Georgieva's picture
Un hombre camina entre los escombros en una calle de Roseau en la isla de Dominica después del paso del huracán María. © CEDRICK ISHAM CALVADOS/AFP/Getty Images
Un hombre camina entre los escombros en una calle de Roseau en la isla de Dominica después del paso del huracán María. © CEDRICK ISHAM CALVADOS/AFP/Getty Images

En el Caribe, las personas ya están viviendo el futuro. Es un mundo donde el cambio climático afecta gravemente el crecimiento económico, las decisiones del Gobierno, y las vidas y los empleos de la gente. 

El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) representa una dura advertencia de lo que puede suceder si la temperatura mundial aumenta más de la meta de 1,5 grados centígrados. Si este aumento llegase a 2 grados, veremos sequías e inundaciones mucho peores, calor extremo y a cientos de millones de personas sumidas en la pobreza.

Hoy en día, el cambio climático intensifica la presión en las comunidades y los ecosistemas de todo el mundo, no obstante, los países del Caribe enfrentan desafíos bastante singulares.​

Financiamiento de riesgos de desastres: estar mejor preparados

Ceyla Pazarbasioglu's picture
Community meeting discussing the reconstruction of a village hit by a volcanic eruption, Yogyakarta, Indonesia. © Nugroho Nurdikiawan Sunjoyo/World Bank
Reunión comunitaria para analizar la reconstrucción de una aldea afectada por una erupción volcánica, en Yogyakarta (Indonesia). © Nugroho Nurdikiawan Sunjoyo/Banco Mundial

Durante las últimas dos semanas, el mundo ha seguido atentamente el trágico impacto del tsunami en Sulawesi, un fuerte recordatorio de los riesgos para los que muchas comunidades y países deben estar preparados cada día. La escala de este desastre es evidente y pone de relieve la necesidad de brindar ayuda inmediata a las personas afectadas, de coordinar las acciones internacionales y de invertir constantemente en medidas para aumentar la resiliencia ante desastres naturales con el objeto de proteger la vida de las personas y los medios de subsistencia.
 
Ante la devastación, Indonesia se movilizó rápidamente en una clara demostración de la experiencia del país en medidas de respuesta ante desastres. En un gran número de países, sin embargo, el impacto de los desastres naturales puede ser mucho más devastador. A fin de que las estrategias para gestionar las perturbaciones causadas por el clima y los desastres naturales sean eficaces, se requiere resiliencia, instrumentos de financiamiento de riesgos y la capacidad institucional necesaria para adoptar medidas de respuesta temprana y ejecutar planes de recuperación y reconstrucción.

Invertir en prevención: un nuevo enfoque del Grupo Banco Mundial para enfrentar las crisis

Kristalina Georgieva's picture
© Riyaad Minty/Creative Commons
© Riyaad Minty/Creative Commons

Una frase famosa de Benjamin Franklin reza: “Más vale prevenir que lamentar”. ​ Ese fue su mensaje a los habitantes de Filadelfia acerca de cómo evitar los incendios en las viviendas, en una época en que estos siniestros provocaban daños extensos a la ciudad y su población.

Sus palabras resuenan hoy, cuando enfrentamos crisis mundiales, como desastres naturales, pandemias, conflictos violentos, crisis financieras y otras, que afectan a los países ricos y pobres por igual, y tienen consecuencias duraderas, en particular para las personas más pobres y vulnerables del mundo. Estas crisis pueden causar millones de pérdidas humanas y billones de dólares en daños y pérdida de potencial en todo el mundo.

Trinidad desde el espacio: Usar imágenes satelitales para una mejor gestión urbana

Ana I. Aguilera's picture
Foto aérea de Trinidad, Bolivia. / Banco Mundial.

La primera vez que escuché de Trinidad fue hace 11 meses. A pesar de ser la décima ciudad más grande de Bolivia, confieso que no conocía de ella. El Ministerio de Planificación del Desarrollo (MPD) había encargado al Banco Mundial un estudio sobre ciudades intermedias en Bolivia y en mis primeras investigaciones aprendí que se trataba de una ciudad colonial, fundada en 1686 durante las Misiones Jesuíticas. Similar en su arquitectura y clima a las ciudades surorientales de mi natal Venezuela, por su ubicación y topografía es sumamente vulnerable a inundaciones que afectan a miles de familias y comercios cada año.

Las lluvias de El Niño que se llevaron los caminos del Perú

Irene Portabales González's picture
También disponible en Inglés.

El papel de la infraestructura de transporte durante la emergencia causada por el fenómeno natural.
Ministerio de Defensa del Perú/Flickr
Ministerio de Defensa del Perú/Flickr
Las lluvias que este año han azotado el norte del Perú han sido 10 veces más fuertes que de costumbre. Esto ha llevado al desborde de ríos y a avalanchas de lodo en numerosas áreas del país y, en consecuencia, se ha declarado el estado de emergencia en 10 regiones.

