Syndicate content

Ebola

Invertir en prevención: un nuevo enfoque del Grupo Banco Mundial para enfrentar las crisis

Kristalina Georgieva's picture
© Riyaad Minty/Creative Commons
© Riyaad Minty/Creative Commons

Una frase famosa de Benjamin Franklin reza: “Más vale prevenir que lamentar”. ​ Ese fue su mensaje a los habitantes de Filadelfia acerca de cómo evitar los incendios en las viviendas, en una época en que estos siniestros provocaban daños extensos a la ciudad y su población.

Sus palabras resuenan hoy, cuando enfrentamos crisis mundiales, como desastres naturales, pandemias, conflictos violentos, crisis financieras y otras, que afectan a los países ricos y pobres por igual, y tienen consecuencias duraderas, en particular para las personas más pobres y vulnerables del mundo. Estas crisis pueden causar millones de pérdidas humanas y billones de dólares en daños y pérdida de potencial en todo el mundo.

República Democrática del Congo: una historia sobre el ébola con un final diferente

Jim Yong Kim's picture
© WHO/S.Oka
© Organización Mundial de la Salud (OMS)/S.Oka

El noveno brote de ébola que se declaró el 8 de mayo en la República Democrática del Congo finalizó oficialmente hoy después de transcurrir 77 días y causar 28 muertes. Para las familias de estas 28 víctimas fatales, el anuncio arriba demasiado tarde, ya que un ser querido falleció a causa de una enfermedad que se podría prevenir y tratar. Eso es siempre una tragedia innecesaria.
 
Hoy es también un día para reconocer que hemos dado un paso muy importante para romper el ciclo de pánico y negligencia cuando se producen los brotes. Solo hace dos meses y medio, existía la posibilidad de que se produjese otra pandemia: parecía probable que un brote de ébola en tres provincias remotas, que se propagó de manera rápida a Mbandaka, una ciudad ubicada cerca del río Congo, se extendería velozmente por todo el país o incluso por la región.

Sierra Leona: El impacto del ébola en la educación

Shawn Powers's picture
También disponible en: Inglés
Con la colaboración de Kali Azzi-Huck, Anusha Ramakrishnan y Yinan Zhang.
Retrato de Selina Dougas, quien perdió a su hermana mayor, Hawa Komo, a causa del ébola. La imagen fue tomada en la escuela primaria Cape Community en Freetown, Sierra Leona, el 22 de junio de 2015. Fotografía: © Dominic Chavez/Banco Mundial.


La crisis del ébola que azotó África occidental en 2014‑15 provocó la muerte de más de 11 000 personas, causó alteraciones económicas y sociales en gran escala y dejó decenas de miles de niños huérfanos. En Sierra Leona, las escuelas cerraron durante ocho meses, por lo que se perdió un año de aprendizaje. Con el cierre de las escuelas y la prohibición de las reuniones públicas, los habitantes del país, que habían vivido años de guerra civil, eran conscientes de las dificultades que conllevaría para los jóvenes la pérdida de oportunidades educativas. El Gobierno, en colaboración con los asociados donantes, puso en marcha diversas iniciativas para mitigar estas pérdidas.

Reseña de 2015 en 12 gráficos

Donna Barne's picture

Ahora que hemos llegado al final de 2015, está claro que este fue un año de grandes logros, de tendencias emergentes y nuevos comienzos. Entre otras cosas, el 2015 marcó una caída histórica en la pobreza, un importante acuerdo sobre cambio climático y registramos una baja en la mortalidad materna e infantil.  Dejemos que los datos hablen por sí solos.

1. Tasa de pobreza mundial cae por debajo del 10 %

Se prevé que el porcentaje de la población mundial que vive en pobreza extrema caerá del 37,1 % en 1990 a un mínimo histórico de 9,6 % en 2015. Las nuevas estimaciones indican que 702 millones de personas viven por debajo de la nueva línea de pobreza mundial de USD 1,90 al día, (i) y la mayoría de ellas habita en África al sur del Sahara y Asia meridional. Este logro fue calificado como la “mejor noticia del mundo en la actualidad” por el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, y constituye un avance real en los esfuerzos por poner fin a la pobreza extrema a más tardar en 2030.p>  

De la crisis a la resiliencia: Ayudar a los países a encarrilarse

Joachim von Amsberg's picture

 

Hace apenas dos semanas, los ciudadanos de Sierra Leona celebraron en su país el fin de la transmisión del ébola (i) con aclamaciones y bailes en las calles de Freetown. Es un hito digno de celebración en un país que sufrió cerca de 4000 muertes por el virus mortífero.
 
