Syndicate content

Cómo tomar el control de tus finanzas personales

Rekha Reddy's picture
Esta página en: English

 

¿Sabes cuánto gastas a la semana?
Muchas de nuestras aspiraciones giran en torno a la mejora de nuestras finanzas personales, tener más control del gasto, ahorrar para lograr un objetivo o salir de una deuda. ¿Cómo podemos trabajar hacia estos objetivos y dar seguimiento a estos cambios?

Nuevos informes sobre el comportamiento, actitudes y conocimiento financiero en México y Colombia, basados en datos de encuestas nacionales, ofrecen algunas ideas sobre los retos y oportunidades para mejorar la forma de gestionar nuestras finanzas.

Muchos hacen planes financieros, pero pocos los mantienen. Más del 70 % de los encuestados en Colombia y México dijeron que planean sus gastos, pero menos de un tercio reconoció haber respetado su presupuesto. Del mismo modo, menos de 25% de los encuestados sabían cuánto habían gastado la semana anterior.

Los horizontes de planificación financiera son a corto plazo y el ahorro es limitado. En México, 43 % de los encuestados informó que su horizonte de planificación es de una semana o menos y sólo el 34 % de los encuestados dijeron estar en capacidad de cubrir un gasto inesperado. Incluso acontecimientos previsibles como la jubilación son difíciles de cubrir. Sólo el 28% de los menores de 60 años tienen planes para cubrir totalmente los gastos de retiro en la vejez. El nivel de ingresos, naturalmente, está relacionado con estos comportamientos de planificación, pero no es el único factor.

A pocas personas se les enseña a manejar su dinero. Más de la mitad de los mexicanos y colombianos dicen que nadie nunca les enseñó a administrar el dinero. Los que sí recibieron esa instrucción, lo hicieron normalmente de sus padres. En la mayoría de los casos los hombres recibieron esta información de sus padres y las mujeres de sus madres. Uno de los entrevistados describió su experiencia: "Mi padre no fue educado formalmente, pero era muy capaz financieramente. Tenía algunos sobres y ponía cantidades designadas de dinero en cada uno. Aprendí de él naturalmente y me organicé”.

Entonces, ¿qué deben hacer los que quieren mejorar su gestión financiera personal?

  • Aprovechar las ventajas de la tecnología. La tecnología aumenta el acceso oportuno a la información financiera, puede mejorar la planificación y los comportamientos, además de mejorar la toma de decisiones. Muchas de las herramientas de finanzas personales que se ofrecen a través de internet y teléfonos móviles pueden ayudar a los usuarios una mejor administración de sus gastos, ahorros e inversiones. Por ejemplo Juntos Finanzas, Rocket y Presupuesto Familiar, una aplicación creada por el gobierno de México para planificar los gastos de la familia. Los mensajes de texto y las redes sociales pueden ser utilizados para enviar mensajes sencillos relacionados con las finanzas personales, como la gestión de los saldos de cuentas, pagos de préstamos, y para promover los comportamientos deseados de ahorro. El acceso a sitios web de educación financiera cada vez están más dirigidos a proveer "momentos de enseñanza" clave cuando las personas buscan información financiera relacionada con decisiones importantes como la educación, la compra de un vehículo, el nacimiento de un hijo, o la jubilación. Cada vez más es posible encontrar contenidos de este tipo en español.
  • Participar en educación financiera. Aunque el impacto de los programas de educación financiera ha sido diverso, algunos programas escolares bien diseñados –por ejemplo en Brasil- sí han tenido un efecto positivo. También ha habido éxitos en otras iniciativas pensados para las personas no acostumbradas a la educación formal, por ejemplo a través de las telenovelas y otras formas de entretenimiento. La incorporación de la familia en la educación financiera puede ser particularmente poderosa.
  • Productos y servicios que promuevan metas financieras. Los proveedores de servicios financieros están desarrollando cada vez más productos para fomentar comportamientos deseados, tales como cuentas de ahorro etiquetadas para objetivos específicos y las cuentas de compromiso. Al igual que los pagos móviles fechados a futuros (es decir, la posibilidad de enviarse dinero a uno mismo en una fecha futura) que podrían servir como el equivalente funcional de los tradicionales teléfonos móviles pre-pagados. Son formas sencillas de ahorro tangible y que ayudan a frenar la tendencia a gastar en exceso y ver sólo el corto plazo. Una institución financiera peruana, por ejemplo, creó un rompecabezas con las imágenes de las metas de ahorro (como la escuela de un niño o un vehículo). El grupo que recibió una pieza del rompecabezas por cada depósito tuvo 2,3 puntos porcentuales más probabilidades de cumplir con sus ahorros de compromiso que el grupo control.
​¿Qué nos falta? ¿Existen instrumentos e intervenciones particulares que mejorarían nuestra capacidad para manejar el dinero?
 

Añadir nuevo comentario