Syndicate content

¿Es más cara la producción orgánica? Falacia o realidad

Mary L. González's picture
Also available in: English
Mi trabajo en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) en Nicaragua con organizaciones de pequeños productores cacaoteros  me enseñó que es una falacia que la producción orgánica es más cara, que es más complicada de aprender y que no es sostenible.

El Proyecto Agroforestería Sostenible de la Producción del Cacao (COCOA-RAAN) fue ejecutado en la región autónoma más grande de Nicaragua con un presupuesto del Fondo Japonés (JSDF) de tan solo US$ 1.9 m. El Proyecto  demostró que la producción orgánica es más barata, sus costos son más bajos que los convencionales, aumenta la productividad, mejora tanto el medio ambiente como la calidad de vida de los productores y ofrece al comprador un producto más saludable.

Con este proyecto se capacitó a los productores en modelos tecnológicos de producción orgánica de bajo costo basada en preparación de  violes para producir abonos y fertilizantes con insumos de su finca. Los fertilizantes que utilizaban antes de trabajar con COCOA-RAAN eran caros, tenían altos costos de transporte y de mano de obra. Traerlos desde Managua a la Región Autónoma –ubicada en el noreste del país en la zona de amortiguamiento de la tercera reserva de la biosfera en el mundo, BOSAWAS- costaba alrededor de US$ 1,000 los 200 quintales. A eso había que añadirle los costos de distribución entre los miembros de la cooperativa a sus respectivas fincas que se encuentran separadas y distribuidas en la zona.

Ahora un agricultor como Don Omar Sujo, miembro de una cooperativa en Bonanza, prepara el abono y el fertilizante orgánico en su finca en apenas un mes. Esto ha eliminado el uso de viveros y sus costos. El ahorro es de aproximadamente un 70%.

Además, cuenta, que sembrar en la finca reduce el costo promedio de US$ 28 de siembra por hectárea en vivero, y de US$ 56 por el transporte del vivero a la finca, además de los US$ 1,400 aproximados por mano de obra por hectárea. También, en el traslado del vivero a la finca moría alrededor del 10% de las plantas y en la siembra en la finca aproximadamente un 15%. La mortalidad de las plantas se ha reducido en un 70%.

El estrés de las plantas se ha reducido. En 8 meses crecen 90 centímetros con un grosor de 2.5 centímetros. Estas plantas estarán listas para producir en 2 años mientras que las otras tomaban 4 años. El mejor precio del cacao orgánico es otra de las grandes ventajas e incentivos. Vendido en la RAAN es aproximadamente de US$ 200 más alto que el convencional. Si el precio de mercado es más alto, los costos de producción son considerablemente más bajos y la tasa de crecimiento de las plantas es más rápida, por lo que se espera aumentar considerablemente el ingreso de los cacaoteros.

Como ha demostrado COCOA-RAAN, una clara estrategia de participación y de construcción de las capacidades de los beneficiarios, con una inversión continúa en el capital humano, involucrando hombres y mujeres y jóvenes para que se puedan crear espacios de protección de los hogares y  mejorar sus condiciones de vida, y con especial atención en el cuidado del medio ambiente, están contribuyendo a resguardar la mayor reserva forestal de Centroamérica y la tercera del mundo.

El Proyecto logró demostrar que es una falacia que la producción orgánica es más cara. Por el contrario sus costos son más bajos que los convencionales y permite aumentar la productividad, mejorar tanto el medio ambiente como la calidad de vida de los productores y ofrecer al mercado un producto más saludable.
 

Add new comment