Syndicate content

Pobreza

Programas piloto en América Central y América del Sur hallan nuevas formas de reducir la pobreza extrema

Ana Revenga's picture
Pilot Programs in Central, South America Find New Ways To Reduce Extreme Poverty


Este otoño será un momento de inflexión para la comunidad internacional del desarrollo. Estamos moviéndonos de un Objetivo de Desarrollo del Milenio que desafió al mundo a reducir la tasa mundial de pobreza extrema a la mitad a un Objetivo de Desarrollo Sostenible que nos pide aprovechar este impulso y trabajar en pos de terminar realmente con la pobreza extrema.
 
Ni lo duden, esto no será fácil. Debernos crecer de manera sostenida y compartida, poniendo especial énfasis en el crecimiento agropecuario de los países más pobres. Necesitamos programas y políticas equitativas, asegurar que cada niño tenga las mismas oportunidades de éxito en la vida y que todos los ciudadanos puedan beneficiarse de los sistemas fiscales y sociales y de las instituciones representativas. También debemos asegurarnos que aquellos que viven en la extrema pobreza, y aquellos vulnerables a una recaída en la misma, estén protegidos cuando los mercados mundiales o locales fallen o cuando la enfermedad y la sequía aquejen en sus comunidades.

¿Puede una imagen tomada desde el espacio ayudar a medir la pobreza en un pueblo de Guatemala?

Andrea Coppola's picture

También disponible en: Inglés

John Grunsfeld, excientífico jefe de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) y veterano de cinco vuelos de transbordadores espaciales, tuvo varias oportunidades de mirar la Tierra desde arriba y notó cómo la pobreza se puede reconocer desde tan lejos. A diferencia de los países más ricos, normalmente recubiertos de verde, los países más pobres —que tienen menos acceso al agua—, son de un impactante color marrón. Durante la noche, los países más ricos iluminan el cielo, mientras que las naciones con menos electricidad se ven más sombrías.

Puede que las observaciones del Dr. Grunsfeld tengan consecuencias importantes. Las imágenes satelitales podrían convertirse en una herramienta para ayudar a identificar dónde hay pobreza, ya que mediante ellas se pueden realizar acercamientos a los pueblos más pequeños y monitoreos constantes, que no son posibles con los estudios tradicionales.

Yunus dice a los jóvenes: Creen su propio futuro

Robert Hawkins's picture


“¿Qué están esperando? Vayan y creen su futuro”. Esta frase transmite la esencia de la conferencia (i) ofrecida por Muhammad Yunus la semana pasada en el Banco Mundial. Sus mensajes sobre el espíritu emprendedor y las empresas sociales hicieron surgir varias preguntas relacionadas con la manera en que pensamos acerca de la educación, las habilidades, el empleo y las perspectivas futuras de los jóvenes en el mundo.

Cuentos, murales y películas para derrotar a las pandillas en Honduras

Rocio Calidonio's picture
Marlon Ponce (Unidad Ejecutora del Proyecto Municipios más Seguros)

¿Te imaginas que un cuento pueda servir para prevenir actitudes violentas? En Honduras, los círculos de lectura están demostrando que las letras pueden tener más fuerzas que las pandillas. Lo descubrí hace poco al visitar una comunidad  del municipio norteño de La Ceiba, donde conocí a Diego Aguilar* .

“He aprendido a compartir con los demás niños y a aprovechar mi tiempo libre. También he aprendido a pintar y a reciclar”, me explicaba Diego. Mientras lo oía, me di cuenta del cambio que ha generado este tipo de iniciativas no solo en los niños sino en los habitantes de toda la comunidad.

Destinado a niños entre 7 y 12 años y jóvenes en riesgo social, estos talleres se realizan con cuentos educativos que promueven los valores, los derechos humanos y el interés por compartir historias personales.

Mensaje de Jorge Familiar desde Paraguay

Jorge Familiar's picture
El vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe estuvo Paraguay. En este video te cuenta sobre su visita:
Mensaje de Jorge Familiar desde Paraguay

Remesas: ¿aliadas contra la pobreza o freno para el crecimiento?

Humberto López's picture



Serapio vive en una aldea remota situada en el departamento hondureño de Olancho. Comparte su casa con otras 16 personas, incluidos 12 hijos y un nieto. Si bien dispone de una finca de cacao que le ayuda a mantenerse, es el dinero que recibe de sus hijos en Estados Unidos lo que proporciona el sustento a su familia.

Como él, miles de familias en la región viven de los envíos procedentes de otros países. Tanto es así, que en 2014 los flujos de remesas a América Latina alcanzaron los 66 mil millones de dólares, de los cuales alrededor de 16 mil millones fueron a parar a Centroamérica, donde su contribución al PIB es significativa. Concretamente, las remesas representan el 16.9% del PIB en Honduras, el 16.4% en El Salvador, el 10% en Guatemala y el 9,6% en Nicaragua.

ODM 1: Avance desigual en la reducción de la pobreza extrema, el hambre y la malnutrición

Juan Feng's picture

Esta es la primera de una serie de publicaciones sobre los datos relacionados con los objetivos de desarrollo del milenio (ODM), basados en la edición 2015 de los Indicadores del desarrollo mundial.

El objetivo de desarrollo del milenio número 1 es "Erradicar la pobreza extrema y el hambre" y se asocia con tres metas: a) Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas cuyos ingresos sean inferiores a US$1 al día; b) Lograr el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos, y c) Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas que padecen hambre.

Las últimas estimaciones muestran que la proporción de personas que viven con menos de US$1,25 al día se redujo de 43,6 % en 1990 a 17,0 % en 2011. Las previsiones basadas en las tasas de crecimiento específicas de cada país en los últimos 10 años indican que la tasa de pobreza extrema caerá a 13,4 % en 2015, lo que equivale a una disminución de más de dos tercios en comparación con el valor de referencia de 1990.

También se prevé que el porcentaje de la población que vive con menos de US$1,25 al día se reduzca a la mitad en 2015 en todo el mundo en comparación con su nivel de 1990. El número de personas que vivían en pobreza extrema se redujo de 1900 millones en 1990 a 1000 millones en 2011, y, según las previsiones, 175 millones de personas adicionales saldrán de la pobreza extrema en 2015.

Esto significa que sobre la base de las tendencias actuales, casi la mitad de los países en desarrollo ya han alcanzado el objetivo de desarrollo del milenio número 1 (ODM 1) de reducir a la mitad la proporción de la población que vive en pobreza extrema, cinco años antes del plazo de 2015.

Cómo la inteligencia forense ayuda a combatir el comercio ilegal de vida silvestre

Samuel Wasser's picture
 Diana Robinson / Creative Commons Durante la última década, la caza furtiva de vida silvestre aumentó rápidamente y se convirtió junto con la destrucción del hábitat en una de las causas principales de pérdida de la vida silvestre en muchos países.

La cacería ilegal de elefantes africanos para obtener el marfil es un ejemplo de ello. Esta práctica ha subido considerablemente desde 2006. Es posible que se estén perdiendo hasta 50 000 elefantes al año de los apenas 450 000 ejemplares que quedan en África. En resumen, se nos acaba el tiempo y, a menos que podamos detener la matanza, seguramente perderemos la batalla. La disminución de la demanda de marfil es de vital importancia en el largo plazo, pero la magnitud de las actuales pérdidas de elefantes hace que esta estrategia sea demasiado lenta por sí misma para salvar a estos animales. Las consecuencias ecológicas, económicas y de seguridad que surgen de la merma de esta especie clave serán muy graves y potencialmente irreversibles.

Volver a la escuela en Nepal. ¿Qué ha cambiado?

Dipeshwor Shrestha's picture

Tambien disponible en: English

 Suresh Ghimire.
Biswash, un niño de 12 años, que permanece en el campamento temporal de Uttar Dhoka, muestra el collage de Dharahara que él hizo. Foto: Suresh Ghimire

El 25 de abril, el día del terremoto, mis colegas y yo estábamos organizando la exposición final de los estudiantes para celebrar el término del periodo escolar de 12 semanas. Había 12 niños y sus padres cuando se produjo el sismo. Nuestro primer instinto fue que los estudiantes estuvieran a salvo; logramos mantener la calma, nos reunimos todos en un espacio abierto y nos mantuvimos fuertes. Después de que las réplicas cesaron, supimos cuán devastador había sido realmente el terremoto. Llamamos de inmediato a nuestros seres queridos. Fue un alivio saber que todos nuestros conocidos estaban bien.

Soy profesor en Karkhana, (i) una empresa que diseña y entrega contenidos prácticos basados en STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas) a los estudiantes de enseñanza secundaria de Nepal.

Los dos primeros días después del terremoto, nos dimos cuenta rápidamente de que las personas sin ningún tipo de conocimientos especializados, como primeros auxilios, saneamiento, enfermería, construcción y rescate no eran de mucha ayuda en los esfuerzos de socorro.

La única manera de contribuir era hacer lo que sabemos hacer bien: enseñar.​

Así trabajamos para cerrar la brecha entre ricos y pobres en Centroamérica

Humberto López's picture



Reina vive con sus tres hijos y su hermano en una de las decenas de colinas de Tegucigalpa. En su casa el agua llega solo algunos días y hay escasez de muebles. El trabajo esporádico que tiene en escuelas de la capital no le deja mucho dinero después de comprar la comida para sus hijos. Desde su casa se ven algunos de los principales centros comerciales de la ciudad. En ellos abundan restaurantes y tiendas de moda, a los que Reina no puede ir. Son para otra clase social.
 
Desafortunadamente, esta imagen no es una excepción en Honduras, el país que -según los datos armonizados del Banco Mundial- tiene los niveles de desigualdad económica más altos de Latinoamérica.
 
Tampoco es una rareza en Centroamérica, donde la desigualdad, además de ser elevada, es altamente persistente. De hecho, a diferencia de América Latina, que empezó la primera década del siglo con niveles más altos de desigualdad y la terminó con niveles más bajos, en Centroamérica se mantuvo constante. O lo que es lo mismo, el cambio neto en el coeficiente de Gini (un concepto estadístico usado para medir la desigualdad económica) fue casi cero.
 


Pages