Syndicate content

Género

Ser parte de la generación que pone fin a la mutilación genital femenina

Sandie Okoro's picture
© UNFPA
© UNFPA

La mutilación/ablación genital femenina es una realidad cotidiana para millones de niñas y mujeres en todo el mundo. Ya no me sorprende cuando una mujer me confía que ha sido “cortada”, o me cuenta sobre las consecuencias con las que tiene que vivir. Hace poco, tuve el privilegio de reunirme con sobrevivientes de esta práctica que son también activistas, y están luchando para eliminarla en el curso de una generación. Esto me recordó que una persona puede marcar la diferencia en la eliminación de la mutilación/ablación genital femenina.

Con ocasión del Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, el 6 de febrero, apoyamos el movimiento #EndFGM (Fin a la mutilación genital femenina), encabezado por una sobreviviente, y que cobra ímpetu y fuerza en todo el mundo.

La mutilación/ablación genital femenina, conocida como “corte”, es una forma de violencia que afecta al menos 200 millones de niñas y mujeres por todo el mundo. Alrededor de 6000 mujeres y niñas son víctimas de mutilación genital a diario, padeciendo consecuencias prolongadas e irreversibles durante toda su vida.

La práctica se relaciona estrechamente con el fin de la pobreza extrema; las niñas que la sufren tienen mayores probabilidades de ser obligadas a casarse a temprana edad y de ser pobres y permanecer pobres, y menos probabilidades de tener acceso a educación. Más allá de los datos y las estadísticas, investigadores han indicado que la mutilación genital femenina priva a las mujeres de tener una buena salud sexual y psicológica.

Los podcast y las redes sociales, vías para prevenir la violencia de pareja en los campamentos de refugiados somalíes en Etiopía

Anne Bennett's picture
Cette page en : English
Vista aérea del campamento de refugiados de Dollo Ado en Etiopía, donde según estimaciones viven 212 000 personas que han sido desplazadas como consecuencia de la guerra y la sequía.
© Samuel Tewolde.

El 30 % de las mujeres (i) en el mundo ha sufrido violencia física o sexual cometida por su pareja durante su vida. El predominio de la violencia contra la pareja es probablemente mayor durante las crisis humanitarias, (i) cuando las mujeres y las niñas, los hombres y los niños, son más vulnerables a la violencia en la familia y la comunidad, y en las situaciones de desplazamiento. De hecho, un creciente acervo de pruebas (i) indica que la violencia de pareja es la forma más común de violencia en situaciones humanitarias, pero que suele recibir menos atención que la violencia sexual infligida por terceros durante conflictos o crisis humanitarias.

La evidencia (i) apunta a una serie de factores que contribuyen al aumento de la violencia, en particular dentro de la familia, entre ellos el trauma del desplazamiento, la perturbación de las normas de género, las tensiones adicionales debido a la pérdida de medios de subsistencia y el aislamiento de los sistemas de apoyo comunitario y familiar. En análisis recientes de dichos datos (i) se señala que son escasas las pruebas sobre las intervenciones eficaces para prevenir la violencia de pareja en el contexto humanitario y se enfatiza la necesidad de desarrollar y evaluar intervenciones de este tipo para estos entornos.

17 cursos sobre ciudades y desarrollo urbano disponibles en línea, y en español

Ana I. Aguilera's picture
ISTOCK

Gracias a Internet y los avances tecnológicos de la última década, hoy en día es posible estudiar en las universidades más prestigiosas del mundo a una fracción del costo o incluso de manera gratuita. El auge de los MOOCs (cursos masivos abiertos en línea, por sus siglas en inglés) en años recientes ha sido notorio, atrayendo a muchos que antes solo podían optar por el sistema de formación presencial, hasta el punto de llegar a competir por una buena parte del mercado en el sector educativo profesional.

Para muchos latinoamericanos, especialmente aquellos dedicados a la gestión pública, estudiar en las mejores universidades del mundo solía ser un sueño inalcanzable, pero ahora es posible. Si bien los temas y cursos de formación son cada vez más diversos y asequibles, la mayoría son en inglés y existe poco contenido disponible en español.

