Syndicate content

Indonesia

Para desarrollar el capital humano, necesitamos más inversiones e inversiones más específicas en salud - El GFF proporciona una vía innovadora

Jim Yong Kim's picture
 
© Dominic Chavez/Global Financing Facility
© Dominic Chavez/Mecanismo Mundial de Financiamiento (GFF)

Cuando los países invierten en las personas —sobre todo en los jóvenes— están invirtiendo en el futuro y dando a la próxima generación una oportunidad para lograr sus sueños.

Sin embargo, cada año en países de todo el mundo, demasiados sueños se ven interrumpidos: más de 5 millones de madres y niños mueren debido a causas evitables. A nivel mundial, alrededor de una cuarta parte de los niños menores de 5 años sufre malnutrición y 260 millones no asisten a la escuela.

En una era de rápidos avances tecnológicos, en que existe una demanda cada vez mayor de habilidades cognitivas como la solución de problemas complejos, esta crisis debería ser una llamada de atención.

Dado que la mitad de la población mundial no tiene aún acceso a servicios sanitarios básicos, necesitamos de manera urgente más y mejor financiamiento para la salud, particularmente en los países en desarrollo donde las necesidades sanitarias y nutricionales son mayores.

Financiamiento de riesgos de desastres: estar mejor preparados

Ceyla Pazarbasioglu's picture
Community meeting discussing the reconstruction of a village hit by a volcanic eruption, Yogyakarta, Indonesia. © Nugroho Nurdikiawan Sunjoyo/World Bank
Reunión comunitaria para analizar la reconstrucción de una aldea afectada por una erupción volcánica, en Yogyakarta (Indonesia). © Nugroho Nurdikiawan Sunjoyo/Banco Mundial

Durante las últimas dos semanas, el mundo ha seguido atentamente el trágico impacto del tsunami en Sulawesi, un fuerte recordatorio de los riesgos para los que muchas comunidades y países deben estar preparados cada día. La escala de este desastre es evidente y pone de relieve la necesidad de brindar ayuda inmediata a las personas afectadas, de coordinar las acciones internacionales y de invertir constantemente en medidas para aumentar la resiliencia ante desastres naturales con el objeto de proteger la vida de las personas y los medios de subsistencia.
 
Ante la devastación, Indonesia se movilizó rápidamente en una clara demostración de la experiencia del país en medidas de respuesta ante desastres. En un gran número de países, sin embargo, el impacto de los desastres naturales puede ser mucho más devastador. A fin de que las estrategias para gestionar las perturbaciones causadas por el clima y los desastres naturales sean eficaces, se requiere resiliencia, instrumentos de financiamiento de riesgos y la capacidad institucional necesaria para adoptar medidas de respuesta temprana y ejecutar planes de recuperación y reconstrucción.

El uso de la tecnología funciona para solucionar los problemas de los pobres; simplemente tenemos que hacerlo bien

Kristalina Georgieva's picture
© Sarah Farhat/Banco Mundial

Siempre que viajo, uno de los signos alentadores que observo es la diferencia que está marcando la tecnología en la vida de millones de personas marginadas. En la mayoría de los casos, esto sucede a pequeña escala, sin atraer la atención y de cientos de maneras diferentes, mejorándose silenciosamente las oportunidades de progreso denegadas a las comunidades remotas, las mujeres y los jóvenes.

Y debido a que esto pasa desapercibido, me atrevo como optimista que soy a insinuar que estamos en el inicio de algo importante, un lento “tsunami” de cosas positivas. Permítame mencionarle algunas de las razones por las que creo esto.

La educación de las niñas y el futuro de una nación

Sri Mulyani Indrawati's picture
Estudiantes en Berastagi, provincia de Sumatra Septentrional (Indonesia). © Axel Drainville vía Creative Commons.
Estudiantes en Berastagi, provincia de Sumatra Septentrional (Indonesia). © Axel Drainville vía Creative Commons.

En 1978, ambas comenzamos la escuela secundaria en Semarang, la ciudad donde vivíamos en ese entonces. El establecimiento está ubicado en una arteria principal en el centro de la ciudad, en un bonito edificio de estilo colonial holandés. La solidez de esa arquitectura encaja con la reputación que tenía nuestra escuela en aquella época: una institución encabezada por un director apasionado por su trabajo, que promovía la disciplina y el aprendizaje eficaz.

En nuestra escuela, todos los niños y las niñas teníamos las mismas oportunidades de aprender y progresar en los estudios. Esto es algo por lo que había luchado Raden Ajeng Kartini, heroína nacional y pionera de la defensa de los derechos de las mujeres y las niñas en Indonesia. La escuela contaba con todo el equipamiento necesario: laboratorios de química, física, biología y lenguas extranjeras. Fuimos afortunadas ya que tuvimos la oportunidad de recibir educación de calidad en una de las mejores escuelas públicas de Semarang y con prestigio a nivel provincial y nacional.

¿Son todas las experiencias de educación en la primera infancia igualmente eficaces en función del costo?

Amer Hasan's picture

También disponible en: English

La diversidad de oportunidades en el ámbito de la educación en la primera infancia se traduce en que los niños suelen tener experiencias educativas muy diferentes en su transición a la escuela primaria.

