Syndicate content

Desarrollo del sector público

Por qué poner fin a la violencia es un imperativo del desarrollo

Ede Ijjasz-Vasquez's picture

Cada año, alrededor de medio millón de personas son víctimas de homicidios intencionales. Esto significa que se pierde una vida cada minuto debido a la violencia en todo el mundo.
América Latina y el Caribe es una de las regiones más afectadas por la violencia crónica. Hoy, en la región se registra una tasa promedio de 24 homicidios por cada 100 000 habitantes, es decir más del doble del umbral de violencia endémica que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si la violencia es una epidemia, los jóvenes constituyen, por una gran diferencia, el grupo más grande en situación de riesgo. En América Latina, el índice de homicidios de hombres de entre 15 y 24 años de edad llega a ser de 92 por cada 100 000 habitantes, casi cuatro veces el promedio regional. Los jóvenes de entre 25 y 29 años, predominantemente varones, son también los autores principales de delitos y actos de violencia, según un próximo informe del Banco Mundial.

La violencia endémica se traduce también en menos productividad, peores resultados en materia de salud y elevados costos de seguridad. Los costos acumulados de la violencia son enormes (representan hasta el 10 % del PIB en algunos países), y tienen consecuencias negativas a largo plazo en materia de desarrollo humano, social, económico y sostenible.

Poner fin a la violencia no solo es un deber en los ámbitos del derecho y la justicia, sino también un imperativo del desarrollo.

La buena noticia es que la violencia se puede prevenir. Por ejemplo, ciudades como Medellín en Colombia y Diadema en Brasil lograron reducir considerablemente la tasa de homicidios en las últimas décadas, gracias a soluciones ajustadas a sus situaciones específicas y respaldadas por análisis de datos sólidos y un enfoque que incluye a “toda la sociedad”.

En este video, analizaremos por qué la violencia es una cuestión de desarrollo importante; cómo los países y las ciudades pueden combatir eficazmente la violencia y el delito, y qué iniciativas están llevando a cabo el Banco Mundial y sus asociados a fin de garantizar condiciones de seguridad y oportunidades para todos, en especial los jóvenes y las personas pobres que viven en zonas urbanas.


Enlaces relacionados:
Artículo: Violencia urbana: un problema con proporciones de epidemia
Artículo: La violencia en América Latina: ¿una epidemia peor que el ébola o el sida?
Blog: Obstáculos para el desarrollo: ¿qué datos sobre la fragilidad, los conflictos y la violencia están disponibles?


 

Cómo los espacios públicos ayudarán a cambiar las ciudades para mejor

Gunes Basat's picture
También disponible en: Inglés

¿Cómo hacer que las ciudades sean más habitables para las personas? ¿Cómo crear espacios públicos inclusivos y accesibles para todos?

No soy planificadora urbana ni arquitecta. Tampoco soy socióloga o antropóloga. Pero en base a mi experiencia personal, puedo decir las razones por las cuales los espacios públicos son importantes en la vida de las personas. Solo cierre los ojos por un segundo y piense en su espacio público favorito. ¿Qué es lo que más le gusta hacer allí? ¿Por qué cree que le gusta que este exista?.

Mi consejo para los futuros responsables de formular las políticas: Vean el éxito del público como su éxito

Sri Mulyani Indrawati's picture

Students line up to wash their hands before eating at Kanda Estate Primary School in Accra, Ghana. © Dominic Chavez/World Bank

El concepto más importante en el término “políticas públicas” es “el público”, es decir las personas afectadas por las decisiones de los encargados de formular las políticas.

Pero, ¿quiénes son estas personas? ¿Y cuáles son los temas que más les importan? Las políticas evolucionan a medida que las preocupaciones de las generaciones cambian en el tiempo. Independientemente de si usted forma parte de la generación X, Y o Z, las personas desean las mismas cosas: prosperidad y dignidad, igualdad de oportunidades, justicia y seguridad.

El Canal de Panamá, una nueva ruta para impulsar infraestructura

Philippe H. Le Houérou's picture
Desde que se inauguró en 1914, el Canal de Panamá ha representado una de las obras más importantes para el comercio global y una maravilla de la ingeniería. La ampliación ha duplicado su capacidad de carga, con nuevas cámaras y esclusas más amplias que cambiarán las rutas marítimas y harán menos costoso y más eficiente el comercio.
© Autoridad del Canal de Panamá
Panamá, que se proyecta como la economía regional con mayor crecimiento en los próximos cinco años, será uno de los principales beneficiarios. Ya se están elaborando nuevos proyectos portuarios y centros de logística para atraer industrias de todo el mundo e impulsar aún más la competitividad del país.

Seis cosas acerca del nuevo marco de adquisiciones del Banco Mundial

Ravi Kumar's picture
Estudiantes en el Líbano. Foto: © Dominic Chavez/Banco Mundial.

Estudiantes en las escuelas públicas que no tienen libros de texto al inicio del año escolar. Centros de salud en los pueblos que no cuentan ni siquiera con los medicamentos más básicos. En estos casos, a menudo, se culpa a los procesos de adquisiciones.

Un sistema de adquisiciones eficiente no es solo una buena idea, constituye una herramienta necesaria para que todos los Gobiernos (nacionales y locales) puedan funcionar de manera adecuada y prestar servicios públicos.

