Syndicate content

publicaciones

Creación de mapas sobre la asistencia otorgada por el Banco Mundial al sector de la educación

Luis Benveniste's picture
También disponible en: Inglés



Todos los años el Banco Mundial genera una gran variedad de información valiosa acerca de los sistemas educativos en todo el mundo, que abarca desde documentos de evaluación inicial de los proyectos e historias de resultados de los mismos a datos y noticias de los países, evaluaciones de impacto y mucho más. Conservar y analizar esta información puede ser una tarea abrumadora, pero ahora es posible tener acceso a dichos datos, usarlos y buscarlos de manera más fácil gracias a la herramienta “Smarter Education Systems”. (i). Esta última permite ver cómo el Banco Mundial ayuda a los países a garantizar el "Aprendizaje para Todos", (i) dándoles asistencia tanto en los ámbitos del financiamiento (préstamos, donaciones y otros mecanismos) como del conocimiento (investigación, documentos y otros trabajos analíticos).

Asumamos seriamente la desigualdad

Mario Negre's picture
Mientras trabajábamos en un nuevo informe emblemático del Grupo Banco Mundial que contiene las estimaciones y tendencias más recientes y precisas en materia de pobreza mundial y prosperidad compartida, quedó claro cuál era el título que queríamos: La pobreza y la prosperidad compartida 2016: Asumir la desigualdad. (i)

Esto porque en nuestras mentes resultó evidente que la desigualdad es cada vez más crucial para alcanzar los objetivos del Grupo Banco Mundial de poner fin a la pobreza (i) y promover la prosperidad compartida. (i) De hecho, nos dimos cuenta de que para poner fin a la pobreza extrema hacia 2030 es fundamental abordar el problema de la desigualdad.

Video para poner fin a la pobreza extrema en 2030 (i)

Desplazamiento forzado: ¿Qué puede aportar la comunidad del desarrollo para ayudar a los desplazados y a las comunidades de acogida?

Varalakshmi Vemuru's picture
También disponible en: Inglés
A diario vemos nuevas imágenes de personas que tratan desesperadamente de escapar de las condiciones en que viven y de sus países a pesar de tener al frente un pronóstico peligroso e implacable. En el mundo, existen diversas situaciones que están contribuyendo a este movimiento de personas sin precedente, e incluyen:
  • El desplazamiento forzado debido a la guerra, el conflicto y la persecución;
  • La migración involuntaria como consecuencia de la pobreza, el deterioro de los medios de subsistencia o los efectos del cambio climático que han destruido y degradado sistemas de mantenimiento de la vida, y/o incluso
  • La migración voluntaria de espíritus indómitos que no han podido aceptar las cosas como están y buscan mejores oportunidades económicas y sociales.

Para entender mejor el desplazamiento forzado, dirigí un equipo del Banco Mundial y ACNUR que publicó el informe titulado en inglés “Forced Displacement and Mixed Migration” (Desplazamiento forzado y migración mixta) sobre el Cuerno de África, una región con una población estimada de 242 millones de habitantes y que abarca ocho países: Djibouti, Eritrea, Etiopía, Kenya, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Uganda. Estas naciones acogen en conjunto a más de 9,5 millones de personas desplazadas, entre ellos más de 6,5 millones de desplazados internos y aproximadamente 3 millones de refugiados.

La migración dentro y fuera del Cuerno de África es impulsada por factores humanos y naturales, tales como el cambio climático, la degradación ambiental y, por supuesto, el conflicto.

El estudio reforzó el carácter regional que tiene el desplazamiento forzoso en el Cuerno de África, con un evidente “efecto secundario" en la región de la violencia y la inseguridad al interior de los países. En Sudán del Sur, por ejemplo, episodios de conflictos violentos han causado un aumento en la cantidad de refugiados en Uganda, Etiopía, Kenya y Sudán.

Igualdad de género: ¿qué muestran los datos en 2016?

Eliana Rubiano-Matulevich's picture

Esta publicación forma parte de una serie de blogs (i) relativo a  los objetivos de desarrollo sostenible y los datos de la edición 2016 de los Indicadores del desarrollo mundial .

 

Las disparidades entre los hombres y las mujeres son menos numerosas y más pequeñas que hace 20 años, pero sigue habiendo brechas cruciales

Hemos observado un avance significativo en la reducción de las disparidades de género en las últimas dos décadas, especialmente en los ámbitos de la educación y la salud. En la mayoría de los países han disminuido las diferencias entre los niños y las niñas en relación con la matrícula y la finalización de la escuela primaria, y en la transición hacia la escuela secundaria. Y tanto las mujeres como los varones tienen una vida más prolongada y saludable. Sin embargo, persisten algunas brechas cruciales: las mujeres tienen un acceso limitado a las oportunidades económicas, y su capacidad de tomar decisiones acerca de sus vidas y actuar en consecuencia —su capacidad de acción y decisión— (i) está restringida en muchos aspectos.

