Syndicate content

La AIF-18 tiene un buen comienzo, mientras la demanda sigue aumentando

Axel van Trotsenburg's picture


La decimoctava reposición de recursos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF-18) ha tenido un buen comienzo. En el primer año de este ciclo de financiamiento que dura tres años, el total de compromisos de la AIF —el fondo del Grupo Banco Mundial dedicado a los países más pobres— llegó a USD 24 000 millones. Esta cifra es más del doble que el promedio registrado en el primer año de la AIF-15 y la AIF-14, y un 40 % más alta que el volumen promedio observado en el primer año de la AIF-16 y la AIF-17.

Una parte de este crecimiento deriva de la manera en que estructuramos la AIF-18, como respuesta a los llamados del Grupo de los Veinte (G-20) y de la comunidad internacional, que instaron al Grupo Banco Mundial a innovar en todas las formas posibles para ayudar al mundo a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible antes de fines de 2030. Y pese a los enormes desafíos mundiales, nuestros donantes acordaron proporcionar USD 27 000 millones en forma de donaciones para apoyar la AIF-18, cuyos compromisos totales suman USD 75 000 millones.

Mujeres que hacen una diferencia: estrategias concretas para cerrar la brecha de género en el sector tecnológico

Alicia Hammond's picture
© Andela Kenya
© Andela Kenya

“Los títulos te permiten conseguir trabajo, pero no te ayudan a conservarlo”. Este es uno de los numerosos desafíos a la hora de preparar a los estudiantes para la economía digital, según la estudiante Virginia Ndung’u, que recibe formación en Moringa School, (i) una institución especializada en desarrollo de software.

La tecnología está cambiando las competencias necesarias para el mundo del trabajo, y aumentando la demanda de capacidades cognitivas avanzadas, habilidades socioemocionales y una mayor adaptabilidad, concluye el informe 2019 sobre la naturaleza cambiante del trabajo (i) que se basa en el Informe sobre el desarrollo mundial 2016: Dividendos digitales. A medida que la tecnología se torna más preponderante en numerosos sectores, aumenta la demanda de competencias tecnológicas, incluso para los puestos de nivel básico.

Cinco nuevas percepciones sobre cómo la agricultura puede ayudar a reducir la pobreza

Luc Christiaensen's picture
A Cambodian farmer
Agricultor camboyano. Fotografía: Chor Sokunthea/Banco Mundial

La idea de que un sector agrícola productivo es fundamental para la creación de empleo y la reducción de la pobreza es ahora ampliamente compartida en la comunidad dedicada a la tarea del desarrollo. Sin embargo, esto no ha sido siempre así. Con anterioridad a la crisis mundial de los precios de los alimentos de 2008, muchos profesionales del desarrollo, funcionarios públicos y economistas dudaban de que la agricultura aún pudiera cumplir esa función, sobre todo en África. El pesimismo en torno a la agricultura se había instalado en las décadas de 1990 y 2000, acompañado de una disminución tanto de la atención prestada a las políticas agrarias como de la inversión agrícola. Las alzas de los precios de los alimentos ocurridas en 2008 pusieron de manifiesto la necesidad de tomar más medidas para fortalecer la agricultura en los países en desarrollo.

En la actualidad, los precios mundiales de los alimentos siguen siendo 70 % más altos que antes de la crisis (40 % a 50 % en términos reales) y el entorno comercial y de políticas es mucho más favorable a la agricultura. Sin embargo, en África, los ingresos también han aumentado, la pobreza ha disminuido (i) y los países están más urbanizados. Por lo tanto, ¿cuál es hoy el papel de la agricultura para reducir la pobreza?, y ¿la inclinación favorable hacia la agricultura que se ha observado en los últimos años está también respaldada por los datos empíricos más recientes?

Invertir en prevención: un nuevo enfoque del Grupo Banco Mundial para enfrentar las crisis

Kristalina Georgieva's picture
© Riyaad Minty/Creative Commons
© Riyaad Minty/Creative Commons

Una frase famosa de Benjamin Franklin reza: “Más vale prevenir que lamentar”. ​ Ese fue su mensaje a los habitantes de Filadelfia acerca de cómo evitar los incendios en las viviendas, en una época en que estos siniestros provocaban daños extensos a la ciudad y su población.

