Syndicate content

Transporte

Atlas 2017 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: una nueva guía visual de los datos sobre el desarrollo

World Bank Data Team's picture

El Banco Mundial se complace en dar a conocer el Atlas 2017 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), (i) una nueva publicación (i) con más de 150 mapas y visualizaciones de datos que ilustran los avances realizados por las sociedades para lograr los 17 ODS.
 
El atlas forma parte de los productos relacionados con los Indicadores del Desarrollo Mundial (WDI), (i) una base de datos que contiene estadísticas nacionales comparables y de alta calidad acerca del desarrollo y las condiciones de vida de las personas en todo el mundo. Ud. puede:

Tendencias, comparaciones y análisis nacionales de los 17 ODS 

El futuro está aquí: las tendencias tecnológicas que están configurando el mundo de la logística

Karuna Ramakrishnan's picture

También disponible en: English


Las tecnologías emergentes están transformando la logística mundial. Las pruebas están a la vista en todas partes: las empresas de logística están explorando flotas autónomas y bodegas que pueden funcionar con las “luces apagadas”. Y, además, están considerando la inteligencia de datos para gestionar el transporte y realizar análisis predictivos. Las nuevas empresas que utilizan la colaboración masiva están aplicando un modelo de negocios de alta tecnología y activos esenciales. Y las plataformas de corretaje electrónico están proporcionando información en tiempo real desde la etapa de recolección hasta la etapa de distribución.
 
¿Cómo se usarán y se adaptarán estas nuevas tecnologías y modelos de negocios en evolución en los países en desarrollo?

Revisaremos tres tendencias que se están desarrollando rápidamente, tanto en el ámbito de la logística como en otras esferas: el enfoque omnicanal, la economía colaborativa y la inteligencia de datos. Estas tendencias ofrecen a las economías emergentes la oportunidad de avanzar rápidamente en su trayectoria de desarrollo. Es valioso analizar por qué estas tendencias son importantes para los países en desarrollo y cómo estos se están adaptando.

El “puente de plástico”: una solución de bajo costo y alto impacto para abordar el riesgo climático

Oliver Whalley's picture

También disponible en: English

Los puentes son eslabones fundamentales en las redes de transporte. Ellos están expuestos a todos los efectos de las inundaciones y los deslizamientos de tierra por el hecho de encontrarse ubicados sobre las vías navegables, y suelen ser la primera obra de infraestructura que resulta dañada durante un desastre. La reparación de los puentes puede tardar semanas o meses. Las interrupciones en la conectividad, además de causar daños cuantiosos a la infraestructura, tienen un efecto mucho más amplio sobre la productividad económica y la capacidad de las personas para acceder a los servicios esenciales. Dado que se espera que muchos lugares sean afectados por lluvias más intensas y frecuentes debido al cambio climático, los puentes estarán en mayor riesgo: las precipitaciones más abundantes aumentarán los caudales de los ríos y los daños a los puentes, en particular aquellos diseñados para soportar tormentas menos intensas.

En cada extremo de los puentes hay una estructura que soporta el peso del tablero. Esta se conoce como contrafuerte (o estribo o muro de contención), y habitualmente es la primera parte del puente que falla. Los escombros pueden bloquear el canal principal y hacer que el agua se deslice por los costados de los puentes, es decir las zonas de menor resistencia, y por consiguiente poner en riesgo los contrafuertes.

En la construcción convencional de puentes se instalan pilotes para cimentar los estribos, y esto es un proceso largo y costoso que implica materiales, habilidades y equipos especializados.

Pero hay otra solución prometedora: los estribos de suelo reforzado con geosintéticos. Esta tecnología agiliza la construcción de los puentes, aumenta la resiliencia de los mismos, permite el uso de materiales disponibles localmente y no requiere el empleo de equipamiento especializado. Con este método, es posible construir puentes en solo cinco días (Von Handorf, 2013) (i) y a un costo entre 30 % y 50 % menor que los métodos de construcción convencionales (Tonkin y Taylor, 2016).

Los muros de contención de suelo reforzado con geosintéticos incluyen mallas geotécnicas, una malla de alta densidad hecha de polietileno (plástico). Las capas de tierra y las geomallas se combinan para crear una base sólida para el tablero del puente. La construcción se puede completar con maquinarias básicas para remover tierra y compactadoras, y se pueden usar diversos materiales de relleno de origen local siguiendo las directrices de especialistas geotécnicos.

De Nairobi a Manila, los teléfonos móviles cambian las vidas de los pasajeros de los microbuses

Shomik Mehndiratta's picture


Cada día en todo el mundo, millones de personas se movilizan en microbuses. En muchas ciudades, la mayor parte de los viajes urbanos se realiza mediante este servicio de transporte, especialmente en África y América Latina. Los microbuses tienen distintos nombres (“matatus”, “dalalas”, “taxis minibuses”, “colectivos”, “diablos rojos”, “micros”, etc.), pero todos tienen una cosa en común: están sujetos a escasas normas, o prácticamente no son regulados en absoluto. Si bien los microbuses desempeñan un papel crucial en la vida diaria de muchos habitantes urbanos, existen diversas quejas respecto de los servicios, y estos reclamos han impulsado llamados en favor de reformas y mejoramientos en este ámbito. Una preocupación fundamental de los usuarios es la falta de información y visibilidad de los servicios. Tener que pagar por separado cada viaje afecta de manera desproporcionada a los pobres que se trasladan desde los barrios periféricos, y que suelen usar varios buses para llegar a su destino. Los vehículos son antiguos y, a veces, inseguros. Otra preocupación en materia de seguridad es el hecho que los conductores de los microbuses compiten por los pasajeros en lo que en América Latina se conoce como “la guerra del centavo”. Las personas que no usan los microbuses, los planificadores y las autoridades municipales también se quejan debido a la contaminación y los accidentes que provocan estos conductores, así como la congestión causada por el “muro de vehículos del transporte público” en las calles principales de las ciudades.

