Syndicate content

educación de las niñas

La educación de las niñas y el futuro de una nación

Sri Mulyani Indrawati's picture
Estudiantes en Berastagi, provincia de Sumatra Septentrional (Indonesia). © Axel Drainville vía Creative Commons.
Estudiantes en Berastagi, provincia de Sumatra Septentrional (Indonesia). © Axel Drainville vía Creative Commons.

En 1978, ambas comenzamos la escuela secundaria en Semarang, la ciudad donde vivíamos en ese entonces. El establecimiento está ubicado en una arteria principal en el centro de la ciudad, en un bonito edificio de estilo colonial holandés. La solidez de esa arquitectura encaja con la reputación que tenía nuestra escuela en aquella época: una institución encabezada por un director apasionado por su trabajo, que promovía la disciplina y el aprendizaje eficaz.

En nuestra escuela, todos los niños y las niñas teníamos las mismas oportunidades de aprender y progresar en los estudios. Esto es algo por lo que había luchado Raden Ajeng Kartini, heroína nacional y pionera de la defensa de los derechos de las mujeres y las niñas en Indonesia. La escuela contaba con todo el equipamiento necesario: laboratorios de química, física, biología y lenguas extranjeras. Fuimos afortunadas ya que tuvimos la oportunidad de recibir educación de calidad en una de las mejores escuelas públicas de Semarang y con prestigio a nivel provincial y nacional.

La menstruación causa ausentismo escolar de las niñas en el mundo

Oni Lusk-Stover's picture
También disponible en: Inglés
En un informe de la UNESCO (i) se estima que 1 de cada 10 niñas en África al sur del Sahara no asiste a la escuela durante su periodo menstrual. De acuerdo a algunas estimaciones, esto equivale al 20 % de un año escolar determinado.  Muchas niñas abandonan la escuela totalmente una vez que empiezan a tener la regla. ¿Las jóvenes deberían perder el 20 % de los días de clases en un determinado año debido a la falta de instalaciones o la carencia de información o la escasez de productos sanitarios?  Gestión de la higiene menstrual  La solución podría encontrarse en la gestión de la higiene menstrual. En otras palabras, el acceso a información, preparación y asistencia adecuadas para poder manejar el periodo menstrual de una manera saludable, segura y digna.  Debería importarnos la gestión de la higiene menstrual porque puede aumentar el crecimiento y el empoderamiento económico y social. También puede contribuir al logro de varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) (i), entre ellos, aunque no exclusivamente: calidad de la educación (ODS 4), igualdad de género (ODS 5), y agua limpia y saneamiento (ODS 6).  En todo el Banco Mundial, nuestros colegas que trabajan en los temas del agua y saneamiento, salud, educación, empresas sociales y cuestiones de género colaboran para fomentar la gestión de la higiene menstrual dentro de nuestras operaciones. Estamos analizando intervenciones que puedan servir para mejorar el acceso a instalaciones de saneamiento, aumentar la conciencia acerca de la higiene y abordar el ausentismo escolar de las niñas.  Ensayos en Ghana  Se calcula que 11,5 millones de mujeres en Ghana no tienen acceso a instalaciones de gestión del saneamiento y de la higiene que separen los residuos del contacto humano. Según el último informe de seguimiento del agua y el saneamiento en las escuelas elaborado por UNICEF, (PDF, en inglés) el 59 % de las escuelas primarias en Ghana tiene agua adecuada y el 62 % posee un saneamiento apropiado.  En Ghana, se está planificando un ensayo aleatorio de control (EAC) en el contexto del componente de agua, saneamiento e higiene (WASH, por sus siglas en inglés) en las escuelas incluido en el Proyecto de agua y saneamiento de la zona metropolitana de Accra. El objetivo es asegurar evidencia acerca del impacto que tiene la gestión de la higiene menstrual que incorpora el componente WASH sobre la educación de las niñas. Para el EAC previsto, el estudio incluirá cuatro grupos: 1.	Un conjunto de escuelas que no tienen ningún tipo de intervención (grupo de control); 2.	Un conjunto de escuelas que tienen solo programas de gestión de la higiene menstrual con instalaciones de WASH: retretes separados para las niñas y los niños, puertas con cerraduras, acceso a instalaciones de eliminación de residuos socialmente aceptables, acceso a agua para lavarse cerca de los retretes y espacio para cambiarse los productos sanitarios. 3.	Un conjunto de escuelas que tienen solo programas de educación sobre higiene menstrual, y 4.	Un conjunto de escuelas que tienen programas de educación sobre higiene menstrual combinados con programas de gestión de la higiene menstrual e instalaciones de WASH. Las medidas serán puestas a prueba, se implementará un conjunto de indicadores básicos, y luego de monitorear las intervenciones durante seis a ocho meses se realizará una evaluación final de impacto. Las conclusiones se documentarán y difundirán entre los destinatarios, que incluyen al Gobierno, el Banco Mundial, académicos y especialistas en desarrollo.  Colaboración del Banco Mundial y participación de los países reflejan creciente demanda de gestión de la higiene menstrual  En 2015, el Gobierno de India dio a conocer las Directrices nacionales sobre la gestión de la higiene menstrual (PDF, en inglés) para responder al posible ausentismo escolar de alrededor de 113 millones de adolescentes debido al inicio de la menarquía (su primera regla). Uno de los estudios en que se basaron las directrices nacionales concluyó que solo el 53 % de un total de 14 724 escuelas estatales tenía un retrete separado para las niñas y en condiciones de uso. Además, 132 millones de hogares informaron que carecían de un baño.  Aumentar la visibilidad y las medidas en el ámbito de la gestión de la higiene menstrual  Académicos, universidades, organizaciones no gubernamentales, organismos internacionales y el sector privado se han unido a mujeres jóvenes y comunidades en todo el mundo para aumentar la visibilidad y las medidas relacionadas con este tema que suele ser considerado como tabú. A continuación, le presentamos algunos ejemplos.  En abril de 2016, durante un evento de la iniciativa Let Girls Learn (i) realizado en el Banco Mundial, la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, se refirió de manera directa a cómo la menstruación puede influir en que las niñas no asistan a la escuela y cómo este problema debe ser abordado para permitir que las jóvenes continúen su educación.  UNICEF, UNGEI, Emory University y el Gobierno de Canadá se asociaron para crear el curso electrónico Agua, saneamiento e higiene (WASH) para las niñas en las escuelas: Aumentar la capacidad nacional para realizar investigaciones sobre la gestión de la higiene menstrual en las escuelas. (PDF, en inglés)  WASH United (i) encabezó este año el Día Mundial de la Higiene Menstrual, (i) celebrado el 28 de mayo. Durante esta jornada internacional, instituida en 2014, se realizaron más de 300 eventos en todo el mundo para crear conciencia y promover la adopción de mayores medidas.  Labor del Banco Mundial  Desde el año pasado, el grupo de trabajo del Banco Mundial sobre esta materia se reúne con emprendimientos sociales que abordan las cuestiones del acceso a productos sanitarios y la gestión de la higiene menstrual. Uno de estos encuentros se presenta en un blog del Banco Mundial publicado por Jaydeep Mandal, fundador y director gerente de Aakar Innovations, (i) una empresa social con sede en India. Como Mandal dice, Aakar Innovations además de dar a las mujeres acceso a productos higiénicos asequibles e inocuos para el medio ambiente o crear oportunidades de sustento para ellas, también trabaja para romper el silencio en torno a la menstruación.  Qué nos puede enseñar Kenya acerca de las toallas sanitarias  ZanaAfrica, (i) otra empresa social que opera en Kenya, fue creada para responder a la realidad de aproximadamente 1 millón de niñas que no van a la escuela debido a que no tienen acceso a toallas sanitarias y a los correspondientes programas de educación en salud reproductiva. El enfoque programático de ZanaAfrica para ayudar a las niñas se concentra en tres ámbitos: i) crear programas de educación en salud, ii) proveer toallas sanitarias y educación mediante asociados locales, y iii) encabezar esfuerzos en materia de políticas y promoción del tema. Para saber más acerca de la labor de ZanaAfrica, revise este reciente artículo (i) en NPR.  Es importante respaldar a Aakar Innovations, ZanaAfrica y una docena de otros emprendimientos sociales que trabajan para brindar productos sanitarios y educación en salud a las mujeres en todo el mundo. De cara al futuro, el Banco Mundial continuará promoviendo y apoyando los esfuerzos en materia de gestión de la higiene menstrual para garantizar que las jóvenes sean vistas y empoderadas a través de la adopción de un enfoque inclusivo e integral.  Las jóvenes y las mujeres deben tener acceso a productos sanitarios, información correcta sobre su propia salud durante la menstruación, y no deberían seguir sintiendo vergüenza o siendo estigmatizadas cuando tienen la regla. La próxima vez que escuche hablar sobre la gestión de la higiene menstrual, usted no solo sabrá qué significa, sino también por qué es importante.   Visite el sitio web del Banco Mundial sobre la educación de las niñas. (i) Visite Twitter (i) y Flipboard (i) para informarse más acerca de la labor del Grupo Banco Mundial en el ámbito de la educación.
Una estudiante de una escuela primaria en Freetown, Sierra Leona. Foto: © Dominic Chavez/Banco Mundial

