Syndicate content

Agriculture and Rural Development

Todos ponemos manos a la obra para garantizar que existan suficientes alimentos en el futuro

Juergen Voegele's picture

Al celebrarse el Día Mundial de la Alimentación, he aquí un dato que da que pensar: demasiados habitantes en el mundo sufren hambre.

Una de cada nueve personas(i) sufre hambre crónica, más de 1000 millones están desnutridas, y 3,1 millones de niños mueren cada año debido (i) al hambre y la malnutrición. Esta es una enorme merma para el desarrollo: cuando las personas padecen hambre y están desnutridas, tienen menos posibilidades de mejorar sus medios de sustento, atender adecuadamente a sus familias, vivir una vida plena y saludable y salir de la pobreza.

El problema se intensificará en el futuro, a medida que la población aumente, que el cambio climático afecte cómo producimos nuestros alimentos y que los recursos naturales que ayudan a alimentar a la población mundial sean exigidos aún más. Si no tenemos suficientes alimentos para la población del planeta en 2014 ¿cómo podremos hacerlo en el futuro, cuando en el mundo haya que mantener y nutrir a 9000 millones de personas en 2050?

Si los precios de los alimentos están bajando, ¿por qué seguimos hablando del tema?

José Cuesta's picture



Algunas buenas noticias
 
La edición de septiembre de 2014 de Alerta sobre precios de los alimentos (i) señala que los precios internacionales de los alimentos han alcanzado su nivel más bajo en cuatro años, y en los últimos cuatro meses, estos descensos han revertido totalmente los aumentos de precios observados entre enero y abril de 2014. Los precios del trigo y el maíz se han desplomado en medio de la mejora constante de las perspectivas de producción y las mayores reservas en los hemisferios norte y sur. Las preocupaciones de hace unos meses en relación con la ajustada demanda de importaciones y las tensiones geopolíticas han disminuido. Ni siquiera el fenómeno en desarrollo de El Niño tendría efectos importantes sobre la producción y los precios dado el estado actual de las cosechas en los principales países productores. Y un artículo reciente en el periódico Financial Times (i) anunció la desaceleración de la inflación del precio de los alimentos tanto en los países ricos como pobres.
 
 
Entonces, ¿por qué seguimos hablando sobre los precios de los alimentos y las crisis alimentarias?

Cinco razones por las que la juventud debería optar por la agricultura

Andy Shuai Liu's picture
 Arne Hoel / World Bank
Al evaluar alternativas de profesiones, muchos jóvenes en el mundo en desarrollo tienden a evitar los trabajos agrícolas. (i) Yo, también, una vez me sentí desencantado con las pequeñas aldeas y los campos de arroz que veía todos los días cuando era niño. Según las creencias tradicionales, la agricultura significa un estilo de vida anticuado y con escasas oportunidades para la juventud. 
 
Pero más tarde aprendí que estaba equivocado. Muchas pruebas nos muestran que la agricultura ofrece a los jóvenes un camino viable para tener éxito y un futuro sostenible. En otras palabras, creo que la juventud puede, y debe, elegir la agricultura. Estas son cinco razones:

No es el “Cómo”; sino el “Por Qué”

Shanta Devarajan's picture
También disponible en: English
 

Casi no pasa una semana sin que escuche la frase: “no es el qué; sino el cómo”.  En el caso de la reforma de los subsidios a la energía en Oriente Medio y Norte de África (MENA), por ejemplo, la discusión no se ha centrado en si se deben reformar los subsidios (todos están de acuerdo en que los subsidios tienen que ser cambiados), sino en cómo se debe realizar tal reforma. Similares son las observaciones respecto a las regulaciones empresarialesla educaciónla agricultura o la salud.  Confieso que yo mismo he escrito cosas parecidas. Y hay numerosas propuestas semejantes en este blog.  

 Se necesitan reformas porque lo que existe en estos momentos es una política o un arreglo institucional que ha llegado a ser contraproducente. Pero antes de sugerir cómo cambiar esta situación, debemos preguntarnos por qué existe en absoluto esa política, por qué ha durado tanto tiempo y por qué no ha sido modificada. Sabemos, que estas políticas no surgieron por accidente, ni tampoco han permanecido porque alguien olvidó cambiarlas. Y es poco probable que sean modificadas solo porque un responsable de formular políticas lea un libro, artículo o una publicación en un blog titulada “Cómo reformar…”.

No es el “Cómo”; sino el “Por Qué”

Shanta Devarajan's picture

Casi no pasa una semana sin que escuche la frase: “no es el qué; sino el cómo”.  En el caso de la reforma de los subsidios a la energía en Oriente Medio y Norte de África (MENA), por ejemplo, la discusión no se ha centrado en si se deben reformar los subsidios (todos están de acuerdo en que los subsidios tienen que ser cambiados), sino en cómo se debe realizar tal reforma. Similares son las observaciones respecto a las regulaciones empresariales, la educación, la agricultura o la salud.  Confieso que yo mismo he escrito cosas  parecidas. Y hay numerosas propuestas semejantes en este blog.  