Para atender esta problemática, en los últimos años diversas instituciones y bancos de desarrollo multilaterales han liderado esfuerzos para crear y hacer disponible este tipo de contenidos y cursos en línea a funcionarios públicos, académicos, estudiantes, ONGs y el público general. A través de alianzas con el Instituto Tecnológico de Monterrey, la Universidad de Los Andes en Colombia y otras de las universidades más prestigiosas de la región, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y CAF ofrecen una gran variedad de cursos en línea para ampliar la formación de profesionales en el campo del desarrollo sostenible de ciudades, disponibles a través de plataformas como EdX y Coursera.

Para transformar la extensión agropecuaria, demos participación a los jóvenes

Hope Mpata's picture
​© Neil Palmer/CIAT  ​
© Neil Palmer/CIAT

Durante la semana de Extensión Agropecuaria de África, celebrada hace poco en Durban, se escuchó repetidamente una frase: "En África la demanda de alimentos está aumentando y se espera que se duplique para 2050". Es por esto que vemos oportunidades de crecimiento continuo y de empleo en la cadena de valor de la agricultura y es también el motivo por el cual la extensión agropecuaria (o la capacitación) resulta más importante que nunca.

10 cosas que aprendí del BRT Metrobus La Matanza

Santiago Ezequiel Arias's picture
¿Cuáles son los desafíos de construir una infraestructura de transporte un área urbana deteriorada, insegura, con alta congestión y bajo nivel de servicio?
Metrobus La Matanza. La obra de transporte que le mejora la vida a 240.000 usuarios en una de las áreas más deteriordas y de peor accesibiliad del Área Metropolitana de Buenos Aires.

De eso se ha tratado el proyecto de BRT (por siglas en inglés de Bus Rapid Transit), en La Matanza, uno de los municipios más pobres y con peor accesibilidad del área metropolitana de Buenos Aires. Hoy la obra, llamada localmente Metrobus La Matanza, está terminada y en pleno funcionamiento. Un sistema de transporte moderno ordena el tránsito de autos, camiones y buses (colectivos). Son 12 km de vías totalmente renovados, con carriles exclusivos, iluminación y 16 estaciones nuevas, con semáforos y cruces peatonales. La obra del Metrobus le mejoró la vida a 240.000 personas que diariamente usan el servicio, reduciendo un 33% el tiempo de viaje en el corredor, y también a los automóviles particulares que viajan más seguros y con menos congestión.

Fueron cuatro años de trabajo con varios desafíos y por ello quiero compartir las 10 cosas que aprendí durante la implementación de uno de los proyectos de transporte urbano más importantes del Banco Mundial en Argentina:

¿Se puede solucionar la falta de diversidad de género en el ámbito de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas abordando el tema del cuidado de los niños?

Rudaba Z. Nasir's picture
Girls attend school. Pakistan. © Caroline Suzman/World Bank
Niñas en la escuela. Pakistán. © Caroline Suzman/Banco Mundial


Durante mi infancia en Pakistán, a menudo me preguntaba por qué se esperaba que los niños se convirtieran en médicos o ingenieros mientras que a las niñas, yo incluida, se las alentaba a dedicarse a la docencia o a la economía doméstica. Por eso, cuando mi prima Sana se convirtió en la primera mujer de mi familia que iniciaba una carrera profesional en el área de ingeniería, se transformó también en mi heroína. Pero unos meses después, mi entusiasmo se desvaneció cuando Sana renunció a su trabajo, durante su primer embarazo. La historia de Sana, sin embargo, no es única. En Pakistán, las mujeres representan menos del 18 % de los profesionales del área de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM). El peso de los roles tradicionales y la falta de acceso a servicios formales de cuidado de los niños a menudo juegan un papel crucial en la decisión de las mujeres de no emprender una carrera en CTIM.           
 
La fuga de cerebros femeninos en el área de CTIM
 
La falta de diversidad de género en el área de CTIM en todo el mundo, no solo en Asia meridional o en África, es objeto de investigación y debate desde hace ya varios años. Muchas empresas de Silicon Valley (i) están tratando de establecer políticas para promover la diversidad de género. Estos esfuerzos a menudo se basan en el reconocimiento de que si las mujeres continúan abandonando el sector, probablemente se agrave (i) la escasez de trabajadores calificados en las áreas tecnológicas.

Lograr proyectos exitosos de prevención de la violencia de género en pequeñas comunidades rurales

Geordan Shannon's picture

Líderes comunitarios discuten sistemas de prevención de la violencia en la comunidad de San Juan de Floresta in Loreto, Perú. Foto: G Shannon, DB Peru

Las comunidades del bajo Napo con las que estamos trabajando en el marco del inminente proyecto para la Prevención de la Violencia de Género en la Región Amazónica del Perú (en adelante, el Proyecto GAP, por su sigla en inglés) están pasando por un proceso de transición a la modernidad en el que el mayor acceso al transporte, las telecomunicaciones y los medios de información ha significado una transformación de la vida comunitaria. Esto ha coincidido con la creciente preocupación frente a la violencia de género: cifras recientes del distrito de Mazán, una localidad aislada a orillas del bajo Napo, muestran que el 79 % de las mujeres de entre 18 y 29 años de edad declara haber sufrido violencia sexual en algún momento de sus vidas.

La educación de las niñas y el futuro de una nación

Sri Mulyani Indrawati's picture
Estudiantes en Berastagi, provincia de Sumatra Septentrional (Indonesia). © Axel Drainville vía Creative Commons.
Estudiantes en Berastagi, provincia de Sumatra Septentrional (Indonesia). © Axel Drainville vía Creative Commons.

En 1978, ambas comenzamos la escuela secundaria en Semarang, la ciudad donde vivíamos en ese entonces. El establecimiento está ubicado en una arteria principal en el centro de la ciudad, en un bonito edificio de estilo colonial holandés. La solidez de esa arquitectura encaja con la reputación que tenía nuestra escuela en aquella época: una institución encabezada por un director apasionado por su trabajo, que promovía la disciplina y el aprendizaje eficaz.

En nuestra escuela, todos los niños y las niñas teníamos las mismas oportunidades de aprender y progresar en los estudios. Esto es algo por lo que había luchado Raden Ajeng Kartini, heroína nacional y pionera de la defensa de los derechos de las mujeres y las niñas en Indonesia. La escuela contaba con todo el equipamiento necesario: laboratorios de química, física, biología y lenguas extranjeras. Fuimos afortunadas ya que tuvimos la oportunidad de recibir educación de calidad en una de las mejores escuelas públicas de Semarang y con prestigio a nivel provincial y nacional.

El turismo, una vía para empoderar a las mujeres

Cecile Fruman's picture


En la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA) se encuentran algunos de los sitios históricos y culturales más importantes del mundo, además de deslumbrantes paisajes naturales. Si se combinan estos recursos increíbles con la famosa hospitalidad de la región y sus ricas tradiciones culinarias, los países de MENA resultan un destino ideal para aumentar el turismo, y aprovechar el poder de este sector en favor del desarrollo. Sin embargo, Oriente Medio y Norte de África está a la zaga de otras regiones con respecto a la participación económica, social y en la fuerza de trabajo de las mujeres, entre otros aspectos. Esto representa una oportunidad única de aprovechar el turismo para cerrar la brecha de género en la región. Las diferencias por razones de género en las tasas de desempleo son particularmente más graves en la Ribera Occidental y Gaza, donde la situación económica en general es sombría debido a la inestabilidad, y los desafíos en materia de género son exacerbados por los conflictos.

Por qué las empresas propiedad de mujeres podrían poner fin a la pobreza (y los números lo corroboran)

Jim Yong Kim's picture


En la República Democrática del Congo, Kany Mafuta tiene una pequeña empresa que produce harina de yuca. La demanda de su producto está en auge, pero no tiene los recursos para comprar nuevos equipos y ampliar la producción. Kany obtuvo un pequeño préstamo de un programa financiado por el Grupo Banco Mundial, y cuando buscó otras fuentes de capital, los bancos locales solo podían ofrecerle créditos con altas tasas de interés. Con capital adicional, Kany podría llegar a nuevos clientes, ayudar a cubrir una demanda insatisfecha de raíz de yuca y crear empleos que tanto se necesitan en un país con una tasa de desempleo extraordinariamente alta.

La historia de Kany repercute desde San Francisco a Shanghai y Senegal. Independientemente de que estén en la República Democrática del Congo produciendo harina de yuca o en Dakota del Norte produciendo harina de trigo, las emprendedoras enfrentan muchos obstáculos similares.

En el mundo, los emprendimientos propiedad de mujeres representan un poco más del 30 % de las empresas formales registradas. Necesitamos aumentar de manera considerable ese número, dado que las empresas de las mujeres crean empleos, y en última instancia nos ayudan a alcanzar mucho más rápido nuestro objetivo de poner fin a la pobreza extrema.


Pages