Syndicate content

Educación

Tarea pendiente: maestros que inspiren

Jaime Saavedra's picture
Jaime, con profesores que dedican sus vidas a la educación de alumnos con necesidades especiales en el Colegio de la Corporación Municipal del Campo Transitorio de Dharabi (Mumbai, India). (Photo: Marcela Gutierrez Bernal / World Bank)

El miércoles pasado se lanzó el Informe sobre el desarrollo mundial 2018: Aprender para hacer realidad la promesa de la educación. El mundo enfrenta una crisis de aprendizaje. En muchos países del mundo en desarrollo, los aprendizajes son insuficientes, las oportunidades de aprendizaje son desiguales, y el progreso es todavía muy lento. ¿Qué se necesita? Que los estudiantes lleguen a la escuela habiendo tenido una nutrición y un estímulo adecuado durante los primeros años de vida; escuelas bien administradas que generen un entorno conducente al aprendizaje; insumos adecuados para que esas escuelas operen de manera efectiva; y, lo más importante, maestros motivados y bien preparados.

Y es que hoy, en el siglo XXI, con la revolución de las comunicaciones y la tecnología, el elemento esencial para lograr un aprendizaje efectivo en el aula sigue siendo el maestro. Como se discute en el informe, la tecnología puede facilitar el proceso de aprendizaje, ayudando, por ejemplo, a que en el aula estudiantes con distintos niveles de competencia tengan el estímulo que necesitan para avanzar. Pero esto simplemente complementa a un maestro que debe de saber utilizar la tecnología. 

El futuro de las ocupaciones y las habilidades: ¿Un escenario brillante o sombrío para los trabajadores de baja calificación?

Rita Almeida's picture



Existe un creciente temor a que la automatización y otros avances tecnológicos lleven a la pérdida de empleo de trabajadores de baja calificación en países en desarrollo y al aumento de la desigualdad. Cada nueva ola de cambio tecnológico se ha enfrentado con predicciones sombrías. Los más críticos argumentan que el cambio tecnológico actual se produce a un ritmo sin precedentes y tendrá impactos más dramáticos en el futuro del trabajo ya que las nuevas tecnologías (incluyendo robots e inteligencia artificial) están reemplazando trabajadores más educados y tareas cognitivas y analíticas en mayor medida. Al mismo tiempo, muchos economistas sostienen que la adopción de nuevas tecnologías aumentará significativamente la productividad de las empresas e incrementará el empleo, al menos en el mediano plazo y bajo ciertas condiciones de política. El impacto de la adopción de tecnología sobre el nivel de empleo y sobre las habilidades requeridas para desempeñar cada ocupación es, en definitiva, una pregunta empírica.

Crisis del aprendizaje: Nueve gráficos del Informe sobre el desarrollo mundial 2018

Tariq Khokhar's picture

El aprendizaje está en crisis. La calidad y cantidad en términos educativos varían considerablemente dentro de los países y de un país a otro. Cientos de millones de niños crecen sin contar siquiera con las habilidades más básicas en todo el mundo.
 
En el Informe sobre el desarrollo mundial se recurre a disciplinas tan variadas como la economía y la neurociencia para analizar esta cuestión y se sugieren mejoras que los países pueden implementar. Usted puede consultar los mensajes principales, el panorama general o descargar el informe completo aquí [PDF en inglés]. A modo de anticipo, extraje algunos gráficos e ideas que me parecieron muy interesantes mientras lo leía.

Con cada año adicional de escolarización, los ingresos aumentan entre un 8 % y un 10 %

 

En el informe se presentan varios argumentos a favor del valor de la educación. ¿Cuál es, para mí, el más claro? El que dice que la educación es una herramienta poderosa para aumentar los ingresos. Con cada año adicional de escolarización, los ingresos de una persona aumentan entre un 8 % y un 10 %, especialmente en el caso de las mujeres. Esto no se debe únicamente a que más personas capacitadas y mejor conectadas reciben más educación: en “experimentos naturales” realizados en una variedad de países —como Estados Unidos, Filipinas, Honduras, Indonesia y Reino Unido— se prueba que la escolarización realmente contribuye al aumento de los ingresos. Un mayor nivel de educación también se asocia a una vida más larga y más sana, y genera beneficios a largo plazo para las personas y para la sociedad en su conjunto.

