Syndicate content

Educación

Esforzándose por invertir en la gente: el éxito del Perú en la superación de la crisis de retraso del crecimiento infantil

Carlos Ferreyra's picture
También disponible en: English | Français | العربية 


Claudia y Olga tienen motivos para estar orgullosas. Estas dos mujeres, junto con varios padres de su comunidad comenzaron una revolución hace 16 años. Dejaron en claro que el lugar de nacimiento o la situación socioeconómica de un niño no tiene porqué determinar su destino. Todos sus esfuerzos se vieron guiados por un mandato: acabar con la malnutrición crónica y garantizar que los niños afianzaran un buen comienzo de su existencia en los primeros 1000 días de vida.

Y si bien Claudia y Olga habrían dado inicio al movimiento, la eficacia del Perú en la reducción del retraso del crecimiento infantil fue posible gracias a los esfuerzos incansables y estratégicos del Gobierno e innumerables asociados.

En estos momentos, en el mundo hay 155 millones de niños con retraso del crecimiento (baja estatura en relación con la edad), y en consecuencia se ven privados de su derecho a crecer, progresar en la escuela y, en última instancia, ayudar a sus países a alcanzar la prosperidad económica. Empero, en algunas aldeas remotas de las regiones andinas del Perú, cientos de miles de niños están creciendo más en altura y gozando de mejor estado de salud que nunca.

¿Se puede solucionar la falta de diversidad de género en el ámbito de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas abordando el tema del cuidado de los niños?

Rudaba Z. Nasir's picture
Girls attend school. Pakistan. © Caroline Suzman/World Bank
Niñas en la escuela. Pakistán. © Caroline Suzman/Banco Mundial


Durante mi infancia en Pakistán, a menudo me preguntaba por qué se esperaba que los niños se convirtieran en médicos o ingenieros mientras que a las niñas, yo incluida, se las alentaba a dedicarse a la docencia o a la economía doméstica. Por eso, cuando mi prima Sana se convirtió en la primera mujer de mi familia que iniciaba una carrera profesional en el área de ingeniería, se transformó también en mi heroína. Pero unos meses después, mi entusiasmo se desvaneció cuando Sana renunció a su trabajo, durante su primer embarazo. La historia de Sana, sin embargo, no es única. En Pakistán, las mujeres representan menos del 18 % de los profesionales del área de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM). El peso de los roles tradicionales y la falta de acceso a servicios formales de cuidado de los niños a menudo juegan un papel crucial en la decisión de las mujeres de no emprender una carrera en CTIM.           
 
La fuga de cerebros femeninos en el área de CTIM
 
La falta de diversidad de género en el área de CTIM en todo el mundo, no solo en Asia meridional o en África, es objeto de investigación y debate desde hace ya varios años. Muchas empresas de Silicon Valley (i) están tratando de establecer políticas para promover la diversidad de género. Estos esfuerzos a menudo se basan en el reconocimiento de que si las mujeres continúan abandonando el sector, probablemente se agrave (i) la escasez de trabajadores calificados en las áreas tecnológicas.

Un grupo de niños refugiados sirios vuelven a sonreír en Estambul

Qiyang Xu's picture
© Banco Mundial

No hay nada más gratificante que hacer sonreír a un niño o niña. Esto es especialmente cierto cuando los niños han sido víctimas de la guerra.
 
La foto que se volvió viral de Aylan Kurdi, un pequeño sirio de 3 años de edad cuyo cuerpo sin vida fue encontrado en una playa, atrajo nuestra atención. El hecho de que Kurdi no tuviera la oportunidad de escapar a una vida más segura nos animó a actuar. Decidimos ayudar a niños refugiados a adaptarse a las nuevas condiciones de vida que deben enfrentar luego de arribar a un país diferente de su país de origen.
 
Así que nuestro equipo del Fondo de Innovación para la Juventud (YIF) del Banco Mundial se asoció con Small Projects Istanbul (SPI), (i) una organización sin fines de lucro turca, para ayudar a 20 niños sirios a recuperar la alegría en Turquía tras escapar de su país devastado por la guerra.
 
El fondo YIF proporciona una oportunidad a los funcionarios jóvenes del Grupo Banco Mundial de diseñar, implementar y evaluar proyectos de desarrollo en los países clientes, concentrándose en las áreas de la innovación, la eficiencia y el impacto sobre el desarrollo.
 
Nuestra travesía empezó luego de enviar un trabajo a la competencia de propuestas del YIF, que resultó seleccionado. Nuestro proyecto, Programa de Orientación Psicológica, Tutoría y Enseñanza del Idioma Turco, apuntó a apoyar a estos niños a integrarse efectivamente en la sociedad local, desarrollar confianza en sí mismos y tener acceso a educación mientras viven en Turquía.

