Syndicate content

Medio ambiente

Recurrir a los datos ambientales para entender las pérdidas de los bosques y las áreas protegidas

Mahyar Eshragh Tabary's picture

Los recursos ambientales difieren de manera significativa de los recursos financieros, humanos y de capital ya que se agotan. Y, dada la dependencia cada vez mayor de los recursos naturales, este es un tema que los países en desarrollo toman en serio.

¿Qué han hecho los Gobiernos en todo el mundo para cerciorarse de que los recursos naturales estén protegidos?

¿Cómo están asegurándose de que su progreso es sostenible y no solo una ganancia caída del cielo?

Para responder a estas y otras cuestiones relacionadas, volvamos nuestra atención al Little Green Data Book  2014 (pdf), (i) que obtiene información de la sección de medio ambiente de los Indicadores del desarrollo mundial 2014. (i)

La disminución global de la cobertura forestal

Los bosques cubren alrededor de un tercio de la tierra en todo el mundo. Al comienzo del siglo XX, el área forestal de la Tierra era de aproximadamente 50 millones de kilómetros cuadrados. Desde entonces, se ha reducido a unos 40 millones de kilómetros cuadrados. La mayor parte de esta disminución fue causada por la demanda cada vez mayor de productos forestales y de papel, así como también por el uso de la tierra para fines agrícolas.

El 5 de junio es el Día Mundial del Medio Ambiente de las Naciones Unidas, una jornada para fomentar la conciencia y la acción medioambiental en todo el mundo.

Se llama “área forestal” a la tierra que abarca más de 0,005 kilómetros cuadrados con árboles de más de 5 metros de altura y una cubierta arbórea superior al 10 % o con árboles capaces de alcanzar estos umbrales en el sitio. En algunos lugares, el área forestal se ha ampliado levemente, ya sea a través de plantaciones o por procesos naturales. Como resultado, la deforestación anual promedio en el mundo bajó de 0,18 % (1990-2000) a 0,11 % (2000-2011). La mayor concentración de pérdida de bosques se registra en los países en desarrollo, específicamente en América Latina y el Caribe y en África al sur del Sahara.

 
Figure 1.

“Sin alimentos no habrá paz”

José Cuesta's picture
Pérdida y desperdicio global de alimentos por región  a. Porcentaje de pérdida total

Se ha hablado mucho sobre los disturbios por la falta de alimentos ocurridos en 2007 luego de las alzas en los precios mundiales de los alimentos. El interés generado por estos hechos está completamente justificado dado que hubo  muertos y lesionados. Además, es muy probable que en el futuro cercano ocurran más sucesos de esta naturaleza, si los precios de los alimentos siguen siendo tan elevados e inestables en el mundo. No se puede esperar que estos desórdenes dejen de pasar cuando se vive en un entorno en que las condiciones meteorológicas son cada vez más impredecibles, en que los Gobiernos para enfrentar las dificultades y presiones  toman fácilmente medidas de políticas comerciales inducidas por el pánico y en que continúan sucediendo desastres humanitarios relacionados con los alimentos.

En la actualidad, las crisis causadas por los precios de los alimentos han provocado una y otra vez una gran inestabilidad sociopolítica de carácter espontáneo, por lo general en las ciudades. Sin embargo, no todos los episodios violentos han surgido repentinamente y se sabe, por ejemplo, que la creciente competencia a largo plazo por la tierra y el agua también genera conflictos. Cuando se suman la pobreza y las disparidades generalizadas, las reivindicaciones básicas y la falta de redes de protección social adecuadas, el resultado es una combinación donde la inseguridad alimentaria y el conflicto estarán estrechamente relacionados. Ciertamente, la lista de estos tipos de eventos violentos es muy extensa y la última edición de mayo de Alerta sobre precios de los alimentos muestra ejemplos ocurridos en Argentina, Camerún, Pakistán, Somalia, Sudán y Túnez.

Midiendo lo que es importante: reconociendo el rol de la naturaleza en una economía global

Russ Mittermeier's picture

"Contabilidad" puede que no sea una palabra que nos acelere el pulso. ¿Pero, si le dijera que un nuevo tipo de contabilidad —llamada contabilidad del capital natural — podría revolucionar la forma en la que las naciones del mundo evalúan y valoran sus economías?
 
Actualmente, el producto interno bruto (PIB) es el más utilizado indicador del estado económico de un país. Pero mientras que éste número le pone un valor a todos los bienes y servicios producidos por esa economía, no toma en cuenta su "capital natural" — los ecosistemas y los servicios que prestan, desde la absorción del carbono a la regulación de agua dulce, hasta la polinización.

Ideas audaces propuestas por países pioneros: Salvar el clima un árbol a la vez

Ellysar Baroudy's picture

 

“Esta reunión va a ser diferente. Será un momento crucial para pasar del elevado debate teórico sobre políticas a la acción real sobre el terreno que permita salvar los pulmones verdes de nuestro planeta y el clima mundial”. Eso pensé la semana pasada, cuando entré a una sala de conferencias en Bruselas, Bélgica, que estaba repleta con  unas 80 personas de todo el mundo. Estas se habían reunido para conocer propuestas de alto nivel de seis países en desarrollo pioneros sobre grandes y audaces planes para proteger los bosques en vastas zonas de sus territorios.

