Syndicate content

Género

Enriquezca su experiencia de las Reuniones de Primavera de 2018

Bassam Sebti's picture


Solo faltan unos pocos días para la celebración de las Reuniones de Primavera de 2018, y ya es tiempo de organizarse para ellas. Los principales oradores son representantes de instituciones de primer nivel como LinkedIn, la Universidad de Oxford, Financial Times, Brookings Institution, además de Bill Gates y Jeff Weiner, que son personas influyentes.
 
Conéctese, participe y mire para sacar pleno provecho de todo lo que #WBGMeetings tiene para ofrecer.

Gráfico: ¿Por qué existen restricciones que impiden a las mujeres trabajar?

Tariq Khokhar's picture

Las economías crecen más rápido cuando las mujeres trabajan, pero en todas las regiones del mundo existen barreras que impiden a las mujeres tener acceso al empleo. En el informe Mujer, Empresa y el Derecho 2018 se analizan 189 economías y se constata que, en 104 economías, las mujeres enfrentan algún tipo de restricción que les impide trabajar. En el 30 % de las economías existen barreras que prohíben a las mujeres trabajar en empleos considerados peligrosos, arduos o moralmente inapropiados; en el 40 % se impide a las mujeres trabajar en determinados sectores, y en el 15 % hay barreras que no permiten a las mujeres trabajar de noche. Más

 

Las alternativas que ofrecen los espacios de trabajo cooperativo ayudan a empoderar a las mujeres

Zubedah Robinson's picture
También disponible en: English | العربية
Children entertained by Play Work Dash staff. Parents use this co-working space to do some work while having their children play at the space’s children area. © Play Work Dash
© Estelle Claire Ebitty-Doro/Banco Mundial

Ninguna mujer debería tener que elegir entre iniciar una familia y tener un trabajo.
 
¿Por qué entonces mujeres profesionales altamente calificadas que tienen hijos abandonan la fuerza laboral en algún momento de sus carreras? Además de la falta de servicios de cuidado infantil apropiados, he empezado a pensar que quizás otra razón en parte sería la carencia en todo el mundo de lugares propicios para trabajar.
 
Sin embargo, una nueva industria en auge está cambiando la mentalidad de las mujeres para desarrollar su potencial y lograr sus sueños.

Para construir un futuro mejor, se debe invertir en las mujeres y las niñas

Jim Yong Kim's picture


Arne Hoel

Al celebrar el Día Internacional de la Mujer 2018, podemos observar que nunca ha habido un momento más crítico para invertir en la gente, en particular en las mujeres y las niñas.

Las habilidades, el conocimiento general y los conocimientos técnicos —denominados en conjunto capital humano— representan una gran parte de la riqueza mundial, mayor que el capital producido, como las fábricas o industrias, o los recursos naturales.

Sin embargo, el capital humano no se encuentra distribuido de manera equitativa en el mundo, y a medida que los países se desarrollan este representa una porción mayor de la riqueza. ¿Cómo y cuándo los países en desarrollo pueden desarrollar su capital humano y prepararse para un futuro más exigente desde el punto de vista tecnológico?

La respuesta es que deben invertir mucho más en los pilares del capital humano, es decir en nutrición, salud, educación, protección social y empleos. Y los mayores beneficios provendrán de educar y apoyar a las niñas, empoderar a las mujeres, y asegurar que las redes de protección social aumentan su capacidad de resiliencia.

Según estimaciones de UNESCO, 130 millones de niñas de entre 6 y 17 años no están escolarizadas, y 15 millones de niñas en edad de asistir a la escuela primaria —la mitad de ellas en África al sur del Sahara— nunca entrarán a una sala de clase. La participación de las mujeres en el mercado laboral internacional es aproximadamente 27 puntos porcentuales menor que la de los hombres, y este indicador disminuyó del 52 % en 1990 al 49 % en 2016.