Congestión vehicular, contaminación, accidentes de tránsito: ¿podrá la tecnología poner fin a los problemas del transporte urbano?

Shomik Mehndiratta's picture

También disponible en English


¿Podrá la tecnología ser la salvación de la movilidad en las ciudades?

La urbanización y el aumento de los ingresos han impulsado la compra de automóviles en Asia, África y América Latina. Si bien, hoy en día, el 50 % de la población mundial vive en ciudades, se espera que esa proporción aumente hasta el 70 % a fines de 2050. Y si las tendencias siguen siendo las mismas es posible que para 2050 veamos otros 1000 millones de vehículos en las ya atestadas calles de las ciudades de India, China y África.

El futuro del transporte

Mahmoud Mohieldin's picture

Cada año, 1,25 millones de personas pierden la vida en accidentes de tránsito y el 90 % de ellas pertenece a países de ingreso bajo. La contaminación ambiental es responsable de unas 6,5 millones de muertes cada año. Y casi el 25 % de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía proviene de los sistemas de transporte. Para asegurar un futuro sostenible para el planeta, el sector del transporte deberá someterse a una transformación masiva.
 
Sin un transporte sostenible, no se podrá avanzar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el cambio climático. Este fue el tema de debate de la primera Conferencia Mundial sobre Transporte Sostenible de las Naciones Unidas en Ashgabat, Turkmenistán, que se realizó entre el 26 y el 27 de noviembre de 2016. El evento reunió a todas las partes interesadas del transporte —público y privado— para debatir cómo pasar de los compromisos mundiales sobre el transporte a las acciones concretas.

El transporte inteligente en relación con el clima es una pieza clave del rompecabezas del desarrollo sostenible

Jose Luis Irigoyen's picture

También disponible en: English

 LukaKikina / Shutterstock
Sistema moderno de tranvía en Rabat Salé, Marruecos. Foto: LukaKikina / Shutterstock

Cuando se trata del cambio climático, el sector del transporte es a la vez víctima y victimario. Por un lado, la infraestructura de transporte es particularmente vulnerable a los efectos del cambio climático, como las temperaturas más altas, el aumento de las precipitaciones y las inundaciones. Al mismo tiempo, el transporte es responsable del 23 % de las emisiones de gases de efecto invernadero (GHG) relacionadas con la energía, y es uno de los sectores donde las emisiones están aumentando más rápidamente. Esta estadística por sí sola deja bastante claro que no habrá progresos significativos en las medidas climáticas sin una movilidad más ecológica y sostenible.

El campo de los sueños: trazar el mapa del panorama de la inversión en infraestructura en los mercados emergentes

Joaquim Levy's picture

En publicaciones anteriores, (i) mencioné estimaciones de la brecha de financiamiento para infraestructura en los mercados emergentes que fluctúan entre aproximadamente USD 500 000 millones y más de USD 1 billón al año en el curso de la próxima década. El rango refleja la diferencia entre el nivel estimado de infraestructura que se necesita para sostener el crecimiento en los mercados emergentes y el nivel real de dicha inversión.
 
Los desafíos son inmensos y los recursos son escasos. Del financiamiento que existe, más del 70 % proviene de los presupuestos gubernamentales nacionales; la segunda fuente principal (aproximadamente el 20 %) es el sector privado, y los recursos restantes provienen de la asistencia internacional para el desarrollo o la ayuda de las economías desarrolladas[1]. Dada las excesivas demandas a las que están sometidos los presupuestos del sector público en los países desarrollados y en desarrollo por igual, cualquier aumento solo es probable que provenga de una mayor colaboración y cofinanciamiento del sector privado.

¿Qué tal si… pudiéramos ayudar a las ciudades a planificar de manera más eficiente un futuro con menos emisiones de carbono?

Stephen Hammer's picture

También disponible en : InglésChino

Outil CURB Action climatique pour un développement urbain durable
Preparado por Stephen A. Hammer, (i) gerente de políticas relacionadas con el clima del equipo de políticas dependiente del Área de Soluciones Transversales en materia de Cambio Climático (GCCPT)
Si el cambio climático fuera un rompecabezas, las ciudades serían una pieza clave que se encontraría justo en el centro. Esto fue reforzado por más de 100 países de todo el mundo, que calificaron a las ciudades como un elemento decisivo de sus estrategias de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en sus planes nacionales de lucha contra el cambio climático —conocidos como contribuciones determinadas a nivel nacional— presentados a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en 2015.
Tras la consiguiente firma del Acuerdo de París, estos países han cambiado rápidamente su rumbo para convertir sus planes climáticos en acciones. ¿Qué pasaría, como muchos nos preguntamos, si pudiéramos encontrar una manera rentable y eficiente de ayudar a encaminar a las ciudades —tanto en los países en desarrollo como desarrollados— en una trayectoria de crecimiento con bajas emisiones de carbono?


Pages