Syndicate content

especies

Recurrir a los datos ambientales para entender las pérdidas de los bosques y las áreas protegidas

Mahyar Eshragh Tabary's picture

Los recursos ambientales difieren de manera significativa de los recursos financieros, humanos y de capital ya que se agotan. Y, dada la dependencia cada vez mayor de los recursos naturales, este es un tema que los países en desarrollo toman en serio.

¿Qué han hecho los Gobiernos en todo el mundo para cerciorarse de que los recursos naturales estén protegidos?

¿Cómo están asegurándose de que su progreso es sostenible y no solo una ganancia caída del cielo?

Para responder a estas y otras cuestiones relacionadas, volvamos nuestra atención al Little Green Data Book  2014 (pdf), (i) que obtiene información de la sección de medio ambiente de los Indicadores del desarrollo mundial 2014. (i)

La disminución global de la cobertura forestal

Los bosques cubren alrededor de un tercio de la tierra en todo el mundo. Al comienzo del siglo XX, el área forestal de la Tierra era de aproximadamente 50 millones de kilómetros cuadrados. Desde entonces, se ha reducido a unos 40 millones de kilómetros cuadrados. La mayor parte de esta disminución fue causada por la demanda cada vez mayor de productos forestales y de papel, así como también por el uso de la tierra para fines agrícolas.

El 5 de junio es el Día Mundial del Medio Ambiente de las Naciones Unidas, una jornada para fomentar la conciencia y la acción medioambiental en todo el mundo.

Se llama “área forestal” a la tierra que abarca más de 0,005 kilómetros cuadrados con árboles de más de 5 metros de altura y una cubierta arbórea superior al 10 % o con árboles capaces de alcanzar estos umbrales en el sitio. En algunos lugares, el área forestal se ha ampliado levemente, ya sea a través de plantaciones o por procesos naturales. Como resultado, la deforestación anual promedio en el mundo bajó de 0,18 % (1990-2000) a 0,11 % (2000-2011). La mayor concentración de pérdida de bosques se registra en los países en desarrollo, específicamente en América Latina y el Caribe y en África al sur del Sahara.

 
Figure 1.