Formulación de una estrategia de inclusión financiera: Cinco lecciones derivadas de la experiencia de Paraguay

|

Disponible en:

También disponible en English

© Banco Mundial


Aumentar el acceso a los servicios financieros y la inclusión financiera han resultado ser medidas efectivas para reducir la pobreza y acelerar el crecimiento económico, y son elementos importantes en los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Pero para ampliar la inclusión financiera a nivel nacional se necesita un esfuerzo bien coordinado entre las distintas partes interesadas.

Un reciente proyecto del Banco Mundial y la Iniciativa FIRST, (i) realizado en Paraguay, nos ha enseñado cinco lecciones importantes acerca de la formulación de una estrategia nacional de inclusión financiera: gestionar de manera adecuada el proceso de preparación de una estrategia de inclusión financiera es clave para tener buenos resultados cuando se implementen las reformas más tarde.

Si bien hemos publicado estos consejos para los encargados de formular políticas financieras, en el marco de la serie Lecciones Aprendidas (i) de la Iniciativa FIRST, aquí le presentamos un resumen de la experiencia de Paraguay.
 
Aproximadamente el 71 % de la población de Paraguay, (i) o alrededor de 3,2 millones de personas, no tiene una cuenta en una institución financiera formal.

El Gobierno reconoció que aumentar el acceso a los servicios financieros es crucial para reducir las desigualdades de ingresos y mantener el crecimiento económico.

Aunque la economía de Paraguay ha crecido en la última década, los niveles de pobreza no han registrado avances, especialmente en las zonas rurales.

Para reducir la desigualdad de ingresos, el Gobierno puso la inclusión financiera en el centro de la estrategia de lucha contra la pobreza del país. El tema de la inclusión financiera también se convirtió en uno de los pilares de su Plan Nacional de Desarrollo.

El Banco Central del Paraguay comenzó a colaborar en 2013 con el Banco Mundial y la Iniciativa FIRST para formular una Estrategia Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), la cual ha cobrado gran impulso.

El país pudo preparar y aprobar la Estrategia Nacional de Inclusión Financiera en menos de 12 meses. (i)

¿Qué hemos aprendido de la experiencia de Paraguay?

Entre las enseñanzas fundamentales se encuentran que se necesita recopilar los datos exactos, obtener el respaldo político desde un inicio, diseñar un marco de apoyo efectivo, facilitar la participación de todas las partes interesadas pertinentes, y desarrollar un plan de acción claro y que se pueda evaluar.

Primera lección: Recopilar los datos apropiados para entender el contexto y sentar las bases analíticas
Antes de fijar las prioridades y abordar los factores que impiden la inclusión financiera, es crucial que se recopilen y analicen los datos pertinentes para conocer cabalmente los obstáculos, identificar las prioridades, y establecer un parámetro de referencia en función del cual se determine qué intervenciones serán evaluadas.

En el caso de Paraguay, esto incluyó el análisis de las limitaciones del lado de la demanda y del lado de la oferta, así como la evaluación del entorno regulatorio y jurídico existente para comprender el panorama de la inclusión financiera a nivel local y proporcionar una base analítica para la formulación de la estrategia.

Segunda lección: Obtener el apoyo y el compromiso del Gobierno
El respaldo del Gobierno es siempre clave, ya que marca la pauta para la participación de las partes interesadas públicas y privadas, posibilita el compromiso de los altos dirigentes políticos, y aumenta la rendición de cuentas a lo largo de todo el proceso.

En las primeras etapas, mediante un decreto emitido por la Presidencia se estableció la inclusión financiera como una prioridad nacional. En el marco de esta resolución se creó un comité integrado por funcionarios de alta jerarquía, entre ellos el ministro de Hacienda, y se vinculó el tema con el Plan Nacional de Desarrollo de Paraguay.

Tercera lección: Diseñar un marco adecuado de apoyo a la implementación
Para gestionar y dirigir la iniciativa de reforma de manera eficaz, se debe diseñar un marco bien estructurado de apoyo a la implementación.

El marco de Paraguay consta de tres niveles. En el primer nivel, la responsabilidad radica en el presidente del país y el Comité Nacional de Inclusión Financiera, que debe llevar a cabo la supervisión de la implementación. En el segundo nivel, que tiene un carácter más funcional, se designó a un secretario ejecutivo, quien supervisa a los grupos técnicos de trabajo. Finalmente, en el tercer nivel se encuentran siete grupos de trabajo integrados por representantes del sector público y del sector privado, los cuales se dedican a la implementación de la estrategia.

Cuarta lección: Facilitar la amplia participación de todas las partes interesadas de los sectores público y privado
Las consultas de base amplia con las partes interesadas son importantes para obtener perspectivas valiosas y para generar adhesión y apoyo al proceso de inclusión financiera. Las autoridades paraguayas hicieron que el público en general y los sectores privado y público participaran desde la etapa inicial de recopilación de datos y diagnóstico. Al profundizar la colaboración entre todas las partes interesadas pertinentes, el Comité Nacional promovió la coordinación de más de 50 iniciativas existentes llevadas a cabo por ministerios, organismos multilaterales, donantes, ONG y otras entidades del sector privado con el fin de aumentar la inclusión financiera.

Quinta lección: Desarrollar una estrategia viable que contenga un marco sólido de seguimiento y evaluación
Una estrategia que ponga acento en la implementación debe incluir un conjunto de medidas prioritarias con indicadores clave de desempeño, así como un marco sólido de seguimiento y evaluación.

El marco de seguimiento y evaluación (SyE) reviste crucial importancia para evaluar si el proyecto avanza según lo previsto o si es necesario realizar ajustes, y si los objetivos del proyecto tienen el impacto previsto. Este marco debería incluir indicadores clave de desempeño con metas concretas, los organismos responsables, y la recopilación de datos y la presentación de informes.

¿Qué sigue?
La formulación de una estrategia nacional de inclusión financiera es fundamental, pero es solo un primer paso.

Nos alienta el impulso de Paraguay. Esperamos que el Gobierno implemente las reformas y logre sus objetivos en materia de inclusión financiera.

Enlaces:
Inclusión financiera en Paraguay: Entrevista al ministro de Hacienda, Santiago Peña (i)
Panorama general del Banco Mundial sobre inclusión financiera (i)
Resumen de las estrategias nacionales de inclusión financiera (i)
Sitio web de la Iniciativa FIRST (i)

Autores

Marlon Rolston Rawlins

Financial Sector Specialist

Únase a la conversación

Rafael Valdez
29 de Febrero de 2016

Las intenciones escritas es una iniciativa de buena fe, el asunto es encontrar o que estén las personas disponibles y con la voluntad de ejecutar los proyectos tal como están diseñados. Nuestro mundo latino es indisciplinado y orientado a las equivocaciones ejecutivas. Mucho nos falta para enfocar los pensamientos y la conducta al bien común.

Abel Vicente Flames González
31 de Marzo de 2016

Urge en Paraguay que todas las personas posean una cuenta bancaria y se facilite su acceso a financiamientos