 Se necesitan reformas porque lo que existe en estos momentos es una política o un arreglo institucional que ha llegado a ser contraproducente. Pero antes de sugerir cómo cambiar esta situación, debemos preguntarnos por qué existe en absoluto esa política, por qué ha durado tanto tiempo y por qué no ha sido modificada. Sabemos, que estas políticas no surgieron por accidente, ni tampoco han permanecido porque alguien olvidó cambiarlas. Y es poco probable que sean modificadas solo porque un responsable de formular políticas lea un libro, artículo o una publicación en un blog titulada “Cómo reformar…”.

El Financiamiento Climático – Lecciones de Vanguardia

Thomas Kerr's picture


El cambio climático presenta riesgos graves y cada vez más palpables en el sistema económico mundial, según una serie de estudios recientes que muestran el impacto que el cambio climático ya está teniendo en los medios de vida y el sector empresarial. Por ejemplo, el clima extremo, que puede ser exacerbada por el cambio climático, ha causado pérdidas económicas de 2,6 mil millones de dólares entre 1980 y 2012.
Hacer frente a estos riesgos constituye un imperativo económico y social. Al mismo tiempo, presenta oportunidades. Las inversiones climáticamente inteligentes, por ejemplo en infraestructuras limpias y eficientes, en la energía limpia, la agricultura resiliente, y los recursos hídricos, ofrecen rentabilidades estables y atractivas para los inversionistas y las comunidades, siempre que las condiciones sean adecuadas.
A finales de agosto estuve en Lima para la Semana del Financiamiento Climático, organizada por el Gobierno peruano, donde encontré muchas razones para ser optimista de que podemos convertir el desafío del cambio climático en una oportunidad económica. Este artículo comparte algunos temas clave que me llevé del evento.

En América Latina, los cascos y las herramientas ya no son sólo para hombres

Maria Margarita Nunez's picture
En el Perú, el 27% de los trabajadores las empresas de mantenimiento de caminos rurales son mujeres
En el Perú, el 27% de los trabajadores las empresas
de mantenimiento de caminos rurales son mujeres.


Cuando maneje por las áreas rurales de Puno en Perú, de Caaguazú en Paraguay o de Granada en Nicaragua, no se sorprenda de ver a mujeres limpiando los caminos de piedras, o usando picos y palas junto a los hombres. De hecho, en los últimos 15 años, el número de mujeres que se han unido a las organizaciones encargadas del mantenimiento rutinario de los caminos en Latinoamérica se ha incrementado de manera significativa y, con esto, sus condiciones de vida han mejorado notablemente.

Cómo las paltas están modificando el estilo de vida de los agricultores peruanos

Maria Margarita Nunez's picture
Plantación reciente de paltas en el distrito Alto Larán, en el Perú.
Plantación de paltas en el distrito Alto Larán, en el Perú.

A cinco horas de viaje en auto hacia el sur de Lima se encuentra la provincia costera de Chincha.  Si uno se dirige hacia las montañas desiertas del interior, típicas de la costa del Perú, se sorprenderá al encontrar allí que la agricultura recubre el valle. Durante siglos, las comunidades locales de estos ásperos terrenos han estado usando el agua de los pequeños arroyos serpenteantes de la zona para plantar maíz, y vivir de los ingresos al venderlo en los mercados de los alrededores. Sin embargo, el fuerte crecimiento de la agricultura industrial de los últimos tiempos les ha dificultado esta práctica, obligando a la mayoría a mudarse a las ciudades cercanas, entre las cuales está Chincha.

Agua potable contra las enfermedades en Haití

Jorge Familiar's picture
El Vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar, visitó la localidad de Simon, en el sur de Haití, para ver de cerca un proyecto que lleva agua potable a las casas de cientos de familias campesinas. 

Gracias a este proyecto, más de 50.000 campesinos haitianos tienen agua en sus casas y pueden dedicar el tiempo que antes invertían en buscar agua (hasta 10 horas a la semana) a otras tarea.
Agua potable contra las enfermedades en Haití

Revista Agroindustria

Mary Porter Peschka's picture

Es una estadística desalentadora para un planeta ya saturado que la población mundial superará los 9000 millones de habitantes en 2050. Eso significa 2000 millones de personas más que se deben alimentar y vestir a diario en medio de una escasez cada vez mayor de tierra, agua y energía y, además, en medio de conflictos debido a la falta de estos recursos.

Para los que trabajan en el sector de la agricultura, los desafíos nunca han sido mayores. Estos abarcan los efectos de desastres climáticos —tales como las sequías en África y Asia— así como los costos cada vez más altos de la energía, el aumento de la cantidad de desechos  y el mayor daño a los ecosistemas en todo el mundo. Las prácticas agrícolas ineficaces, incluidos los cultivos en que se usa escasa tecnología, complican la situación.

Aunque estos problemas pueden parecer insuperables, muchas soluciones de negocios innovadoras —que se presentan en esta publicación— ya están entregando resultados positivos en términos de rentabilidad financiera y desarrollo sostenible. Estos avances en materia de tecnología e ideas no solo maximizan la productividad, sino que también optimizan la entrega de resultados financieros, ambientales y sociales en un panorama mucho más complejo.


Pages