Syndicate content

Pobreza

¿Puede el empleo temporal ayudar a reducir el crimen?

Fabrizio Zarcone's picture

Actividades del Programa de Apoyo Temporal al Ingreso PATI / Banco Mundial 

Con colaboración de Emma Monsalve.

El Salvador fue uno de los países más afectados del mundo durante la crisis financiera del periodo 2008-09. El país sufrió una contracción significativa de la economía (el Producto Interno Bruto disminuyó 3.1 por ciento en 2009) y afectó gravemente la situación del empleo: entre 2008 y 2009 más de 100,000 salvadoreños, es decir 3 por ciento de la fuerza laboral, quedó desempleado o sub-empleado.

En cifras: la importancia de los manglares en la protección de las zonas costeras

Michael W. Beck's picture
© Ursula Meissner/The Nature Conservancy
© Ursula Meissner/The Nature Conservancy

La temporada de huracanes en el Atlántico norte comienza oficialmente el 1 de junio, y se pronostica que las tormentas serán de nuevo peores que los promedios anteriores. Esto sería malo, ya que 2017 fue el año más costoso en la historia en términos de los daños causados por las tormentas en las zonas costeras. Las comunidades y los países en todo el Caribe y el sureste de Estados Unidos fueron los más afectados. Para reducir estos riesgos, es esencial tener soluciones en materia de resiliencia.

Existe cada vez más evidencia, aunque en gran medida anecdótica, que los manglares y otros hábitats costeros pueden cumplir una función importante en la defensa de los litorales. Sin embargo, ha sido difícil convencer a la mayoría de los Gobiernos y las empresas (p. ej., compañías aseguradoras, hoteles) para que inviertan en estas defensas naturales dada la carencia de evaluaciones rigurosas acerca de estos beneficios.

Atlas 2018 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: una nueva guía visual sobre los datos del desarrollo

World Bank Data Team's picture
Descargar el PDF (en inglés) / Ver en línea

"El Banco Mundial es una de las principales instituciones que genera datos y lleva a cabo investigación en el ámbito del desarrollo. Pero no solo tenemos la responsabilidad de poner a disposición estos bienes públicos mundiales, sino que también debemos presentarlos de una manera más comprensible para una audiencia general.

Cuando el público y los responsables de políticas comparten una visión del mundo basada en pruebas, verdaderos avances en el desarrollo económico y social, como el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), son posibles”. - Shanta Devarajan (i)
 
Nos complace divulgar el Atlas 2018 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. (i) La nueva publicación, (i) que incluye más de 180 mapas y gráficos, muestra el nivel de progreso de las sociedades en la consecución de los 17 ODS.
 
El atlas contiene numerosas visualizaciones de datos comentadas, que se pueden reproducir a partir de los datos y el código fuente de la publicación. Usted puede ver el Atlas de los ODS en línea, (i) descargarlo en PDF (30Mb), y acceder a los datos (i) y el código fuente (i) de los mapas y gráficos incluidos en la publicación.
 
La producción del atlas es posible gracias a la labor de estadísticos y científicos de datos que trabajan en organismos nacionales e internacionales de todo el mundo, y se trata de un esfuerzo conjunto de los grupos de investigación, el equipo de datos y los profesionales de las diversas prácticas mundiales del Banco Mundial.
 

Tendencias y análisis de los 17 ODS

La brecha de género en la inclusión financiera se mantendrá: tres medidas para reducirla

Kristalina Georgieva's picture
Marie Hortense Raharimalala visita un agente bancario en Antananarivo, Madagascar. Utiliza la huella digital biométrica para su identificación. © Nyani Quarmyne/Corporación Financiera Internacional
Marie Hortense Raharimalala usa un sensor de huellas digitales para identificarse durante una visita
a un agente bancario en Antananarivo, Madagascar. © Nyani Quarmyne/Corporación Financiera Internacional.

Abrí mi primera cuenta bancaria en 1987 cuando empecé a estudiar en la London School of Economics. Este paso aparentemente pequeño significó que pude administrar mis propias finanzas, gastar mi propio dinero y tomar mis propias decisiones financieras. Me dio libertad para decidir por mí misma.

En todo el mundo, 980 millones de mujeres aún no tienen esa libertad financiera. Y, de manera preocupante, la situación pareciera que no mejora. Nuestra base de datos Global Findex (i) muestra que, si bien cada vez más mujeres abren cuentas bancarias en el mundo, todavía existe una brecha de género de 7 puntos porcentuales que no ha variado desde 2011.

Enriquezca su experiencia de las Reuniones de Primavera de 2018

Bassam Sebti's picture


Solo faltan unos pocos días para la celebración de las Reuniones de Primavera de 2018, y ya es tiempo de organizarse para ellas. Los principales oradores son representantes de instituciones de primer nivel como LinkedIn, la Universidad de Oxford, Financial Times, Brookings Institution, además de Bill Gates y Jeff Weiner, que son personas influyentes.
 
Conéctese, participe y mire para sacar pleno provecho de todo lo que #WBGMeetings tiene para ofrecer.