Tres ingredientes para sostener una reforma educativa

Jaime Saavedra's picture
 
"Para que se lleve a cabo el aprendizaje y los valores sean cultivados en las aulas, los maestros y directores deben tener una mentalidad de excelencia", dice Jaime Saavedra
"Para que se lleve a cabo el aprendizaje y los valores sean cultivados en las aulas, los maestros y directores deben tener una mentalidad de excelencia", dice Jaime Saavedra, director senior de la Práctica Global de Educación del Banco Mundial. (Foto: Banco Mundial)


En casi todo el mundo en desarrollo, la inversión en educación se ha traducido en un aumento acelerado de la cobertura educativa. Pero en la mayor parte de los casos, esta inversión no ha tenido todavía un impacto importante en los aprendizajes. Más que una crisis de escolaridad, hoy en día enfrentamos una crisis de aprendizajes. A pesar de las notorias mejoras en países como Vietnam, Colombia o Perú, millones de niños salen de la escuela cada día sin saber leer un párrafo o hacer una resta simple de dos dígitos.

Ganador del concurso de blogs #LACfeaturegraph: En América Latina, la educación no está cerrando la brecha de ingresos

Joaquín Muñoz's picture

Nota del Editor: En mayo, el equipo del desarrollo de estadísticas de LAC lanzó el concurso de blogs de #LACfeaturegraph, donde se pidió a los participantes que utilizaran datos de pobreza, desigualdad o bienestar del LAC Equity Lab para elaborar un análisis propio y vincularlo a una visualización gráfica. Recibimos numerosas propuestas de blogs y después de cuidadosamente leer cada entrada, hemos escogido al ganador. Este es el blog de Joaquín Muñoz de Chile.​

La educación hace tiempo ha sido considerada fundamental para el desarrollo de un país. Es un derecho universal, uno de los ocho objetivos de desarrollo del milenio, uno de los diecisiete objetivos de desarrollo sostenible, y un elemento crítico para la reducción de la pobreza. Así, gobiernos y promotores del desarrollo han renovado sus esfuerzos continuamente para asegurar acceso a educación primaria y secundaria.

En América Latina y el Caribe, una región que enfrenta altos niveles de desigualdad, los programas educativos han sido diseñados y financiados con el objetivo de garantizar oportunidades equitativas al acceso escolar. Por ejemplo, mientras que en 1990 la tasa de inscripción escolar a nivel primario era de 89,9 por ciento, en el 2010 alcanzó el 94,2 por ciento. Durante el mismo periodo, el índice de alfabetización también progresó, aumentando del 87,5 al 92,6 por ciento (El Banco Mundial, 2017). Aunque la dificultad de lograr acceso universal a la educación es abrumadora, los números muestran que la región está bien encaminada.

Sin embargo, la figura muestra que, aunque ha habido un aumento significativo en los años de educación entre el 2004 y el 2014 en la región, el 60 por ciento más rico y el 40 por ciento más pobre han tenido un aumento desigual en sus ingresos. Si bien ambos grupos recientemente reciben más años de educación que antes, los datos sugieren que el 60 por ciento más rico, que ya tenían en promedio más años de estudios, experimentaron un mayor aumento en la mediana del ingreso per cápita diario que el 40 por ciento más pobre. Lo anterior es consistente con otros estudios que sugieren que los retornos de la educación difieren a lo largo de la distribución de ingresos (Harmon, Oosterbeek and Walker, 2000).

Fuente: Gráfica del autor utilizando datos del LAC Equity Lab - SEDLAC (CEDLAS y el Banco Mundial).

Finlandia: ¿un milagro en materia de educación?

Cristian Aedo's picture
También disponible en: English | العربية | Français
El sistema educativo finlandés se caracteriza por proporcionar igualdad de oportunidades para todos.
Sin embargo, según los últimos resultados del estudio PISA, al parecer la situación socioeconómica
de los estudiantes también es importante en Finlandia. (Foto: Z. Mrdja/Banco Mundial).

El éxito de Finlandia en el estudio PISA (i) ―un estudio mundial sobre las competencias de los estudiantes de 15 años en matemáticas, ciencias y lectura que realiza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)― sorprendió a los finlandeses. En 2006, Finlandia fue el país con mejor desempeño. Pese a que los resultados han bajado, el país aún ocupa los primeros lugares.
 
Finlandia es un ejemplo de un país que no ha seguido los principios de las reformas educativas mundiales. No existen pruebas estandarizadas ni inspecciones a las escuelas, pero el sistema educativo se apoya en una rendición de cuentas “inteligente”. Esto significa que, si bien existen estándares de calidad nacionales para el aprendizaje y la enseñanza en la forma de planes de estudios básicos y leyes y reglamentos nacionales, no hay clasificaciones de las escuelas basadas en resultados de pruebas. Sin embargo, las escuelas y los proveedores de educación se someten a autoevaluaciones y estas se realizan de manera periódica.
 
La política educativa finlandesa valora más la calidad que el control y la competencia. Se confía en las escuelas, los maestros y las autoridades locales, y existe consenso político sobre los objetivos educacionales establecidos de común acuerdo.

