Syndicate content

género

Subsanar la brecha financiera entre mujeres y hombres

Jim Yong Kim's picture
También disponible en: English | 中文
 



Mao Zedong dijo en una ocasión que “las mujeres sostienen la mitad del cielo”. Si pensamos en nuestras madres, esposas, hijas, hermanas, tías y abuelas, sabemos que esas palabras son ciertas. Pero el impacto y la participación de la mujer en el mundo de los negocios aún no son suficientes en detrimento de todos.

El acceso a financiamiento es una de las principales razones de que esto sea verdad. Las empresas de propiedad de mujeres representan más del 30 % de los negocios formales y registrados en todo el mundo. Sin embargo, el 70 % de las pequeñas y medianas empresas en los países en desarrollo que son propiedad de mujeres son rechazadas por las instituciones financieras o no consiguen el capital que necesitan.

Tenemos que actuar con audacia todos los días para lograr un cambio

Jim Yong Kim's picture



El primer Día de la Mujer se organizó en 1909 para protestar contra las condiciones de trabajo de las mujeres en el sector de la indumentaria en la ciudad de Nueva York. Desde entonces, se ha convertido en un movimiento mundial para promover la igualdad de las mujeres, que se conmemora todos los años en el Día Internacional de la Mujer.

Lo que era un hecho hace más de un siglo lo sigue siendo hoy por hoy: ningún país, organización ni economía puede alcanzar su potencial sin la participación plena e igualitaria de las mujeres y los hombres. Cuando se eliminan las barreras por las cuales se discrimina a las mujeres, no solo se logra crecimiento económico sino que también resultan beneficiados los hombres y niños, las familias, las empresas y comunidades enteras.

Tres conceptos erróneos acerca del rol de las mujeres en la agroindustria que frenan el desarrollo de las empresas

Nathalie Hoffmann's picture

Rechazar ideas erradas sobre las mujeres que son muy comunes en la agroindustria podría ayudar a aumentar las oportunidades de negocios para el sector privado
 
Líderes de todo el mundo se reunieron en el último Foro Económico Mundial en Davos (PDF, en inglés) para analizar algunas de las cuestiones más apremiantes en la actualidad, entre ellas la agricultura y la seguridad alimentaria y una mayor inclusión social. Dado que se espera que la población mundial aumente a más de 9000 millones para 2050 y que la demanda de alimentos suba bruscamente, (PDF, en inglés) es más urgente ahora que en el pasado abordar los problemas en materia de seguridad alimentaria. También es necesario adoptar medidas más estrictas para reducir las disparidades de género, ya que las mujeres no deberían esperar 170 años para superar las brechas existentes. (i)

Igualdad de género: ¿qué muestran los datos en 2016?

Eliana Rubiano-Matulevich's picture

Esta publicación forma parte de una serie de blogs (i) relativo a  los objetivos de desarrollo sostenible y los datos de la edición 2016 de los Indicadores del desarrollo mundial .

 

Las disparidades entre los hombres y las mujeres son menos numerosas y más pequeñas que hace 20 años, pero sigue habiendo brechas cruciales

Hemos observado un avance significativo en la reducción de las disparidades de género en las últimas dos décadas, especialmente en los ámbitos de la educación y la salud. En la mayoría de los países han disminuido las diferencias entre los niños y las niñas en relación con la matrícula y la finalización de la escuela primaria, y en la transición hacia la escuela secundaria. Y tanto las mujeres como los varones tienen una vida más prolongada y saludable. Sin embargo, persisten algunas brechas cruciales: las mujeres tienen un acceso limitado a las oportunidades económicas, y su capacidad de tomar decisiones acerca de sus vidas y actuar en consecuencia —su capacidad de acción y decisión— (i) está restringida en muchos aspectos.

Obstáculos para el logro de la igualdad de género

Estas disparidades se relacionan con normas sociales y prejuicios arraigados que limitan a las mujeres y las niñas y les impiden alcanzar su pleno potencial. En muchas economías, las mujeres enfrentan disposiciones legales que restringen su capacidad de acceso a las oportunidades, las que incluyen el requisito de obtener el permiso de su marido o presentar documentación adicional para abrir una cuenta bancaria a su nombre. La persistencia de la violencia de género es un fenómeno generalizado y esta refleja el desequilibrio de las relaciones de poder en la familia y la sociedad en general. La responsabilidad de las mujeres por el cuidado de familiares y las tareas del hogar, lo que es necesario para la reproducción social, limita el tiempo que pueden pasar en un trabajo remunerado y las pone en desventaja con respecto a los hombres.

