Syndicate content

El Financiamiento Climático – Lecciones de Vanguardia

Thomas Kerr's picture


El cambio climático presenta riesgos graves y cada vez más palpables en el sistema económico mundial, según una serie de estudios recientes que muestran el impacto que el cambio climático ya está teniendo en los medios de vida y el sector empresarial. Por ejemplo, el clima extremo, que puede ser exacerbada por el cambio climático, ha causado pérdidas económicas de 2,6 mil millones de dólares entre 1980 y 2012.
Hacer frente a estos riesgos constituye un imperativo económico y social. Al mismo tiempo, presenta oportunidades. Las inversiones climáticamente inteligentes, por ejemplo en infraestructuras limpias y eficientes, en la energía limpia, la agricultura resiliente, y los recursos hídricos, ofrecen rentabilidades estables y atractivas para los inversionistas y las comunidades, siempre que las condiciones sean adecuadas.
A finales de agosto estuve en Lima para la Semana del Financiamiento Climático, organizada por el Gobierno peruano, donde encontré muchas razones para ser optimista de que podemos convertir el desafío del cambio climático en una oportunidad económica. Este artículo comparte algunos temas clave que me llevé del evento.

Demostración de la solidaridad pragmática a través de los deportes y más allá

Adam Russell Taylor's picture
Demonstrating Pragmatic Solidarity through Sports and Beyond
Los organizadores del Partido por la Paz presentan las camisetas de fútbol del papa Francisco. Crédito: Partido por la Paz.

El 1 de septiembre, las principales estrellas de fútbol de muchos credos se reunirán para jugar un decisivo Partido Interreligioso por la Paz (i)  apoyado por Connect4Climate (i) del Grupo del Banco Mundial. 
 
En su máxima expresión, el deporte posee el poder de sacar a relucir lo mejor del espíritu humano, especialmente en los momentos en que los atletas exhiben un notable trabajo en equipo y espíritu deportivo. Al reafirmar aspiraciones comunes, la religión y el deporte comparten la gran capacidad de reunir a las personas más allá de las fronteras de raza, nacionalidad, ingresos y otros aspectos. 

Porque somos más los que queremos que esto pare… Nuestra experiencia enfrentando la violencia de género en el transporte público

Shomik Mehndiratta's picture
Siga a los autores en Twitter: @shomik_raj and @aldotudela7
 
El cuarto estaba en silencio. El grupo se encontraba sentado, pensante, con cada uno de los participantes pensando cómo resolver un problema complicado, callados. De repente, un hombre se levantó y habló en voz alta, “Tenemos que dejar algo claro, somos más los que queremos que esto pare”. Este sentimiento, expresado durante un taller realizado en la Ciudad de México, se convirtió en un poderoso punto de partida para la iniciativa en marcha que actualmente estamos realizando para entender y atacar la violencia de género en el transporte público.

La seguridad personal dentro y alrededor del sistema de transporte público [de la Ciudad de México] es un problema serio que caracteriza la experiencia de muchos en el transporte público, particularmente de las mujeres. Un estudio reciente del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal reveló que alrededor del 65% de las mujeres usuarias del sistema de transporte público han sido víctimas de alguna modalidad de violencia de género dentro del sistema o entrando a él. Sin embargo, se sabe que solo una fracción de estos eventos se reporta… lo cual nos hace pensar que el porcentaje real puede ser mucho mayor.

Cifras estremecedoras sobre inclusión financiera muestran que hay oportunidades para los pagos digitales

Leora Klapper's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية

Durante la actualización de la base de datos Global Findex (i) sobre la inclusión financiera en el mundo en el año civil de 2014, tuve el gusto de viajar con representantes de Gallup, Inc. (i) para poner a prueba nuestro cuestionario ampliado. Visitamos hogares y les pedimos a las personas que describieran cómo ahorran, piden préstamos, realizan pagos y gestionan los riesgos.
 
Un hombre que vive en una pequeña casa en un barrio pobre de Calcuta con su esposa, hijos y padres trabaja como conductor, y su salario es depositado directamente en una cuenta bancaria que su empleador abrió para él. Con gran orgullo, nos dijo que cada mes deja un saldo en su cuenta, lo cual cree que es una manera segura de ahorrar para la educación de sus niños.

El problema del desempleo en Oriente Medio y Norte de África explicado en tres gráficos

Lili Mottaghi's picture
Este es el segundo de una serie de blogs basados en la edición de julio del Boletín trimestral de información económica de la región de MENA: Previsiones, percepciones y realidad económica: Los desafíos de siete países de Oriente Medio y Norte de África resumidos en 14 gráficos. (i)

Las tasas de desempleo en Egipto, Irán, Jordania, Líbano, Libia, Túnez y Yemen (siete países de la región de MENA) se han mantenido persistentemente altas, especialmente entre los jóvenes (de entre 15 años y 24 años) con una tasa promedio de 22 % para los varones y de 39 % para las mujeres (Gráfico 1). Algunos cálculos muestran que el índice de desempleo juvenil es tan alto como 40 % en Túnez y aún mayor en las gobernaciones del interior. Las últimas cifras oficiales indican que la tasa de desempleo juvenil en Irán es de 25 %, mientras que cálculos no oficiales señalan que los números reales son incluso el doble de ese porcentaje. A excepción del Líbano, la brecha de género en el desempleo es grande: la tasa de desempleo juvenil femenino es casi tres veces la tasa de desempleo juvenil masculino en Egipto y el doble en Irán, Jordania y Yemen. La tasa de desempleo juvenil femenino en Egipto permanece en 65 %; en Jordania y Yemen en 50 %, y en Irán en 40 %.
 
