Syndicate content

Objetivos de Desarrollo Sostenible: Qué funciona

Pasar de miles de millones a billones: El financiamiento de los objetivos mundiales

Gavin E.R. Wilson's picture
The Penonomé project in Panama will be the largest wind farm in Central America. © Penonomé

Mañana por la mañana, el Papa Francisco dará inicio a la sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en la que se tratarán los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Para cuando termine el día, los líderes mundiales habrán ratificado los 17 objetivos. Este es un hecho trascendental, que merece celebrarse, pero el trabajo arduo comienza el lunes por la mañana. Ese será el momento en que dejemos de centrarnos en el qué para enfocarnos en el cómo.
 
Los primeros 16 objetivos se refieren a una serie de necesidades críticas en materia de desarrollo y amplían los objetivos de desarrollo del milenio, que guiaron los esfuerzos en esta área desde el año 2000. El último ODS es cualitativamente distinto. En lugar de exponer lo que se quiere lograr, plantea el modo en que se alcanzarán los objetivos. Pone el énfasis en los medios de implementación.

El derecho de toda persona de ser reconocida

Sri Mulyani Indrawati's picture

 Simone D. McCourtie / World Bank

En 1996, cuando Jim Wolfensohn (i) era presidente del Grupo Banco Mundial, (i) él declaró que el “cáncer de la corrupción” debía combatirse de manera muy similar a como se combate la pobreza, el hambre y las enfermedades. Pese a que investigaciones recientes han demostrado que las instituciones públicas deficientes y las políticas económicas distorsionadas son un caldo de cultivo de prácticas corruptas, muchos consideraban que la corrupción no era un asunto económico, sino político. Este problema debía dejarse en manos de los Gobiernos, y no de los expertos en desarrollo.

Programas piloto en América Central y América del Sur hallan nuevas formas de reducir la pobreza extrema

Ana Revenga's picture
Pilot Programs in Central, South America Find New Ways To Reduce Extreme Poverty


Este otoño será un momento de inflexión para la comunidad internacional del desarrollo. Estamos moviéndonos de un Objetivo de Desarrollo del Milenio que desafió al mundo a reducir la tasa mundial de pobreza extrema a la mitad a un Objetivo de Desarrollo Sostenible que nos pide aprovechar este impulso y trabajar en pos de terminar realmente con la pobreza extrema.
 
Ni lo duden, esto no será fácil. Debernos crecer de manera sostenida y compartida, poniendo especial énfasis en el crecimiento agropecuario de los países más pobres. Necesitamos programas y políticas equitativas, asegurar que cada niño tenga las mismas oportunidades de éxito en la vida y que todos los ciudadanos puedan beneficiarse de los sistemas fiscales y sociales y de las instituciones representativas. También debemos asegurarnos que aquellos que viven en la extrema pobreza, y aquellos vulnerables a una recaída en la misma, estén protegidos cuando los mercados mundiales o locales fallen o cuando la enfermedad y la sequía aquejen en sus comunidades.