“Nadie ayuda... nadie me hace el paro”: Campaña de prevención de la violencia contra las mujeres en el transporte público

Karla Dominguez Gonzalez's picture

También disponible en: English

“Como mujer joven, me siento impotente y expuesta cuando un hombre me acosa en el autobús. Una se siente más vulnerable porque las personas no reaccionan ante la situación. Nadie ayuda... NADIE ME HACE EL PARO”.

La cita anterior corresponde a una niña de 16 años que participó en uno de los grupos de discusión organizados por el Banco Mundial en el marco de un proyecto piloto sobre la prevención de la violencia contra las mujeres y las niñas en el transporte público de la Ciudad de México. Lo que ella y otras mujeres describieron acerca de sus experiencias fue claro: “cuando somos acosadas nadie hace nada”. El nombre de este proyecto piloto “Hazme el paro” refleja esa realidad. Se trata de una expresión coloquial en México que significa “respáldame”. 
 
Póster de la campaña
Póster de la campaña

Cuatro gráficos sobre las diferencias de género que aún quedan por eliminar

Tariq Khokhar's picture

El Grupo Banco Mundial acaba de poner en marcha el nuevo portal de datos sobre género en el que se presentan datos desglosados por sexo y pertinentes al género sobre temas que van desde la educación, la demografía y la salud hasta el empleo, la propiedad de activos y la participación política. Asimismo, acabamos de publicar el Little Data Book on Gender 2016 (i) junto con cuadros en línea (i) que están vinculados a los últimos datos disponibles en los Indicadores del Desarrollo Mundial (i).

Los datos sobre género son una de las partes de nuestro sitio de datos que más visitas recibe, y estos recursos nuevos tornan más fácil que nunca ver las dimensiones del género de nuestros datos. Los tableros por país (i) y por tema (i) permiten contar con una reseña de la distribución y las tendencias de los datos relativos a cuestiones importantes, y los cuadros en línea y el libro constituyen una referencia útil de los datos a los que se accede más comúnmente.

A continuación he seleccionado algunos gráficos del nuevo portal relacionados con los cuatro pilares de la nueva Estrategia de igualdad de género (i) del Grupo Banco Mundial. Estos objetivos se centran en la mejora de las dotaciones humanas, a través de un mejor acceso a la salud, la educación y la protección social; la oferta de más y mejores empleos encarando problemas como las diferencias en materia de habilidades y los mecanismos de atención; la ampliación del acceso de las mujeres a los activos y su control sobre ellos, y el aumento de la participación y el poder de decisión de las mujeres, es decir, su capacidad para hacerse escuchar y ejercer control sobre los principales aspectos de sus propias vidas.
 

Reseña de 2015 en 12 gráficos

Donna Barne's picture

Ahora que hemos llegado al final de 2015, está claro que este fue un año de grandes logros, de tendencias emergentes y nuevos comienzos. Entre otras cosas, el 2015 marcó una caída histórica en la pobreza, un importante acuerdo sobre cambio climático y registramos una baja en la mortalidad materna e infantil.  Dejemos que los datos hablen por sí solos.

1. Tasa de pobreza mundial cae por debajo del 10 %

Se prevé que el porcentaje de la población mundial que vive en pobreza extrema caerá del 37,1 % en 1990 a un mínimo histórico de 9,6 % en 2015. Las nuevas estimaciones indican que 702 millones de personas viven por debajo de la nueva línea de pobreza mundial de USD 1,90 al día, (i) y la mayoría de ellas habita en África al sur del Sahara y Asia meridional. Este logro fue calificado como la “mejor noticia del mundo en la actualidad” por el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, y constituye un avance real en los esfuerzos por poner fin a la pobreza extrema a más tardar en 2030.p>  

La educación como vehículo para poner fin a la violencia contra las mujeres

Isabel Santagostino's picture
Foto: Scott Wallace/Banco Mundial

Las últimas luces del 2015 iluminan los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU (ODM) que incluyen la eliminación de disparidades de género en todos los niveles de educación. Aunque el número de países que han alcanzado la paridad de género en la educación primaria y secundaria entre 2000 y 2015 ha aumentado de 36 a 62, las niñas siguen enfrentando los retos más grandes, sobre todo en el acceso a la educación secundaria.

