Uso de modelos macro para hacer simulaciones del crecimiento del empleo

|

Disponible en:

También disponible en: English

Los modelos macro tienen el objetivo de monitorear mejor el aumento del empleo en toda la economía
derivado de las inversiones y las intervenciones del sector privado. Foto: Yang Aijun/Banco Mundial.


Estamos desarrollando modelos macro de simulación (i) para evaluar cómo las inversiones y las intervenciones podrían generar empleos. Después del estudio denominado “Jobs Study”, (PDF, en inglés) realizado por la Corporación Financiera Internacional (IFC) (i) —la entidad del Grupo Banco Mundial dedicada al sector privado— se creó la Alianza Let’s Work (i) para desarrollar, perfeccionar y aplicar herramientas de estimación de los efectos directos, indirectos e inducidos del empleo. Los modelos macro son una de estas herramientas.

Con estos modelos, apuntamos a monitorear mejor el aumento del empleo generado en toda la economía por las inversiones y las intervenciones privadas. El punto de partida es una inversión en un sector. Los efectos directos sobre el empleo de este tipo de inversiones son relativamente simples. La parte interesante proviene de la capacidad de simular qué ocurre con la generación indirecta de empleos en las cadenas de suministro y las redes de distribución, los sectores afectados por el aumento inicial, así como con los efectos inducidos por los cambios en la riqueza y el consumo provocados por los impactos directos e indirectos del empleo. Además de las estimaciones totales de los impactos directos, indirectos e inducidos del empleo, algunos modelos macro pueden proporcionar una mejor descripción de los empleos (por habilidad, nivel de educación, ubicación o género, entre otros) y analizar el impacto sobre el empleo en diversas condiciones económicas y en entornos de nuevas políticas, cambios tecnológicos y crisis externas. También podrían proporcionar la capacidad para simular la dinámica de la creación y la pérdida de empleos a lo largo del tiempo.

Los estudios basados en macros abarcan diversos métodos, sectores industriales y contextos de países. Estos modelos se pueden clasificar en tres grupos, que incluyen:[1] 

  1. Modelos de insumo-producto (IP) y la matriz de contabilidad social (MCS) usados en los sectores de la infraestructura y los recursos naturales;
  2. Modelos multisectoriales basados en la MCS, y
  3. Modelos estructurales, que incluyen el modelo de equilibrio general computable (EGC) y el modelo macroeconómico dinámico.


IFC lidera los esfuerzos de la Alianza destinados a desarrollar modelos IP/MCS con el fin de calcular los impactos en el empleo de las inversiones en infraestructura o en recursos naturales. Monitorear el impacto en el empleo de las inversiones en estos sectores es complicado debido a las externalidades (efectos en cadena) generadas. Para garantizar que se capturen los efectos en cadena, es necesario que en estos modelos se sigan dos pasos. En el primer paso, se evalúa el impacto de mejorar, por ejemplo, los puertos para los sectores directamente afectados (sectores que, por ejemplo, son usuarios frecuentes de los puertos). En estos sectores, las mejoras de la infraestructura pueden conducir a menores costos del transporte, menores retrasos y mayores flujos comerciales. En el segundo paso se retorna al modelo IP/MCS para calcular cómo estos costos y retrasos menores y flujos comerciales mayores afectan a la economía en general. Esto completa el círculo y todos los efectos del empleo quedan plasmados en el modelo.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) lidera los esfuerzos de la Alianza dirigidos a desarrollar modelos multisectoriales basados en la MCS. Se está utilizando un modelo de proyección del empleo basado en la MCS para ver qué sucede con la creación de empleo cuando se realizan inversiones en industrias ecológicas en Zambia. Con este modelo se emplea el mismo enfoque de dos pasos, explicado anteriormente, para estimar los empleos indirectos e inducidos pero se ha adaptado para monitorear los efectos en cadena de las inversiones en diversos sectores de la economía, no solo en los sectores de la infraestructura y los recursos naturales.

