Syndicate content

¿Estamos preparados para la próxima epidemia mundial? El público cree que no

Jim Yong Kim's picture
A nurse checks the temperature of a patient at Redemption Hospital in Monrovia, Liberia.  © Dominic Chavez/World Bank


Muchas veces, en los círculos diplomáticos o científicos, el pensamiento convencional es que el público en general no sabe qué le conviene en lo que respecta a la política exterior o al abordaje de las amenazas mundiales. Es demasiado complicado, dicen los expertos; el público no lo entendería. Sin embargo, una nueva encuesta sugiere que muchos integrantes del público entienden muy bien cómo los brotes de enfermedades infecciosas a nivel mundial representan una grave amenaza para sus vidas y para la seguridad económica, y saben qué se debe hacer al respecto.

Yunus dice a los jóvenes: Creen su propio futuro

Robert Hawkins's picture


“¿Qué están esperando? Vayan y creen su futuro”. Esta frase transmite la esencia de la conferencia (i) ofrecida por Muhammad Yunus la semana pasada en el Banco Mundial. Sus mensajes sobre el espíritu emprendedor y las empresas sociales hicieron surgir varias preguntas relacionadas con la manera en que pensamos acerca de la educación, las habilidades, el empleo y las perspectivas futuras de los jóvenes en el mundo.

El apoyo a las emprendedoras es una inversión clave para promover el desarrollo mundial

Jin-Yong Cai's picture
Jacqueline Mavinga, empresaria, República Democrática del Congo. © John McNally / Banco Mundial
Jacqueline Mavinga, empresaria, República Democrática del Congo. © John McNally / Banco Mundial


De niña, Gircilene Gilca de Castro soñaba con montar su propio negocio en Brasil. Cuando lo logró, enfrentó varios problemas para hacerlo despegar. En la época en que su incipiente empresa de servicios alimenticios solo tenía dos empleados y un cliente, se dio cuenta de que necesitaba conocimientos más avanzados sobre cómo hacer crecer un emprendimiento. Para dar ese paso, buscó la educación y las oportunidades de orientación adecuadas,  a la vez que  accedió a nuevas herramientas de negocios y gestión. En 2009, armada por primera vez con una estrategia comercial y una confianza renovada, logró obtener dos préstamos para adquirir equipos nuevos, mejorar las instalaciones y contratar personal.

Así, los ingresos de la empresa de Gircilene aumentaron un 900 % y su equipo de trabajo se amplió a 45 empleados (la mayoría de los cuales son mujeres).

Salvar la brecha

Juliana Guaqueta Ospina's picture

Uniminuto

Uno de cada cuatro jóvenes en América Latina no estudia ni trabaja, mientras que 55% de las empresas en la región reportan enfrentar dificultades para contratar fuerza de trabajo calificada. Salvar esta brecha es uno de los principales retos que enfrenta la región. América Latina necesita jóvenes calificados para estimular nuevos sectores económicos e impulsar la productividad, si la región quiere librarse de la desaceleración económica mundial y aprovechar las oportunidades que ofrece la globalización.
 
Durante la primera década de este siglo, América Latina experimentó un fuerte crecimiento económico basado en el comercio, el elevado precio de los productos básicos y un aumento en el consumo interno. Este crecimiento creó nuevas oportunidades de empleo en los sectores manufactureros, de servicios y otros, lo que impulsó a millones a integrarse a la fuerza de trabajo. Sin embargo, muchos de los empleos más atractivos y calificados permanecieron vacantes en parte porque las universidades latinoamericanas no lograron mantenerse a la par de la demanda.

¿Qué son los bloques comerciales y cómo podemos comparar los dos más grandes de América Latina?

Saulo Teodoro Ferreira's picture

Los bloques comerciales son acuerdos intergubernamentales, que tienen como propósito brindar beneficios económicos a sus miembros mediante la reducción de los obstáculos al comercio.

Entre los bloques comerciales ampliamente conocidos están la Unión Europea, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la Unión Africana. Estos pueden tener numerosos beneficios para sus integrantes al alentar la inversión extranjera directa, aumentar la competencia e impulsar las exportaciones.

En América Latina, los bloques del Mercosur y la recientemente formada Alianza del Pacífico representan en conjunto aproximadamente el 93 % del producto interno bruto (PIB) de la región a precios de mercado de 2014. ¿Quiénes participan en estos bloques comerciales y cómo se comparan entre ellos?

Tamaño, miembros y desempeño del Mercosur y la Alianza del Pacífico
 

Tamaño de los miembros de los bloques comerciales de América Latina. PIB (US$ de 2014)/Miles de millones


​La Alianza del Pacífico es un bloque comercial latinoamericano formado en 2011 por Chile, Colombia, México y Perú. Los cuatro países en conjunto tienen una población de alrededor de 221,3 millones de personas y un PIB de US$2,1 billones. El Mercado Común del Sur (Mercosur), creado en 1991, incluye a Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela. Los cinco países del Mercosur suman 285 millones de habitantes y un PIB de US$3,5 billones.
 