El director hace la diferencia

Jaime Saavedra's picture
Los directores tienen que lidiar con los desafíos personales y académicos de cientos de estudiantes. (Foto: Sarah Farhat / Banco Mundial)​


Todas las escuelas son distintas. No hablo del edificio, del número de estudiantes, ni del enfoque pedagógico que siguen. Hablo del espíritu de la escuela. Al entrar a un buen colegio, uno a veces ve que todo está bien organizado y limpio. Los estudiantes se ven ocupados, y al mismo tiempo, felices. No necesariamente se observa disciplina estricta, idealmente, uno ve un caos organizado.

Cuando una escuela funciona bien, en gran medida se debe a que existe un buen director. El buen director establece una visión y objetivos para la escuela, y puede hacer de ella un espacio efectivo de desarrollo profesional y personal para los maestros, y un espacio de crecimiento, creatividad y descubrimiento para los alumnos.

Lograr que una escuela funcione bien es una tarea extremadamente compleja. Requiere que el director se constituya en un líder pedagógico de decenas de profesores, observándolos en el aula, monitoreando permanentemente su desempeño con sus alumnos y en su contribución al trabajo institucional. Así podrá el director desplegar las capacidades de su cuerpo docente de manera efectiva y darles apoyo en lo que necesiten. Requiere lidiar con cientos de estudiantes y sus retos personales y académicos; y con los padres de familia de esos estudiantes, que tienen sus propias expectativas sobre la escuela. Además, debe lidiar con los retos burocráticos, administrativos y financieros para hacer funcionar la institución. 

Las repercusiones de la automatización en la educación

Harry A. Patrinos's picture
También disponible en: English | Français
¿Los trabajadores contarán con las aptitudes para manejar la nueva tecnología? La educación puede facilitar este proceso. (Fotografía: Sarah Farhat/Banco Mundial).

La automatización está anunciando una nueva “carrera” entre la educación y la tecnología. Sin embargo, la capacidad de los trabajadores para competir con la automatización se ve limitada por el desempeño deficiente de los sistemas educativos de la mayoría de los países en desarrollo. Esto impedirá que muchos cosechen los cuantiosos beneficios que otorga la escolarización.

La calidad de la escolarización es baja

La calidad de la escolarización no sigue el ritmo de otros avances, lo que en definitiva pone freno al potencial del “capital humano” (las aptitudes, los conocimientos y la capacidad de innovación que acumulan las personas). (i) Mientras los países continúan esforzándose por transmitir a los estudiantes las aptitudes cognitivas básicas —las habilidades elementales que el cerebro utiliza para pensar, leer, aprender, recordar y razonar—, se van presentando nuevas demandas.

La educación de las niñas y el futuro de una nación

Sri Mulyani Indrawati's picture
Estudiantes en Berastagi, provincia de Sumatra Septentrional (Indonesia). © Axel Drainville vía Creative Commons.
Estudiantes en Berastagi, provincia de Sumatra Septentrional (Indonesia). © Axel Drainville vía Creative Commons.

En 1978, ambas comenzamos la escuela secundaria en Semarang, la ciudad donde vivíamos en ese entonces. El establecimiento está ubicado en una arteria principal en el centro de la ciudad, en un bonito edificio de estilo colonial holandés. La solidez de esa arquitectura encaja con la reputación que tenía nuestra escuela en aquella época: una institución encabezada por un director apasionado por su trabajo, que promovía la disciplina y el aprendizaje eficaz.

En nuestra escuela, todos los niños y las niñas teníamos las mismas oportunidades de aprender y progresar en los estudios. Esto es algo por lo que había luchado Raden Ajeng Kartini, heroína nacional y pionera de la defensa de los derechos de las mujeres y las niñas en Indonesia. La escuela contaba con todo el equipamiento necesario: laboratorios de química, física, biología y lenguas extranjeras. Fuimos afortunadas ya que tuvimos la oportunidad de recibir educación de calidad en una de las mejores escuelas públicas de Semarang y con prestigio a nivel provincial y nacional.

Tarea pendiente: maestros que inspiren

Jaime Saavedra's picture
Jaime, con profesores que dedican sus vidas a la educación de alumnos con necesidades especiales en el Colegio de la Corporación Municipal del Campo Transitorio de Dharabi (Mumbai, India). (Photo: Marcela Gutierrez Bernal / World Bank)

El miércoles pasado se lanzó el Informe sobre el desarrollo mundial 2018: Aprender para hacer realidad la promesa de la educación. El mundo enfrenta una crisis de aprendizaje. En muchos países del mundo en desarrollo, los aprendizajes son insuficientes, las oportunidades de aprendizaje son desiguales, y el progreso es todavía muy lento. ¿Qué se necesita? Que los estudiantes lleguen a la escuela habiendo tenido una nutrición y un estímulo adecuado durante los primeros años de vida; escuelas bien administradas que generen un entorno conducente al aprendizaje; insumos adecuados para que esas escuelas operen de manera efectiva; y, lo más importante, maestros motivados y bien preparados.

