Syndicate content

desplazamiento forzado

¿Papeles, por favor?”: por qué es importante que los refugiados y desplazados a la fuerza puedan probar su identidad

Bronwen Manby's picture
También disponible en: English
Un refugiado llena un formulario en el centro de registros de ACNUR en Trípoli, Líbano.
© Mohamed Azakir/Banco Mundial.

Si lo obligaran a huir para salvarse en medio de bombas que caen o en el momento en que se acerca un huracán, ¿qué llevaría consigo usted, además de sus niños y sus seres queridos? Sería aconsejable que empaque en primer lugar sus documentos de identidad. Los certificados de nacimiento, cédulas nacionales de identidad, pasaportes, permisos de residencia, e incluso una licencia de conducir, son documentos que le permitirán probar quién es usted ante las autoridades del país al cual huye y a las autoridades en su país natal cuando pueda regresar.

¿Cómo logramos dar acceso a la energía a los desplazados?

Liliana Elisabeta Benitez's picture
También disponible en: Inglés
Vista aérea del campamento de refugiados de Zaatari en Jordania. Foto: Departamento de Estado de EE. UU.

“Abandonarás todo lo que más has amado: esa es la primera flecha que dispara el arco del exilio”, escribió Dante en su libro La Divina Comedia.

Para la mayoría de los 65 millones de personas desplazadas, que se estima existen hoy en el mundo, la vida es una lucha cotidiana. Después de sobrevivir a una travesía tumultuosa con la esperanza de comenzar de nuevo, ¿cómo una persona desplazada puede empezar a sanar sus heridas y echar raíces en una tierra nueva y extraña?

Desplazamiento forzado: ¿Qué puede aportar la comunidad del desarrollo para ayudar a los desplazados y a las comunidades de acogida?

Varalakshmi Vemuru's picture
También disponible en: Inglés
A diario vemos nuevas imágenes de personas que tratan desesperadamente de escapar de las condiciones en que viven y de sus países a pesar de tener al frente un pronóstico peligroso e implacable. En el mundo, existen diversas situaciones que están contribuyendo a este movimiento de personas sin precedente, e incluyen:
  • El desplazamiento forzado debido a la guerra, el conflicto y la persecución;
  • La migración involuntaria como consecuencia de la pobreza, el deterioro de los medios de subsistencia o los efectos del cambio climático que han destruido y degradado sistemas de mantenimiento de la vida, y/o incluso
  • La migración voluntaria de espíritus indómitos que no han podido aceptar las cosas como están y buscan mejores oportunidades económicas y sociales.

Para entender mejor el desplazamiento forzado, dirigí un equipo del Banco Mundial y ACNUR que publicó el informe titulado en inglés “Forced Displacement and Mixed Migration” (Desplazamiento forzado y migración mixta) sobre el Cuerno de África, una región con una población estimada de 242 millones de habitantes y que abarca ocho países: Djibouti, Eritrea, Etiopía, Kenya, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Uganda. Estas naciones acogen en conjunto a más de 9,5 millones de personas desplazadas, entre ellos más de 6,5 millones de desplazados internos y aproximadamente 3 millones de refugiados.

La migración dentro y fuera del Cuerno de África es impulsada por factores humanos y naturales, tales como el cambio climático, la degradación ambiental y, por supuesto, el conflicto.

El estudio reforzó el carácter regional que tiene el desplazamiento forzoso en el Cuerno de África, con un evidente “efecto secundario" en la región de la violencia y la inseguridad al interior de los países. En Sudán del Sur, por ejemplo, episodios de conflictos violentos han causado un aumento en la cantidad de refugiados en Uganda, Etiopía, Kenya y Sudán.

Deportistas del equipo olímpico de refugiados: Un mensaje agridulce al mundo

Farhad Peikar's picture
También disponible en: Inglés

En el estadio Maracaná de Brasil, miles de espectadores estaban de pie, en puntillas, mientras que en el resto del mundo millones de jubilosos televidentes seguían las imágenes en directo del desfile del primer equipo olímpico de refugiados (identificado con el código ROT por el Comité Olímpico Internacional) durante la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Los 10 integrantes —seis hombres y cuatro mujeres— fueron seleccionados entre 43 posibles candidatos. El equipo está compuesto por cinco atletas de Sudán del Sur y uno de Etiopía, dos yudocas de la República Democrática del Congo y dos nadadores de Siria. Su inclusión en los actuales JJ. OO. ha sido uno de los momentos más esperanzadores del certamen, porque estos 10 deportistas, además de portar la bandera olímpica, llevaban consigo un mensaje de aliento a millones de jóvenes que han sido desalojados forzosamente de sus hogares.

Sin embargo, si bien hay mucho que celebrar y tantos a quienes congratular por esta iniciativa histórica sin precedente en el ámbito deportivo, en un mundo ideal no debería existir un equipo de esta naturaleza. Los escasos momentos de júbilo —exacerbados por nuestros gritos de aliento— no deberían ocultar la realidad del sufrimiento humano sin parangón que se vive en los campamentos de refugiados de todo el mundo. La mera existencia de un equipo como este nos recuerda que el mundo, en forma colectiva, ha sido incapaz de ayudar a más de 65 millones de desplazados (i) a regresar a sus hogares o a encontrar otro lugar que pueda convertirse en su hogar permanente. Estos deportistas representan a una comunidad que huye de conflictos regionales, guerras civiles, agresiones, genocidios, hambrunas, la pobreza y las enfermedades; algunas de estas situaciones están tan arraigadas, que parece difícil encontrar soluciones viables.

