En respuesta a por Martha (no verificado)

Thomas Cardona (no verificado)

Enero 27, 2017

Efectivamente, todos somos parte de la solución. Esperar que el sector empresarial o las instituciones gubernamentales tomen la decisión es una falacia. Esto significaría que somos totalmente dependientes de las decisiones de empresarios y gobierno porque como padres de familia no nos atrevemos a hacer nada por solucionar la problemática, no de los demás, sino de nuestros hijos a quienes consideramos que otros deben educarlos, formarlos y entregarnos jóvenes modelo; de éxito.
De manera inicial sería amar a nuestros hijos, establecer la comunicación de manera permanente y afectiva porque de lo contrario estaríamos enviándoles problemas inmediatos o potenciales a los maestros que tendrán que luchar no solo por brindarles enseñanzas, sino formas de comportamiento y valores. Y bien sabemos que los niños o adolescentes cuando carecen de modelos afectivos de comportamiento adolecen del respeto hacia los demás e incumplen con todo tipo de trabajo. No quisiera pensar que su rebeldía obedece a una actitud de rencor hacia los que saben o tienen más que ellos, y me inclino por la carencia de cariño y respeto que reciben de sus padres.
Las investigaciones y estudios están en la mesa, si algunas empresas están apoyando la iniciativa respecto a la importancia de la educación en la primera infancia, es pues saludable que nosotros, Usted, ellos y yo, nos incorporemos a dicha iniciativa en alguna actividad. En México, mi país, la “Fundación Carlos Slim” promueve la capacitación gratuita para adolescentes. Falta tarea por hacer.