Syndicate content

Educación

Concurso de fotos: ¿Qué cosa que ves cada día desearías cambiar?

Mario Trubiano's picture

Donde sea que vivas, cada día observas y experimentas cosas que te hacen pensar, molestan o inspiran y que desearías que fueran diferentes, o que te dieran esperanza. En vez de pasar de largo, ignorar o fingir que no hay un problema, queremos que tomes una foto y la compartas para ayudar a crear conciencia sobre los desafíos existentes en el lugar donde resides.

Hoy el Banco Mundial se dirige a ti —en tu calidad de ciudadano del mundo— para que le pongas un rostro a los problemas aparentemente insuperables que enfrentas, como el acceso al agua potable, la corrupción, las cocinas no contaminantes, el saneamiento, la desigualdad de género, o cualquier otro desafío real que encara tu comunidad. Estamos lanzando el concurso #Cadadíaveo (#EachDayISee) en Instagram, con el fin de compartir fotos del mundo que nos rodea y así llamar la atención sobre la gran cantidad de problemas económicos y sociales que afrontan las comunidades en todo el planeta.

#Cadadíaveo (#EachDayISee) - Concurso fotográfico en Instagram

Voces de Haití

Isabelle Schaefer's picture
Cinco años después de un devastador terremoto, que azotó la capital de Haití y los pueblos cercanos el 12 de enero de 2010, causando la muerte de 230 000 personas, el país continúa el proceso de reconstrucción y el pueblo haitiano muestra signos de resiliencia a pesar de la incertidumbre política actual. Casi todos tienen una historia que contar.
 

Nosotros, los niños, también podemos ayudar a otros niños

Mateo Fernandez's picture
También diponible en: English

Hola, mi nombre es Mateo. Tengo 9 años. Cada noche mi mamá me lee un cuento. Muchas veces me relata una historia sobre algunos niños que tienen suerte y que nacieron ricos, y otros no. Ella siempre me recuerda que yo estoy entre los afortunados. Mi mamá colabora con un programa llamado Keluarga Harapan, que les enseña a las madres menos favorecidas a educar a sus niños. Estas trabajan muy duro, porque quieren que sus hijos tengan un futuro mejor que ellas.

Los jóvenes pueden ser agentes de cambio para frenar la corrupción en América Latina

Ledda Macera's picture
En el mundo del desarrollo, se ve a menudo a los niños como víctimas impotentes de la pobreza, del hambre y de la desigualdad social, pero las investigaciones sugieren que con frecuencia los jóvenes pueden ser fuerzas poderosas para producir cambios. Desde la prevención de enfermedades y mejores hábitos higiénicos, la información que se les entrega a los niños en la escuela —y a través de las redes sociales y de otros medios— muchas veces se transfiere después a los padres, a los hogares e incluso a las comunidades, alentando con ello un cambio positivo desde la base. ¡Y, afortunadamente, parece que los expertos del desarrollo se están “contagiando”!
 
 © Curt Carnemark / Banco Mundial
Una alumna de escuela primaria en Mexico. Foto: © Curt Carnemark / Banco Mundial

La tecnología y los teléfonos móviles ayudan a que todas las personas cuenten

Donna Barne's picture

Patients and a nurse in a Cambodia hospital. © Chhor Sokunthea/World Bank
Contar con un documento de identidad es parte de la vida en una sociedad moderna y la clave para tener acceso a servicios públicos, cuentas bancarias y empleos. ¿Pero cómo deberían los países en desarrollo que tienen bajos presupuestos dedicarse a construir un sistema nacional de registro de los nacimientos y las muertes y que incluya las identidades de todas las personas?
 
Un panel integrado por representantes de Ghana, (i) la República de Moldova (i) y Canadá (i) abordó esa pregunta y los problemas relacionados durante el evento Hacer que todos cuenten: Identificación única para combatir la pobreza, realizado el viernes pasado en el marco de las Reuniones Anuales 2014 del Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Este fue transmitido en vivo en árabe, inglés, francés y español y moderado por la presidenta y directora de la Fundación de las Naciones Unidas, Kathy Calvin. 

Empleo juvenil: Una estrategia acertada para poner fin a la pobreza en el mundo

Arup Banerji's picture



Durante el pasado año, la comunidad del desarrollo ha dado mucha atención al logro de dos hitos mundiales en 2030: poner fin a la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida. El Grupo Banco Mundial y la International Youth Foundation, junto con muchos de nuestros asociados públicos, privados y filantrópicos, han reconocido que para alcanzar tales ambiciosas metas en el mundo debe haber un crecimiento económico inclusivo y con base amplia, que se centre directamente en la juventud y en los empleos. Aquí exponemos por qué pensamos que seguir esta estrategia es una prioridad tan urgente.  