La respuesta del Líbano a cómo dar acogida a 200 000 estudiantes refugiados en su sistema educativo

Noah Yarrow's picture
También disponible en: English 
Foto: Dominic Chavez/Banco Mundial.

El Día Mundial de los Refugiados se conmemora una vez al año, pero los temas que aborda representan una preocupación cotidiana para el Líbano. Este país, que alberga el mayor número de refugiados per cápita en el mundo, ofrece algunas lecciones importantes. El Líbano casi duplicó el tamaño de su sistema nacional de educación pública en cinco años en respuesta a la crisis de los refugiados, algo que ningún país ha hecho antes. Los grandes aumentos en la educación primaria, observados, en particular, en los países africanos en la última década y media, rara vez representaron más de un 50 % de aumento en la población total de las escuelas públicas, ya que se centraron en los primeros seis años de escuela. La población total en las escuelas públicas del Líbano aumentó en casi 100 %.
 
Para lograr esto, el país integró a los refugiados sirios en las escuelas públicas usando el plan nacional de estudios, y lo hizo de la siguiente manera:​

¿Cómo pueden los maestros fomentar (o impedir) el desarrollo de habilidades socioemocionales en sus estudiantes?

Paula Villaseñor's picture
También disponible en: English
Las habilidades socioemocionales son el nuevo tópico de moda en educación. Los efectos que tienen estas habilidades en las trayectorias académicas y de vida de los estudiantes han cautivado la atención de gobiernos, ministros de educación, legisladores, expertos en educación, psicólogos (i), economistas (i), organismos internacionales (i), entre otros.  El objetivo es claro, pero la manera de alcanzarlo no tanto. Gran parte de la literatura se enfoca en el impacto de las habilidades socioemocionales en diversos resultados, mientras que sólo una fracción aborda los mecanismos específicos a través de los cuales los maestros pueden estimular el desarrollo socioemocional de sus estudiantes.
 


¿Por qué son tan importantes las habilidades socioemocionales? (¡para el aprendizaje y la vida!)
Las habilidades socioemocionales, también conocidas como habilidades no cognitivas, representan el conjunto de conductas, actitudes y rasgos de personalidad que ayudan a los individuos a “entender y manejar las emociones, establecer y alcanzar metas positivas, sentir y mostrar empatía por los demás, establecer y mantener relaciones positivas y tomar decisiones responsables (i)”. En otras palabras, “determinan la manera en que las personas hacen las cosas”. Algunos ejemplos de estas habilidades son la determinación, el auto control, el auto manejo, la comunicación efectiva, el comportamiento pro-social, entre otras.

¿Los buenos directores de escuela nacen o se hacen?

David Evans's picture
Esta página en: English | Portuguese | العربية 

Los buenos directores de escuela pueden ser un factor determinante

“En general, se piensa que los buenos directores son la clave del éxito de las escuelas”. Es lo que sostienen Branch, Hanushek y Rivkin en su estudio sobre la incidencia de los directores de escuela en el aprendizaje de los alumnos. (PDF, en inglés) ¿Pero cómo puede medirse esta relación? Utilizando una base de datos de Texas (Estados Unidos), los autores aplicaron el enfoque del valor agregado (i) que normalmente se utiliza para medir el desempeño de los docentes. Controlaron las variables de información básica sobre los estudiantes (como el género, la etnia y un indicador de pobreza), así como los puntajes obtenidos en los exámenes del año anterior. A continuación se preguntaron: ¿qué sucede con el aprendizaje de los estudiantes cuando una escuela cambia de director? Así, concluyeron que cuando la calidad de los directores aumentaba 1 desviación estándar, el aprendizaje de los alumnos mejoraba 0,11 desviaciones estándar. Incluso después de algunos ajustes adicionales, sus estimaciones más conservadoras muestran que “el aumento de 1 desviación estándar en la calidad de los directores se traduce en alrededor de 0,05 desviaciones estándar en beneficios de aprendizaje promedio para los alumnos, lo que equivale aproximadamente a dos meses de aprendizaje adicional”.
Otro aspecto importante: mientras que la mejora de la eficacia de los docentes incide en el desempeño promedio de todos sus alumnos, la mejora de la eficacia de un director afecta el desempeño promedio de toda la escuela. Por lo tanto, los beneficios potenciales son elevados.

Una lección en la importancia de las universidades privadas

Philippe H. Le Houérou's picture


BOGOTÁ, Colombia. Recientemente, durante una visita a Colombia tuve una experiencia extraordinaria en este país que está poniendo fin a cinco décadas de conflicto. Pasé un par de horas en una sala de clases de una universidad escuchando a estudiantes con grandes objetivos, a graduados que iniciaron negocios exitosos y a representantes de grandes empresas que están contratando a cientos de egresados de esta universidad.


Pages