Y es que hoy, en el siglo XXI, con la revolución de las comunicaciones y la tecnología, el elemento esencial para lograr un aprendizaje efectivo en el aula sigue siendo el maestro. Como se discute en el informe, la tecnología puede facilitar el proceso de aprendizaje, ayudando, por ejemplo, a que en el aula estudiantes con distintos niveles de competencia tengan el estímulo que necesitan para avanzar. Pero esto simplemente complementa a un maestro que debe de saber utilizar la tecnología. 

El futuro de las ocupaciones y las habilidades: ¿Un escenario brillante o sombrío para los trabajadores de baja calificación?

Rita Almeida's picture



Existe un creciente temor a que la automatización y otros avances tecnológicos lleven a la pérdida de empleo de trabajadores de baja calificación en países en desarrollo y al aumento de la desigualdad. Cada nueva ola de cambio tecnológico se ha enfrentado con predicciones sombrías. Los más críticos argumentan que el cambio tecnológico actual se produce a un ritmo sin precedentes y tendrá impactos más dramáticos en el futuro del trabajo ya que las nuevas tecnologías (incluyendo robots e inteligencia artificial) están reemplazando trabajadores más educados y tareas cognitivas y analíticas en mayor medida. Al mismo tiempo, muchos economistas sostienen que la adopción de nuevas tecnologías aumentará significativamente la productividad de las empresas e incrementará el empleo, al menos en el mediano plazo y bajo ciertas condiciones de política. El impacto de la adopción de tecnología sobre el nivel de empleo y sobre las habilidades requeridas para desempeñar cada ocupación es, en definitiva, una pregunta empírica.

Crisis del aprendizaje: Nueve gráficos del Informe sobre el desarrollo mundial 2018

Tariq Khokhar's picture

El aprendizaje está en crisis. La calidad y cantidad en términos educativos varían considerablemente dentro de los países y de un país a otro. Cientos de millones de niños crecen sin contar siquiera con las habilidades más básicas en todo el mundo.
 
En el Informe sobre el desarrollo mundial se recurre a disciplinas tan variadas como la economía y la neurociencia para analizar esta cuestión y se sugieren mejoras que los países pueden implementar. Usted puede consultar los mensajes principales, el panorama general o descargar el informe completo aquí [PDF en inglés]. A modo de anticipo, extraje algunos gráficos e ideas que me parecieron muy interesantes mientras lo leía.

Con cada año adicional de escolarización, los ingresos aumentan entre un 8 % y un 10 %

 

En el informe se presentan varios argumentos a favor del valor de la educación. ¿Cuál es, para mí, el más claro? El que dice que la educación es una herramienta poderosa para aumentar los ingresos. Con cada año adicional de escolarización, los ingresos de una persona aumentan entre un 8 % y un 10 %, especialmente en el caso de las mujeres. Esto no se debe únicamente a que más personas capacitadas y mejor conectadas reciben más educación: en “experimentos naturales” realizados en una variedad de países —como Estados Unidos, Filipinas, Honduras, Indonesia y Reino Unido— se prueba que la escolarización realmente contribuye al aumento de los ingresos. Un mayor nivel de educación también se asocia a una vida más larga y más sana, y genera beneficios a largo plazo para las personas y para la sociedad en su conjunto.

Tres ingredientes para sostener una reforma educativa

Jaime Saavedra's picture
 
"Para que se lleve a cabo el aprendizaje y los valores sean cultivados en las aulas, los maestros y directores deben tener una mentalidad de excelencia", dice Jaime Saavedra
"Para que se lleve a cabo el aprendizaje y los valores sean cultivados en las aulas, los maestros y directores deben tener una mentalidad de excelencia", dice Jaime Saavedra, director senior de la Práctica Global de Educación del Banco Mundial. (Foto: Banco Mundial)


En casi todo el mundo en desarrollo, la inversión en educación se ha traducido en un aumento acelerado de la cobertura educativa. Pero en la mayor parte de los casos, esta inversión no ha tenido todavía un impacto importante en los aprendizajes. Más que una crisis de escolaridad, hoy en día enfrentamos una crisis de aprendizajes. A pesar de las notorias mejoras en países como Vietnam, Colombia o Perú, millones de niños salen de la escuela cada día sin saber leer un párrafo o hacer una resta simple de dos dígitos.


Pages