En un informe de la UNESCO (i) se estima que 1 de cada 10 niñas en África al sur del Sahara no asiste a la escuela durante su periodo menstrual. De acuerdo a algunas estimaciones, esto equivale al 20 % de un año escolar determinado.

Muchas niñas abandonan la escuela totalmente una vez que empiezan a tener la regla. ¿Las jóvenes deberían perder el 20 % de los días de clases en un determinado año debido a la falta de instalaciones o la carencia de información o la escasez de productos sanitarios?

Rapera adolescente de Afganistán canta y aboga por el fin del matrimonio infantil

Bassam Sebti's picture


A primera vista, ella parece como cualquier novia: tiene puesto un vestido de boda blanco, su cara está cubierta con un velo y lleva consigo un ramo nupcial. Solo que ella no es una novia común y corriente. Ella fue vendida.

Al quitarse el velo de su rostro, en su frente se puede ver la marca de un código. Su ojo izquierdo está muy amoratado y un gran rasguño en su mejilla es tan rojo como una herida de guerra.

El papel de la niña en el video musical “Brides for Sale” (Novias a la venta) lo hace Sonita Alizadeh, una rapera adolescente afgana que canta en el video acerca de la dura experiencia por la que pasan muchas niñas en Afganistán cuando son vendidas por sus familias para casarse a corta edad a cambio de dinero.

¿Pero por qué ella canta sobre este tema?

El futuro está en las manos de ella

Bassam Sebti's picture

Shams es descrita como una niña de ideas fuertes. Ella es alegre y está llena de energía. Sueña con un gran futuro, y ayuda a los niños y los alienta a aprender y jugar.

Pero Shams no es una niña real. Se trata de un títere y es uno de los personajes ficticios más populares del programa infantil Iftah Ya Simsim, (i) la versión árabe de la famosa serie de TV Sesame Street, (i) de larga permanencia en Estados Unidos y que empezó a transmitirse en el mundo árabe en los años ochenta.