Sus palabras resuenan hoy, cuando enfrentamos crisis mundiales, como desastres naturales, pandemias, conflictos violentos, crisis financieras y otras, que afectan a los países ricos y pobres por igual, y tienen consecuencias duraderas, en particular para las personas más pobres y vulnerables del mundo. Estas crisis pueden causar millones de pérdidas humanas y billones de dólares en daños y pérdida de potencial en todo el mundo.

República Democrática del Congo: una historia sobre el ébola con un final diferente

Jim Yong Kim's picture
© WHO/S.Oka
© Organización Mundial de la Salud (OMS)/S.Oka

El noveno brote de ébola que se declaró el 8 de mayo en la República Democrática del Congo finalizó oficialmente hoy después de transcurrir 77 días y causar 28 muertes. Para las familias de estas 28 víctimas fatales, el anuncio arriba demasiado tarde, ya que un ser querido falleció a causa de una enfermedad que se podría prevenir y tratar. Eso es siempre una tragedia innecesaria.
 
Hoy es también un día para reconocer que hemos dado un paso muy importante para romper el ciclo de pánico y negligencia cuando se producen los brotes. Solo hace dos meses y medio, existía la posibilidad de que se produjese otra pandemia: parecía probable que un brote de ébola en tres provincias remotas, que se propagó de manera rápida a Mbandaka, una ciudad ubicada cerca del río Congo, se extendería velozmente por todo el país o incluso por la región.

¿Debería quedarme o debería irme? Cómo las transferencias en efectivo pueden afectar la migración

Ugo Gentilini's picture


Para 2050, unos 875 millones de personas habrán emigrado (PDF, en inglés) en el mundo, y por ello ha aumentado el interés acerca de la relación entre las políticas de desarrollo y un fenómeno tan complejo, como la migración. Increíblemente, las transferencias en efectivo, uno de los temas de desarrollo más candentes, no se incluyen en el debate.

El nuevo artículo Debería quedarme o debería irme, (PDF, en inglés) que escribí junto a Samik Adhikari, analiza la evidencia sobre cómo las prestaciones sociales basadas en efectivo afectan la movilidad interna o internacional de las personas.

Tres conclusiones llaman la atención.

La tecnología puede ayudar a los trabajadores a salir de la trampa de la informalidad

Kristalina Georgieva's picture
Women stitch handicrafts at Everest Fashion Fair Craft in Lalitpur, Nepal. © Peter Kapuscinski/World Bank
Mujeres hacen trabajos artesanales en una feria de artesanía en Lalitpur, Nepal. © Peter Kapuscinski/Banco Mundial

Hoy existe una gran preocupación por la tecnología y cómo cambiará la manera en que trabajamos. La verdad es que nadie sabe con certeza qué va a pasar: lo único cierto es la incertidumbre. ¿Cómo entonces deberíamos prepararnos para empleos que aún no existen?

Nuestro punto de partida es ocuparnos de lo que sabemos, y del mayor desafío que enfrenta el futuro del trabajo y que ha enfrentado por décadas. Esto es el gran número de personas que a diario realizan trabajos ocasionales, y que no saben si van a tener un empleo la semana siguiente (ni mucho menos los meses o años próximos) y que no pueden planificar con antelación para darles a sus hijos lo que necesitan. A esto lo llamamos la economía informal y, como con tanto otro lenguaje seudotécnico que impone barreras, la frase no transmite la lamentable situación que afecta a millones de trabajadores y sus familias en todo el mundo.

La planificación familiar, una inversión en la salud y el empoderamiento de las mujeres para desarrollar capital humano

Sameera Al Tuwaijri's picture
También disponible en: English | Français 
 


Invertir en la cobertura sanitaria universal (CSU) para que todas las personas tengan acceso a servicios de salud de calidad y asequibles es un paso fundamental hacia el desarrollo del capital humano en un país. Y en el marco de la CSU, todas las mujeres y todos los niños deberían tener acceso a servicios sanitarios de calidad a un precio alcanzable, y poder usarlos cuando los necesiten. Esto comprende servicios integrales de salud reproductiva, materna, neonatal, infantil y del adolescente, incluida la planificación familiar.

