Syndicate content

mercados emergentes

En ocho gráficos: las causas de la caída del precio del petróleo en 2014-16 y los motivos por los que esta no logró impulsar la economía

Marc Stocker's picture
También disponible en: English
Descargue la edición de enero de 2018 del informe Global Economic Prospects (Perspectivas económicas mundiales). (PDF, en inglés)

El colapso de los precios del petróleo en el período de 2014-16 estuvo impulsado por un creciente exceso de oferta, pero no logró dar un impulso al crecimiento mundial como muchos esperaban. En este caso, los beneficios de los precios del petróleo considerablemente más bajos se vieron debilitados por la escasa reacción de la actividad económica en mercados emergentes importadores de petróleo fundamentales, los efectos que tuvo una pronunciada contracción de las inversiones en energía en la actividad económica en Estados Unidos, y una abrupta ralentización en países exportadores de petróleo de importancia clave.

La mayor caída de los precios del petróleo de los tiempos modernos

Entre mediados de 2014 y principios de 2016, la economía mundial experimentó una de las mayores caídas de los precios del petróleo de los tiempos modernos. El desplome de dichos precios durante ese período, que alcanzó el 70 %, fue una de las tres mayores caídas que se haya registrado desde la Segunda Guerra Mundial, y la más larga desde el colapso de 1986 impulsado por la oferta.

Precios reales del petróleo

Notas: Los precios reales del petróleo se calculan como el precio nominal deflactado por el índice del valor unitario de las manufacturas, en que 100=2010. Promedio del crudo, Banco Mundial. La última observación corresponde a noviembre de 2017.

Promover las oportunidades de inversión en los mercados frágiles

Joaquim Levy's picture
La expansión de la central termoeléctrica de Azito en Côte d’Ivoire permitirá aumentar el acceso a la electricidad y ayudar a mantener el crecimiento económico del país. © Rebecca Post/IFC.
La expansión de la central termoeléctrica de Azito en Côte d’Ivoire permitirá aumentar el acceso a la electricidad y ayudar a mantener el crecimiento económico del país. © Rebecca Post/IFC.

Se calcula que 1200 millones de personas —casi 1 de cada 5 personas en el mundo— viven hoy en áreas afectadas por conflictos y situaciones de fragilidad. Algunas de ellas han huido de la guerra, mientras que otras han escapado de desastres naturales. Y la mayoría trata de ganarse la vida en entornos muy complejos.

Estos no son números abstractos; se trata de personas reales, con problemas reales. Por lo tanto, necesitamos preguntarnos —tanto en el sector público como en el privado— qué estrategias pueden ayudarlas.