Los 65 millones de desplazados por los conflictos constituyen un desafío para los actores en el ámbito del desarrollo

Xavier Devictor's picture

También disponible en: English

La publicación del informe sobre Tendencias globales del desplazamiento forzado en 2015 del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados apareció en los titulares esta semana. El número de desplazados por la fuerza aumentó una vez más, llegando a aproximadamente 65 millones de personas en todo el mundo.

Si todas estas personas vivieran en un país, este tendría una población superior a la del Reino Unido. Se trata de un evidente desafío para el desarrollo, dado que los desplazados a menudo son personas pobres en condiciones de gran vulnerabilidad. Su presencia también cambia el contexto en el cual los países y las comunidades de acogida diseñan e implementan sus propios esfuerzos de reducción de la pobreza.
Refugiados sirios en el pueblo de Zouq Bhanin (Líbano).
Refugiados sirios en el pueblo de Zouq Bhanin (Líbano).

Detrás de estas estadísticas existe un enorme sufrimiento humano. La historia personal de cada persona desplazada por la fuerza es con frecuencia desgarradora. Si esta historia se multiplica por 65 millones se convierte en una tragedia mundial.
 
Pero ¿quiénes son exactamente estos 65 millones de desplazados? De hecho, la cifra total encubre diferencias importantes en al menos tres grupos distintos.

Hay alrededor de 20 millones de refugiados y solicitantes de asilo bajo el mandato del ACNUR: se trata de personas que han cruzado una frontera internacional huyendo de la violencia y la persecución. A menudo viven “en un limbo” con derechos limitados y perspectivas inciertas por un periodo prolongado de tiempo. Ellas han escapado en su mayoría de un reducido número de conflictos que han estado ocurriendo durante mucho tiempo en Siria, Afganistán, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, y otros lugares.


Existe también una cantidad adicional de 5 millones de refugiados palestinos. Se definen de manera específica, y es probable que permanezcan siendo refugiados hasta que se resuelva la situación de Palestina, incluso si obtienen una nueva ciudadanía en otro país. Se considera que su número aumentará con el crecimiento demográfico que se registra hasta el momento.

Refugiados sirios: la salud mental en crisis

Omer Karasapan's picture

También disponible en: English | العربية | Français

 kafeinkolik © Shutterstock


La guerra civil siria está ingresando a su sexto año sin una solución a la vista: incluso la tregua de febrero se puede derrumbar a medida que se intensifica la batalla por Aleppo. La cantidad de refugiados y víctimas aumentará, mientras los civiles huyen de la violencia. Debido a los bombardeos aéreos, los carro bombas, la guerra química, (i) la brutalidad sin parangón del grupo Estado Islámico (i) y el constante trauma de los combates urbanos, la guerra de Siria ha causado medio millón de muertos, (i) más de 4 millones de refugiados (i) y alrededor de 7 millones de desplazados dentro del país. (i)

Investigar la violencia que sufren las refugiadas sirias

Bassam Sebti's picture
 ShutterstockA menudo él usaba un palo o un alambre de hierro para golpearla. El cuerpo de la mujer estaba cubierto de moretones, algunas veces de todos los tipos de colores. El esposo de Hamada, (i) frustrado por haber perdido su hijo y su trabajo en la guerra de Siria, dirigía su ira y depresión hacia la madre de sus hijos.

Es un hecho: la guerra es una de las muchas formas de violencia a la que son sometidas las mujeres, y para algunas refugiadas sirias se trata de una prolongación de lo que a ha estado sucediendo en su país devastado por un conflicto bélico. (i)

Ellas han sido golpeadas, (i) forzadas a mantener relaciones sexuales y se les ha ordenado no hablar nunca de esos hechos, o de lo contrario serán asesinadas por sus propios maridos.

La reina Rania y altos funcionarios de Jordania instan a encontrar soluciones rápidas a la crisis de los refugiados

Donna Barne's picture

World Bank Group President Jim Yong Kim and Queen Rania of Jordan. © Grant Ellis/World Bank

La reina Rania y altos funcionarios de Jordania dijeron el viernes que se necesita un nuevo enfoque para abordar el problema de la cantidad sin precedentes de personas que han sido desplazadas por la fuerza.

“Esta es una crisis mundial, y nos engañamos a nosotros mismos si pensamos que puede ser contenida”, dijo la reina en las Reuniones de Primavera del Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El desplazamiento forzado es uno de los temas principales de la agenda de las reuniones, ya que la crisis de refugiados se ha extendido desde Oriente Medio hasta Europa durante el año pasado.

La reina Rania (i) puntualizó que Jordania ha recibido 1,3 millones de refugiados sirios en los últimos cinco años. Este flujo ha provocado una “crisis demográfica que está exigiendo al máximo a nuestra infraestructura social y física”, señaló. Las contribuciones internacionales han representado menos de un tercio de los gastos en que ha incurrido Jordania.