Syndicate content

hombres

¿Por qué es importante la igualdad de género para el desarrollo?

Carlos Ferreyra's picture

En los últimos 25 años, el avance de las mujeres para tener los mismos derechos que los hombres registró metas siginificativas, sin embargo, todavía hay mucho que hacer, explica la co-directora del Informe sobre el desarrollo mundial 2012: Igualdad de género y desarrollo, Ana L. Revenga.

América Latina: mujeres aún luchan por igualdad en trabajo y el hogar

Ana María Muñoz Boudet's picture

Retrato de mujer joven, Colombia. Photo: Jamie Martin / World Bank

Igualdad es tal vez una de las palabras más importantes de nuestra idioma y cultura –nos ayuda a construir mejores sociedades y el bienestar de futuras generaciones- , pero en América Latina y muchas partes del mundo, tiene significados desiguales para los hombres y las mujeres.

“Oportunidades para todos”, es la máxima que ha guiado las políticas públicas de la región durante las últimas dos décadas. Pero cuando se habla de igualdad de género, la urgencia de este planteamiento es cuestionado por buena parte de quienes hacen política pública.

El Reporte Mundial de Desarrollo 2012 sobre Igualdad de Género y Desarrollo confirma que la igualdad de género no sólo es central para el desarrollo, sino que es un objetivo de desarrollo en sí mismo.

Pensar en la igualdad: Reuniones Anuales del Banco se centran en cuestiones de género y empleo

Julia Ross's picture

Las Reuniones Anuales 2011 del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional comienzan esta semana con una serie de debates, transmisiones por Internet y seminarios planificados en torno a dos cuestiones críticas para el crecimiento económico sostenible: el género y el empleo.

Hay mucho de qué hablar en un mundo donde la mayoría de los trabajadores no remunerados, solo el 15% de los propietarios de tierras y uno de cada cinco legisladores son mujeres.

¿Qué significa para ti la IGUALDAD?

Jim Rosenberg's picture

Es 2011. Los derechos de las mujeres se reconocen hoy en día en todo el mundo. Aumentó el número de niñas que asiste a la escuela, cerrando rápidamente, - y en algunos casos, incluso revirtiendo -, la brecha de género en la educación. Se produjo una fuerte reducción en las tasas de fertilidad. Sin embargo, en todo el mundo, la mayoría de los trabajadores no remunerados son mujeres. Solo el 15% de los propietarios de tierras y uno de cada cinco legisladores en el mundo son mujeres. Uno de cada 10 nacimientos corresponden a madres de entre 15 y 19 años y casi todos ocurren en países en desarrollo. La violencia contra las mujeres sigue siendo generalizada.