Gráfico 1. Los niveles de desempleo son altos, especialmente para las mujeres

Jordania: Diez escuelas dan una lección al mundo en materia educativa

Manal Quota's picture

También diponible en: English | Français | العربية



Zeid Bin Haritha es una escuela en la aldea jordana de Yarqa, en la cual usted puede ver pequeñas aulas repletas de alumnos, viejos muebles en malas condiciones y profesores con demasiado trabajo. Estas son características comunes en una serie de escuelas en la Gobernación de Al-Salt. ¡Pero, espere!: esta no es una historia trágica llena de relatos que rompen el corazón acerca de establecimientos educativos que no tienen recursos suficientes y cuyos estudiantes obtienen bajos resultados…

Más bien, este es el testimonio de una comunidad de 10 escuelas, ubicadas en dos aldeas, que se unieron para enfrentar serios desafíos relacionados con la educación. Este proceso de cambio comenzó con intervenciones de donantes que introdujeron directrices y un marco para la autonomía escolar y la participación de la comunidad. Sin embargo, de lo que realmente se trata esta historia es de cómo las intervenciones externas pueden ser adaptadas y transformadas por las comunidades locales de manera que se ajusten a sus estructuras sociales, políticas y administrativas. Proporciona una lección valiosa para aquellas comunidades que buscan adoptar las mejores prácticas internacionales: en vez de usarlas como “moldes”, es posible adecuarlas para que se acomoden a las circunstancias locales.

Avances en los objetivos de desarrollo del milenio

Mahmoud Mohieldin's picture
Progresos en el milenio
La campaña "Qué se necesita" permitó que la gente comparta sus ideas sobre la cómo eliminar la pobreza.
​© Simone D. McCourtie/World Bank.

En septiembre de 2000, líderes mundiales se comprometieron con el logro de los objetivos de desarrollo del milenio (ODM).

Hasta entonces, pocos se atrevían a pensar que metas como poner fin a la pobreza extrema y el hambre, dar acceso universal a la educación o reducir la mortalidad materna serían posibles de conseguir. Ahora, a 500 días de que se venza el plazo de 2015, los ODM dejaron de ser un acto de imaginación y se han convertido en un desafío que muchos dirigentes creen que se pueden alcanzar.

¿Una menor desigualdad conduce a un menor nivel de delincuencia?

Hernan Winkler's picture

También diponible en: English

Aunque las tasas de homicidios se redujeron en la mayor parte del mundo en un 50 % en la década de 2000, América Latina fue la única región donde los actos de violencia con víctimas fatales en realidad aumentaron durante ese periodo. Estos datos son desconcertantes dado que la mayoría de los países latinoamericanos experimentaron un crecimiento económico sostenido en tal década y, al mismo tiempo, lograron mejoras generales en términos de pobreza, desigualdad y otros resultados sociales. ¿Es acaso una percepción errónea creer que las mejores condiciones económicas conducen a un menor nivel de delincuencia?
 
En un documento reciente, (i) analizamos esta cuestión usando el caso de México en el contexto de la guerra contra el narcotráfico que se inició en diciembre de 2006. Nuestra conclusión fundamental es que, de hecho, los municipios con menor grado de desigualdad tuvieron tasas más bajas de delincuencia. En otras palabras, aunque los datos generales a nivel nacional revelan una aparente contradicción, si estos se desglosan por regiones geográficas más pequeñas la paradoja es insostenible, ya que menos disparidades económicas conducen a menos actos delictivos.

¿Mejorar la dieta subiendo los impuestos? Una mirada a México y Hungría

María Eugenia Bonilla-Chacín's picture

Also available in English




Hace unos años, los autores Peter Menzel y Faith D’Aluisio publicaron “Hungry Planet [Planeta Hambriento]”, un libro fascinante con fotos de lo que comen las familias de todo el mundo.

La imagen de México era reveladora. Si uno la examina rápidamente, parece mostrar una dieta bastante saludable, variada y con muchas frutas y verduras. Pero si se mira más detenidamente, notará, en segundo plano, una docena de botellas de gaseosas de 2 litros y alrededor de dos docenas de botellas de cerveza. Además, frente a dos niños se puede ver una mesa con pan dulce y otros refrigerios ricos en calorías.

En América Latina, los cascos y las herramientas ya no son sólo para hombres

Maria Margarita Nunez's picture
En el Perú, el 27% de los trabajadores las empresas de mantenimiento de caminos rurales son mujeres
En el Perú, el 27% de los trabajadores las empresas
de mantenimiento de caminos rurales son mujeres.


Cuando maneje por las áreas rurales de Puno en Perú, de Caaguazú en Paraguay o de Granada en Nicaragua, no se sorprenda de ver a mujeres limpiando los caminos de piedras, o usando picos y palas junto a los hombres. De hecho, en los últimos 15 años, el número de mujeres que se han unido a las organizaciones encargadas del mantenimiento rutinario de los caminos en Latinoamérica se ha incrementado de manera significativa y, con esto, sus condiciones de vida han mejorado notablemente.


Pages