Noticias como esta de Guinea, Liberia, y Sierra Leona (i) son un recordatorio de cuán importante es no bajar la guardia frente a brotes futuros y seguir apoyando a los países mientras sus economías se recuperan. Tomemos el caso de Bindeh Kamara, de Sierra Leona, una joven de 22 años, madre de cuatro hijos que perdió a su marido a causa del ébola. Sin su ingreso, Bindeh tuvo que esforzarse para pagar la comida, la ropa, y la matrícula escolar de sus hijos.

No hay un planeta B

Paula Caballero's picture
Zanizbar, Tanzania. Photo by Sonu Jani / World Bank

En la Cumbre sobre el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ONU) que se celebra esta semana, los océanos del mundo van a tener toda la atención que merecen desde hace tiempo, pero que no siempre han recibido. Ellos son el tema de interés del Objetivo de Desarrollo Sostenible 14: “Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible”.
 
La inclusión de los océanos por primera vez en el programa internacional de desarrollo ilustra los desafíos ambiciosos y las soluciones integrales que las naciones están adoptando. Con la aceptación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los países están exigiendo un futuro en el cual la gestión de la naturaleza se realice de manera que impulse las economías, mejore el bienestar y proteja vidas, ya sea en la ciudad de Washington o Nairobi, en la tierra o en el mar.

¿Estamos preparados para la próxima epidemia mundial? El público cree que no

Jim Yong Kim's picture
A nurse checks the temperature of a patient at Redemption Hospital in Monrovia, Liberia.  © Dominic Chavez/World Bank


Muchas veces, en los círculos diplomáticos o científicos, el pensamiento convencional es que el público en general no sabe qué le conviene en lo que respecta a la política exterior o al abordaje de las amenazas mundiales. Es demasiado complicado, dicen los expertos; el público no lo entendería. Sin embargo, una nueva encuesta sugiere que muchos integrantes del público entienden muy bien cómo los brotes de enfermedades infecciosas a nivel mundial representan una grave amenaza para sus vidas y para la seguridad económica, y saben qué se debe hacer al respecto.

Ébola: Hasta el momento se han conseguido US$1000 millones para un plan de recuperación en Guinea, Liberia y Sierra Leona

Donna Barne's picture



Ante un brote de ébola (i) que cede pero aún no desaparece, los tres países más afectados ahora deben encontrar formas de reconstruir sus economías y reforzar sus sistemas de salud para intentar prevenir otra crisis de este tipo en el futuro.

Guía sobre transmisiones de eventos de las Reuniones de Primavera 2015

Donna Barne's picture
Banco Mundial en vivo


​La presente primavera en la ciudad de Washington es parte de un año crucial en materia de desarrollo. Miles de funcionarios gubernamentales, periodistas, representantes de la sociedad civil, académicos y ejecutivos empresariales están llegando la semana del 13 de abril para participar en las Reuniones de Primavera del Grupo Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional.

Es uno de los últimos encuentros de este tipo antes de que decidan las prioridades y objetivos del desarrollo mundial para los próximos 15 años y cómo financiarlos. De hecho, el único tema en la agenda del 18 de abril del Comité para el Desarrollo (i) se relaciona con estos objetivos posteriores a 2015 y el financiamiento para el desarrollo.
 

Lo que el ébola enseñó al mundo un año después

Jim Yong Kim's picture
Beatrice Yardolo survived Ebola but lost three children to the disease. © Dominic Chavez/World Bank
Beatrice Yardolo sobrevivió al ébola, pero la enfermedad le arrebató tres hijos.
© Dominic Chavez/Banco Mundial

El 5 de marzo, los médicos liberianos dieron de alta del hospital a la profesora de inglés Beatrice Yardolo, con la esperanza de que fuera su última paciente con ébola. Desafortunadamente, el viernes pasado a otra persona en Liberia se le detectó la enfermedad, que ha causado más de 10 000 muertos en África occidental.
 
Esta mala noticia nos recordó que el mundo debe permanecer atento y que debemos insistir en llegar a cero casos de ébola en todos los lugares. Además, tenemos que apoyar a Guinea, (i) Liberia, (i) y Sierra Leona (i) en sus esfuerzos por reconstruir y mejorar sus sistemas de salud para prevenir una próxima epidemia.


Pages