En esencia, la planificación familiar actual consiste en programar cuándo y cuántos hijos tendrá una mujer en el transcurso de su vida. Los métodos de planificación familiar, que incluyen los nuevos tipos de anticonceptivos y la esterilización voluntaria (ya sea de las mujeres o de los hombres), proporciona a las mujeres, y sus parejas, un mayor control sobre sus vidas. De este modo, la planificación familiar ofrece particularmente a las niñas adolescentes y a las mujeres la posibilidad de tener una salud mejor, mayores oportunidades de educación superior y empleo productivo, y la capacidad de explorar su propio potencial.
 

¿Cuál será el futuro del trabajo?

Jim Yong Kim's picture


¿Se ha preguntado si sus hijos y sus nietos tendrán acceso a la buena fortuna y las oportunidades que usted ha disfrutado durante su vida profesional? En una época de crecimiento económico mundial sólido, puede parecer paradójico que enfrentemos una crisis existencial en torno al futuro del trabajo. Pero el ritmo de la innovación se acelera, y los empleos del futuro —en unos pocos meses o pocos años— exigirán habilidades específicas y complejas. El capital humano llegará a ser cada vez más un recurso valioso.
 
En pocas palabras, la naturaleza cambiante del trabajo y cómo preparar mejor a las personas para los empleos del futuro son algunos de los desafíos más difíciles que enfrentan los países, y por esta razón estos temas son abordados en el Informe sobre el desarrollo mundial (i) de este año.
 
Dado que el futuro del trabajo es importante para todos nosotros, decidimos que este informe se elaborara con un nivel de transparencia sin precedentes. Por primera vez desde que el Banco Mundial empezó a publicar el WDR en 1978, (i) el informe es un proyecto de colaboración abierta. Todos los viernes por la tarde, se publica el último borrador (PDF, en inglés) del documento en el sitio web del Banco Mundial, de manera que cualquiera que tenga internet puede leerlo e interactuar con el equipo de autores. No puedo prometerle que el WDR no cambiará dentro de una semana, por ello lo invito a seguir visitando el sitio mientras continuamos trabajando en la actualización del informe.
 
A los nuevos lectores, les presento aquí algunas ideas sobre el contenido del informe que espero los haga reflexionar acerca del futuro del trabajo:

Nueva clasificación de los países según el nivel de ingreso para el periodo 2018-19

World Bank Data Team's picture

Todos los datos relativos a la clasificación de los países según el nivel de ingreso para el ejercicio 2019 del Banco Mundial se encuentran disponibles aquí. (i)
 
El Banco Mundial clasifica las economías del mundo en cuatro grupos de ingreso: alto, mediano alto, mediano bajo y bajo. Esta clasificación se basa en el ingreso nacional bruto (INB) per cápita calculado usando el método del Atlas. (i) El INB y los umbrales se expresan en dólares de los Estados Unidos en valor corriente.

En el Banco, se usan estas categorías para agregar los datos de grupos de países similares. (i) La categoría de ingreso de un país no es uno de los factores que influye en las decisiones acerca de la concesión de préstamos.

Todos los años, el 1 de julio se actualiza la clasificación debido a dos razones:

1. En cada país, factores como el crecimiento del ingreso, la inflación, los tipos de cambio y los cambios demográficos influyen en el INB per cápita.
2. Para mantener los umbrales en dólares que separan las clasificaciones fijadas en términos reales, se ajustan según la inflación.

Los datos para el primer ajuste provienen de las estimaciones del INB per cápita de 2017, que se encuentran ahora disponibles. (i) Este año, los umbrales han descendido levemente debido a la disminución de la inflación y al fortalecimiento del dólar estadounidense. Cliquee aquí (i) para obtener más información sobre cómo el Banco Mundial determina la clasificación de los países.


Pages