Buscar oportunidades en las regiones menos desarrolladas del Alto Egipto

|

Disponible en:

También disponible en: Inglés

Dos tercios de los pobres de Egipto —alrededor de 12 millones de personas— viven en el Alto Egipto, donde el nivel de desarrollo económico está notoriamente rezagado con respecto a otras regiones del país. Pero la búsqueda de soluciones para impulsar el crecimiento del sector privado en regiones menos desarrolladas como estas puede constituir un desafío difícil de resolver.

Para enfrentar este reto, hemos pasado los últimos 12 meses elaborando un programa basado en resultados por un monto de USD 500 millones destinado a beneficiar a algunas de las áreas menos desarrolladas del país.

Con este fin, creamos un equipo integrado por expertos del Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional provenientes de diversos campos, tales como comercio y competitividad; desarrollo social, urbano, rural, y resiliencia; transporte y TIC, y medio ambiente. Desarrollamos un enfoque en que se dio prioridad al crecimiento y la creación de empleo impulsados por el sector privado en consonancia con la visión del desarrollo de Egipto y la demanda de apoyo del Grupo Banco Mundial.

Hacer lo que sea necesario para que los negocios locales prosperen

En el Alto Egipto, más que en otras partes del país, las empresas públicas, las micro y las pequeñas empresas informales del sector privado predominan en la economía local. Las razones de la ausencia de empleos formales en el sector privado son muchas, y entre ellas se pueden mencionar la carencia de habilidades en materia de gestión y la distancia entre la región y los mercados, puertos y áreas metropolitanas.

Durante nuestras visitas al Alto Egipto, encontramos que no había muchas pequeñas y medianas empresas del sector privado que tuvieran potencial de crecimiento, y las existentes estaban muy distantes entre sí. Esta situación era similar tanto en la industria como en los servicios.

No obstante, había algunas gemas encubiertas, como un modesto edificio en la parte residencial de Qena que, tras entrar, dejaba al descubierto el bullicio de cientos de jóvenes que trabajaban en un centro de llamadas. En Sohag, encontramos a empleados que confeccionan tableros a partir de desechos agrícolas utilizando tecnología de punta en una fábrica de muebles escondida en una polvorienta zona industrial. Pensamos, ¿qué tipo de potencial podrían representar estos ejemplos de emprendimientos para el desarrollo de la agroindustria y otros sectores?

Nuestro equipo rápidamente se dio cuenta de que, en este contexto, no basta con aumentar el acceso de los empresarios a los servicios que el Gobierno ofrece a las empresas. En lugar de ello, incluimos en nuestro programa un elemento de desarrollo combinado, en el que el potencial de crecimiento en la agroindustria, la industria y los conglomerados de servicios se podría ver favorecido a través de apoyo para el desarrollo de productos, la exposición a nuevos mercados, la solución de problemas regulatorios, los servicios de desarrollo de negocios, la capacitación y otras iniciativas.

Este es un trabajo arduo incluso en países mucho más desarrollados, de modo que es importante proporcionar apoyo sólido en la implementación, así como en el fortalecimiento de la capacidad a lo largo del proceso. Será fundamental reforzar el papel del sector privado en identificar y hacer realidad las oportunidades que existen en materia de inversión, colaboración e innovación.
 
 
¿Pueden los ciudadanos esperar mejores servicios en las regiones menos avanzadas?

Es necesario complementar las intervenciones específicas de apoyo para los conglomerados económicos con mayor inversión en infraestructura y servicios. Por ejemplo, encontramos que entre el 50 % y el 92 % de las empresas manufactureras en zonas industriales de Qena y Sohag no tenía acceso confiable a la electricidad. Solo el 25 % de los caminos en las provincias está en buenas condiciones, y hasta el 91 % de los caminos no está pavimentado en las zonas industriales.

Sin embargo, las autoridades locales y regionales tradicionalmente han tenido un mandato muy restringido en lo que atañe a la toma de decisiones y al control del financiamiento: pueden intervenir solo en áreas como caminos locales, gestión de los residuos sólidos e iluminación pública. Como resultado, no se ha invertido lo suficiente en infraestructura y los proyectos en este ámbito no siempre se han implementado de una manera estratégica y coordinada.

Tratamos de centrarnos en estas limitaciones, y estructuramos el financiamiento del Banco para infraestructura y servicios como un mecanismo de donaciones basadas en el desempeño que será entregado a las gobernaciones por el Gobierno central. Estas donaciones se basarían en una serie de criterios transparentes, como planes generales de desarrollo anual, medidas de fortalecimiento de la capacidad y divulgación de información financiera.

Esperamos que, si nos centramos en fortalecer las instituciones locales, estaremos en condiciones de sentar las bases de mejoramientos a largo plazo, más allá de las inversiones actuales financiadas por el Grupo Banco Mundial.

Que se escuche la voz de la gente

Durante el diseño del programa, también pusimos mucho énfasis en la participación de la ciudadanía y de las empresas como un medio de aumentar la credibilidad de las instituciones subnacionales, mejorando la rendición de cuentas del Gobierno y restableciendo la confianza de los ciudadanos en la renovación del “contrato social”.

Estamos, por supuesto, en las primeras etapas, pero esperamos aprender de la operación y adaptar el programa de acuerdo a cómo evolucione la implementación. Pero lo que ya aprendimos durante la fase de preparación fue que trabajar en un equipo grande con múltiples disciplinas dentro del Grupo Banco Mundial nos ha ayudado a definir la visión y el programa de reforma integral que se necesita para tener un impacto perdurable en el desarrollo en regiones menos desarrolladas del Alto Egipto y en otros lugares.

Autores

Axel Baeumler

Senior Infrastructure Economist

Nabila Assaf

Senior Private Sector Development Specialist

Sherif Hamdy

Senior Private Sector Specialist

Únase a la conversación