¿Qué pasaría si solucionamos esto? La adopción de medidas para fomentar la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo y en la propiedad de empresas, y para mejorar su productividad podría agregar miles de millones de dólares a la economía mundial.

¿La tecnología de cadena de bloques puede ayudar a poner fin a la desigualdad de género?

Alicia Hammond's picture
También disponible en: English | Français  | العربية 
 


La tecnología de cadena de bloques (blockchain) genera mucha atención, debido en gran medida al apogeo (y el descenso y el ascenso...) de las monedas digitales que tienen una gran repercusión mediática. Más allá de esta amplia visibilidad, los expertos en desarrollo y los innovadores analizan si la tecnología detrás de las criptomonedas se puede aprovechar para promover la igualdad de género.
 
La cadena de bloques es una tecnología de registros compartidos (i) que facilita las transacciones entre iguales sin usar un intermediario. (La tecnología es notoriamente difícil de seguir, pero este breve video (i) y esta charla (i) pueden ser muy útiles, si tiene un poco de tiempo para verlos). En pocas palabras, el sistema se mantiene gracias a la colaboración, los códigos y, a veces, la competencia. Para explicar el concepto, muchos expertos usan como ejemplo la aplicación Google Docs, (i) en la cual numerosos usuarios acceden al mismo documento simultáneamente y todos pueden ver los cambios que hacen los otros. Esta característica podría servir para validar registros y procesar transacciones financieras en ausencia de instituciones sólidas.

Sin mujeres empoderadas, las áreas rurales no tienen futuro

Francisco Obreque's picture

With Aaron Flaeen and Saurabh Mishra

Many developing countries have successfully made the transition from low-income to middle-income status, thanks to rapid economic growth, but have subsequently got stuck in a middle income trap. A great deal of research has been done on what explains much faster growth in the developing world than in the developed world (Acemoglu et al 2011; Baldwin 2011; Commission on Growth and Development 2008; Rodrik 2013; UNIDO 2011). But little is known about why so few countries succeed in making the transition from middle-income to high-income status (The Economist, 2013). This is a worrying trend and an issue of major concern, especially because the majority of poor people now live not in low-income but in middle-income countries (Chandy and Gertz, 2011; Sumner and Kanbur, 2011). So what is a middle income trap? What should policy makers do?

We have examined these questions in the context of Malaysia, whose structural transformation from low to middle income has made it one of the most prominent manufacturing exporters’ in the world. However, in a competitive global economy, like many other middle-income economies, it is sandwiched between low-wage economies on one side and more innovative advanced economies on the other.

Ser parte de la generación que pone fin a la mutilación genital femenina

Sandie Okoro's picture
© UNFPA
© UNFPA

La mutilación/ablación genital femenina es una realidad cotidiana para millones de niñas y mujeres en todo el mundo. Ya no me sorprende cuando una mujer me confía que ha sido “cortada”, o me cuenta sobre las consecuencias con las que tiene que vivir. Hace poco, tuve el privilegio de reunirme con sobrevivientes de esta práctica que son también activistas, y están luchando para eliminarla en el curso de una generación. Esto me recordó que una persona puede marcar la diferencia en la eliminación de la mutilación/ablación genital femenina.

Con ocasión del Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, el 6 de febrero, apoyamos el movimiento #EndFGM (Fin a la mutilación genital femenina), encabezado por una sobreviviente, y que cobra ímpetu y fuerza en todo el mundo.

La mutilación/ablación genital femenina, conocida como “corte”, es una forma de violencia que afecta al menos 200 millones de niñas y mujeres por todo el mundo. Alrededor de 6000 mujeres y niñas son víctimas de mutilación genital a diario, padeciendo consecuencias prolongadas e irreversibles durante toda su vida.

La práctica se relaciona estrechamente con el fin de la pobreza extrema; las niñas que la sufren tienen mayores probabilidades de ser obligadas a casarse a temprana edad y de ser pobres y permanecer pobres, y menos probabilidades de tener acceso a educación. Más allá de los datos y las estadísticas, investigadores han indicado que la mutilación genital femenina priva a las mujeres de tener una buena salud sexual y psicológica.