La evidencia a nivel internacional (i) muestra que la inversión en programas de desarrollo en la primera infancia de alta calidad (i) puede redundar en grandes beneficios económicos, en particular para los niños de grupos socialmente desfavorecidos. Como respuesta, los países en desarrollo procuran aumentar las inversiones públicas dirigidas a la primera infancia, específicamente en programas de educación preescolar. A medida que lo hacen, los encargados de formular políticas enfrentan varios desafíos y uno de ellos es decidir qué financiar. Después de todo, ya existen a nivel local diversas oportunidades en el ámbito de la educación en la primera infancia, como los grupos de juego y los jardines de infantes. Por consiguiente, los niños suelen tener experiencias didácticas muy diferentes en su transición a la escuela primaria.

Las conversaciones más populares en nuestros medios sociales en 2016

Analía Martinez's picture
Para el Grupo Banco Mundial el 2016 fue otro año memorable en la lucha contra la pobreza y en la búsqueda de mejores mecanismos económicos para compartir la prosperidad en el mundo.

Por lo anterior, queremos destacar en este espacio lo más comentado, retuiteado y lo que ha gustado a usted y los otros cientos de miles de usuarios, que por su interés en temas de desarrollo, nos siguen todos los días a través de nuestros medios sociales.

Mi consejo para los futuros responsables de formular las políticas: Vean el éxito del público como su éxito

Sri Mulyani Indrawati's picture

Students line up to wash their hands before eating at Kanda Estate Primary School in Accra, Ghana. © Dominic Chavez/World Bank

El concepto más importante en el término “políticas públicas” es “el público”, es decir las personas afectadas por las decisiones de los encargados de formular las políticas.

Pero, ¿quiénes son estas personas? ¿Y cuáles son los temas que más les importan? Las políticas evolucionan a medida que las preocupaciones de las generaciones cambian en el tiempo. Independientemente de si usted forma parte de la generación X, Y o Z, las personas desean las mismas cosas: prosperidad y dignidad, igualdad de oportunidades, justicia y seguridad.

El caso “Panama Papers” pone de relieve la necesidad de tener sistemas fiscales justos

Sri Mulyani Indrawati's picture

High-rises and hotel buildings in Panama City, Panama. © Gerardo Pesantez/World Bank

El escándalo denominado “Panama Papers” nos recuerda que ocultar la riqueza y evitar el pago de impuestos no es algo fuera de lo común ni —en muchos casos— ilegal.

Pero la embarazosa filtración de la información expone algo más: la confianza pública se quiebra cuando las empresas, los ricos y los poderosos pueden ocultar su dinero sin violar la ley. Si no se aborda esta infracción, los que no son lo suficientemente ricos como para ocultar el dinero estarán menos dispuestos a pagar y contribuir al contrato social en el que se intercambian impuestos por servicios de calidad.

La desigualdad extrema es síntoma de una sociedad fracturada

Sri Mulyani Indrawati's picture
© Curt Carnemark/World Bank


La desigualdad es un problema que enfrentan todos los países, sean estos pobres, ricos, o de situación intermedia. Cierto grado de desigualdad puede ser un subproducto temporal del crecimiento económico cuando no todos avanzan al mismo ritmo y al mismo tiempo. Pero cuando la mayoría de la gente sufre un estancamiento económico y social, la desigualdad representa una verdadera amenaza para el progreso de las personas y de países enteros.

Por esta razón, la desigualdad elevada y persistente no solo es moralmente incorrecta, sino también un síntoma de una sociedad fracturada. Puede conducir a una pobreza generalizada, asfixiar el crecimiento y provocar conflictos sociales. Es por ello también que los objetivos del Banco Mundial no consisten únicamente en poner fin a la pobreza, sino además en promover la prosperidad compartida.

El diálogo mundial fortalece las relaciones del Banco Mundial con los pueblos indígenas

Ede Ijjasz-Vasquez's picture
Apoyar el desarrollo sostenible de los pueblos indígenas es fundamental para alcanzar los dos objetivos del Banco Mundial de poner fin a la pobreza y promover la prosperidad compartida en los países donde viven dichas comunidades. Recientemente se conmemoró el Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo y el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, y ambas jornadas ayudaron a llamar la atención sobre los 350 millones de personas que pertenecen a comunidades de pueblos indígenas en el mundo, las que se caracterizan por lo siguiente:
  • Son sociedades y comunidades culturalmente distintas: la tierra en la que viven y los recursos naturales de los que dependen están inextricablemente ligados a sus identidades, culturas y economías;
  • Están entre las poblaciones más desfavorecidas del mundo y representan aproximadamente el 4,5 % de la población mundial, pero más del 10 % de los pobres, e
  • Incluso dentro de sus propios territorios tradicionales –que contienen el 80 % de la biodiversidad del planeta– poseen legalmente menos del 11 % de las tierras.
El Banco Mundial está colaborando activamente con los pueblos indígenas de todo el mundo en una serie de cuestiones que los afectan directamente, y busca poner a los grupos marginados, como estas comunidades, en un lugar central del programa de desarrollo.

Debe reconocerse, sin embargo, que mejorar las condiciones de los pueblos indígenas no es una tarea fácil. Estos pueblos se encuentran a menudo en regiones remotas y aisladas con escaso acceso a servicios sociales e infraestructura económica. Ellos, también, con frecuencia sufren distintos tipos de exclusión. Además, los proyectos de desarrollo estándar han puesto de manifiesto limitaciones en zonas donde viven pueblos indígenas, en particular si no son diseñados e implementados con la participación activa de las comunidades indígenas.

Pages