Cinco datos sobre las tecnofinanzas

|

Disponible en:

La tecnología, que abarca desde la inteligencia artificial a las aplicaciones móviles, ayuda a aumentar el acceso a servicios y productos financieros seguros y eficientes. 

Dado que la tecnología financiera (tecnofinanzas o fintech) ofrece las oportunidades de impulsar el crecimiento económico y de ampliar la inclusión financiera en todos los países, el FMI y el Banco Mundial encuestaron a bancos centrales, ministerios de Finanzas y otros organismos pertinentes en 189 países para consultarles su opinión sobre una serie de temas, y recibieron 96 respuestas.

En un nuevo documento (i) se detallan los resultados de la encuesta junto con las conclusiones de otros estudios regionales, y además se identifican áreas para la cooperación internacional —incluidos los papeles del FMI y del Banco Mundial— y en qué deberán seguir trabajando los Gobiernos, las organizaciones internacionales y los organismos normativos.

"La mayor prioridad de todos los países es la ciberseguridad."

En el estudio surgieron algunas tendencias interesantes y sorprendentes, destacándose que la mayor prioridad de todos los países es la ciberseguridad.

1. La ciberseguridad y los riesgos para la protección de los datos no distinguen fronteras, teniendo repercusiones en todos los sectores y países. , y los Gobiernos trabajan arduamente para encargarse del problema. En los países existe una gran conciencia acerca de los ciberriesgos y la mayoría de las jurisdicciones tienen marcos vigentes para proteger los sistemas financieros. La mayoría de las jurisdicciones —el 79 % de aquellas de ingreso alto, según los resultados del estudio— señalaron que los ciberriesgos en la tecnología financiera constituyen un problema para el sector de las finanzas.

Sin embargo, las pruebas emanadas del estudio indican que solo un tercio de las jurisdicciones ha analizado las interdependencias tecnológicas entre las redes, los sistemas o los procesos dentro del sector financiero o examinado los riesgos de concentración entre los grandes proveedores de tecnología que podrían poner en peligro la infraestructura financiera. Una alta proporción —el 83 % de los países de ingreso alto— informa algún tipo de monitoreo de los ciberriesgos relacionados con los proveedores de servicios externos, pero solo la mitad de las jurisdicciones de ingreso bajo ha establecido requisitos mínimos.

2. Asia está a la vanguardia de otras regiones en muchos aspectos de las tecnofinanzas.  En China, sus grandes mercados y la regulación mínima en los primeros años apoyaron el desarrollo de la tecnología financiera, permitiendo al país convertirse en un líder mundial del sector. En India, la adopción a gran escala de los pagos móviles y el aumento de las transferencias monetarias han impulsado el crecimiento de los sistemas de pago móvil.

Sin embargo, en la región existen grandes brechas en el uso de las tecnofinanzas entre los ricos y los pobres, los hombres y las mujeres, y las zonas urbanas y rurales.

3. África al sur del Sahara es líder mundial en materia de utilización, adopción e innovación en el ámbito del dinero móvil.  La región ocupa el primer lugar a nivel mundial en cuentas de dinero móvil per cápita (tanto registradas como activas), tiendas de dinero móvil y volumen de transacciones de dinero móvil. Cerca del 10 % de las transacciones financieras incluidas en el PIB se realizan a través de dinero móvil en comparación con solo el 7 % en Asia y menos del 2 % en otras regiones. En toda África, la adopción y el uso de la tecnología en la prestación de servicios financieros está cambiando la manera en que los proveedores de dichos servicios operan y suministran productos y servicios a sus clientes.

4. Europa no está unificada en materia de adopción de las tecnofinanzas.  Dado el alto acceso a internet y telefonía móvil, la tecnología financiera tiene un elevado potencial para mejorar el acceso y el uso de los pagos móviles y otros servicios financieros en Europa. La actualización de los marcos normativos sobre datos de la Unión Europea ha ayudado a clarificar los derechos y las obligaciones en la economía de los datos, que es una cuestión que muchos países deben abordar. Sin embargo, se registran diferencias regionales importantes en la adopción de las finanzas digitales, la prevalencia de los pagos en efectivo, la titularidad y el uso de cuentas, y el ahorro y el crédito. Por ejemplo, existe una brecha considerable entre el Reino Unido y el resto de Europa; el país se encuentra muy por delante del resto de la región tanto en términos de innovación como de inversión en el ámbito de las tecnofinanzas.

5. Las monedas digitales respaldadas por los bancos centrales podrían convertirse en realidad.  El estudio revela una gran diversidad de puntos de vista entre los países respecto de las monedas digitales emitidas por los bancos centrales. Alrededor del 20 % de los encuestados dijo que está explorando la posibilidad de emitir dichas monedas. No obstante, este trabajo se encuentra en las etapas iniciales, y solo se informó la realización de cuatro proyectos piloto. Entre los principales motivos para emitir monedas digitales, se mencionaron bajar los costos, aumentar la eficiencia en la implementación de las políticas monetarias, contrarrestar la competencia de las criptodivisas, asegurar el acceso irrestricto al mercado de pagos y ofrecer al público un instrumento de pago libre de riesgo.


Este blog se publicó originalmente en IMFBlog (a).

Autores

Tobias Adrian

Financial Counsellor and Director of the IMF's Monetary and Capital Markets Department

Únase a la conversación