El apoyo a las emprendedoras es una inversión clave para promover el desarrollo mundial

|

Disponible en:

Jacqueline Mavinga, empresaria, República Democrática del Congo. © John McNally / Banco Mundial
Jacqueline Mavinga, empresaria, República Democrática del Congo. © John McNally / Banco Mundial


De niña, Gircilene Gilca de Castro soñaba con montar su propio negocio en Brasil. Cuando lo logró, enfrentó varios problemas para hacerlo despegar. En la época en que su incipiente empresa de servicios alimenticios solo tenía dos empleados y un cliente, se dio cuenta de que necesitaba conocimientos más avanzados sobre cómo hacer crecer un emprendimiento. Para dar ese paso, buscó la educación y las oportunidades de orientación adecuadas,  a la vez que  accedió a nuevas herramientas de negocios y gestión. En 2009, armada por primera vez con una estrategia comercial y una confianza renovada, logró obtener dos préstamos para adquirir equipos nuevos, mejorar las instalaciones y contratar personal.

Así, los ingresos de la empresa de Gircilene aumentaron un 900 % y su equipo de trabajo se amplió a 45 empleados (la mayoría de los cuales son mujeres).

Gircilene, nativa de Brasil, consiguió que su empresa creciera después de obtener el diploma del programa 10,000 Mujeres, de Goldman Sachs. Gircilene es solo un ejemplo de lo que se puede lograr cuando las emprendedoras con ambiciones cuentan con los recursos y el capital que necesitan para desarrollar sus actividades comerciales. Estas historias nos alientan, al igual que las innumerables organizaciones, instituciones y Asociaciones Público Privadas (APP´s) innovadoras que trabajan en todo el mundo para empoderar a las mujeres y abordar los desafíos que enfrentan a la hora de llevar adelante sus emprendimientos. No todo es miel sobre hojuelas. Una gran variedad de investigaciones demuestran que el acceso al capital aún continúa siendo el mayor obstáculo para el crecimiento de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) pertenecientes a mujeres.

Actualmente, a escala mundial, el 70 % de este tipo de empresas no tiene acceso a productos y servicios financieros, como cuentas de ahorro y préstamos. Esto da lugar a una falta de crédito mundial para las mujeres que, según la Corporación Financiera Internacional (IFC) que asciende a los US$300,000 millones. El trabajo de investigación de Goldman Sachs denominado Giving Credit Where It Is Due (Dar crédito donde corresponde) indica que una reducción de esa brecha podría aumentar en un 12 % el ingreso per cápita promedio de los mercados emergentes para 2030. Este aumento podría oscilar entre  25% y 28 % en Brasil y Vietnam, donde la falta de crédito para el sector formal de las Pymes es la más elevada hoy en día.

El 25 de julio, el presidente Barack Obama anunció (i) en la Cumbre Mundial de Emprendedores de Kenya que la Corporación de Inversiones Privadas en el Extranjero (OPIC, por sus siglas en inglés), la institución de financiamiento para el desarrollo del Gobierno de Estados Unidos, tiene previsto asociarse con el programa 10,000 Mujeres y con IFC para formar el primer servicio internacional de financiamiento dedicado a Pymes pertenecientes a mujeres, con un compromiso propuesto de US$100 millones, que ayudará a financiar nuevos proyectos en los distintos mercados del mundo donde existe un gran potencial para empoderar a las empresarias e impulsar las economías. El Mecanismo de Oportunidades para Mujeres Emprendedoras (WEOF, por su siglas en inglés), puesto en marcha el año pasado, tiene como objetivo aumentar el acceso al capital de 100,000 mujeres de todo el mundo trabajando con bancos de los mercados locales para que amplíen el financiamiento que ofrecen a emprendedoras. Durante su primer año, el mecanismo ha avanzado hacia ese objetivo y ha cerrado nueve tratos por un total de US$180 millones en nueve países para beneficiar a 25,000 empresarias. Esta nueva alianza ayudará a aumentar el alcance del mecanismo y la cantidad de mujeres que accederán al crédito formal que tanto necesitan.

Un ejemplo de la promesa del WEOF es una inversión realizada en el Banco Chase de Kenia. Este servicio de financiamiento se orienta de forma singular a las empresarias a través de sucursales donde solo se atiende a mujeres y productos de préstamo diseñados específicamente para sus necesidades. IFC estima que en Kenia solo el 7 % de las microempresas y Pymes pertenecientes a mujeres cuenta con acceso al crédito formal, por lo que centrar la atención en ellas cubre una brecha considerable del mercado.

Gracias al préstamo del WEOF, entre otros factores, el Banco Chase de Kenia recientemente consiguió reducir la tasa de interés que pagan las empresas pertenecientes a mujeres y trabaja para aumentar exponencialmente el tamaño de la cartera de préstamos para este tipo de emprendimientos. Todos estos esfuerzos permitirán que más empresarias puedan invertir en sus negocios con costos razonables. Esto genera nuevos empleos y contribuye al crecimiento económico local.

Nos entusiasma el trabajo en colaboración que realizamos para reducir la falta de crédito, una tarea a la que se une el Gobierno de los Estados Unidos como asociado para invertir en mujeres empresarias. Este nuevo respaldo extenderá el alcance del mecanismo y nos ayudará a acercarnos a la meta de llevar más capital a las manos de las emprendedoras. Esperamos que muchos otros inversionistas y Gobiernos del mundo se unan a esta iniciativa. Si forjamos alianzas  y continuamos con la innovación, más mujeres contarán con acceso a estas oportunidades y su impacto colectivo ayudará a transformar las economías del mundo, para beneficio de todos.

Jin-Yong Cai es el vicepresidente ejecutivo y director general de la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), entidad miembro del Grupo Banco Mundial y la principal institución internacional de desarrollo centrada exclusivamente en el sector privado.
 
Elizabeth Littlefield es la presidenta y directora general de la Corporación de Inversiones Privadas en el Extranjero (OPIC, por sus siglas en inglés), la institución de financiamiento para el desarrollo del Gobierno de Estados Unidos.
 
Dina Powell es la titular de la unidad de Inversiones de Impacto de Goldman Sachs y presidenta de la Fundación Goldman Sachs. 

Este artículo fue originalmente publicado en el  Huffington Post, en inglés.

Autores

Jin-Yong Cai

Executive Vice President and CEO of IFC

Elizabeth L. Littlefield

President and CEO of Overseas Private Investment Corporation

Dina Powell

President, Goldman Sachs Foundation

Únase a la conversación