Syndicate content

Tenemos que ser audaces para mejorar el aprendizaje en las aulas

Jim Yong Kim's picture
Un joven estudiante en Côte d'Ivoire muestra su trabajo escolar. © Ami Vitale / Banco Mundial


​La educación es uno de los medios más seguros para poner fin a la pobreza extrema en nuestra época. Pero, 121 millones de niños hoy en día no asisten a la escuela. Es muy difícil llegar a ellos debido a la pobreza, los obstáculos en materia de género, la lejanía y la discapacidad. Tenemos que hacer un nuevo esfuerzo concertado para lograr la escolarización de todos los niños.

Además de este desafío de mejorar la asistencia y el acceso, enfrentamos un problema aún más arduo en el futuro: garantizar el aprendizaje de los estudiantes. Una triste verdad es que la mayoría de los sistemas educativos no redundan en beneficio de los niños más pobres. Según estimaciones, unos 250 millones de menores no saben leer ni escribir, a pesar de que han asistido a la escuela durante años. Esto constituye un fracaso trágico de nuestras aspiraciones en materia de educación para los jóvenes del mundo.

Embarcarse en un nuevo tipo de datos: Los desechos de los equipos electrónicos y eléctricos

Kees Baldé's picture

Todos podemos dar fe de que los equipos electrónicos y eléctricos (EEE) ocupan cada vez más espacio en nuestros hogares y oficinas. Y como la vida útil de los mismos, entre ellos las computadoras, los teléfonos inteligentes, los enrutadores y los monitores, se acorta, dando como resultado montones antiestéticos de aparatos apenas usados, averiados u obsoletos.

Con el tiempo, estos EEE que alguna vez fueron caros y "de gran demanda", son entregados a camiones de desechos electrónicos.

Según un reciente estudio (i) de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), en 2014 se generaron aproximadamente 46 millones de toneladas de residuos electrónicos en todo el mundo. Aunque los dispositivos tecnológicos son parte esencial de nuestra vida diaria en la actualidad, el impacto social de la chatarra electrónica puede ser grave si esta no se administra de acuerdo con normas adecuadas de gestión de desechos.

Por ejemplo, si la basura tecnológica no es tratada cuidadosamente, quienes manipulan estos residuos —que en el mundo en desarrollo serían las mujeres y los niños que trabajan— quedan expuestos a sustancias tóxicas.

El poder de la fe ayuda a poner fin a la pobreza: Cinco conclusiones principales

Sonia Porter's picture
Comprender y aprovechar mejor el rol de la fe en el desarrollo se está convirtiendo en un área de creciente interés y de compromiso dentro del Grupo Banco Mundial. Cinco dirigentes de importantes organizaciones confesionales y religiosas participaron en nuestra sede en la ciudad de Washington el mes pasado en una dinámica mesa redonda con el presidente Jim Yong Kim acerca del papel fundamental que estas organizaciones y sus líderes pueden desempeñar para ayudar a poner fin a la pobreza extrema a más tardar en 2030.

Migración y desarrollo: La idea de los US$100 000 millones

Alejandra de Lecea's picture
Woman buying fruit from market photo  © World Bank Group

A fines de este año, se realizará la Conferencia Internacional sobre Financiamiento para el Desarrollo (i) en Addis Abeba. La reunión se concentrará en el programa posterior a 2015 y la implementación de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), para lo cual será necesario una gran cantidad de financiamiento.

Orquesta Sinfónica Don Bosco, cuando la música es sinónimo de esperanza

Humberto López's picture

Andrea Rodríguez. Gabriel Munguía. Guillermo Esquivel. Alicia Azuzena. Daniela Lozano. Brandon Gómez. Carlos Caminos. Jorge Gutiérrez. Ariel Castillo. Todos vienen de un mismo país: El Salvador.
 
Tienen distintas historias; viven en diferentes barrios; y sin embargo, hay algo que los une. Forman parte del Coro y la Orquesta Sinfónica Don Bosco, un proyecto apoyado por el Banco Mundial (BM) que les abrió las puertas a confiar en un futuro mejor; y a nosotros nos ha enseñado que la música, además de despertar talentos, puede convertirse en un instrumento de prevención de violencia.
 
Pero no solo eso. También nos ha mostrado que cuando hay determinación, resolución, y compromiso, comunidades en dificultades serias pueden -con muy poquito apoyo- llegar a ser un claro ejemplo de éxito rotundo.

Rousseau no habrá sido el primero ni el último en negociar un "contrato social"

Mehrunisa Qayyum's picture
Repetición del Evento: Crear puestos de trabajo y mejorar los servicios: Un nuevo contrato social en el mundo árabe



"El 50 % de los ciudadanos del mundo árabe está desconforme con los servicios públicos del lugar donde vive", según una encuesta del Banco Mundial que dio lugar a que se celebraran, no una, sino dos sesiones sobre la cuestión en las Reuniones de Primavera del Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. De modo que no fue una coincidencia que surgiera el meme #BreaktheCycle (#RomperelCiclo) en otro panel de Oriente Medio y Norte de África (MENA), (i) “Crear empleo y mejorar los servicios: Un nuevo contrato social en el mundo árabe”, (i) en el que también se reexaminó el tema del contrato social en los países tanto importadores como exportadores de petróleo.

Los alimentos, una materia de reflexión

Kalyan Panja's picture
Repetición del evento: El futuro de los alimentos


Aperitivo de saltamontes, sopa de algas marinas y, como plato de fondo, hamburguesas artificiales a la parrilla. ¿Está usted arrugando la nariz? Sin embargo, deberíamos acostumbrarnos a menús similares. Según cálculos de las Naciones Unidas, para alimentar a los 2500 millones de habitantes adicionales que, según algunos pronósticos, poblarán la Tierra en 2050, necesitaremos duplicar la producción mundial de alimentos, reducir el desperdicio de comida y experimentar con alternativas alimenticias.

 

Anuncio de los ganadores del concurso #Blog4Dev

Elizabeth Howton's picture

En nuestro primer concurso de blogs, invitamos a blogueros a seguir los eventos transmitidos en las Reuniones de Primavera del Grupo Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI) y escribir acerca de ellos. Más de dos docenas de blogueros participaron en el concurso, la mayoría de ellos de países en desarrollo de todo el mundo.


Pages