El Banco Mundial e IFC han desarrollado modelos estructurales que se aplican de manera experimental en los proyectos. El modelo EGC del Banco Mundial para la Ribera Occidental y Gaza tiene como objetivo proporcionar una estimación de la creación de empleo a partir de una inversión del sector privado en energía solar, mientras que el modelo dinámico de IFC para Etiopía se empleará para estimar los impactos del empleo a lo largo del tiempo en los diferentes sectores. En los modelos estructurales se pueden incorporar plenamente los cambios en los precios, la tecnología y el comercio. Más importante aún, con un conjunto de datos lo suficientemente amplio, incluso se pueden elaborar modelos de los cambios en el comportamiento del consumidor, y esto nos permite captar más plenamente los efectos inducidos por las inversiones en los puestos de trabajo. En el caso de la Ribera Occidental y Gaza, esta tarea también proporcionará datos clave sobre el empleo para una iniciativa de mayor envergadura del Banco Mundial en el país: el proyecto de financiamiento para generar empleo. En el caso de Etiopía, con el modelo estructural dinámico se realiza un seguimiento del empleo por tipos (incluido el empleo informal) y se pueden simular efectos macroeconómicos a lo largo del tiempo. A través de este modelo dinámico, también podemos calcular las inversiones del sector privado que ayudan a lograr los dos objetivos del Grupo Banco Mundial de poner fin la pobreza y promover la prosperidad compartida.

Los avances en estos estudios son diferentes en cada caso, pero las lecciones aprendidas son claras. En primer lugar, se necesita un conjunto mínimo de datos. Respecto de los proyectos sectoriales, no encontramos datos completos que tuvieran incluso una antigüedad de entre cinco y seis años. En segundo lugar, para aplicar modelos macro en un sector específico se necesitan expertos en dicho sector. No hay nada más importante que los conocimientos de los expertos que han aplicado muchos de estos modelos en sus sectores, ya que pueden aportar sensatez en el proceso de elaboración de modelos. En tercer lugar, los resultados de los modelos en un contexto no siempre son aplicables en otro: solo porque el modelo para el sector portuario brasileño tuvo resultados asombrosos, esto no significa que funcionará de igual manera en India si no se hacen cambios.

Estamos aprendiendo y esperamos aprender mucho más acerca de cómo hacer simulaciones del crecimiento del empleo usando modelos macro. En los próximos meses, publicaremos actualizaciones, conclusiones clave y nuevas ideas relacionadas con estos estudios. 



[1] En los modelos IP/MCS se asume que la estructura de producción, la tecnología y los precios permanecen fijos, mientras que en los modelos estructurales estas suposiciones son más flexibles y se introducen algunas dinámicas en la economía. Estas dinámicas dependen de requisitos más exigentes relacionados con la calidad de los datos y la necesidad de tener una mayor cantidad de parámetros en el modelo.

Esta publicación forma parte de una serie de blogs que abarcan las tres metodologías desarrolladas por la Alianza Let's Work para estimar los efectos directos, indirectos e inducidos en el empleo de las intervenciones del sector privado, tanto en términos de la cantidad como de la calidad del empleo. Los blogs relacionados con esta serie se pueden encontrar aquí, (i) aquí (i) y aquí. (i)

Este trabajo ha sido posible gracias a una donación de un fondo fiduciario general del Banco Mundial focalizado en el empleo, que cuenta con el apoyo del Departamento de Desarrollo Internacional/ Agencia del Reino Unido para el Desarrollo Internacional, (i) los Gobiernos de Noruega y Alemania, la Agencia Austríaca de Desarrollo (i) y el Organismo Sueco de Desarrollo Internacional (OSDI). (i)

Entre los asociados actuales de la Alianza Let's Work se encuentran:
•    ​Grupo del Banco Africano de Desarrollo (AfDB) (i)
•    ​Grupo del Banco Asiático de Desarrollo (ADB) (i)
•    ​Ministerio Federal de Finanzas de Austria (BMF) (i)
•    Departamento de Desarrollo Internacional (DFID) (i)
•    Banco Europeo de Inversiones (BEI) (i)
•    Quince instituciones europeas de financiamiento del desarrollo: CDC, (i) DEG y otras
•    Banco Interamericano de Desarrollo (BID)
•    Corporación Financiera Internacional (IFC) (i)
•    Organización Internacional del Trabajo (OIT)
•    Sociedad Islámica para el Desarrollo del Sector Privado (ICD) (i)
•    Fundación Internacional para la Juventud (IYF) (i)
•    Ministerio de Asuntos Exteriores de los Países Bajos (i)
•    Instituto de Desarrollo de Ultramar (ODI) (i)
•    Grupo de Desarrollo de la Infraestructura Privada (PIDG) (i)
•    Secretaría de Estado para Asuntos Económicos de Suiza (SECO) (i)
•    Banco Mundial
•    Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD) (i)

Siga en Twitter al grupo del Banco Mundial que se dedica al tema del empleo, y cuya cuenta es @wbg_jobs.

Autores

Camilo Mondragon-Velez

Senior Research Officer and Head of the IFC Modeling Team, IFC Development Impact Unit

Únase a la conversación