Las consecuencias negativas por la falta de educación son visibles a lo largo de la vida de una mujer.

Una niña sin educación es menos capaz de tomar decisiones propias sobre planificación familiar. Una niña tiene más probabilidades de tener problemas de salud y trastornos psicológicos, y sus hijos son más propensos a la desnutrición y analfabetismo. La educación es fundamental para el desarrollo de las aspiraciones y capacidades: una niña educada puede manejar mejor sus bienes y sus finanzas, y tiene más probabilidades de tener acceso al crédito.

El liderazgo de las mujeres y el acceso a los puestos de toma de decisión dependen también de su nivel de instrucción.

En el largo plazo, la falta de educación afecta las capacidades futuras de una mujer de buscar y obtener un empleo, y de tener un ingreso. La independencia económica se refleja no sólo en la capacidad que una mujer tiene de disponer de su dinero, ahorrar, adquirir bienes e invertir, sino también en su libertad de decidir librarse de relaciones domesticas abusivas, en particular de situaciones de violencia económica.


Finalmente, sin educación una mujer tiene más probabilidades de integrar la franja de pobreza.
 

Limpiemos las maneras sucias de cocinar

Anita Marangoly George's picture

English

Limpiemos las maneras sucias de cocinar


Realmente – Hagámoslo.

Es un hecho: la contaminación del aire en el interior de las viviendas provocada por cocinar con combustibles sólidos como la madera, el carbón vegetal y mineral, el estiércol y los desechos de cultivos en hogueras y cocinas tradicionales es la cuarta causa de muerte en el mundo, después de las enfermedades cardíacas y pulmonares y la infección respiratoria.

Casi 2900 millones de personas, la mayoría de las cuales son mujeres, aún cocinan con cocinas y combustibles sólidos contaminantes que producen humo y hollín. Esto significa que hay más personas que usan estos artefactos peligrosos que toda la población sumada de India y China.

Esto tiene que cambiar. Y el cambio está ocurriendo, según he oído la semana pasada en los diversos debates que tuvieron lugar en el Foro sobre Maneras Limpias de Cocinar 2015 (i) en Accra, Ghana. Al escuchar al ministro de Petróleo de Ghana y al viceministro de Género y Desarrollo, me doy cuenta de que la ambición de ofrecer cocinas limpias y combustibles más limpios a las familias que más lo necesitan está presente. Pero transformar la ambición en realidad es un desafío. Esto es cierto no solo en Ghana sino en muchas otras partes del mundo.

El apoyo a las emprendedoras es una inversión clave para promover el desarrollo mundial

Jin-Yong Cai's picture
Jacqueline Mavinga, empresaria, República Democrática del Congo. © John McNally / Banco Mundial
Jacqueline Mavinga, empresaria, República Democrática del Congo. © John McNally / Banco Mundial


De niña, Gircilene Gilca de Castro soñaba con montar su propio negocio en Brasil. Cuando lo logró, enfrentó varios problemas para hacerlo despegar. En la época en que su incipiente empresa de servicios alimenticios solo tenía dos empleados y un cliente, se dio cuenta de que necesitaba conocimientos más avanzados sobre cómo hacer crecer un emprendimiento. Para dar ese paso, buscó la educación y las oportunidades de orientación adecuadas,  a la vez que  accedió a nuevas herramientas de negocios y gestión. En 2009, armada por primera vez con una estrategia comercial y una confianza renovada, logró obtener dos préstamos para adquirir equipos nuevos, mejorar las instalaciones y contratar personal.

Así, los ingresos de la empresa de Gircilene aumentaron un 900 % y su equipo de trabajo se amplió a 45 empleados (la mayoría de los cuales son mujeres).


Pages