Syndicate content

prosperidad compartida

Asumamos seriamente la desigualdad

Mario Negre's picture
Mientras trabajábamos en un nuevo informe emblemático del Grupo Banco Mundial que contiene las estimaciones y tendencias más recientes y precisas en materia de pobreza mundial y prosperidad compartida, quedó claro cuál era el título que queríamos: La pobreza y la prosperidad compartida 2016: Asumir la desigualdad. (i)

Esto porque en nuestras mentes resultó evidente que la desigualdad es cada vez más crucial para alcanzar los objetivos del Grupo Banco Mundial de poner fin a la pobreza (i) y promover la prosperidad compartida. (i) De hecho, nos dimos cuenta de que para poner fin a la pobreza extrema hacia 2030 es fundamental abordar el problema de la desigualdad.

Video para poner fin a la pobreza extrema en 2030 (i)

Poner fin a la pobreza significa cerrar las brechas que existen entre las mujeres y los hombres

Sri Mulyani Indrawati's picture
Una mujer cocina para su familia en un pueblo del Níger. Foto © Stephan Gladieu / Banco Mundial


Por primera vez en la historia, la cantidad de personas que viven en extrema pobreza ha bajado a menos del 10 %. El mundo nunca ha tenido metas tan ambiciosas en materia de desarrollo como sucede hoy. Luego de la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático a fines de 2015, la comunidad mundial está ahora evaluando las mejores y más eficaces vías de alcanzar estos hitos. En esta serie de cinco partes, me referiré a lo que el Grupo Banco Mundial está haciendo y lo que estamos planeando realizar en áreas clave que son cruciales para poner fin a la pobreza a más tardar en 2030: buen gobierno, igualdad de género, conflicto y fragilidad, creación de empleos y, por último, prevención y adaptación al cambio climático.

En 2016, el mundo es un lugar mejor para las mujeres y las niñas que hace una década. Pero no para todas, y definitivamente no en todos los lugares: esto es especialmente cierto en los países más frágiles y más pobres (i) del mundo.

La desigualdad extrema es síntoma de una sociedad fracturada

Sri Mulyani Indrawati's picture
© Curt Carnemark/World Bank


La desigualdad es un problema que enfrentan todos los países, sean estos pobres, ricos, o de situación intermedia. Cierto grado de desigualdad puede ser un subproducto temporal del crecimiento económico cuando no todos avanzan al mismo ritmo y al mismo tiempo. Pero cuando la mayoría de la gente sufre un estancamiento económico y social, la desigualdad representa una verdadera amenaza para el progreso de las personas y de países enteros.

Por esta razón, la desigualdad elevada y persistente no solo es moralmente incorrecta, sino también un síntoma de una sociedad fracturada. Puede conducir a una pobreza generalizada, asfixiar el crecimiento y provocar conflictos sociales. Es por ello también que los objetivos del Banco Mundial no consisten únicamente en poner fin a la pobreza, sino además en promover la prosperidad compartida.

Acabar con la pobreza e impulsar la prosperidad compartida tiene que ver con desarrollar el potencial humano

Ted Chu's picture

© Vikash Kumar

El concepto de frontera me ha fascinado durante toda mi vida. ¿Qué nos ha traído hasta aquí? ¿Qué sigue? Cuando era niño, mi libro favorito era “Ten Thousand Whys” (Los 10 000 porqués), una serie de ciencia popular con todo tipo de preguntas aparentemente triviales como “¿Por qué hay menos estrellas en el cielo en invierno?”

Promover la prosperidad compartida equivale a reducir la desigualdad

Mario Trubiano's picture

En un reciente blog, la directora ejecutiva de Oxfam International, Winnie Byanyima, destacó una cuestión fundamental que todos los que trabajamos en el campo del desarrollo internacional debemos abordar: ¿Cómo podemos reducir los niveles extremos de desigualdad entre los que tienen y los que no tienen en el mundo? El lanzamiento de la campaña “Iguales” de Oxfam toma como base las conclusiones de un estudio acerca de la desigualdad, realizado por la organización, para dar un paso más y ofrecer soluciones en materia de políticas que ayuden a enfrentar este creciente problema.

La empresaria china Yang Lan pregunta cómo ayudar a los que no tienen

Donna Barne's picture

La pobreza puede estar disminuyendo, pero 1000 millones de personas todavía viven en la pobreza extrema. La desigualdad está creciendo en todas partes. ¿Qué está haciendo el Grupo Banco Mundial al respecto?

El presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, y el primer economista del Grupo Banco Mundial, Kaushik Basu, ofrecieron algunas respuestas durante la charla Generar prosperidad compartida en un mundo desigual con la empresaria china de medios de comunicación Yang Lan, que fue transmitida en vivo en el marco de la apertura de las Reuniones Anuales.

Izquierda: Joseph Jeune antes de recibir tratamiento para las infecciones de VIH, sida y tuberculosis en marzo de 2003. Derecha: Joseph Jeune después de recibir el mismo tratamiento en septiembre de 2003. (Foto: David Walton, Partners In Health).

Derribar las barreras para el intercambio del conocimiento

Nena Stoiljkovic's picture

En el desarrollo internacional, el conocimiento es nuestro bien más valioso. El conocimiento correcto aplicado en el momento adecuado podría cambiar las vidas de aproximadamente 1000 millones de personas que ahora viven con menos de US$1,25 al día. Como respuesta a sus circunstancias, el Grupo del Banco Mundial ha establecido dos ambiciosas metas: poner fin a la pobreza extrema a más tardar en 2030 e impulsar la prosperidad compartida para el 40 % más pobre de la población en los países en desarrollo.
 
Para lograr estos objetivos, debemos utilizar todos los activos del Grupo del Banco Mundial: nuestras finanzas; nuestra presencia global y poder de convocatoria y, especialmente, nuestro enorme acervo de conocimientos y experiencia. Si reunimos el mejor conocimiento mundial, lo compartimos rápidamente y ayudamos a los países a que lo apliquen a los problemas locales, podemos empoderar a los pobres para que den forma al futuro de sus países.
 
No todos nuestros conocimientos están en un estante, o son productos digitales y contenidos multimedia. La mayoría está en las mentes de nuestros miles de expertos que trabajan en más de 120 países en todo el mundo.