Syndicate content

#WASH

Agregar en el seguimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible datos sobre agua potable recolectados durante la fase de los objetivos de desarrollo del milenio

Libbet Loughnan's picture

Este blog forma parte de una serie que acompaña al Atlas 2017 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En respuesta a las preguntas frecuentes de quienes tratan de familiarizarse con el método de seguimiento de la meta número 1 del ODS 6, usamos este blog para analizar más a fondo el panorama general presentado en el Atlas.

Aquí solo examinaremos el nuevo indicador sobre el agua: “El porcentaje de la población que utiliza servicios de agua potable gestionados de manera segura”, definido como una fuente de agua potable mejorada y tal como se definió en los objetivos de desarrollo del milenio (ODM). Esto significa: 

  • ubicada en las instalaciones donde se necesita;
  • disponible cuando se necesita, y
  • cumple con normas de materia fecal (cero E. coli en una muestra de 100 ml de la fuente de agua potable doméstica) y sustancias químicas prioritarias.

Estos cambios reflejan la evolución del consenso mundial sobre qué aspectos se pueden controlar mejor para respaldar el desarrollo, y se han diseñado para indicar oportunidades, como representar el ciclo completo del agua y la ruta fecal oral, cuantificar cuestiones que eran menos visibles a través de la perspectiva de los ODM, y fundamentar medidas para cumplir metas nacionales, así como los dos objetivos del Grupo Banco Mundial y los ODS. Es decir, siempre y cuando los datos se recopilen.

Hasta que no se incorporen las mediciones adicionales en las encuestas de hogares, la falta de datos implica que solo es posible obtener por el momento información limitada sobre cómo el cambio al marco de los ODS evolucionará en diversos países. Como se señaló en un reciente blog, (i) mediante diagnósticos de la pobreza relacionados con los servicios de abastecimiento de agua, saneamiento e higiene (WASH) se está apoyando la aplicación de las nuevas mediciones de los ODS. Este tipo de estudios fueron impulsados por los Departamentos de Prácticas Mundiales de Agua y de Reducción de la Pobreza y Promoción de la Equidad del Banco Mundial. Los diagnósticos no han ayudado solo a poner de relieve las carencias de pruebas, sino que también han permitido establecer alianzas exitosas para recopilar mediciones críticas de los ODS en Etiopía, Tayikistán, Nigeria, República Democrática del Congo (RDC), y la Ribera Occidental y Gaza, así como en Ecuador.
 
En los diagnósticos mencionados también se ha involucrado a los países para que ayuden a relacionar sus datos históricos con el nuevo marco. De la misma manera que en el caso de la producción de datos, esta actividad se fundamenta en el Programa Conjunto OMS/UNICEF de Monitoreo del Abastecimiento de Agua y del Saneamiento, (i) lo que ayuda a facilitar la aceptación de los resultados en el seguimiento oficial de los ODS.
 
Existen elementos simples para esto: el agua potable “mejorada” tal como se definió en los ODM y el componente “en las instalaciones” de la fase de los ODM (“el agua corriente en las instalaciones”) contribuyen a establecer algunos de los elementos básicos de la categoría de los ODS denominada “gestionada de manera segura”.
 
Muchos países también tienen algunos datos relacionados con la distancia, es decir si una fuente de agua potable se encuentra ubicada a 30 minutos (viaje de ida y vuelta) o más lejos. Aunque no forma parte del indicador binario de los ODS, esto se usará de manera rutinaria para distinguir entre agua potable “básica” y agua potable de peor calidad. ¡Imagine que en su vida cotidiana usted depende del agua obtenida en un lugar que se encuentra a más de 30 minutos de su casa!
 
Los indicadores “disponible cuando se necesita” y “cumple con normas de materia fecal y sustancias químicas de alta prioridad” son nuevos en el marco de seguimiento mundial.
 
Los datos parciales existentes sobre el seguimiento de los ODS, junto con el sentido común, nos ayudan a entender la disminución del número (y el porcentaje) de personas que se ha verificado que tienen el nuevo tipo de acceso. Pero el elemento clave para aumentar la cobertura entre las diversas poblaciones es incalculable y menos predecible si no se tienen datos. Este gráfico amplía el gráfico 6c presentado en el Atlas: