Syndicate content

Políticas públicas con un verdadero rostro humano

Oscar Calvo-González's picture
Esta página en: English


Este blog es parte de la serie "Pequeños cambios, grandes impactos: aplicando #cienciasdelcomportamiento al desarrollo"

El otro día olvidé mi celular en casa. Camino a la escuela, mi hija de tres años me preguntó por qué lo había olvidado. “No sé, estaba distraído, supongo”, respondí, sólo para ser confrontado con otro “por qué”. Por supuesto, no se detuvo allí. Después del tercer “por qué” realmente no se me ocurría nada razonable para decir y, lo confieso, las preguntas ya no me parecían divertidas. Sin embargo, este pequeño intercambio resume por qué las ciencias del comportamiento deberían ser usadas en las políticas públicas. ¿Cómo?

Siete años después del terremoto y a solo 100 días de Matthew: ¿Tiene Haití una mayor capacidad de resiliencia?

Mary Stokes's picture
Esta página en: Français | English

Haití, el tercer país más afectado del mundo en términos de eventos climáticos, busca una forma más eficaz de gestionar los desastres naturales 

Haití es un país muy expuesto a las amenazas naturales. Al estar ubicado en la zona de paso dehuracanes del Atlántico norte, y sobre el límite donde chocan las placas tectónicas caribeña y norteamericana, los riesgos son constantes. Sin embargo, esto no significa que esos riesgos terminen en desastres.

Los granjeros, ingenieros, trabajadores de la salud y docentes que están ayudando a reconstruir Haití luego del huracán Matthew

Mary Stokes's picture
Esta página en: English | Français

Visitamos la región más afectada para conocer cómo sus comunidades se recuperan tras la tormenta del 4 de octubre de 2016.

Dos meses después de que el huracán Matthew devastara las provincias meridionales de Haití, ya están en marcha los esfuerzos de reconstrucción. En algunas áreas se pueden observar paneles de metal corrugado brillando bajo el sol, que tapan los agujeros de los techos arrancados por el huracán el 4 de octubre de 2016.

El momento de ser eficientes: VIH/sida en la región de América Latina y el Caribe

Fernando Lavadenz's picture
Esta página en: English


Logros principales y problemas potenciales

América Latina y el Caribe concentra apenas el 2,3% de la carga mundial de VIH/sida, ocupando el cuarto lugar luego de África Subsahariana, Asia Meridional y Asia Oriental y el Pacífico. Entre 2000 y 2013, la región tuvo la segunda tasa más elevada de descenso en la carga de VIH/sida del mundo (42%). A finales de 2015, alrededor de 1,6 millones de personas vivían con VIH en una región con más de 500 millones de habitantes (restando los Estados Unidos y Canadá). Ese mismo año, Cuba se convirtió en el primer país del mundo en recibir el reconocimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por eliminar la transmisión de madre a hijo de VIH y sífilis, mientras que otros cinco países en América Latina y el Caribe están cerca de lograr ese mismo objetivo; esto representó un paso importante hacia una generación libre de sida en todo el mundo.

La introducción temprana del acceso universal al tratamiento que tuvo lugar en Brasil y Argentina, una masiva movilización social, nuevos reglamentos legales y esfuerzos por controlar la transmisión vertical, el estigma y la discriminación convirtieron a la región en líder en la lucha contra la epidemia del VIH/sida.

El gasto anual de América Latina y el Caribe en su programa contra el VIH es de alrededor de tres mil millones de dólares. Si bien importante, es menos del 1% del gasto total en salud. En un contexto de menor apoyo financiero externo a futuro y con la necesidad de mejorar la eficiencia, la región decidió llevar a cabo, con apoyo de tipo Marco Unificado de Presupuesto, Resultados y Rendición de Cuentas (UBRAF, por sus siglas en inglés), una serie de doce estudios en ocho países.

¡La Paz, Barrios de Verdad te escucha!