Chile, la República Democrática del Congo (RDC)GhanaMéxicoNepal y la República del Congo asistieron a la novena reunión (i) del Fondo del Carbono perteneciente al Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF, por sus siglas en inglés) (i) con el fin de convencer a 11 participantes del sector público y privado del fondo de que elijan sus propuestas. Las ideas seleccionadas son parte de un pequeño grupo de pruebas piloto destinadas a demostrar cómo puede funcionar el mecanismo de reducción de las emisiones debidas a la deforestación y la degradación forestal (REDD+).

Diésel: Impactos en las emisiones, la salud y el clima

Sameer Akbar's picture
También disponible en: English
 



Mientras jugaba a las adivinanzas con mi hijo de 9 años el fin de semana, él me sorprendió cuando dio como una pista para el diésel la palabra “humo negro”. Cuando yo tenía su edad, probablemente hubiera dicho autobús o camión.

La palabra “diésel” deriva del inventor Rudolph Diesel, quien desarrolló un motor de alta resistencia en Alemania a fines del siglo XIX. El combustible diésel es cualquier combustible que se usa en motores diésel. La combustión del combustible diésel genera la energía para mover vehículos pesados, tales como autobuses y camiones. También da lugar a las emisiones de partículas finas, a menudo bajo la forma de humo negro, junto con una serie de otros compuestos químicos.

¿Quieres unirte al movimiento para poner fin a la pobreza? ¡Actúa!

Michelle Pabalan's picture

Actúa contra la pobreza extrema

Recuerda cuando eras un niño y alguien te preguntaba: “¿qué quieres ser cuando grande?”.  ¿Qué decías? ¿Has cumplido tus sueños?
 
La mayoría de nosotros aspira a vivir la vida con plenitud, desarrollar nuestros talentos, hacer una diferencia en el mundo.  A veces nos sentimos perdidos en el gran esquema de las cosas. Pero como el presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim, puntualiza: los movimientos para cambiar el mundo que han sido más exitosos comenzaron con un pequeño grupo de personas con ideas afines. Pensemos, por ejemplo, en los movimientos para encontrar un tratamiento para el sida, promover los derechos humanos o garantizar la igualdad de género.

Una pregunta: ¿Cuál es su número favorito?

Mehreen Arshad Sheikh's picture

My Favorite NumberSabemos que los números son muy útiles. Dependemos de ellos para analizar las tendencias de la economía mundial pero también para contar calorías, crear contraseñas, manejar horarios y seguir de cerca nuestros gastos. Los números le dan un orden a nuestras vidas caóticas. Y eso significa que los podemos usar para reflexionar, aprender y redescubrirnos.
 
Hemos lanzado una nueva serie en YouTube llamada “Mi número favorito”, a través de la cual mostramos cómo un solo número nos puede entregar una visión única sobre el desarrollo mundial y la humanidad. Un número puede tener un impacto profundo en las vidas de las personas.

Los océanos necesitan coaliciones de trabajo

Rachel Kyte's picture
Los océanos nos necesitan

​¿Qué pasa con los océanos? En los eventos a favor de los mares parece que están participando más personas de diversos sectores. No importa si ellas representan a Gobiernos, empresas pesqueras, fundaciones privadas o grupos conservacionistas, todas están unidas por una sola causa: la necesidad de tomar medidas serias e inmediatas.

¿Pueden los animales carnívoros impulsar la educación y la agricultura y combatir el cambio climático?

Julian Lee's picture

Lion in Kenya. Curt Carnemark/World BankPuede parecer una pregunta tonta. Y por supuesto no estoy proponiendo que llenemos las escuelas con osos y leones, que probablemente mantendrían alejados a los estudiantes. Tampoco estoy sugiriendo que salvar a los leones resolverá la falta de suministros en la educación en los países en desarrollo. Más bien, quiero señalar algunos puntos generales de los nexos entre las diferentes partes de los ecosistemas, que a menudo tienen una indirecta pero subestimada influencia en el desarrollo humano.

La transformación y fragmentación del hábitat, el agotamiento de las presas y la caza han reducido en muchas partes del mundo el espacio vital de lobos, leones, osos, tigres, nutrias marinas y otros grandes carnívoros a menos de la mitad de su distribución original. Cuando sus números caen en picada, no solo perdemos especies emblemáticas. Los ecosistemas también dejan de tener grupos clave que se alimentan de carnívoros y herbívoros más pequeños. Cuando una menor cantidad de  animales es devorada en la cadena alimentaria, los ecosistemas cambian, y esos cambios también nos afectan a los seres humanos. Un artículo (i) reciente de la revista Science arroja luz sobre el tema, y sus lecciones son importantes para el desarrollo.


Pages