A medida que crece la producción agrícola en el Perú, los pequeños agricultores ansían mejores mercados

David Dudenhoefer's picture
 CIP
Variedades nativas de papa, que solían consumirse solo en la sierra, actualmente se sirven en los mejores restaurantes de Lima y se exportan en forma de hojuelas.
Fotografía: Centro Internacional de la Papa (CIP)
La agricultura peruana ha tenido un crecimiento impresionante durante las últimas dos décadas, lo que ha contribuido a una caída sostenida del número de peruanos que viven en la pobreza. Y sin embargo millones de los pequeños agricultores del país no se han beneficiado de dicha prosperidad.  Un nuevo libro sobre el sector agrícola en el Perú ofrece ejemplos de enfoques más equitativos para  impulsar el desarrollo agrícola, a fin de aprovechar plenamente las potencialidades del sector para aliviar la pobreza.

La revolución tecnológica da esperanza a miles de millones de personas sin derechos formales sobre la tierra

Klaus Deininger's picture
También disponible en: English | Français  | العربية| Русский

Muchos de los actuales y cada vez más complejos desafíos del desarrollo, desde la rápida expansión urbana al cambio climático, la resiliencia frente a los desastres y la inclusión social, se relacionan estrechamente con la tierra y el uso de esta. Abordar estos desafíos y asegurar al mismo tiempo que las personas y las comunidades hagan pleno uso de sus tierras depende de que los mecanismos de reconocimiento de los derechos sobre la tierra sean consistentes, confiables y accesibles.

A pesar de los avances registrados en las últimas décadas, el registro de tierras se sigue realizando de forma aislada e incompleta en muchos países en desarrollo. En menos de la mitad de los países del mundo (y solo en el 13 % de África) se han registrado o cartografiado las tierras privadas en las ciudades capitales, y mucho menos más allá de sus límites, y con frecuencia las tierras públicas ni siquiera se registra. En menos de un tercio de los países −y únicamente en dos de África (Rwanda y Sudáfrica) − se mantienen registros digitales, medida que facilita una gestión de la tierra más eficiente frente a niveles de urbanización nunca vistos y otros desafíos ambientales. La informalidad generalizada también deja a las mujeres y otros grupos vulnerables expuestos a la inseguridad y la pérdida de derechos.

Maximizar el financiamiento para el desarrollo: un enfoque que funciona

Hartwig Schafer's picture
People in Saint-Louis, Senegal. © Ibrahima BA Sané/World Bank
Un grupo de mujeres y niños en Saint-Louis, Senegal. © Ibrahima BA Sané/Banco Mundial.

Se necesita una inversión enorme para alcanzar el ambicioso objetivo de poner fin a la pobreza extrema en 2030 e impulsar la prosperidad compartida. Según algunos cálculos, lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) tendría un costo de USD 4,5 billones anuales, y obviamente esto no lo podremos hacer solo con financiamiento público. Para ser más claro: los países podrán alcanzar los ODS y mejorar las vidas de sus ciudadanos si recaudan más ingresos internos y atraen más financiamiento privado y soluciones privadas que complementen y movilicen fondos públicos y asistencia oficial para el desarrollo. Este enfoque se denomina “maximizar el financiamiento para el desarrollo”.
 
Recientemente, miembros de equipos de proyectos presentaron cinco casos que respaldan dicho enfoque, compartiendo experiencias de la vida real y datos sobre el impacto en el desarrollo. Estos casos provienen de todo el mundo, desde Colombia a África occidental y las Islas Salomón, y me llenan de optimismo. Me gustaría compartir dos de esos ejemplos que realmente tuvieron resonancia.

El rumbo de Bolivia hacia la resiliencia urbana

Melanie Kappes's picture
A house after a flood in Bolivia. World Bank.

Imagine que vive en una ciudad que se inunda constantemente, e incluso durante semanas en algunas ocasiones, después de lluvias extremas.

Imagine que vive en esa ciudad inundada, donde usted y miles de sus vecinos deben encontrar un lugar donde quedarse hasta que el agua retroceda, y finalmente puede regresar a su hogar con el temor de encontrarlo destruido.

Así es la ciudad de Trinidad, ubicada en las tierras bajas amazónicas de Bolivia, y que sufre con frecuencia los embates de fuertes y prolongadas precipitaciones que provocan el desborde de ríos, lagunas y lagos, afectando a miles de familias.

En Bolivia, el 43% de la población vive en áreas de alto riesgo de inundación. Trinidad y otras ciudades ubicadas en tierras bajas experimentan inundaciones, mientras que, en La Paz, los frecuentes deslizamientos de tierra causan muertes y daños a viviendas e infraestructuras.

¿Cómo preparar a un país para enfrentar un desastre?

Diana Rubiano's picture
Ecuador reconoce la importancia de la información y el compromiso de todos los sectores.

 
 Paul Salazar.
Familia Cruz-Castro tratando de rescatar sus enseres, en una de las casas derruidas luego del terremoto en Pedernales, Ecuador. Foto: Paul Salazar / Banco Mundial 

Los desastres son parte de nuestra vida, en cualquier parte del planeta. Desde que se tiene registro, las inundaciones, huracanes o terremotos han marcado la historia de la humanidad y su evolución. Pero nunca antes como ahora, hacer frente al impacto de estos fenómenos ha captado tanta atención para tratar de disminuir los daños materiales, pero sobre todo los humanos.

Gestionar los riesgos que conllevan los desastres naturales es una prioridad para muchos países de América Latina y el Caribe.

Pages