Syndicate content

Djibouti

Desplazamiento forzado: ¿Qué puede aportar la comunidad del desarrollo para ayudar a los desplazados y a las comunidades de acogida?

Varalakshmi Vemuru's picture
También disponible en: Inglés
A diario vemos nuevas imágenes de personas que tratan desesperadamente de escapar de las condiciones en que viven y de sus países a pesar de tener al frente un pronóstico peligroso e implacable. En el mundo, existen diversas situaciones que están contribuyendo a este movimiento de personas sin precedente, e incluyen:
  • El desplazamiento forzado debido a la guerra, el conflicto y la persecución;
  • La migración involuntaria como consecuencia de la pobreza, el deterioro de los medios de subsistencia o los efectos del cambio climático que han destruido y degradado sistemas de mantenimiento de la vida, y/o incluso
  • La migración voluntaria de espíritus indómitos que no han podido aceptar las cosas como están y buscan mejores oportunidades económicas y sociales.

Para entender mejor el desplazamiento forzado, dirigí un equipo del Banco Mundial y ACNUR que publicó el informe titulado en inglés “Forced Displacement and Mixed Migration” (Desplazamiento forzado y migración mixta) sobre el Cuerno de África, una región con una población estimada de 242 millones de habitantes y que abarca ocho países: Djibouti, Eritrea, Etiopía, Kenya, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Uganda. Estas naciones acogen en conjunto a más de 9,5 millones de personas desplazadas, entre ellos más de 6,5 millones de desplazados internos y aproximadamente 3 millones de refugiados.

La migración dentro y fuera del Cuerno de África es impulsada por factores humanos y naturales, tales como el cambio climático, la degradación ambiental y, por supuesto, el conflicto.

El estudio reforzó el carácter regional que tiene el desplazamiento forzoso en el Cuerno de África, con un evidente “efecto secundario" en la región de la violencia y la inseguridad al interior de los países. En Sudán del Sur, por ejemplo, episodios de conflictos violentos han causado un aumento en la cantidad de refugiados en Uganda, Etiopía, Kenya y Sudán.

El mundo árabe podría ser un FACTOR DETERMINANTE en la lucha contra el CAMBIO CLIMÁTICO

Martin Heger's picture
También disponible en: Inglés

Mientras Marruecos se prepara para ser el país anfitrión de la próxima reunión mundial sobre cambio climático en noviembre de 2016, el mundo dirige su mirada hacia la región de Oriente Medio y Norte de África en busca de liderazgo en la lucha contra el cambio climático.

El número mágico es el 55. Por cierto, 175 partes (174 países, más la Unión Europea) firmaron el Acuerdo de París en abril pasado en Nueva York. Pero esto no es suficiente. No solamente importa la cantidad de países que firmaron el documento, sino también cuántos países finalmente lo ratificarán. Solo una vez que el Acuerdo de París sea ratificado, este comienza a operar y a ser legalmente vinculante. Y aquí es cuando el 55 (el número mágico) entra en escena. Tiene importancia en dos aspectos. Por lo menos 55 partes tienen que ratificar el Acuerdo de París​, y una cantidad suficiente de países tiene que incorporarse para que las emisiones colectivas sobrepasen el 55 % de las emisiones mundiales.