El buen gobierno sienta las bases para acabar con la pobreza y la corrupción

Sri Mulyani Indrawati's picture
Una mujer conversa con la directora gerente y oficial principal de Operaciones, Sri Mulyani Indrawati, en el distrito de Nyabihu en Rwanda. Foto: © Simone D. McCourtie/Banco Mundial


Por primera vez en la historia, la cantidad de personas que viven en extrema pobreza ha bajado a menos del 10 %. El mundo nunca ha tenido metas tan ambiciosas en materia de desarrollo como sucede hoy. Luego de la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático a fines de 2015, la comunidad mundial está ahora evaluando las mejores y más eficaces vías de alcanzar estos hitos. En esta serie de cinco partes, me referiré a lo que el Grupo Banco Mundial está haciendo y lo que estamos planeando realizar en áreas clave que son cruciales para poner fin a la pobreza a más tardar en 2030: buen gobierno, igualdad de género, conflicto y fragilidad, creación de empleos y, por último, prevención y adaptación al cambio climático.

Hace 20 años, el Banco Mundial consideró que la lucha contra la corrupción (i) constituía una parte integral de la reducción de la pobreza, el hambre y las enfermedades. La decisión fue pionera entonces y sigue vigente hoy en día. La corrupción desvía recursos destinados a los pobres para dárselos a los ricos, genera una cultura de sobornos, y distorsiona los gastos públicos, desalentando a los inversionistas extranjeros y obstaculizando el crecimiento económico.

Con Colombia, desde nuestra trinchera para el desarrollo

Gerardo Corrochano's picture


En los últimos años, Colombia ha logrado importantes avances en su desarrollo y se ha colocado como una de las economías latinoamericanas que, gracias a un sólido manejo macroeconómico, ha podido crecer y sortear los embates económicos internacionales. También ha generado empleo, lo que ha contribuido a que 6,7 millones de personas salieran de la pobreza, a que más gente pertenezca a la clase media y al fomento de la prosperidad compartida.

Si bien el entorno económico a nivel mundial es complejo, lo cierto es que la posibilidad de que tras 50 años de conflicto Colombia alcance un acuerdo de paz, generará oportunidades que no solo le permitirán mantener los avances que ha conseguido en su desarrollo —y que lo acercan cada vez más al nivel de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)--, sino también consolidarlo.

El caso “Panama Papers” pone de relieve la necesidad de tener sistemas fiscales justos

Sri Mulyani Indrawati's picture

High-rises and hotel buildings in Panama City, Panama. © Gerardo Pesantez/World Bank

El escándalo denominado “Panama Papers” nos recuerda que ocultar la riqueza y evitar el pago de impuestos no es algo fuera de lo común ni —en muchos casos— ilegal.

Pero la embarazosa filtración de la información expone algo más: la confianza pública se quiebra cuando las empresas, los ricos y los poderosos pueden ocultar su dinero sin violar la ley. Si no se aborda esta infracción, los que no son lo suficientemente ricos como para ocultar el dinero estarán menos dispuestos a pagar y contribuir al contrato social en el que se intercambian impuestos por servicios de calidad.

Un maná de oportunidades: La gestión de activos inmobiliarios públicos como herramienta para el buen gobierno

Eguiar Lizundia's picture

También diponible en English

 María Fleischmann / Banco Mundial
Obras públicas en la Sexta Avenida, zona 1, junto al  Palacio Nacional, Ciudad de Guatemala, Guatemala. Foto: María Fleischmann / Banco Mundial

¿Sabes cuánto valen en tu país los edificios gubernamentales, las tierras de titularidad pública y otros activos inmobiliarios propiedad del estado? De acuerdo con algunos datos publicados en los últimos años, mucho. Un estudio del FMI de 2013 estimaba que los activos no financieros del estado representan de media un 67 por ciento del PIB de una selección de 32 países.

Se clama por el buen gobierno tanto en el fútbol como en la lucha contra la pobreza

Sri Mulyani Indrawati's picture
Children playing football in Timor-Leste. © Alex Baluyut/World Bank


​La investigación, acusación y detención de varios funcionarios de la FIFA envía un mensaje simple y poderoso: no importa cuán intocable parezca ser una entidad, en el mundo actual ninguna organización, empresa o Gobierno es inmune al escrutinio público y la aplicación de la ley cuando se trata de denuncias de fraude y corrupción. Tolerar la corrupción como un “costo de hacer negocios” está pasando rápidamente de moda.

El Banco Mundial hace grandes esfuerzos en su lucha contra la pobreza por inclinar la ecuación en favor de los negocios limpios. Investigamos y hacemos responsables a los autores cuando recibimos denuncias de irregularidades en los proyectos. Desde que comenzamos esta tarea, hemos sancionado a más de 700 empresas y personas por conductas indebidas en nuestros proyectos. La mayor parte de estas sanciones implica alguna forma de inhabilitación, haciendo que las personas y las empresas no puedan ser elegidas para presentar ofertas en futuros contratos financiados por el Banco. Recientemente, hemos publicado un examen actualizado (i) de nuestra labor relacionada con la investigación y la adjudicación de casos de fraude y corrupción, y esto muestra que es posible combatir la corrupción de una manera eficiente, eficaz y justa.


Pages