Syndicate content

El Salvador

Remesas: ¿aliadas contra la pobreza o freno para el crecimiento?

Humberto López's picture



Serapio vive en una aldea remota situada en el departamento hondureño de Olancho. Comparte su casa con otras 16 personas, incluidos 12 hijos y un nieto. Si bien dispone de una finca de cacao que le ayuda a mantenerse, es el dinero que recibe de sus hijos en Estados Unidos lo que proporciona el sustento a su familia.

Como él, miles de familias en la región viven de los envíos procedentes de otros países. Tanto es así, que en 2014 los flujos de remesas a América Latina alcanzaron los 66 mil millones de dólares, de los cuales alrededor de 16 mil millones fueron a parar a Centroamérica, donde su contribución al PIB es significativa. Concretamente, las remesas representan el 16.9% del PIB en Honduras, el 16.4% en El Salvador, el 10% en Guatemala y el 9,6% en Nicaragua.

Así trabajamos para cerrar la brecha entre ricos y pobres en Centroamérica

Humberto López's picture



Reina vive con sus tres hijos y su hermano en una de las decenas de colinas de Tegucigalpa. En su casa el agua llega solo algunos días y hay escasez de muebles. El trabajo esporádico que tiene en escuelas de la capital no le deja mucho dinero después de comprar la comida para sus hijos. Desde su casa se ven algunos de los principales centros comerciales de la ciudad. En ellos abundan restaurantes y tiendas de moda, a los que Reina no puede ir. Son para otra clase social.
 
Desafortunadamente, esta imagen no es una excepción en Honduras, el país que -según los datos armonizados del Banco Mundial- tiene los niveles de desigualdad económica más altos de Latinoamérica.
 
Tampoco es una rareza en Centroamérica, donde la desigualdad, además de ser elevada, es altamente persistente. De hecho, a diferencia de América Latina, que empezó la primera década del siglo con niveles más altos de desigualdad y la terminó con niveles más bajos, en Centroamérica se mantuvo constante. O lo que es lo mismo, el cambio neto en el coeficiente de Gini (un concepto estadístico usado para medir la desigualdad económica) fue casi cero.
 

Seguridad, educación y combate a la corrupción, las prioridades de los salvadoreños

Fabrizio Zarcone's picture

¿Qué sucedería si saliéramos a la calle y les preguntáramos a los salvadoreños cuáles creen que son las prioridades de su país? ¡En el Banco Mundial hicimos la prueba! Nos fuimos al Parque Central y a algunas de las universidades de San Salvador, así como a otros municipios fuera de la capital y hablamos con la gente.

No lo hicimos de forma tradicional, con encuestas o entrevistas, sino con dos herramientas algo nuevas para el Banco Mundial: una pizarra y un marcador. Escribimos la frase “El Salvador Necesita…” y nos fuimos a buscar quien quisiera completarla.
También fuimos a las escuelas a hablar con una audiencia nueva para nosotros: los niños. Les pedimos que dibujaran cómo querían que fuera El Salvador en el futuro. Las respuestas revelan un mundo de esperanzas en un contexto no siempre fácil.

#SVnecesita apoyo al comercio

Orquesta Sinfónica Don Bosco, cuando la música es sinónimo de esperanza

Humberto López's picture

Andrea Rodríguez. Gabriel Munguía. Guillermo Esquivel. Alicia Azuzena. Daniela Lozano. Brandon Gómez. Carlos Caminos. Jorge Gutiérrez. Ariel Castillo. Todos vienen de un mismo país: El Salvador.
 
Tienen distintas historias; viven en diferentes barrios; y sin embargo, hay algo que los une. Forman parte del Coro y la Orquesta Sinfónica Don Bosco, un proyecto apoyado por el Banco Mundial (BM) que les abrió las puertas a confiar en un futuro mejor; y a nosotros nos ha enseñado que la música, además de despertar talentos, puede convertirse en un instrumento de prevención de violencia.
 
Pero no solo eso. También nos ha mostrado que cuando hay determinación, resolución, y compromiso, comunidades en dificultades serias pueden -con muy poquito apoyo- llegar a ser un claro ejemplo de éxito rotundo.

El Banco Mundial presente en la VII Cumbre de las Américas

Jorge Familiar's picture
El Vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar, participó de la VII Cumbre de las Américas, donde los mandatarios hablaron sobre la importancia de prosperidad con equidad de la región.
 
Banco Mundial presente en la VII Cumbre de las Américas

 

Empleo, educación y emprendimiento, las prioridades de los #JóvenesEnLaCumbre

Jorge Familiar's picture
El Vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar, participó del IV Foro de #JóvenesenlaCumbre y debatió sobre educación, empleo, emprendimiento y otras prioridades de los jóvenes que asisten a la VII Cumbre de las Américas en Panamá.
 
#JóvenesenlaCumbre

 

El reto de llevar agua y saneamiento a toda Centroamérica

Antonio Rodríguez Serrano's picture

Las cifras hablan por sí solas: en América Central 8 millones de personas no tienen acceso al agua potable. Y 12 millones de personas no cuentan con instalaciones e infraestructura para disponer de las heces de manera segura.  Es decir, no tienen un saneamiento adecuado.

¿Lo más complejo de todo? La mayoría de ellas vive en comunidades rurales.

Para resolver este problema, resulta esencial disponer de información verídica sobre la infraestructura existente, la asistencia técnica y social necesaria una vez que el sistema ya está en funcionamiento, y la gestión de los servicios en el ámbito rural.
Es decir, saber con qué se cuenta, qué hace falta y cómo garantizar que el servicio se mantendrá a largo plazo.
 

Los jóvenes hacen oír su voz en el desarrollo de El Salvador

Fabrizio Zarcone's picture

En El Salvador, desde hace algún tiempo, los reclamos de los jóvenes se transmiten a través de las redes sociales. Internet es su cómplice. El medio con el cual se expresan y levantan sus voces. Ahora bien, ¿qué se podría hacer para que las iniciativas y los legítimos reclamos que nacen de los más jóvenes pasaran del mundo virtual al mundo real?

¡Defendamos los espacios públicos! Recuperemos las calles para la gente

Verónica Raffo's picture
Also available in English
 


Un número cada vez más grande de ciudadanos de todo el mundo están exigiendo a urbanistas y autoridades políticas de sus ciudades que “hagan bien las cosas” al momento de diseñar espacios urbanos públicos.

Pages