No es el “Cómo”; sino el “Por Qué”

Shanta Devarajan's picture
También disponible en: English
 

Casi no pasa una semana sin que escuche la frase: “no es el qué; sino el cómo”.  En el caso de la reforma de los subsidios a la energía en Oriente Medio y Norte de África (MENA), por ejemplo, la discusión no se ha centrado en si se deben reformar los subsidios (todos están de acuerdo en que los subsidios tienen que ser cambiados), sino en cómo se debe realizar tal reforma. Similares son las observaciones respecto a las regulaciones empresarialesla educaciónla agricultura o la salud.  Confieso que yo mismo he escrito cosas parecidas. Y hay numerosas propuestas semejantes en este blog.  

 Se necesitan reformas porque lo que existe en estos momentos es una política o un arreglo institucional que ha llegado a ser contraproducente. Pero antes de sugerir cómo cambiar esta situación, debemos preguntarnos por qué existe en absoluto esa política, por qué ha durado tanto tiempo y por qué no ha sido modificada. Sabemos, que estas políticas no surgieron por accidente, ni tampoco han permanecido porque alguien olvidó cambiarlas. Y es poco probable que sean modificadas solo porque un responsable de formular políticas lea un libro, artículo o una publicación en un blog titulada “Cómo reformar…”.

No es el “Cómo”; sino el “Por Qué”

Shanta Devarajan's picture

Casi no pasa una semana sin que escuche la frase: “no es el qué; sino el cómo”.  En el caso de la reforma de los subsidios a la energía en Oriente Medio y Norte de África (MENA), por ejemplo, la discusión no se ha centrado en si se deben reformar los subsidios (todos están de acuerdo en que los subsidios tienen que ser cambiados), sino en cómo se debe realizar tal reforma. Similares son las observaciones respecto a las regulaciones empresariales, la educación, la agricultura o la salud.  Confieso que yo mismo he escrito cosas  parecidas. Y hay numerosas propuestas semejantes en este blog.  

 Se necesitan reformas porque lo que existe en estos momentos es una política o un arreglo institucional que ha llegado a ser contraproducente. Pero antes de sugerir cómo cambiar esta situación, debemos preguntarnos por qué existe en absoluto esa política, por qué ha durado tanto tiempo y por qué no ha sido modificada. Sabemos, que estas políticas no surgieron por accidente, ni tampoco han permanecido porque alguien olvidó cambiarlas. Y es poco probable que sean modificadas solo porque un responsable de formular políticas lea un libro, artículo o una publicación en un blog titulada “Cómo reformar…”.

Qué aprendí de Sal Khan

Jim Yong Kim's picture

Hace poco tuve una gran conversación con Sal Khan, (i) el fundador de la Academia Khan, para conocer su trabajo, el cual ha revolucionado el campo de la educación. He admirado desde hace mucho tiempo su plataforma gratuita de enseñanza en línea y su estilo y métodos de aprendizaje innovadores. Nuestra charla me hizo pensar acerca de muchas otras cuestiones que enfrenta hoy en día la educación.

Comparto aquí tres ideas que se derivaron de nuestra conversación:

Analizar más en detalle las tendencias y diferencias por región de los datos sobre la juventud

Hiroko Maeda's picture

El 12 de agosto se celebró por decimoquinta vez el Día Internacional de la Juventud, lo que me llevó a pensar sobrequé tipo de datos tenemos sobre los jóvenes. La Organización de las Naciones Unidas define a la juventud (i) como la población de entre 15 años y 24 años.
 
Se trata de un grupo que se encuentra en una etapa de transición entre la infancia y la adultez. Dado que este periodo (entre los 15 y 24 años) afecta a la vida adulta de manera más directa que la niñez, los datos relacionados con los jóvenes pueden ayudar a comprender cómo podemos abordar mejor las oportunidades y desafíos futuros de este segmento de la población

"Las posibilidades potenciales de cualquier niño son lo más fascinante y estimulante de todo lo creado."
– Ray Wilbur, educador estadounidense



​¿Dónde están las mayores concentraciones de población juvenil?
 

En 2013, las personas que nacieron entre 1989 y 1998 eran 1200 millones, lo que representaba el 17 % del total de los habitantes del planeta. Aunque la población mundial sigue aumentando, la población juvenil se ha reducido gradualmente después de alcanzar su nivel máximo en 2010. En los países de ingreso alto, este segmento disminuyó en 6 millones entre 2010 y 2013, como reflejo de la tendencia al envejecimiento de los habitantes en dichas naciones.


Pages