El comercio dentro de los bloques —una de las áreas que debería beneficiarse a partir de estos acuerdos—, representa aproximadamente el 4 % del comercio total en la Alianza del Pacífico y alrededor del 14 % en el Mercosur.

Un antiguo debate: ¿Por qué las personas mayores se oponen a la inmigración?

Hernan Winkler's picture

Tambien disponible en: English

La Crisis del Mediterráneo (i) ha avivado el sentimiento contra los inmigrantes en Europa, añadiendo aún más desafíos al debate sobre las políticas de inmigración. También resulta evidente cuán difícil es ponerse de acuerdo sobre estos asuntos, si nos fijamos en el estado actual de la política inmigratoria de la Unión Europea: en lugar de una política común, es una colección de 28 regímenes de migración con marcadas diferencias en cuanto a apertura y flexibilidad.
 
Esto representa un dilema porque se estima que la población europea envejecerá rápidamente. Y aunque la inmigración no resolverá todos los problemas económicos de Europa, un conjunto de políticas de inmigración más abiertas y flexibles inyectará la flexibilidad y el dinamismo que tanto necesitan estas economías “canosas”. (i)

Lo que debemos saber acerca de la energía y la pobreza

Sri Mulyani Indrawati's picture

Sistemas solares portátiles en las zonas rurales de Mongolia © Dave Lawrence / Banco Mundial

En primer lugar, debemos abordar la “pobreza vinculada a la energía” si queremos acabar con la pobreza.

 
Creemos que la pobreza vinculada a la energía significa dos cosas: las personas pobres son quienes menos posibilidades tienen de acceder a la energía, y son las más propensas a seguir siendo pobres si carecen de electricidad.
 
Alrededor de una de cada siete personas, o 1100 millones de habitantes, no tienen acceso a la electricidad y casi 3000 millones todavía cocinan con combustibles contaminantes como keroseno, leña, carbón vegetal y estiércol.

ODM 5: A pesar de los avances, mejorar la salud materna sigue siendo un desafío

Haruna Kashiwase's picture

Esta es la quinta de una serie de publicaciones sobre los datos relacionados con los objetivos de desarrollo del milenio (ODM), basados en la edición 2015 de los Indicadores del desarrollo mundial.

El objetivo de desarrollo del milenio número 5 es “Mejorar la salud materna” y se mide en comparación con la meta de “Reducir, entre 1990 y 2015, la tasa de mortalidad materna en tres cuartas partes” y “Lograr, para el año 2015, el acceso universal a la salud reproductiva”.

En 2013, el 99 % de las 289 000 muertes maternas en el mundo ocurrió en países en desarrollo

Tasa de mortalidad materna, estimación modelada

Según la Organización Mundial de la Salud, cada día mueren unas 800 mujeres antes, durante o después del parto. En 2013, más del 50 % de todas las muertes maternas ocurrió en África al sur del Sahara, y aproximadamente un 25 % en Asia meridional.

Sin embargo, tanto los países de Asia meridional como de África al sur del Sahara han logrado grandes avances en la reducción de la mortalidad materna. En Asia meridional se redujo de 550 por cada 100 000 nacidos vivos en 1990 a 190 en 2013, lo que equivale a una disminución del 65 %. En África al sur del Sahara, donde la tasa es el doble que la de Asia meridional, también se redujo casi un 50 % durante el mismo periodo.

Estos logros son extraordinarios, pero los avances en la reducción de las tasas de mortalidad materna han sido más lentos que la reducción del 75 % entre 1990 y 2015, establecida como meta por los ODM. Aparte de unos pocos países, ninguna región en desarrollo, en promedio, tiene posibilidades de lograr el objetivo. No obstante, la tasa media anual de disminución se ha acelerado de 1,1 % entre 1990 y 1995 a 3,1 % entre 2005 y 2013.
 

Cómo puede el mundo detener los flujos financieros ilícitos

Bertrand Badré's picture

Bajo el peso de grandes expectativas y el foco de las cámaras de televisión, los delegados se reunieron la semana pasada en la Tercera Conferencia Internacional sobre el Financiamiento para el Desarrollo en Addis Abeba.

Líderes de todo el mundo y representantes de la sociedad civil y el sector privado intercambiaron ideas sobre la financiación de los ambiciosos objetivos de desarrollo sostenible. (i) La conversación representó un cambio de paradigma con relación a nuestra manera de pensar acerca del desarrollo. El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, habló de un mundo “en el que la población mundial sigue creciendo y existe una mayor limitación  de recursos”, y en consecuencia, en el que “el financiamiento del desarrollo necesita un reinicio”.


Pages