Los podcast y las redes sociales, vías para prevenir la violencia de pareja en los campamentos de refugiados somalíes en Etiopía

Anne Bennett's picture
Cette page en : English
Vista aérea del campamento de refugiados de Dollo Ado en Etiopía, donde según estimaciones viven 212 000 personas que han sido desplazadas como consecuencia de la guerra y la sequía.
© Samuel Tewolde.

El 30 % de las mujeres (i) en el mundo ha sufrido violencia física o sexual cometida por su pareja durante su vida. El predominio de la violencia contra la pareja es probablemente mayor durante las crisis humanitarias, (i) cuando las mujeres y las niñas, los hombres y los niños, son más vulnerables a la violencia en la familia y la comunidad, y en las situaciones de desplazamiento. De hecho, un creciente acervo de pruebas (i) indica que la violencia de pareja es la forma más común de violencia en situaciones humanitarias, pero que suele recibir menos atención que la violencia sexual infligida por terceros durante conflictos o crisis humanitarias.

La evidencia (i) apunta a una serie de factores que contribuyen al aumento de la violencia, en particular dentro de la familia, entre ellos el trauma del desplazamiento, la perturbación de las normas de género, las tensiones adicionales debido a la pérdida de medios de subsistencia y el aislamiento de los sistemas de apoyo comunitario y familiar. En análisis recientes de dichos datos (i) se señala que son escasas las pruebas sobre las intervenciones eficaces para prevenir la violencia de pareja en el contexto humanitario y se enfatiza la necesidad de desarrollar y evaluar intervenciones de este tipo para estos entornos.

17 cursos sobre ciudades y desarrollo urbano disponibles en línea, y en español

Ana I. Aguilera's picture
ISTOCK

Gracias a Internet y los avances tecnológicos de la última década, hoy en día es posible estudiar en las universidades más prestigiosas del mundo a una fracción del costo o incluso de manera gratuita. El auge de los MOOCs (cursos masivos abiertos en línea, por sus siglas en inglés) en años recientes ha sido notorio, atrayendo a muchos que antes solo podían optar por el sistema de formación presencial, hasta el punto de llegar a competir por una buena parte del mercado en el sector educativo profesional.

Para muchos latinoamericanos, especialmente aquellos dedicados a la gestión pública, estudiar en las mejores universidades del mundo solía ser un sueño inalcanzable, pero ahora es posible. Si bien los temas y cursos de formación son cada vez más diversos y asequibles, la mayoría son en inglés y existe poco contenido disponible en español.

Para atender esta problemática, en los últimos años diversas instituciones y bancos de desarrollo multilaterales han liderado esfuerzos para crear y hacer disponible este tipo de contenidos y cursos en línea a funcionarios públicos, académicos, estudiantes, ONGs y el público general. A través de alianzas con el Instituto Tecnológico de Monterrey, la Universidad de Los Andes en Colombia y otras de las universidades más prestigiosas de la región, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y CAF ofrecen una gran variedad de cursos en línea para ampliar la formación de profesionales en el campo del desarrollo sostenible de ciudades, disponibles a través de plataformas como EdX y Coursera.

Para transformar la extensión agropecuaria, demos participación a los jóvenes

Hope Mpata's picture
​© Neil Palmer/CIAT  ​
© Neil Palmer/CIAT

Durante la semana de Extensión Agropecuaria de África, celebrada hace poco en Durban, se escuchó repetidamente una frase: "En África la demanda de alimentos está aumentando y se espera que se duplique para 2050". Es por esto que vemos oportunidades de crecimiento continuo y de empleo en la cadena de valor de la agricultura y es también el motivo por el cual la extensión agropecuaria (o la capacitación) resulta más importante que nunca.


Pages