La causa de estas fuertes lluvias es el Niño, un fenómeno natural caracterizado por el calentamiento anormal de la temperatura superficial del mar en el océano Pacífico ecuatorial central y oriental. Este fenómeno dura alrededor de 18 meses, se produce cada 2 a 7 años y explica la alteración de los patrones normales de precipitación y de circulación atmosférica tropical, que dan lugar a eventos climáticos extremos en todo el planeta.

El clima y el riesgo de desastres en el transporte: ¿No hay datos? ¡No hay problema!

Frederico Pedroso's picture
También disponible en: English
                      Foto: Beccacantpark/Flickr

Los profesionales del desarrollo se quejan a menudo de la ausencia de datos de buena calidad en zonas propensas a desastres, lo que limita su capacidad de dar forma a los proyectos mediante modelos cuantitativos y análisis detallados.
 
No obstante, los avances tecnológicos están creando rápidamente nuevos métodos para que los Gobiernos y los organismos de desarrollo superen la escasez de datos. En Belice, el Grupo Banco Mundial se asoció con el Gobierno para desarrollar un enfoque innovador y dar forma a las inversiones en carreteras con capacidad de adaptación al cambio climático mediante la combinación de creatividad, experiencia sobre el terreno y recopilación de datos estratégicos.

En Belice, su infraestructura subdesarrollada, particularmente en el sector del transporte, es una limitación clave para la mitigación del riesgo de desastres y el crecimiento económico. La red vial es particularmente vulnerable debido a la falta de redundancia y a la exposición a peligros naturales (principalmente inundaciones). En ausencia de rutas alternativas, cualquier cierre de caminos relacionado con fenómenos meteorológicos puede cortar el acceso y perturbar gravemente el movimiento económico y social.

“Arreglar” el enfoque sobre la recuperación en casos de desastre

Jo Scheuer's picture
Foto: Danvicphoto, usuario de Flickr.

El vínculo entre la pobreza y los desastres es cada vez más claro: nuevos estudios muestran que los fenómenos meteorológicos extremos empujan a la pobreza a 26 millones de personas cada año. Las fuerzas que impulsan esta tendencia, como el cambio climático, la expansión urbana y el crecimiento demográfico, hacen que las pérdidas anuales superen los USD 500 000 millones, y estas cifras no disminuyen.

Sin embargo, dada la limitación de recursos y tiempo, se suelen descuidar las operaciones de preparación adecuadas para estos eventos que son comunes en los países en desarrollo. Como resultado se obtiene un modelo de recuperación deficiente que pone en peligro el desarrollo sostenible y deja rezagadas a millones de personas altamente vulnerables. (PDF, en inglés)

Es un ave... Es un avión... ¡Es un dron comestible de ayuda humanitaria!

Magdalena Mis's picture

También disponible en: English


Los diseñadores de los drones comestibles mediante los cuales se transportan alimentos, agua o medicinas dijeron el lunes que estos podrían en un futuro próximo llegar a ser indispensables en emergencias humanitarias, ya que permitirían repartir suministros para salvar vidas en zonas remotas afectadas por desastres naturales o conflictos.

¿Algo molesto, apocalíptico, o algo en un punto intermedio? Por qué no debemos relajarnos respecto de las erupciones volcánicas

Alanna Simpson's picture

A house destroyed by a volcanic eruption. Yogyakarta, Indonesia. Project: JRF. © Nugroho Nurdikiawan Sunjoyo/World Bank

Las erupciones volcánicas capturan la imaginación con su impresionante energía, pero ¿por qué no capturan la atención de los responsables de tomar decisiones y los profesionales del desarrollo que trabajan en la creación de comunidades resilientes? Las personas visitan Pompeya, a la sombra del monte Vesubio, y ven cómo una comunidad una vez próspera terminó destruida en minutos debido a una importante erupción, pero eso no resuena en sus vidas cotidianas. Vemos en los medios de comunicación imágenes espectaculares de volcanes en erupción, sin embargo rara vez pensamos lo que significa para las comunidades que viven en zonas donde existen numerosas amenazas volcánicas que pueden ocurrir debido a las erupciones.

Fragilidad, conflicto y desastres naturales: ¿Un planteamiento único sobre la resiliencia?

Francis Ghesquiere's picture
Un representante de la Unión Europea (EU) evalúa los daños en un edificio de departamentos
en Ucrania. Crédito: UE.

Es una idea simple pero esencial: las guerras y los desastres están vinculados, y los nexos existentes deben ser analizados para mejorar las vidas de millones de personas en todo el mundo.

De manera alarmante, el número total de casos de desastres —y las pérdidas económicas asociadas a estos— continúa aumentando. Esta tendencia ha sido impulsada por el crecimiento de la población, la urbanización y el cambio climático, subiendo los daños económicos de USD 50 000 millones en los años ochenta a entre USD 150 000 millones y USD 200 000 millones anuales en la actualidad. Pero hay otro dato: más de la mitad de las personas que sufren impactos de peligros naturales vive en Estados frágiles o afectados por conflictos.


Pages