Tecnología adaptativa para mejorar el aprendizaje de las matemáticas en República Dominicana

|

Disponible en:


En el salón de clases, junto con sus compañeros de sexto grado, Yudeisy nos cuenta que a ella lo que más le gusta hacer durante el día es ver videos y tutoriales en YouTube. También le gusta usar la computadora y el celular porque puede ver videos de música, clips de influencers y entrevistas con sus artistas favoritos. Ella, junto con sus otros compañeros de sexto grado en una escuela pública primaria en Santo Domingo, han participado en un piloto durante los últimos cuatro meses para reforzar el aprendizaje de las matemáticas usando software adaptado al nivel de matemáticas de cada estudiante.

Para ser disruptivo en educación, es fundamental explotar la curiosidad de los niños y niñas, y proveerles de oportunidades de aprendizaje que les interese y los enganche. ¿Y si partimos de esa curiosidad infantil y se orienta al aprendizaje de las matemáticas, de una manera que les interese?

Justamente eso se intenta en República Dominicana, país que no está exento de la crisis del aprendizaje mundial de la que habla el Informe de Desarrollo Mundial 2018, y que implementa una ambiciosa reforma educativa que busca aumentar y hacer más eficientes las inversiones en capital humano. Sólo el 27 por ciento de los estudiantes de tercer grado alcanzan un nivel satisfactorio de aprendizaje en matemáticas, según la evaluación diagnóstica realizada por el Ministerio de Educación de República Dominicana (MINERD), y sólo el 48 por ciento de los niños y niñas dominicanos nacidos hoy,  podrían llegar a ser productivos si obtienen educación y salud completas (Ver Índice de Capital Humano).

Ante este panorama, el MINERD, con el apoyo del Banco Mundial y en cooperación con McGraw Hill, realizó un estudio piloto con 500 estudiantes de sexto grado en cinco escuelas públicas ubicadas en sectores vulnerables de Santo Domingo. Este consistió en utilizar tecnología adaptativa que evalúa el aprendizaje inicial del estudiante y a partir de ahí diseña ejercicios de matemáticas de manera dinámica y personalizada, basados en inteligencia artificial, según lo que el estudiante esté listo para aprender.
Investigaciones recientes han mostrado que enseñar al nivel del estudiante es una forma efectiva de aumentar el aprendizaje, por ejemplo en India. El contenido del software, llamado ALEKS, coincide con el currículo dominicano de matemáticas para sexto grado.

Más allá de las soluciones tecnológicas que puedan existir, la capacidad de implementación determina el éxito. Por tanto, el piloto a su vez evaluó la capacidad de implementación del MINERD ante este tipo de tecnología disruptiva.

Para la implementación exitosa el MINERD estableció equipos estratégicos compuestos por directores de escuela, docentes de matemáticas e informática y coordinadores docentes. Los estudiantes utilizaron la plataforma como parte de la jornada extendida, al menos por 90 minutos semanales en los laboratorios de informática ya existentes, y con un computador para cada estudiante por clase. Simultáneamente, el profesor de matemáticas estaba presente en el laboratorio, para aclarar las dudas del estudiante. Esto hizo posible que los docentes identificaran los temas que debían reforzar en el aula.

Aunque la evaluación del impacto de la estrategia sobre los aprendizajes está por empezar, la implementación de este piloto dejó algunas lecciones interesantes:

  1. El software fue lo suficientemente interesante como para fomentar el uso tanto de los docentes como de los estudiantes;
  2. Se dedicó un mayor tiempo de la jornada extendida al fortalecimiento de las actividades curriculares,
  3. Se recolectó información valiosa sobre las diferencias en los niveles de aprendizaje de los estudiantes dentro de la misma aula, con un alto nivel de detalle, que les permitirá a los docentes en un futuro atender mejor las necesidades de aprendizaje de los estudiantes.

Adicionalmente, se aprendió que, usando los recursos existentes en las escuelas públicas, es posible integrar nuevas tecnologías con los procesos educativos existentes, a un costo adicional bajo.

Los docentes participantes consideran que las estrategias tecnológicas adaptativas son una ayuda para impartir mejor su clase, atender mejor las necesidades de aprendizaje de todos los alumnos y asegurar que exista una mayor cobertura del aprendizaje dentro del aula.

A nivel de sistema público educativo, los retos de implementación mayores fueron la conectividad al internet y la limitada cantidad de computadores por aula. Sin embargo, la coordinación directa con los directores del centro disminuyó las trabas para la implementación exitosa del piloto.

En términos de aprendizaje, después de tres meses de implementación, los estudiantes que iniciaron con el desempeño más bajo aumentaron su conocimiento sustancialmente en la prueba final, mostrando la correlación con el tiempo invertido en el uso del software. Esto muestra la importancia de ajustar contenidos al nivel de los estudiantes para reducir los rezagos de aprendizaje y del potencial de la tecnología para aumentar el aprendizaje sobre todo de los estudiantes cuyos aprendizajes se han rezagado.
 
‘’Yo quisiera que este tipo de programas estuviera disponible para todas mis materias y en todos mis grados’’, manifestaban los compañeros de Yudeisy quienes también reconocían haber usado la plataforma fuera del horario escolar. Los administradores de la plataforma evidenciaron su uso durante los fines de semana y en las noches. Los estudiantes también expresaron los temas en que habían mejorado su aprendizaje – aritmética básica, operaciones con acarreo, etc. - pues entendían muy bien las explicaciones que otorgaba la plataforma complementadas por la instrucción regular.

El piloto de la República Dominicana muestra cómo las tecnologías adaptativas, aquellas que enseñan al nivel del estudiante, generan gran interés en los estudiantes del siglo XXI y presentan un potencial para apoyar los procesos de aprendizaje y enseñanza de las futuras generaciones.

Temas

Autores

Juan Baron

Economist, Education Global Practice, World Bank Group

Carmen Maura Taveras

Consultant, Education Global Practice, World Bank Group

Janina Cuevas Zúñiga

Consultant at the World Bank Group’s Education Global Practice

Únase a la conversación