Cómo la Ciudad de México combate el cambio climático y crea oportunidades financiables

|

Disponible en:

Imagen
Nueva unidad de Trolebús Ciudad de Mexico
Nueva unidad de Trolebús Ciudad de Mexico

Las ciudades son los motores del crecimiento económico: crean empleos y conectan a las personas con los mercados mundiales. A menudo son las bases del poder político, centros de excelencia e innovación, y epicentros de la rica identidad cultural e histórica de un país. Las ciudades son también los lugares donde quedan más expuestas las interrelaciones entre los desafíos y las oportunidades en materia de infraestructura. Sin embargo, con sus grandes demandas de infraestructura, las ciudades son también el lugar “donde la batalla del clima se ganará o se perderá”, señaló recientemente el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, en su mensaje con ocasión del Día Mundial de las Ciudades.

Las estadísticas muestran que las ciudades consumen más de dos tercios de la energía mundial y son responsables de más del 70 % de las emisiones mundiales de dióxido de carbono. La mayoría de la población mundial vive ahora en zonas urbanas y, para 2050, esta cifra alcanzará a dos terceras partes. De hecho, las ciudades están en la primera línea de la batalla contra el cambio climático.

La Ciudad de México no es la excepción. Nuestra capital es una megaciudad donde viven 22 millones de personas, y se proyecta que será la décima ciudad más grande del mundo en 2030. (i)

Para dar cabida a una población en crecimiento, la mayor demanda de transporte, energía y agua debe ser gestionada cuidadosamente para satisfacer las necesidades de nuestros habitantes. También debemos tener en cuenta que nuestra alta densidad poblacional y nuestra vulnerable ubicación geográfica ponen a más personas en riesgo cuando ocurren desastres naturales, como terremotos y huracanes.

¿Conclusión? Debemos crear una infraestructura con capacidad de adaptación al cambio climático que nos permita satisfacer las necesidades sociales y económicas de nuestra población , nos proteja de las crecientes amenazas ambientales y reduzca los impactos del cambio climático en el mundo. Pero no podemos hacer esto solos. Necesitamos importantes inversiones públicas y privadas para cumplir con nuestros objetivos de una infraestructura sostenible.


Adaptación mediante la innovación

Aunque los desafíos pueden parecer abrumadores, crear ciudades sostenibles y con capacidad de adaptación al cambio climático mediante la innovación puede transformar los riesgos en oportunidades . Recientemente me referí a estas oportunidades en la reunión del Consejo Asesor de la Plataforma Global de Infraestructura (GIF), (i) que se centró en los temas de las ciudades sostenibles y las oportunidades para aumentar a nivel subnacional las inversiones del sector privado en infraestructura con bajos niveles de carbono y resiliente al cambio climático.

En el panel sobre la acción climática en las ciudades, que incluyó a representantes de Citi, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) y Meridiam, presenté el ambicioso programa “inclusivo, innovador y sostenible” de nuestra ciudad, que fue diseñado para abordar nuestros enormes desafíos de infraestructura y promover, al mismo tiempo, el crecimiento económico, la inclusión y la sostenibilidad ambiental.

En materia de sostenibilidad ambiental, ponemos la atención en siete esferas: ecologización de las zonas urbanas y rurales, recuperación de ríos y masas de agua, gestión sostenible del agua, eliminación de la basura, transporte integrado y sostenible, calidad del aire, y creación de una ciudad solar. Algunas de nuestras metas más ambiciosas incluyen plantar 20 millones de árboles, reducir las emisiones en un 30 %, introducir corredores de cero emisiones para los metrobuses, crear un nuevo sistema de transporte de energía limpia (buses eléctricos), extender el uso de la energía solar a los hospitales y edificios públicos, y actualizar los nuevos códigos de construcción.

Actualmente, tenemos un memorando de entendimiento con la Corporación Financiera Internacional (IFC) para desarrollar proyectos financiables que incluyen un proyecto de energía solar en el mercado más grande de la ciudad, el examen de tecnologías alternativas para la gestión de residuos, apoyo en el desarrollo del Sistema Integrado de Transporte Público, proyectos de eficiencia energética, y plantas de tratamiento de agua.


Transformar los desafíos en oportunidades financiables

El Gobierno de la Ciudad de México aumentó la inversión en infraestructura ecológica a niveles históricos, pero esto no es suficiente. Construir un futuro sostenible y mejorar los servicios para las personas demanda inversiones adicionales. Los proyectos de infraestructura bien estructurados y con capacidad de adaptación al cambio climático ofrecerán oportunidades reales y financiables para que el sector privado obtenga buenos rendimientos; invierta en consonancia con sus valores ambientales, sociales y de gobierno corporativo, y contribuya a un futuro sostenible para todos.

En el informe de IFC titulado“Oportunidades de inversión en iniciativas climáticas en las ciudades” (i) se estima que las ciudades en los mercados emergentes de todo el mundo tienen el potencial de atraer más de USD 29,4 billones en inversiones relacionadas con el clima acumuladas en seis sectores clave para 2030. Según el documento, el sector privado puede desempeñar un papel importante apoyando a las ciudades mediante una combinación de innovación, conocimientos especializados, financiamiento y nuevos modelos de prestación de servicios.

Para implementar con éxito nuestro ambicioso plan de innovación y sostenibilidad, hacemos un llamado a nuestros asociados de los Gobiernos, los bancos multilaterales de desarrollo y el sector privado para trabajar con nosotros en la creación de una cartera de proyectos financiables que atraiga inversiones en infraestructura sostenible para agua y saneamiento; energía limpia y eficiencia energética; gestión de residuos, y transporte integrado, entre muchas otras. Contamos con su creatividad, experiencia y recursos para ayudarnos en el camino de la sostenibilidad. Y esperamos aprovechar plataformas de colaboración mundiales como la GIF para crear nuevas alianzas.

Somos una ciudad entre muchas del mundo, pero si logramos nuestro objetivo, podremos demostrar que la batalla contra el cambio climático se puede ganar, una ciudad a la vez.

Descargo de responsabilidad: El contenido de este artículo no es necesariamente reflejo de las opiniones del Grupo Banco Mundial, de su Directorio Ejecutivo, de los países representados por este ni de su personal. El Grupo Banco Mundial no garantiza la exactitud de los datos, conclusiones o análisis que figuran en esta publicación.


Artículos relacionados

 

Se necesita más inversión para la infraestructura municipal: utilizar el capital privado (¡responsablemente!) puede ayudar (i)

Incluir el riesgo climático en la inversión en infraestructura (i)

¿Qué depara a los factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo y las decisiones de inversión en infraestructura? (i)

¿Cómo proteger la infraestructura del cambio climático? (i)

 

Autores

Diana Alarcón González

Coordinadora general de asesores y asuntos internacionales del gobierno de la Ciudad de México

Únase a la conversación