Obstáculos para el logro de la igualdad de género

Estas disparidades se relacionan con normas sociales y prejuicios arraigados que limitan a las mujeres y las niñas y les impiden alcanzar su pleno potencial. En muchas economías, las mujeres enfrentan disposiciones legales que restringen su capacidad de acceso a las oportunidades, las que incluyen el requisito de obtener el permiso de su marido o presentar documentación adicional para abrir una cuenta bancaria a su nombre. La persistencia de la violencia de género es un fenómeno generalizado y esta refleja el desequilibrio de las relaciones de poder en la familia y la sociedad en general. La responsabilidad de las mujeres por el cuidado de familiares y las tareas del hogar, lo que es necesario para la reproducción social, limita el tiempo que pueden pasar en un trabajo remunerado y las pone en desventaja con respecto a los hombres.

Aguas turbulentas: garantizar la pesca sostenible y la salud de los océanos

Randall Brummett's picture

Esta publicación forma parte de una serie de blogs (i) relativo a  los objetivos de desarrollo sostenible y los datos de la edición 2016 de los Indicadores del desarrollo mundial . Chris Sall también contribuyó en este blog.


El pescado es la principal proteína animal para más de 1000 millones de personas. El promedio mundial de consumo de pescado es de alrededor de 20 kilos per cápita al año​. Los recursos marinos son esenciales en materia de seguridad alimentaria para gran parte de la población mundial, y el Objetivo de Desarrollo Sostenible 14 (ODS 14) procura conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos. Hacer el seguimiento de los avances hacia estas metas es primordial, pero plantea retos considerables.

El mundo ahora cultiva más peces que los que captura

Hasta hace poco tiempo, la pesca de captura dominaba el mercado de los productos del mar. Desde los años ochenta ha habido un aumento en la producción acuícola (el cultivo de peces, crustáceos y algas marinas), la que ahora representa más de la mitad de toda la producción de pescados y mariscos. Los países de Asia oriental representan en conjunto más del 90 % de la producción mundial, tanto de la pesca de captura como de la acuicultura.

Proteger la vida en la tierra para proteger a los pobres

Mahyar Eshragh Tabary's picture


Esta publicación forma parte de una serie de blogs (i) relativo a  los objetivos de desarrollo sostenible y los datos de la edición 2016 de los Indicadores del desarrollo mundial.

Los bosques cubren el 30 % de la tierra, pero alrededor de 13 millones de hectáreas desaparecen cada año, pese a los esfuerzos por protegerlos. Entre 1990 y 2015, el mundo perdió más de 129 millones de hectáreas (más del 3 % de su área forestal). A pesar de los esfuerzos por proteger los bosques, los hábitats naturales y la diversidad biológica, los impactos de la actividad humana en el medio ambiente continúan afectando a las comunidades más pobres del mundo, y la deforestación, la desertificación y la pérdida de biodiversidad están planteando grandes desafíos. El Objetivo de Desarrollo Sostenible 15 procura “proteger, restaurar y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, manejar los bosques de manera sostenible, luchar contra la desertificación, y detener e invertir la degradación de las tierras y frenar la pérdida de la diversidad biológica”.

Una historia de muchas ciudades: el seguimiento de la urbanización en el mundo

Chandan Deuskar's picture


Esta publicación forma parte de una serie de blogs (i) relativo a  los objetivos de desarrollo sostenible y los datos de la edición 2016 de los Indicadores del desarrollo mundial . Chris Sall también contribuyó en este blog.

 

Cerca del 60 % de las personas vivirá en áreas urbanas en 2030, según la ONU. Gran parte del aumento de la población urbana entre el presente y 2030, y que se traducirá en 1000 millones de habitantes más, se registrará en Asia y África, regiones que atraviesan por transformaciones que cambiarán de manera permanente sus trayectorias económicas, ambientales, sociales y políticas.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 11 procura garantizar que las ciudades y otros asentamientos humanos sean seguros, inclusivos, resilientes y sostenibles, concentrándose en la vivienda y los barrios de tugurios, el transporte, los procesos de planificación participativa, el patrimonio cultural, el manejo de los desechos, la calidad del aire, la gestión del riesgo de desastres y otras cuestiones.

¿Libros gratuitos o de pago?: el debate en las redes sociales

Carlos Molina's picture

Estudiantes con libros en un curso de educación técnica en Colombia

¿Deben ser gratuitos los libros? ¿Cuán accesible debe ser el conocimiento? Nuestros usuarios de Facebook y Twitter respondieron a esa pregunta con enorme interés en las últimas 48 horas, atizando un debate que es clave para el desarrollo de América Latina y el Caribe y para el Banco Mundial: el libre acceso al conocimiento, la educación de calidad y la creación de oportunidades para todos.

La “conversación”, que aún continúa y acumula cientos de comentarios y ‘likes’ –curiosamente tantos como el número de páginas de un libro mediano- cobró un sentido especial para nuestros usuarios, quienes están parejamente divididos en torno a si el acceso al conocimiento a través de un libro debe ser gratuito o tener un costo que recompense el esfuerzo del autor. Para el Banco Mundial este debate también tiene un significado especial.