Zoe Elena Trohanis's picture
Ciudadanos de La Paz practican con sus teléfonos móviles el envío de comentarios a su gobierno municipal a través de la herramienta Barrio Digital.
Ciudadanos de La Paz practican con sus teléfonos móviles el envío de comentarios a su gobierno municipal a través de la herramienta Barrio Digital. (Foto: Equipo de Barrios de Verdad)

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han ampliado las fronteras de la conectividad. Hoy en día, no pensamos dos veces antes de pedir un Uber o usar un número corto (como en el que se basa el servicio Open 311) para reportar un problema al municipio o alcaldía de nuestra ciudad.  El impacto ha sido aún mayor en las regiones en vías de desarrollo. Por ejemplo, en América Latina y el Caribe, la cobertura celular aumentó de 12 suscripciones por cada 100 personas en el 2000 a más de 114 en el 2014, y los gobiernos locales están usando su creatividad para llegar a sus ciudadanos mediante esta tecnología.

Perú: visiones del desarrollo a 4 mil metros de altura

Jorge Familiar's picture
Esta página en: English


Pasco, Perú. Esta comunidad de los Andes parece distinguirse por tener muchos hitos: a 4,380 metros de altura, es la más alta del Perú y una de las más antiguas del país. Cuna de la milenaria cultura Wari, es hogar de diversos pueblos que honran sus tradiciones y buscan mejorar sus condiciones de vida.

De hecho, Pasco es también una de las ciudades andinas más pujantes, con pequeños agricultores y ganaderos que ahora venden sus productos al resto del territorio nacional.

Sin embargo, como líderes indígenas me expresaron durante mi visita, sus comunidades aún enfrentan grandes retos. Entre ellos, la necesidad esencial de un mejor sistema de agua y saneamiento, además de las oportunidades de educación y empleo.

Esta situación no es única en los Andes peruanos. Existe en el resto de América Latina. Porque si bien los pueblos indígenas han logrado avances sociales significativos, sobre todo durante la bonanza de las materias primas, aún enfrentan rezagos importantes, como lo muestra nuestro estudio Latinoamérica Indígena en el Siglo XXI.

Así siembran la tecnología los pequeños agricultores de Brasil

Diego Arias's picture
Esta página en: English | Portuguese
Cleyton, Osni and Zenaide Meyer
La familia Meyer de Anitápolis, Santa Catarina
 

Despertarme con el graznido de unos gansos frente a mi puerta no era lo que imaginaba para comenzar el día. El ordeño de las 6 de la mañana, cuando la temperatura se acercaba a los 0°C, se vislumbraba como una desalentadora tarea inicial en mi pasantía de 12 horas como agricultor familiar en Santa Catarina, Brasil.

Salí de la habitación con varias capas de ropa encima y fui recibido con un mate caliente servido por Zenaide Meyer. Junto a su esposo, Osni, y su hijo, Cleyton, Zenaide administra una granja en Anitápolis, un municipio rural a unos 100 kilómetros al oeste de Florianópolis, capital del estado.

El propósito de mi visita era entender cómo un agricultor familiar toma decisiones con respecto a la adopción de nuevas tecnologías. La producción láctea es la principal actividad de los Meyer, aunque también crían tilapias en lagunas artificiales, así como gallinas, cerdos, árboles frutales y maíz para alimentar a sus vacas.

En 20 minutos ya habíamos ordeñado 40 vacas con los nuevos equipos que adquirió la familia hace dos meses, con el apoyo del programa Santa Catarina Rural. Anteriormente, debían recurrir al lento y trabajoso proceso de ordeñar las vacas a mano. “Decidimos adoptar este sistema automatizado no solo para mejorar la productividad y calidad de la leche, sino también porque Zenaide y yo estábamos teniendo problemas de espalda”, dijo Osni.

En la estación de alimentación de las vacas, la familia también invirtió en mejoras, pero esta vez fue Cleyton quien introdujo una nueva tecnología que controla mejor la nutrición del ganado y ayuda a prevenir las dolencias a las que están expuestas por el ordeño.

Con apenas 20 años, Cleyton participó de un entrenamiento para jóvenes agricultores que también contó con el apoyo del programa. “Después del curso, pude ver que con una inversión relativamente pequeña en equipos nuevos podía ahorrar en alimento y también reducir el número de vacas que sufren infecciones”, explicó Cleyton.

Otras granjas familiares en Anitápolis adoptaron nuevas tecnologías en los últimos años. Como resultado parcial de esto, en la última década se triplicó la producción de leche y la ciudad es ahora uno de los principales centros lácteos de Santa Catarina.
 

Pages